México, ¿por qué no aprendes de Ruanda? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arena Ciudadana
Por Arena Ciudadana
Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnolog... Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnología y desde una visión distinta. Queremos traducir información, generar contenidos y fomentar la discusión para alcanzar la acción participativa de la ciudadanía. (Leer más)
México, ¿por qué no aprendes de Ruanda?
¿Se imaginan a nuestros secretarios federales, gobernadores y presidentes municipales en México ligados a contratos de desempeño que de no cumplirse implicarían su destitución? Pues Ruanda ya lo hace.
Por Arena Ciudadana
17 de abril, 2014
Comparte

Por: Karina Sánchez (@karinasanchez)

Si no pueden señalar a Ruanda en un mapa, este texto es para ustedes. Tomadores de decisiones: ustedes también anímense y lean.

Durante estos días, periódicos internacionales como el NY Times y The Guardian, entre otros, han tenido en sus páginas principales a Ruanda con motivo de la conmemoración del genocidio y sus horrores; sin embargo, el discurso es soso y simplista. Se muestran fotografías de la masacre, proyectos de reconciliación e historias de adolescentes que fueron producto de violaciones perpetradas en esos cien días de abril a julio de 1994.  Lo que no nos están mostrando es la relevancia de este país por lo que es hoy, y no por la crisis humanitaria que significó. El enfoque general está en lo que no queremos de Ruanda, pero no en lo que le podemos aprender.

No nos muestran que las calles de Kigali son impecablemente limpias, ordenadas y bellas, a tal punto que algunas colonias de la Ciudad de México las envidiarían. No nos cuentan que a Ruanda hoy se le conoce como la “Suiza de África”; que creció al 8% el año pasado y que tiene el parlamento con mayor porcentaje de mujeres en el mundo (64%); que los ruandeses están invirtiendo sólidamente en educación y salud (casi el 95% tiene acceso a seguros de gastos médicos); y que la nutrición y la seguridad alimentaria son prioridades presidenciales. No nos cuentan que en Ruanda se innova y se sueña en grande, que las jóvenes en lugar de aspirar a títulos de belleza, aspiran a ser Miss Geek Rwanda para ofrecer alternativas tecnológicas a las necesidades de su país. Todo esto logrado en un periodo de tan sólo 20 años.

Hoy en Ruanda la gente no habla de hutus, tutsis y diferencias étnicas, sino de ruandeses orgullosos de su nacionalidad. Este país de las mil colinas está encerrado en un continente bien conocido por su pobreza. Sin embargo, su determinación y creatividad para reinventarse es admirable. Para muestra basta sólo leer la Visión 2020, que es un documento con la estrategia del gobierno actual para transformar a Ruanda en un país de ingreso medio y libre de ayuda externa en el año 2020.

Para darles una idea de lo que se hace en este país les cuento sobre tres de las políticas que más me impactaron durante mi estancia en el Programa Mundial de Alimentos en Kigali. Hay muchas más, pero estas tres requieren un cambio de conducta drástico y un liderazgo sólido.

1) Prohibición de bolsas de plástico en todo el país

¡De verdad! Leyeron bien, en Ruanda las bolsas de plástico están prohibidas. Cuando uno llega al aeropuerto internacional de Kigali, agentes de la agencia de manejo ambiental (REMA) confiscan las bolsas de plástico y envoltorios protectores de maletas. Esta ley entró en vigor en el 2008 y aunque parezca increíble, se respeta con orgullo. ¿Cómo lo lograron? Las autoridades, por medio de incentivos fiscales, alentaron a las empresas a que comenzaran a reciclar y producir bolsas de papel. Además, incluyeron en la constitución una obligación ciudadana de cuidar del medio ambiente.

2) Imihigo–funcionarios públicos con contratos ligados a indicadores de desempeño social y económico

Cada año el presidente firma contratos de desempeño con los gobiernos locales y con las secretarías de estado. Los indicadores están ligados al plan de desarrollo del país y miden gobernanza, y desarrollo social y económico. Esto hace que los funcionarios públicos aten el presupuesto a la mejora de sus indicadores. Las autoridades rinden cuentas por medio de resultados y pueden perder sus cargos si no llegan a las metas de desempeño deseadas. Estos contratos comenzaron a implementarse en el 2006 y actualmente incluyen a casi todas las agencias centralizadas y descentralizadas de la administración pública

¿Se imaginan a nuestros secretarios federales, gobernadores y presidentes municipales en México ligados a contratos de desempeño que de no cumplirse implicarían su destitución? Este enfoque es arriesgado, pero valioso.

3) Umuganda-Servicio comunitario

Esta fue mi política favorita. Umuganda es un servicio comunitario obligatorio para todo el país, con excepción de los niños. Cada último domingo del mes, de 8 a 11 de la mañana, los vecinos de cada barrio se reúnen en un meeting comunitario y asignan trabajos de limpieza y mantenimiento de sus calles. Lo mejor: el presidente, su gabinete y todas las autoridades locales están obligadas a llevar a cabo este servicio. Además, este tiempo también se aprovecha para que los ciudadanos expresen quejas y sugerencias directamente a sus gobernantes. La lógica detrás es que la única manera de reconstruirse es aprendiendo a trabajar en equipo y ayudarse los unos a los otros.

Impresionante ¿no? ¿Será que en México tenemos algo que aprender?

Como todos, Ruanda tiene sus lados oscuros. Por ejemplo, el régimen actual es al mismo tiempo criticado y alabado por su autoritarismo. Dentro de Ruanda jamás se escucharán críticas públicas al presidente Kagame, y la relación política con la República Democrática del Congo no es tema de conversación decente en la mesa. Sin embargo, Ruanda es abierto, amigable para la inversión, joven y energético.

Sé que no se pueden adoptar prácticas así como así porque los países tienen contextos distintos. Por ahora me conformo sólo con que estos ejemplos detonen inspiración. Mirar algo bonito de cerca no sólo sirve para quedarse boquiabierto, sino para aprender.

Ojalá el gobierno mexicano mire más allá, ojalá un día haya una visita oficial de estado, o al menos tomadores de decisiones públicas viajen a Ruanda aunque sea de turistas porque se maravillarían y querrían aprender de un país vibrante que está en pleno florecimiento.

 

 

* Karina Sánchez es orgullosamente mexicana y entusiasta de la seguridad alimentaria y la nutrición. Cree en el poder de la tecnología para empoderar a los ciudadanos. Tiene una fascinación por abrir caminos donde no los hay y actualmente estudia la maestría en desarrollo en la Universidad de Columbia en Nueva York.

 



Miss Geek Rwanda es un concurso para mujeres universitarias y emprendedoras en el área de tecnologías de la información. Tuvo su primera edición en Marzo de 2014 y pueden conocer más de este evento aquí (en inglés).

Para conocer los detalles específicos de estos contratos ver aquí la publicación de Overseas Development Institue.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts