Perspectiva de género ¿mucho ruido y pocas nueces? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arena Ciudadana
Por Arena Ciudadana
Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnolog... Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnología y desde una visión distinta. Queremos traducir información, generar contenidos y fomentar la discusión para alcanzar la acción participativa de la ciudadanía. (Leer más)
Perspectiva de género ¿mucho ruido y pocas nueces?
Pese a lo escrito en el papel, persiste la ambigüedad en relación al cumplimiento de políticas públicas con perspectiva de género y existen ausencias claras en temas fundamentales para garantizar los derechos humanos de las mujeres.
Por Arena Ciudadana
12 de junio, 2013
Comparte

Por: EQUIS Justicia para las Mujeres (@EquisJusticia)

El Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 (PND), marco rector de las políticas públicas de cada sexenio, incluye la perspectiva de género como un enfoque transversal. Pero en la práctica, ¿qué quiere decir esto? Según se afirma en la introducción de dicho documento: es “la necesidad de realizar acciones especiales orientadas a garantizar los derechos de las mujeres y evitar que las diferencias de género sean causa de desigualdad, exclusión o discriminación. El objetivo es fomentar un proceso de cambio profundo que comience al interior de las instituciones de gobierno”.

Es importante reconocer el posicionamiento de la perspectiva de género en las políticas publicas de nuestro país. Efectivamente, sí se menciona la intención del Estado en priorizar la perspectiva de género dentro de los cinco ejes del Plan. En este sentido, el PND contiene importantes acciones para cumplir con las obligaciones de México ante la Convención para la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), incluyendo un mecanismo de rendición de cuentas en la política de igualdad entre hombres y mujeres, el reconocimiento del trabajo del cuidado compartido entre hombres y mujeres, y la necesaria autonomía económica de las mujeres, entre otros.

Pese a lo escrito en el papel, persiste la ambigüedad en relación al cumplimiento de este enfoque transversal y existen ausencias claras en temas fundamentales para garantizar los derechos humanos de las mujeres. El PND detalla 813 líneas de acción, de las cuales 33 se enfocan en la llamada implementación de la perspectiva de género. Estas líneas de acción no son concretas y son poco medibles, lo cual dificulta la eventual implementación de programas sociales que realmente lleguen a las mujeres y garanticen sus derechos humanos. Por ejemplo, la línea de acción “Fomentar que los planes de estudio de todos los niveles incorporen una perspectiva de género, para inculcar desde una temprana edad la igualdad entre mujeres y hombres” es demasiado ambiguo en términos de contenidos de los planes de estudio, las actividades para fomentar esta incorporación de la perspectiva de género y los posibles indicadores para medir la efectividad de esta línea de acción.

Además el PND es omiso en cuanto a hacer referencia a la necesidad de garantizar el acceso a la justicia para las mujeres, la salud reproductiva y sexual de las mujeres, la educación con perspectiva de género y la participación política de las mujeres, entre otras. La ausencia total en el PND sobre garantizar la salud de las mujeres, en especial su acceso a anticonceptivos, métodos de prevención y tratamiento al VIH/SIDA, a garantizar una maternidad segura y la interrupción legal del embarazo, es primordial cuando se tiene una perspectiva de género transversal en un programa nacional de desarrollo. Aunque sí se menciona brevemente el combate a la mortalidad materna, enfermedades de transmisión sexual y al cáncer de mama, las líneas de acción no establecen el cómo lo harán, y no incluyen la salud de las mujeres como prioridad. Los programas de salud sexual y reproductiva son vitales para que toda mujer tenga acceso a educación, empleo y seguridad económica, en especial en las áreas rurales y más pobres del país en donde la violencia, el embarazo no deseado, el parto y el puerperio son sentencias de muerte para miles. Sin estas acciones específicas, no existe la “perspectiva de género” real.

Para “fomentar un proceso de cambio profundo”, es decir, para obtener una igualdad sustantiva entre hombres y mujeres, no se puede proceder de forma discursiva y sin acción. Incluir la perspectiva de género como un enfoque transversal en el PND es un primer paso para que los derechos de las mujeres se incluyan integralmente en las políticas públicas. Sin embargo, también se tienen que incluir programas específicos que atiendan a las mujeres y que garanticen sus derechos. El gran reto será monitorear la implementación efectiva de la perspectiva de género y de los programas específicos dirigidos hacia las mujeres, dentro de las líneas de acción del PND durante estos seis años.

EQUIS Justicia para las mujeres es una organización feminista que contribuye al ejercicio de los derechos humanos de las mujeres mediante estratégicas de acceso a la justicia, incidencia en propuestas de políticas públicas y el fortalecimiento de liderazgos.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts