Reforma hacendaria para la viabilidad - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arena Ciudadana
Por Arena Ciudadana
Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnolog... Somos una iniciativa que busca impulsar la agenda de la sociedad civil por medio de la tecnología y desde una visión distinta. Queremos traducir información, generar contenidos y fomentar la discusión para alcanzar la acción participativa de la ciudadanía. (Leer más)
Reforma hacendaria para la viabilidad
La ya anunciada y necesaria reforma hacendaria tendrá que contar con sentido recaudatorio progresivo, mayor responsabilidad recaudatoria y crediticia de los gobiernos locales y simplificación del sistema fiscal.
Por Arena Ciudadana
16 de abril, 2013
Comparte

Por: Ismael Hernández G. (@IsmaHG)

Con el nuevo gobierno han iniciado una serie de nuevos proyectos, planes y acciones que pretenden la construcción de un mejor país para sus ciudadanos. El Presidente Enrique Peña Nieto ha comenzado su mandato de forma concisa y contundente; sin embargo, se trata solamente de un inicio en donde hace falta mucho camino por recorrer, muchas promesas qué cumplir y grandes expectativas por alcanzar. Para ser exitoso, el nuevo Gobierno Federal requerirá de una cantidad importante de recursos extraordinarios que le den viabilidad a su plan de Gobierno, pues cualquier proyecto que no tenga respaldo en la hacienda pública se queda en demagogia pura. En este contexto, el éxito del gobierno del Presidente Peña reside en la ya anunciada y necesaria reforma hacendaria, que tendrá como objetivo principal el fortalecimiento de las finanzas públicas aumentando la recaudación tributaria.

Haciendo un análisis del plan de gobierno y de los compromisos adquiridos en campaña por el Presidente, se puede inferir que la propuesta del Gobierno de la República para esta reforma contará con las siguientes características principales:

1. Reforma con sentido recaudatorio progresivo.

2. Mayor responsabilidad recaudatoria y crediticia de los gobiernos locales.

3. Simplificación del sistema fiscal.

En materia de recaudación fiscal, México se encuentra en una situación precaria que afecta directamente el desarrollo económico del país. Según datos de la SHCP (Secretaría de Hacienda y Crédito Público), los ingresos totales del sector público ascendieron a 23% del PIB en 2010, cuando Brasil tiene 33.8%, Argentina 27.4% y el promedio de la OCDE es de 35 %. El sentido recaudatorio de la reforma podrá tener dos frentes principales. Por un lado se tratará de eliminar exenciones, privilegios fiscales y regímenes preferenciales que representan un gasto fiscal de alrededor del 4% del PIB, junto con una estrategia que efectivamente haga pagar más a los que más tienen. Por el otro, se llevará acabo un plan que comprenda impuestos generales, en donde se piensa que se propondrá generalizar el IVA a alimentos y medicinas aunque no necesariamente a la tasa vigente. Esta medida debe ser acompañada de transferencias directas a los estratos menos favorecidos para que no se vean afectados.

En cuanto a los gobierno locales, los ingresos estatales y municipales tienen una alta dependencia de las transferencias que reciben de la federación: 85% de los recursos de los estados provienen de transferencias federales, mientras que 11% corresponde a ingresos propios y 4% a financiamiento.  Para hacer frente a esta problemática, el planteamiento hacendario deberá dar continuidad a las reforma del 2007 donde se crearon incentivos correctos para aumentar la recaudación de las entidades federativas. En este sentido se hará a los gobernadores corresponsables de la recaudación y se les obligará a aumentar sus ingresos propios para fortalecer el federalismo fiscal mexicano. En el tema del endeudamiento de los gobiernos locales, aunque la suma de la deuda de municipios y estados es de alrededor del 3% del PIB, bien por debajo de estándares internacionales, se pondrá un alto al endeudamiento irresponsable y un techo de deuda para evitar futuras crisis financieras de los distintos ordenes de gobierno.

La simplificación del sistema tributario debe contribuir a que más personas se registren y de este modo ampliar la base gravable. Deberá incorporar nuevas tecnologías para hacer el sistema eficiente y que contribuya a ser un proceso de control y vigilancia de los contribuyentes.

En este contexto, se vislumbra una dura y prolongada negociación con varios y distintos actores de la vida de nuestro país. Tanto empresarios, como gobernadores, presidentes municipales, legisladores, partidos políticos y la ciudadanía en general participarán activamente en la negociación de esta reforma, pues afectará directamente el día a día de todos los mexicanos. Luis Videgaray será quien abandere esta gran empresa y quien tiene ya la responsabilidad de darle viabilidad financiera al gobierno en turno. En espera de un gran debate nacional, lo único seguro es que esta reforma de  gran calado pondrá a prueba las habilidades del todo poderoso Secretario de Hacienda.

*Ismael Hernández G. es estudiante de Economía en el ITAM

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts