1,3,2... #yosoy132 - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arrancones en Neutral
Por Arturo Franco
Arturo es un economista, autor y emprendedor mexicano. Es cofundador de Causas.org, vicepresident... Arturo es un economista, autor y emprendedor mexicano. Es cofundador de Causas.org, vicepresidente del consejo directivo de la Harvard Kennedy School, y profesor de cátedra en el Tecnológico de Monterrey. Ha trabajado para el Banco Mundial, el Foro Económico Mundial y el Centro para el Desarrollo Internacional. (Leer más)
1,3,2... #yosoy132
Por Arturo Franco
21 de mayo, 2012
Comparte

La política en México es una caja de chocolates. Es compleja de entender, difícil de explicar y sobre todo, imposible de predecir.

Históricamente, nuestro sistema político ha sido tan peculiar que le dió a Giovanni Sartori – el politólogo italiano especializado en el estudio de la democracia y política comparada – los más emblemáticos casos para ilustrar sus teorías. Desde las peligrosas consecuencias de un partido hegemónico, a los riesgos del hiper-presidencialismo, al dominio de la medio-cracia, México ha sido el ejemplo recurrente de un sistema político podrido, pero interesante.

El presente no es la excepción, y estoy seguro que nadie, ni Sartori, se podía imaginar lo que estamos viendo. Hagamos cuentas de lo sucedido…

(Les recomiendo esta entrevista de Sartori en 2009 con Ricardo Raphael que sigue vigente).

http://www.youtube.com/watch?v=P0GMfq07Qm4

Uno…

El poder político en México siempre fue un equilibrio de uno. Un partido hegemónico, el Revolucionario Institucional, que por casi 70 años fue capaz de mantener un régimen de partido único y el control de la presidencia. Un presidente que tenía el poder de proponer a su reemplazo, de decidir sobre la agenda legislativa, de quitar o poner gobernadores y alcaldes a su conveniencia. Una red disciplinada de intereses y lealtades, que pasaba por todas las Secretarías, oficinas públicas, sindicatos, sectores industriales y Universidades, y encontraba su raíz en Los Pinos.

Por eso, el premio Nobel Peruano Mario Vargas Llosa llamó una vez a este sistema la dictadura perfecta. (Aquí les cuenta por que).


Tres…

Sin embargo, en los últimos veinte años, con notables avances en la democracia electoral y el pluralismo (al menos en papel), México saltó a un nuevo equilibrio en el que tres partidos logran asumir el control 90 por ciento de los votos, pero ninguno supera el 40 por ciento.

¿Muy buen avance, no? Absolutamente. Pero en este nuevo equilibrio nos enfrentamos también a nuevos problemas.

De una dictadura perfecta, entonces, pasamos a un sistema de tres: tres poderes que no funcionan, tres partidos que no representan, y tres sectores (publico, privado y sociedad civil) cuyas divisiones son plenamente hipotéticas. Pero incluso más preocupante es que caímos en un equilibrio que no le sirve a nuestra incipiente democracia.

Recordemos la famosa Paradoja de Arrow o Teorema de imposibilidad de Arrow que dice que cuando se tienen tres o más alternativas para que un cierto número de personas voten por ellas, no es posible diseñar un sistema de votación que permita generalizar las preferencias de los individuos hacia una preferencia global de la comunidad.

En palabras menos domingueras, esto quiere decir que cuando un país elige entre tres opciones, la manera de elegir es la que determina quien gana. Esto sucede cuando existen ambigüedades circulares que hacen que el resultado de una elección pueda ser intransitivo (hacer un círculo) aunque cada votante individual expresara una preferencia transitiva. Una manera sencilla de entenderlo es viendo este ejemplo futbolero.

 

 

 

 

 

 

 

Dos…

Hay otra consecuencia negativa que resulta del equilibrio actual. El próximo presidente de México, al igual que nuestro presidente actual, no será elegido por mayoría, sino por la minoría más grande. Como Sartori nos dice, si queremos tener un sistema presidencial que funcione en México, necesitamos a un presidente elegido por mayoría.

Pero gane quien gane en Julio, lo más probable es que casi dos de cada tres mexicanos hayan votado en su contra. Incluso en lo más alto de su decreciente popularidad @EPN apenas logró tener el respaldo del 50% de los mexicanos. En otras palabras, 1 de cada 2 no lo quiere. @lopezobrador_ alguna vez tuvo mayoría absoluta, pero al final de la campaña se quedo en los treintas.

Lo que el país necesita urgentemente es un método de Condorcet: un sistema de voto que siempre elige al candidato al que los votantes prefieren ante el resto de candidatos, cuando se los compara de uno en uno. La segunda vuelta electoral es un ejemplo de este sistema y es además una manera de resolver la paradoja de Arrow.

Una segunda elección entre los dos candidatos presidenciales que más votos obtengan no solamente forzaría a muchos a elegir entre dos candidatos que no eran su primer preferencia, sino que dotaría al presidente entrante de legitimidad. Lamentablemente, aunque esta iniciativa fue presentada en el Congreso como parte de varios proyectos de Reforma Política en los últimos dos años, el PRI ha decidido encajonarla hasta próximo aviso.

¿Se imaginan cómo estarían las campañas si existiera una segunda vuelta? Pues creo que estamos a punto de verlo.

#yosoy132…

A falta de una segunda ronda, la simulación electoral es una manera de romper con este equilibrio de una democracia de tercios. Calderón, por ejemplo, lo hizo hace seis años. Hoy todos sabemos que el PAN y el PRI negociaron votos en la elección de 2006. Digo que todos sabemos por que lo han aceptado incluso la entonces coordinadora de campaña @JVM y algunos ex-gobernadores.

Pero en lugar de negociar, @EPN esta haciendo algo distinto. Su ambición, su perfeccionismo, su inseguridad, y su soberbia (y la de su equipo) lo están posicionando como el único candidato que no sigue las reglas del juego. Tal vez inadvertidamente, tal vez por estrategia, el candidato del PRI se ha convertido en el único que no quiere debates, el que a todas luces tiene más dinero, el protegido del sistema y de las televisoras, el que no se quiere ensuciar (o despeinar) y el único que en 2012 busca salir intacto y victorioso en un proceso democrático utilizando tácticas anti-democráticas (como mentir o desinformar).

 

 

 

 

 

 

El candidato del copete se está equivocando. Además de darle muchas armas a @lopezobrador_ y demostrar la existencia del compló (basta ver la cobertura de Televisa en las últimas semanas o la actitud de Salinas Pliego en el debate) está rompiendo el equilibrio político de México. @EPN está polarizando al país. No con ideas, sí con actitudes autoritarias. No con un proyecto de nación, sí con una visión ingenua de la realidad y de la memoria crítica de los mexicanos.

La situación me recuerda un poco a cuando George W. Bush decidió atacar a Iraq de manera preventiva y sin una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. Aunque tiempo después se descubrió que la evidencia presentada sobre las supuestas “armas de destrucción masiva” era muy probablemente falsa, la reacción negativa del mundo entero en contra de los Estados Unidos no tuvo nada que ver con Iraq o con estas armas. Fue la actitud de Bush y su posición de “o estás con nosotros o eres nuestro enemigo” la que finalmente le costó caro a nuestro vecino al norte.

De la misma manera, es la de @EPN la que esta generando esta reacción de los estudiantes mexicanos. No es lo mismo elegir entre tres partidos dentro de un proceso democrático balanceado, que elegir entre dos modelos, dos visiones de democracia…

En fin, lo que está pasando hoy en México es muy interesante y deja muchas preguntas en el aire. ¿Logrará alguno de los otros dos candidatos capturar este sentimiento #antiEPN que comienza a surgir? ¿Estarán abiertos @lopezobrador_ y @JVM para crear una alianza formal? ¿Veremos finalmente una elección de 2 y no de 3?

El tiempo lo dirá. Pase lo que pase, es muy bueno ver a los jóvenes de México despiertos y activos. El buen Sartori seguro lo aplaude también.

 

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.