El power mexicano - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Arrancones en Neutral
Por Arturo Franco
Arturo es un economista, autor y emprendedor mexicano. Es cofundador de Causas.org, vicepresident... Arturo es un economista, autor y emprendedor mexicano. Es cofundador de Causas.org, vicepresidente del consejo directivo de la Harvard Kennedy School, y profesor de cátedra en el Tecnológico de Monterrey. Ha trabajado para el Banco Mundial, el Foro Económico Mundial y el Centro para el Desarrollo Internacional. (Leer más)
El power mexicano
Por Arturo Franco
10 de diciembre, 2011
Comparte

Mientras seguimos tratando de armar las piezas del rompecabezas que les dejé hace unos días, con la pregunta ¿por que se estancó México en crecimiento económico y productividad durante los últimos 30 años? y en respuesta al comentario de Gustavo, quisiera tratar un tema un poco en la tangente, pero igual de importante: la economía de los migrantes mexicanos que viven en Estados Unidos.

Coincidentemente, hace unas semanas fui invitado a dar una pequeña presentación ante un grupo de líderes migrantes mexicanos en Nueva York. En una sala llena de “paisanas y paisanos” provenientes de más de 15 distintos estados (desde California hasta Vermont) hablé, entre otras cosas, sobre la creciente presencia, pertenencia y pertinencia de los mexicanos en los Estados Unidos.

La gran convocatoria que esa tarde logró reunir el prestigioso Council of the Americas, en realidad, no tuvo nada que ver con mi breve discurso sobre los enormes esfuerzos y retos de nuestros hermanos migrantes. La mayoría de los presentes estaba ahí por una razón más simple y llana: para tomarse una foto con uno de los aspirantes a la presidencia.

No voy a ahondar mucho más en los detalles del evento, ni en las formas arcaicas con las que muchos se conducían, ni tampoco en la escasa sustancia de las intervenciones de otros participantes (el chisme político no es, ni será, el propósito de este blog). Tampoco creo que esto aluda solamente a uno de los precandidatos ó de los partidos políticos, pues me queda claro que ninguno de ellos tiene el monopolio absoluto del clientelismo, ni del pan, ni del circo.

Lo que hoy quiero compartir con ustedes es un sentimiento de molestia, de decepción, que surgió esa misma tarde, mientras caminaba solo de regreso a mi hotel en esas transitadas calles de la Gran Manzana, y del cual no he podido librarme (y ahora se los paso a ustedes, de nada.)

La pregunta…

Miren, en Estados Unidos hay hoy 12.5 millones de mexicanos inmigrantes, y unos 30 millones de “hispanos de origen mexicano.” Para ponerlo en contexto, esta población es igual a la del Distrito Federal, la entidad federativa que genera el 17% de los ingresos del país ó 300 mil millones de dólares, casi dos veces el Estado de México (que genera 9.4% del PIB), ó cuatro veces Nuevo León (que aporta 7.5% al ingreso).

Suponiendo entonces, ceteris paribus, que 20% del PIB de México se puede generar con una población de más o menos 30 millones de personas, (ya se que me estoy aventando una jalada empírica, pero síganme el rollo un rato…) ¿Que cantidad de ingresos generan 30 millones de personas en Estados Unidos? Haciendo una estimación similar, serían 1.4 billones de dólares, igual a los ingresos totales de nuestro país.

¿Eso quiere decir que los 30 millones de personas de origen mexicano en Estados Unidos están generando lo mismo en ingresos que 100 millones de personas de origen mexicano en México?

La respuesta es, no.

Con información más detallada, y algunos “cálculos de servilleta,” podemos tratar de explicar esta respuesta:

  1. Los 50 millones de hispanos que viven hoy en Estados Unidos, incluyendo los de otros orígenes (Puerto Rico, Cuba, Centro América) tienen un poder adquisitivo  estimado en 800 mil millones de dólares. Eso quiere decir que los de origen mexicano, el 63% del total, les corresponden entre 300 y 400 mil millones de dólares.

  1. Si medimos el PIB de otra forma, utilizando el ingreso medio familiar de los hispanos en Estados Unidos (que es 39,730 dólares) obtenemos la misma cantidad de 300 mil millones.

  1. Podemos encontrar también información sobre la “riqueza promedio” del hispano (su posición neta entre activos y deudas). Como pueden ver en la gráfica inferior, de 2005 a 2009, el promedio cayó más que en cualquier otro grupo. Lo peor es que este promedio de riqueza por familia es menor al que encontraríamos en algunas partes de México.

  1. Por último, lo que más me impactó en esta pequeña investigación fue la tabla anterior, del PEW Research Center, que muestra la enorme proporción de riqueza que concentra el 10% “más rico” de los hispanos. Asumiendo que la distribución de ingreso de los hispanos de origen mexicano es similar, en 2009 el 90% de las familias se repartían un mísero 28% de la riqueza.

El mexicano que emigra a los Estados Unidos paga un enorme costo personal y social por hacerlo. Además de que arriesga su vida, deja atrás amigos y familiares, rompe lazos con su origen y con la tierra que lo vio nacer, llega (si es que llega) a un país que con algunas excepciones, es todavía hostil y discriminante. Me pregunto, si todavía vemos miles de personas, día con día, año con año, buscando llegar al norte: ¿no representa esto una irrefutable evidencia de que económicamente “vale la pena”?

De acuerdo a los datos anteriores, parecería que por encima de todos los costos de llegar y establecerse en Estados Unidos, los mexicanos además obtienen menores ingresos, acumulan menor riqueza y enfrentan una enorme desigualdad.

En teoría, emigrar a los Estados Unidos debería de representar lo mismo que librarse, en cuestión de unas horas, de los enormes retos que en México enfrentamos en materia de competitividad, servicios educativos, salud, infraestructura, rigidez laboral, informalidad, insuficiencia de crédito, competencia, y los muchos otros que estaremos analizando en este espacio. Si todo esto se queda del otro lado del Río Bravo, ¿cuáles son, entonces, los nuevos retos que enfrentan los mexicanos allá?

Y ¿el American Dream?

En un contexto de contracción económica, incertidumbre financiera y pérdida de competitividad de los Estados Unidos (pasando del primero al quinto lugar en el Informe Global de Competitividad del Foro Económico Mundial) los mexicanos enfrentan además otros problemas particulares:

  1. En primer lugar están los retos de incorporarse al “sistema” y poder acceder a los diversos servicios sociales que ofrece el país. Como resultado, los migrantes mexicanos tienen las tasas más bajas de educación, con 39.4% sin secundaria y menos del 20% con título universitario. En el tema de salud, esta imagen habla por sí misma.

Los migrantes y los hijos de migrantes nacidos en Estados Unidos encuentran cada día más dificultades para obtener acceso a servicios públicos y esto será un tema importante en la elección del 2012. (Les recomiendo el siguiente video para que vean cuanto ha cambiado la cosa…)

  1. Con bajas competencias formales, poco dominio del idioma inglés, y ¿porqué no decirlo? algunos sesgos de selectividad por parte de los empleadores, los mexicanos migrantes terminan con empleos poco estables o de tiempo flexible, sueldos bajos y pocas prestaciones (16% de los hombres trabajan en Construcción, 26% de las mujeres en Servicios, por ejemplo). Aquí cabe destacar también que durante 2009 el hispano en Estados Unidos tuvo una tasa de desempleo 3% mayor que el promedio del país.

  1. Finalmente, incluso para los relativamente pocos mexicanos con espíritu emprendedor que crean su propia empresa (hay 1.9 millones de empresas de hispanos, 9% del total) los ingresos de las mismas son menores, representando menos del 1% de la facturación total de las empresas del país.

En otras palabras, los migrantes de México en los Estados Unidos no solo parecen obtener peores resultados en materia económica, sino que siguen enfrentando retos que son, en términos prácticos, iguales a los que creen dejar atrás. La verdad es que esta “muerte del sueño americano” aunada al ambiente de inseguridad y violencia hacia migrantes en México ya está causando no solo una enorme reducción en laos patrones de emigración (con una caída de 60% entre 1999 y 2009), sino que de acuerdo a SEGOB, la migración neta entre Enero y Agosto de 2011 ha sido cero.

Un Sueño Mexicano

A pesar de todo esto, y para terminar en un tono más positivo, yo todavía creo que existen muchos elementos que nos permiten ver a los migrantes mexicanos como parte de la solución, y no del problema, de ambos países. Por lo pronto, nuestros paisanos son, y por muchos años han sido, la segunda mayor fuente de divisas internacionales para México, con sus remesas, visitas periódicas y apoyos sustantivos a programas como el 3X1 (al que mandaron 300 millones de pesos este año, de acuerdo al anexo estadístico del Informe Presidencial).

Mientras más opciones podamos generar para convertir estas transferencias en inversión en vez de consumo, mayor será el impacto que tendrán en México.

Por el otro lado, Estados Unidos necesita generar 21 millones de puestos de trabajo antes de 2020 para alcanzar nuevamente el pleno empleo, y de hacerlo, habrá un déficit de 1.5 millones de profesionales. Si los hispanos de origen mexicano, con un enorme bono demográfico, logran educar a la nueva generación en esos niveles, se pueden convertir en un motor para el desarrollo económico en su nuevo país.

También hay otra gran oportunidad en mejorar la capacidad de gestión y crecimiento de los empresarios mexicanos en Estados Unidos. De alcanzar la paridad de ingresos de sus contrapartes no-hispanas, las empresas de mexicanos en Estados Unidos podrían generar 1.4 billones de dólares en ingresos y crear 7.5 millones de empleos.

Con todo un mundo de posibilidades frente a ellos, los líderes migrantes que vi esa tarde en Nueva York, francamente me decepcionaron; actuaban más como los agachados y acarreados del ayer, que como los visionarios y emprendedores del mañana. Necesitamos urgentemente un cambio de actitud para poder aprovechar el momento histórico, la coyuntura económica, y poder ir creando, en ambos lados del río, ambiciones compartidas y estrategias para prosperar juntos.

En fin, el 2012 podría ser un buen año para demostrar el “power mexicano” en ambos países; vayamos metiendo primera…

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.