close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
Cómo la transparencia y un iceberg atraparon un pirata en altamar
Cuando las autoridades indonesias abordaron al NIKA y aprehendieron a su tripulación, lo hicieron gracias a la colaboración de las autoridades globales con dos gobiernos comprometidos con la transparencia pesquera.
Por Oceana México
22 de agosto, 2019
Comparte

Por: Pedro Zapata (@pedrobisonte)

El Estrecho de Malacca ha sido una de las rutas comerciales más importantes del mundo desde hace cientos de años. Por este canal de 320 kms en su punto más ancho, entre la Isla de Sumatra y la Península de Malasia, comerciaron los indios, los indonesios (desde mucho antes de que existiera Indonesia) los chinos, los portugueses, los árabes y los holandeses, entre muchos otros. Marco Polo pasó por el Estrecho de Malacca en 1292.

727 años después de Marco Polo, el 12 de julio de este año, el Estrecho de Malacca fue escenario de drama policiaco en altamar. Ese día, con la ayuda de INTERPOL, la policía Indonesia interceptó y abordó al MV NIKA, una embarcación de 750 toneladas, registrada como un carguero, que navegaba con bandera de Panamá.

El NIKA era un viejo conocido de las autoridades de todo el mundo, que lo buscaban por llevar a cabo operaciones de pesca ilegal en diversos países. De hecho, esta no era la primera vez que el NIKA enfrentaba la ley. Las autoridades rusas ya la habían detenido una vez por pescar cangrejo de profundidad de forma ilegal en aguas de ese país, pero lo dejaron ir. En aquel entonces navegaba con bandera de Camboya. Desde 2006, el NIKA había cambiado 6 veces de nombre y bandera. En altamar, y a lo lejos, es difícil identificar un barco que no quiere ser identificado, y el NIKA era un experto en el arte de ser camaleón.

Esto cambió en abril de este año, cuando el NIKA huía de las autoridades inglesas cerca de las islas de Georgia del Sur y se topó con un iceberg gigante, que dañó parte de la proa. La tripulación salió ilesa, pero el barco quedó con una marca que a la larga sería su perdición.

Daño a la proa del MV NIKA como resultado del golpe a un iceberg.
Foto tomada de www.globalfishingwatch.org, © Regina Safri

Para cuando el NIKA entró a aguas Indonesias semanas después, el cerco ya era definitivo. Era buscada por autoridades inglesas y panameñas, con ayuda de Interpol, y estaba enfilado hacia las aguas de Indonesia, uno de los líderes a nivel mundial en combate a la pesca ilegal. La voluntad política ya estaba puesta, sólo faltaba la tecnología.

Aquí es donde entra a esta historia Global Fishing Watch, una plataforma abierta y gratuita, que permite a los usuarios observar la actividad de todas las embarcaciones pesqueras que cuenten con AIS (Automatic Identification System), una señal de acceso abierto. Global Fishing Watch fue creado por una colaboración entre Oceana, Google y Skytruth, y se ha convertido rápidamente en una de las herramientas más importantes a nivel global para la transparencia de la actividad pesquera.

Con todo y lo inmensamente útil que es Global Fishing Watch, no ha alcanzado todo su potencial. Esto es porque miles de embarcaciones en todo el mundo no emiten señales tipo AIS, que son abiertas y visibles, sino señales VMS (Vessel Monitoring System), que son cerradas y a menudo sólo visibles por los gobiernos de la nación que abandera la embarcación.

Es por esto que un puñado de países, líderes en transparencia pesquera, han decidido hacer público su sistema de monitoreo satelital. Es el caso de Indonesia y Perú, cuyas señales ya se pueden ver en Global Fishing Watch, y es el caso de Chile y Panamá, que han hecho compromisos en este sentido.

Cuando las autoridades indonesias abordaron al NIKA y aprehendieron a su tripulación, lo hicieron gracias a la colaboración de las autoridades globales con dos gobiernos comprometidos con la transparencia pesquera. El panameño, por un lado, que se ha comprometido a hacer público su sistema de monitoreo satelital de embarcaciones pesqueras, y el indonesio, por el otro, que fue el primer país en hacerlo. Global Fishing Watch cerró la pinza aportando el análisis de las señales para identificar el mejor punto para interceptar a la embarcación infractora.

Como escribimos hace unos meses, México tiene la oportunidad de ser parte de este grupo. El presidente López Obrador ha hecho numerosas referencias a la importancia de la transparencia. Tomar esta medida sería una demostración, en los hechos, de ese compromiso.

El próximo 3 de Octubre, Oceana México y Causa Natura estaremos organizando un Foro sobre Transparencia Pesquera. Esa sería una oportunidad inigualable para que el secretario de la SADER, Víctor Villalobos, o el comisionado de la CONAPESCA, Raúl Elenes, anunciaran que México se une a este grupo de líderes en transparencia pesquera. La puerta está abierta y el micrófono está prendido. Ojalá lo aprovechen.

* Pedro Zapata es vicepresidente de Oceana México (@oceanamexico).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.