Cuando regresemos al mar - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
Cuando regresemos al mar
Cuando decimos que estamos acabando con la abundancia de peces, la gente no puede creer cómo en tanto espacio los peces se estén acabando. No pueden creer que esté tan contaminado de plástico que llegará el día que haya más plástico en el mar que el total de animales.
Por Renata Terrazas
5 de mayo, 2020
Comparte

En medio de este encierro e incertidumbre me aferro a una idea: regresar al mar. Deseo sentir la arena tibia bajo mis pies, el agua fresca rozando mis tobillos, los distintos tonos de azul en aguas calmas o revueltas, ver el sol rendirse en el horizonte ante el mar.

Y en este anhelo también pienso en el riesgo de que eso que amo tanto, algún día no esté. Que el azul se torne gris o café por la contaminación del agua, que las playas arenosas sean un cúmulo de basura plástica, que el olor ya no sea a mar sino pútrido, que deje de ver escenas de pescadores arribando a una playa con la panga llena.

No sé ustedes, pero yo cuando me veo entre estas cuatro paredes deseo con más fuerza proteger lo que está allá fuera. Cuidarlo para que siga existiendo cuando podamos salir, pero también para las generaciones futuras.

Pero la realidad es que poco conocemos de lo que sucede en el mar. Lo damos por sentado, creemos que su propia inmensidad lo protege. Cuando decimos que estamos acabando con la abundancia de peces, la gente no puede creer cómo en tanto espacio los peces se estén acabando. No pueden creer que esté tan contaminado de plástico que llegará el día que haya más plástico en el mar que el total de animales.

Vemos la fiereza del mar y pensamos que todo está bien, que está sano, que está fuerte. Pero las apariencias engañan, cuando le rascamos a la información vemos una situación poco alentadora. Las y los pescadores son los primeros en notarlo, traen menos peces y cada vez tienen que ir más lejos por ellos. Pero no siempre es fácil saber por qué pasa esto.

En Oceana compartimos la hipótesis de varias investigadoras e investigadores; sobrepesca, contaminación, destrucción de hábitats. Pero detrás de todo esto existe una cuestión fundamental: el mal manejo de los recursos del mar.

En México no somos la excepción. Por años, hemos tomado decisiones sobre el mar como si los recursos en él fueran infinitos. Detrás de estas decisiones ha habido poca ciencia y mucha política. Por eso, en Oceana nos hemos dado a la tarea de transparentar lo que está detrás de estas decisiones y transformarlas, por el bien nuestro y de la gente que se dedica a la pesca. Como muestra, algunos datos que hemos obtenido en nuestras investigaciones, que nos dan una idea del estado de la pesca en el país.

En México pescamos alrededor de 700 especies distintas que se agrupan en 83 fichas que contienen información sobre el estado de sus poblaciones. De estas fichas, en 63% se reconoce que está en el máximo de su aprovechamiento y 17% que están en deterioro (es decir, se ha pescado más de lo que las poblaciones pueden tolerar por lo que las podemos perder para siempre).

Esta información se ha mantenido más o menos igual desde hace varios años, sin embargo, en la administración anterior los permisos de pesca se mantuvieron al alza, llegando al máximo histórico con más de cinco mil permisos nuevos en 2016. – ¿Cómo dar permisos a más gente cuando el 80% de tus pesquerías están al tope o en declive?

Ustedes pensarán que, aún con todo esto, seguro sabemos cuánta gente pesca y cuántas embarcaciones tenemos pescando… La realidad es otra, el número de gente con permiso de pesca no es necesariamente el número de pescadores. Tampoco todas las embarcaciones que pescan tienen permiso. Pero, según cifras oficiales y por el trabajo que colegas aliados se han dado para transparentarlo, sabemos que los permisos en los últimos cuatro años han estado entre los 15 y los 13 mil. Y todos ellos pescan en alrededor de 77 mil embarcaciones registradas, donde 3,500 son embarcaciones mayores y las restantes menores (pangas o lanchas).

Seguramente aquí me dirán –pero, Renata, las autoridades mexicanas seguro tienen información exacta de dónde, cómo, qué y cuánto pesca cada embarcación. Otra mala respuesta, de todas estas, más de 77 mil embarcaciones, sólo conocemos puntualmente la actividad de dos mil que se encuentran registradas en el Sistema Satelital de Embarcaciones Pesqueras (SISMEP) y que desde hace seis meses pueden consultar en nuestro portal.

Falta mucha información aún, pero en Oceana buscamos que ésta sea generada y se transparente, pero, sobre todo, que mejoremos la toma de decisiones; para que cuando salgamos de nuestro encierro, pero también para los años venideros, sigamos teniendo un bello mar al cual ir para refugiarnos, encontrar paz y comer las delicias que nos da.

No sé ustedes, pero mi primer viaje será al mar.

* Renata Terrazas lleva más de 10 años trabajando en organizaciones de la sociedad civil, se especializa en temas de transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana. Actualmente es Vicepresidenta de @OceanaMexico, organización internacional centrada en la conservación de los océanos; la protección y restauración de los mares del mundo, y en cambios de política pública para aumentar la biodiversidad y la abundancia de la vida marina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.