De la tierra el cordero, de la mar ¿el mero? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
De la tierra el cordero, de la mar ¿el mero?
El mero, esa especie icónica para la pesca y los grandes platillos en restaurantes de prestigio, se encuentra amenazada, sus poblaciones en declive y ningún esfuerzo por protegerla es llevado a cabo. Peor aún, sin datos precisos ni información actualizada sobre su abundancia, la CONAPESCA permite aumentar la extracción del mero.
Por Oceana México
23 de abril, 2019
Comparte

Por: Esteban García-Peña Valenzuela (@TheSighthound)

Hace unos días, siguiendo un irremediable antojo e ímpetu por comer un buen platillo del mar, fui al supermercado cercano a casa para ver qué me encontraba. Para mi sorpresa, había mucho por escoger: Robalo, huachinango, pámpano, jurel, trucha, camarones de varios tamaños, jaiba, pulpo, calamar y algunas ostras. Para ser un súper cualquiera, había buena variedad.

De pronto, como si volviera a ser estudiante de biología, me imaginé en un examen de zoología, más bien de taxonomía, reconociendo y nombrando las especies que allí se encontraban. Me sentía pleno, pues todo identificaba y nombraba. Bueno, casi todo.

No me era posible identificar a un par de especímenes que se encontraban en uno de los extremos del aparador. Al acercarme y poner atención en sus características, mi curiosidad se volvió tristeza cuando me percaté que se trataba de dos pequeños meros rojos que no alcanzaban los 30 cm.

¿Por qué tristeza? Los meros rojos alcanzan la madurez sexual a los 5 años. Los especímenes del supermercado tendrían a lo sumo, dos años y ya no podrán reproducirse. En otras palabras, se están pescando especímenes que no generarán descendencia, y con ello, se está provocando una reducción a las poblaciones de la especie.

Lamentablemente, el Mero Rojo (Epinephelus morio) es una especie amenazada, con poblaciones en declive, catalogada como “vulnerable” por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés)

El propio Instituto Nacional de la Pesca (INAPESCA) a través de su Carta Nacional Pesquera, cataloga al mero, como sobreexplotado, recomendando no aumentar permisos de pesca (esfuerzo pesquero) para el aprovechamiento de las 15 especies que habitan el mar mexicano.

Sí, el mero, esa especie icónica para la pesca y los grandes platillos en restaurantes de prestigio, se encuentra amenazada, sus poblaciones en declive y ningún esfuerzo por protegerla es llevado a cabo. Peor aún, sin datos precisos ni información actualizada sobre su abundancia, la CONAPESCA permite aumentar la extracción del mero.

Entenderá usted, ahora, la razón de mi tristeza al ver que también se están pescando especímenes que nunca habrán de tener descendencia y con ello recuperar la especie.

Yucatán, estado que concentra más del 90 % de la pesca del mero en México, es testigo de los estragos de la sobrepesca y de la falta de acciones para la restauración de especies con importancia pesquera: de más de 13 mil toneladas de mero en promedio que se capturaban por año en la década de 1970, en los últimos 5 años no se han alcanzado las 5 mil toneladas anuales.

Al menos 12 mil familias dependen directamente de la pesca del mero en Yucatán. No es obvio pensar que un declive en la abundancia y un eventual colapso de las poblaciones de mero afectará directamente sus ingresos y calidad de vida, además de las consecuencias ambientales y económicas para el país.

Así como las especies de mero, el 25 % de las especies importantes para la pesca y consumo en México están en riesgo, principalmente por sobrepesca; otro 60 % es aprovechado a su límite máximo y sólo un 13 % tiene potencial de desarrollo o incremento en su captura (Carta Nacional Pesquera, 2018)

Es preciso que se asegure la recuperación de especies pesqueras y se garantice una suficiente abundancia en la pesca. Las vedas, reservas pesqueras y acciones de repoblación, señaladas en la ley, han sido insuficientes para contrarrestar la sobre pesca y nada se hace para recuperar las poblaciones pesqueras.

Es preciso que la SADER (que dirige Víctor Villalobos) y la CONAPESCA (que encabeza Raúl Elenes), autoridades de la pesca en México, estén obligadas a desarrollar protocolos que permitan contar con información suficiente y actualizada para la identificación de especies amenazadas.

Pero principalmente, estas autoridades deberán ejecutar, supervisar, vigilar y asegurar acciones específicas para la restauración de especies y con ello recuperar la abundancia pesquera, con la participación de pescadores, cooperativas, industria, sociedad civil y los consumidores.

Sólo si recuperamos la abundancia de los océanos, estaremos en posibilidad de garantizar un futuro con alimento de gran calidad proveniente de la actividad pesquera.

Al final, acabé optando por un barrilete de 4 kilos que, cortado en mariposa, asé al carbón durante unos minutos. Durante el festín familiar -pensé- además de la acción esperable por parte de la autoridad, somos las personas, los comensales, la sociedad, quienes tenemos también que ejercer un consumo responsable. ¡A saber lo que comemos!

 

* Esteban García-Peña Valenzuela es director de campañas en pesquerías en Oceana México, la organización internacional más influyente centrada en la conservación de los océanos, la protección, restauración de los mares del mundo y en cambios de política pública para aumentar la biodiversidad y la abundancia de la vida marina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.