El futuro de los océanos comienza en el manglar - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
El futuro de los océanos comienza en el manglar
Los manglares son una barrera natural contra mareas y huracanes, evitan la erosión de las costas, aportan a la producción de oxígeno y son un biofiltro que permite limpiar el agua antes de que llegue al mar. Y a pesar de ello en México se ha perdido más del 12% de la cobertura total de manglares en los últimos 36 años.
Por Miguel Rivas Soto y Esteban García-Peña Valenzuela
28 de julio, 2021
Comparte

El 26 de julio conmemoramos el Día Internacional para la Protección de los Ecosistemas de Manglar y -más que celebrar- necesitamos afrontar el reto de protegerlos porque de ellos depende en gran medida la propia existencia y bienestar de la humanidad.

¿Qué imagina usted cuando escucha o lee sobre los manglares? Tal vez imagine un bosque que crece a la orilla del mar, que forma grandes raíces que sobresalen de la superficie del agua y en donde habita un sinnúmero de peces y aves. Posiblemente recuerde aquella aventura vacacional a bordo de un kayak en alguna costa de la Península de Yucatán. Quizás piense en un territorio indómito, rodeado de misterios sobrenaturales o leyendas de seres fantásticos, o también en ese terreno baldío, maloliente y lleno de mosquitos junto a su resort favorito.

En realidad, los manglares son la base fundamental para la salud y productividad de los mares. Además, son una barrera natural para la fuerza de las mareas y huracanes, evitan la erosión de las costas, aportan a la producción de oxígeno y son un biofiltro que permite limpiar el agua antes de que llegue al mar. Es tal su importancia que algunas investigaciones han calculado su valor por hectárea en alrededor de 37,000 dólares al año. Pese a su importancia estamos perdiendo de manera acelerada este rico ecosistema.

En las últimas dos décadas se ha perdido aproximadamente el 35% de los manglares de todo el mundo,  esta pérdida ocurre con mayor rapidez que la deforestación de bosques y selvas, un escenario nada favorable para nuestra propia salud y la del medio ambiente.

De la superficie total de 152,000 km2 de manglares que hay en 125 países tropicales, la cuarta mayor cobertura se encuentra en México, esto es 7,644 km2 aproximadamente, de los cuales el 55% se localizan en la Península de Yucatán, aunque existen manglares en los 17 estados costeros del país.

En México la tala de mangle está prohibida desde el 2007 por la Ley General de Vida Silvestre (LGVS) (Art 60 TER). Sin embargo, su cobertura se ha reducido drásticamente en los últimos años. Desde 1985 a la fecha se ha perdido más del 12% de la cobertura total. Algunos estados como Jalisco ya han perdido más del 70% de estos ecosistemas y otros como Quintana Roo el 40%.

Las principales causas de pérdida son el desmonte para la construcción de infraestructura urbana, turística e inmobiliaria y el establecimiento de asentamientos humanos irregulares en zonas costeras. En los últimos 30 años en la vertiente del Pacífico y Golfo de California, el desarrollo de granjas acuícolas para la producción de camarón ha sido un factor relevante para el deterioro de este ecosistema.

La destrucción de hábitats cruciales como es el manglar, sumada a la sobrepesca, la pesca ilegal y la contaminación por fuentes terrestres tienen un impacto directo sobre la abundancia de las especies pesqueras, y son las principales causas de que el 40% de las pesquerías mexicanas presenten algún grado de deterioro.

La importancia de este ecosistema se recuerda cada año el 26 de julio cuando se conmemora el Día Internacional para la Protección de los Manglares como resultado del activismo que se ha hecho para su protección. Estos bosques de mangle son uno de los principales aliados en nuestra lucha contra la crisis climática, absorben dióxido de carbono y amortiguan los impactos por los cambios en el clima.

Para proteger a los océanos debemos mirar al mangle y sus múltiples beneficios, evitar su pérdida y hacer valer la legislación que lo protege de ser talado, rellenado, podado o trasplantado para conservar la biodiversidad que albergan y los servicios ambientales de los que dependemos los seres humanos. ¡El futuro de los océanos comienza en el mangle!

* Miguel Rivas Soto (@migrivass) es director de las campañas de hábitat de la oficina de Oceana México. Es doctor en ciencias por el Instituto de Ecología de la UNAM. Esteban García-Peña Valenzuela (@TheSighthound) es director de campañas en pesquerías de la oficina de Oceana en México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.