¿El T-MEC reducirá la contaminación plástica del océano? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
¿El T-MEC reducirá la contaminación plástica del océano?
Según la SEMARNAT, entre el 60 y el 80% de los desperdicios marinos corresponden a residuos plásticos, es decir, de cada 10 piezas de basura que llegan al mar, 6 o más son plásticos.
Por Esteban García-Peña Valenzuela
7 de julio, 2020
Comparte

Tan esperado y anunciado, el T-MEC obliga a combatir la contaminación y los desperdicios que afectan la salud del océano, considerando a los plásticos y micro plásticos como parte de este problema.

Basta con decir que todo un capítulo del nuevo acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) establece las obligaciones a las que deben sujetarse los países miembros, para asegurar la protección del medio ambiente y los recursos naturales, señalando las acciones que se tienen que llevar a cabo, tanto por los gobiernos, como por sus Congresos.

A diferencia del anterior TLCAN, el nuevo acuerdo sienta un referente internacional al establecer reglas claras y mayores atribuciones para la protección efectiva del medio ambiente y la conservación de los recursos naturales.

En particular, por medio del artículo 24.12 del acuerdo trilateral, frente a la gravedad del problema que produce la basura que llega al mar, “los países miembros reconocen la importancia de tomar acciones para prevenir y reducir los desperdicios marinos, incluidos los desperdicios plásticos y micro-plásticos, con el fin de preservar la salud humana y los ecosistemas marinos y costeros, prevenir la pérdida de biodiversidad y mitigar los costos e impactos de esos desperdicios”.

Así, en este mismo sentido, al reconocer la naturaleza y el reto global que implican los residuos que contaminan el mar, el acuerdo establece que cada parte “deberá tomar las medidas para prevenir y reducir los desperdicios marinos” en los que, como se señaló con anterioridad, se incluyen los plásticos que contaminan el océano, en su mayoría, plásticos de un sólo uso.

En otras palabras, los tres países firmantes asumen la obligación de prevenir y reducir los desperdicios que llegan al mar. ¿Cuál es el reto particular de México? ¿A qué se ha comprometido el gobierno y el Congreso de la Unión?

Si sólo tomamos en cuenta la contaminación plástica que en México se vierte al océano, el reto es mayúsculo: Según la SEMARNAT entre el 60 y el 80% de los desperdicios marinos, corresponden a residuos plásticos, o sea, de 10 piezas de basura que llegan al mar, 6 o más son plásticos.

Hablamos pues de millones de toneladas de basura plástica en su mayoría plásticos de un sólo uso, que corresponden a embalajes, bolsas, envases y otros productos que se usan una sola vez y al desecharse, contaminan el océano.

Sin duda, el compromiso por reducir la contaminación plástica es prioritario, porque además de la urgente responsabilidad hacia la sociedad mexicana, ahora lo es también hacia los miembros de un acuerdo trilateral que ya fue revisado, avalado y puesto en marcha por autoridades y Congreso mexicanos.

Hay que recordar a senadores y diputados, quienes aún viven la resaca de la celebración del T-MEC, que con este acuerdo también asumieron más responsabilidades para combatir y reducir la contaminación y la basura en nuestros mares.

Principalmente recordar a las y los senadores de la Comisión de Medio Ambiente Recursos Naturales y Cambio Climático, que aún está pendiente una reforma que garantice la eliminación de la contaminación plástica en el océano. Específicamente, una reforma a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos (LGPGIR) para reducir y prevenir, desde su producción, los plásticos de un sólo uso no esenciales, que tarde o temprano acabarán contaminando el océano.

El próximo período ordinario de sesiones que inicia el 1º de Septiembre es el momento preciso para que en el Congreso asuman este reto y legislen por un océano sin plásticos y por el bienestar de las y los ciudadanos.

Senador, senadora: “¡Esta es la oportunidad de que hagas algo grande por tu país! No la pierdas”.

* Esteban García-Peña Valenzuela es director de campañas en pesquerías en Oceana México, la organización internacional más influyente centrada en la conservación de los océanos, la protección, restauración de los mares del mundo y en cambios de política pública para aumentar la biodiversidad y la abundancia de la vida marina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.