En el día mundial del atún, México lo pone en riesgo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
En el día mundial del atún, México lo pone en riesgo
Considerada la “joya de la corona” de la pesca a nivel mundial, el atún aleta azul se ha visto amenazado en los últimos años, principalmente por la creciente sobrepesca de las flotas de diversos países como México, cuyas autoridades poco o nada ha hecho para revertir este deterioro.
Por Esteban García-Peña Valenzuela
4 de mayo, 2022
Comparte

A la inmensidad de absurdas historias sobre la destrucción ambiental en México, se suma la triste historia del atún aleta azul. Considerada como la “joya de la corona” de la pesca a nivel mundial, esta emblemática especie se ha visto amenazada en los últimos años, principalmente por la creciente sobrepesca de las flotas de diversos países, entre ellos de México, cuyas autoridades poco o nada ha hecho para revertir este deterioro.

Si usted, como yo, gusta de consumir atún comúnmente, no se preocupe. El atún que se encuentra en los supermercados en forma de lonja o cuadritos crudos, en lata o en muchas otras presentaciones, se trata de otra especie, conocida como atún aleta amarilla (Thunnus albacares), especie que es pescada desde hace muchos años por una importante flota mexicana, que se ha asegurado de mejorar sus procedimientos, adoptar buenas prácticas y que hoy tiene certificación como pesca responsable.

Hablamos del atún aleta azul (Thunnus orientalis) también conocido como Atún Rojo o Maguro en japonés, que se ha convertido en la especie marina más cotizada del mundo, lo mismo para los más preciados platillos tradicionales de Japón, en selectos restaurantes de sushi y sashimi en la Ciudad de México y en subastas por cifras de más de seis dígitos (en dólares) en el famoso mercado mayorista central metropolitano de Tokio.

Aunque es poco conocida en nuestro país, México está entre los principales países del mundo que capturan esta especie, que en su mayoría es trasladado vivo para su engorda en jaulas flotantes frente a la costa de Baja California, y después se exporta a Japón (mayor consumidor del mundo) y algunos países de Europa.

El 2 de mayo se conmemora el Día Mundial del Atún, fecha crada por la Organización de las Naciones Unidas para subrayar la importancia de una gestión pesquera sostenible.  Si quieres saber más sobre el atún aleta azul en México puedes consultar esta ficha que hemos preparado para ti.

Ha crecido tanto la demanda del atún aleta azul, que su desmedida captura en el Océano Pacífico, principalmente en el Pacífico Oriental, ha reducido a la mitad sus poblaciones. En 2013, la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), que es un organismo multilateral vinculante, estableció una significativa reducción en la captura de la especie e impuso cuotas a cada país miembro.

Sin embargo, dado el historial de desmedidas capturas de la especie por parte de la flota mexicana. En 2013 a México no le toco cuota, esto es, no tuvo derecho de captura. Esta prohibición se extendería en todos los años hasta 2018 y por falta de cumplimiento, el país tampoco tuvo cuota en 2019 y 2020. Vaya, por capturar atún aleta azul de manera “extraoficial”, México fue sancionado por la CIAT y obligado a liberar buena parte de los atunes de las granjas de Baja California.

En un estudio realizado por Oceana, la Auditoría Pesquera, encontramos que hasta 2018 (año de publicación del último anuario estadístico de la pesca en México) la pesquería del atún aleta azul mantuvo las capturas en todos los años que no tuvo cuota. Y no solo eso. Analizando el número de embarcaciones que hicieron viajes de captura, a través del Sistema de Monitoreo Satelital de Embarcaciones (SISMEP) de la CONAPESCA, encontramos que de 2012 a 2018, se registraron arribos de atún aleta azul de embarcaciones que NUNCA pescaron.

En otras palabras, el propio gobierno federal ha registrado (y legalizado) capturas de la especie, sin tener cuota para México y realizado misteriosamente por “embarcaciones fantasma”. Sí, leyó bien, pese a la restricción, México continuó pescando atún aleta azul, en algunos casos por embarcaciones que nunca navegaron y permitiendo la entrada del producto al mercado “formal”.

De esta forma, desafortunadamente hace sentido que en México, el 43%, esto es, 4 de 10 especies de importancia pesquera, como el atún aleta azul, se encuentran sobreexplotadas o gravemente deterioradas, sin que se realice acción alguna para su recuperación, ni mucho menos, controlar la forma en que se lleva a cabo la pesca. Efectivamente, estamos ante un sector cuyas cabezas, SADER y CONAPESCA lo han abandonado a su suerte.

Es momento de hacer un alto en el camino y exigir por un sector pesquero que asegure la abundancia de las especies marinas y se convierta en actividad clave para la seguridad alimentaria nacional, alivio al hambre y a la pobreza. Para empezar, se debe tener un mejor control y cumplimiento de lo establecido por la CIAT para las especies de atún, aplicar mayores sanciones por incumplimiento, así como asegurar la recuperación de especies pesqueras deterioradas o sobrexplotadas.

* Esteban García-Peña Valenzuela (@TheSighthound) es director de las campañas de Pesquerías de Oceana en México.

Redes sociales de Oceana: Facebook, Twitter, Instagram.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.