¿Has comido tiburón a la vizcaína? Seguramente sí y nunca te enteraste - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
¿Has comido tiburón a la vizcaína? Seguramente sí y nunca te enteraste
En Oceana hemos reportado ya dos veces la sustitución de especies, y en esta época queremos recordarte que ese pescado que comemos con tanto placer en estas épocas navideñas puede ser un fraude que atenta con especies en peligro de extinción.
Por Mariana Aziz
15 de diciembre, 2020
Comparte

Dicen que sin bacalao no hay navidad, pero lo cierto es que seguramente en muchas navidades eso que comiste no era bacalao, sino un tiburón amenazado preparado a la vizcaína.

En Oceana hemos reportado ya dos veces la sustitución de especies, y en esta época queremos recordarte que ese pescado que comemos con tanto placer en estas épocas navideñas puede ser un fraude.

Podría casi asegurar que todas y todos tenemos un recuerdo memorable comiendo bacalao, el mío es comiendo la receta de mi tía durante las fiestas navideñas en casa de mi abuela. Pero ¿y si supieras que existe más de un 30% de probabilidad de que ese pescado que disfrutas año con año no sea realmente bacalao, sino alguna especie vulnerable o en peligro de extinción?

En 2019 realizamos pruebas de ADN a pescados ofrecidos como bacalao en pescaderías, supermercados y restaurantes de Ciudad de México. Lo que buscamos fue identificar el grado de sustitución en el bacalao y conocer las especies que lo sustituyen. Los resultados no fueron buenos, ya que encontramos que el 31.5% de las veces que pedimos este pescado, nos dieron otra especie que no se asemeja en lo absoluto al bacalao. En el caso de las pescaderías y restaurantes, la sustitución fue de 55% y 41.5%, respectivamente.

Esta situación nos puede parecer irrelevante, podemos restarle importancia pensando que lo importante es el sabor del platillo y no qué pescado termina en nuestra mesa. Pero este fraude importa, importa mucho porque podríamos estar consumiendo especies en peligro de extinción. En el estudio realizado encontramos que un 66% de las veces que hubo sustitución de bacalao, esta fue hecha con tiburones y rayas.

Entre las especies que fungieron como sustitutos de bacalao encontramos tiburones clasificados como especies en peligro de extinción como el tiburón martillo (Sphyrna lewini), el cual en diciembre de 2019 pasó de estar en “Peligro” a estar en “Peligro Crítico” de acuerdo a la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Esta categoría implica que dichas especies enfrentan un riesgo de extinción extremadamente alto. Es aún más preocupante, si comprendemos el rol que juegan los tiburones dentro de los ecosistemas marinos. Estas especies ayudan a mantener el equilibrio y su presencia sirve de indicadores de una buena salud de los mares. La potencial desaparición de los tiburones no solo implica que perdamos a esta especie, sino un desequilibrio ecológico, arriesgando incluso la disponibilidad de otras especies de importancia comercial y valor para las comunidades pesqueras.

El hecho de que podamos estar consumiendo especies en peligro de extinción se vuelve cada vez más relevante y preocupante, dado que, a partir de la última actualización de la lista roja publicada el 10 de diciembre, México ocupa el primer lugar como el país con el mayor número de animales en peligro y en peligro crítico dentro de esta lista, con un total de 545 especies. Esto nos tiene que llevar a actuar de manera urgente. Como dice el científico británico Sir David Attenborough, esta lista “nos dice dónde deberíamos estar preocupados y dónde están las necesidades urgentes de hacer algo para prevenir el despojo de este mundo”. El estudio sobre sustitución de bacalao nos dice que una de las necesidades está en la trazabilidad de los productos pesqueros.

Si queremos cuidar a las especies en peligro de extinción, salvaguardar el equilibrio de los ecosistemas y garantizar una pesca sostenible, es sumamente importante saber qué estamos comiendo, qué pescados están llegando a nuestras mesas. La única forma de saberlo es mediante una política de trazabilidad obligatoria para todo aquel que participe en la cadena de valor de los productos pesqueros. Esto nos permitirá a las y los consumidores tomar decisiones responsables al saber con certeza qué pescado es el que está llegando a nuestros platos y así no poner en peligro a los ecosistemas marinos. Solo así podremos saber si el bacalao navideño realmente lo es o estamos contribuyendo la desaparición de más especies.

@OceanaMexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.