Inundación plástica - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
Inundación plástica
Actualmente, por tres kilos de peces, hay un kilo de plástico. De esta manera, en 2050 podría haber más plástico que peces en el agua. Literalmente, el océano se ahoga en plásticos.
Por Esteban García-Peña Valenzuela
9 de junio, 2020
Comparte

Hace unos meses tuve la fortuna de presenciar una conferencia magistral que dictó el Dr. Rashid Sumaila, profesor investigador de la Universidad de la Columbia Británica, especialista en economía de océanos y pesquerías, y también miembro del Consejo Directivo de Oceana.

Con una permanente sonrisa, elocuencia y sentido del humor, el Dr. Sumaila mantuvo todo el tiempo interesada a su audiencia, en un tema tan complejo como es la economía pesquera y los retos que vive el océano para su desarrollo sostenible.

Pero ese rostro agradable perdió su sonrisa por un instante. Hablaba de todos los bienes y servicios esenciales que se obtienen del océano, tanto para el desarrollo económico como para la vida misma, al tiempo que una diapositiva mostraba cómo de este tenemos oxígeno, alimentos, energía, humedad y regulación climática, entre otros.

Una siguiente diapositiva tenía sólo una fotografía que mostraba un desagüe de aguas residuales descargando en la costa, e inmediatamente después, otra imagen mostraba la superficie del océano cubierta por residuos plásticos, vaya, contaminación plástica. En ese momento, el Dr. Sumaila guardó silencio por unos segundos y preguntó: “Si el océano nos da lo mejor, lo esencial para vivir, ¿por qué entonces le devolvemos lo peor?

Con esa breve y poderosa reflexión debemos referirnos a una de las peores paradojas de la humanidad: hemos convertido al océano, que es nuestra principal fuente de recursos vitales, en nuestro sumidero de contaminación. Sólo en los últimos 50 años, hemos vertido más de 10 mil millones de toneladas métricas de plástico, y a este paso, la cifra podría rebasar más del doble en 2050.

Para ponerlo en proporción: actualmente, por tres kilos de peces, hay un kilo de plástico. De esta manera, en 2050 podría haber más plástico que peces en el agua. Literalmente, el océano se ahoga en plásticos.

La contaminación plástica viene del 40% de todos los plásticos que se producen y que corresponden solamente a embalajes, empaques, envases y utensilios no esenciales, que se usan una sola vez y se desechan. Esos plásticos son de la arraigada costumbre del “úsese y tírese”.

Estos plásticos permanecerán mil años sin degradarse, contaminando cielo, mar y tierra. Se calcula que todas las especies de tortugas marinas han consumido plástico, lo mismo que el 90% de las aves marinas y el 70% de los peces. Investigadores han encontrado microplásticos tanto en los intestinos de diminutos crustáceos que habitan las fosas más profundas del océano, como en la piel de los enormes tiburones ballena.

México es uno de los países que más aportan a esta fuente de contaminación. Las cifras varían de las 100 mil, hasta el millón de toneladas de plástico anualmente, y los envases de bebidas desechables, de agua, jugos o refrescos vertidos al océano, podrían alcanzar la escalofriante cifra de 9 mil millones cada año.

Es en este último rubro, la contaminación marina por envases desechables, que nuestro país se encuentra en un vergonzoso cuarto lugar, sólo después de China, Estados Unidos y la Unión Europea.

Pero hoy podemos ver una muy pequeña y lejana luz al final del túnel. Desde que inició la actual legislatura en septiembre de 2018, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado de la República, legisladoras y legisladores de diversos partidos han elaborado 40 distintas iniciativas para regular y reducir la producción de plásticos de un sólo uso no esenciales. Desde las más simples, hasta las más complejas, en todas se reconoce la gravedad de la contaminación plástica.

Sin embargo, este ímpetu legislativo ha sido congelado por diversos intereses y liderazgos dentro del Congreso mexicano, y hasta la fecha, ninguna de esas 40 iniciativas, ha sido siquiera dictaminada.

Por ello ayer, 8 de junio de 2020, en Oceana conmemoramos el Día Mundial de los Océanos con un mural monumental (300 metros de superficie) que muestra la grave crisis del plástico en el Océano y que recuerda a las y los legisladores, particularmente a integrantes de las Comisiones de Medio Ambiente en ambas cámaras, a legislar para reducir la contaminación plástica.

“Chalchiuhtlicue, Diosa del Agua”, elaborada por la artista Vera Primavera, representa una figura femenina que llora, mientras intenta confortar en su regazo a un lobo marino atrapado en una pieza plástica y su manto de agua se encuentra lleno de residuos plásticos contaminantes.

Con esta obra de arte queremos recordar e inspirar a las y los legisladores a tener una visión de Estado, a legislar por el bien de la nación y que está en sus manos evitar y revertir la contaminación plástica que ahoga el mar.

En sus manos está sacar el tema de la congeladora y elaborar una reforma a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos, que garantice que no llegarán más plásticos al océano y que establezca las reglas y responsabilidades para gobierno, industria y sociedad, considerando:

  1. La reducción de los plásticos de un sólo uso no esenciales, desde su origen.
  2. La responsabilidad extendida hacia los productores e importadores en la prevención, acopio, tratamiento y disposición de plásticos de un sólo uso.
  3. Evitar la incineración de plásticos o su uso como combustible, por los graves efectos en el ambiente y la salud pública.
  4. Que las personas contemos con mejores alternativas para la compra y transporte de productos y alimentos y evitar contaminar el océano cada vez que se come o se bebe.

Y porque queremos que este sea un recordatorio que llegue todos los días, el mural se encuentra sobre la calle de Madrid, a media cuadra del Senado, por donde entra y sale la mayoría de las y los senadores y de todo el personal que allí labora.

Imposible no verlo, como imposible negar la inundación plástica #NoEresTúEsElPlástico.

* Esteban García-Peña Valenzuela es director de campañas en pesquerías en Oceana México, la organización internacional más influyente centrada en la conservación de los océanos, la protección, restauración de los mares del mundo y en cambios de política pública para aumentar la biodiversidad y la abundancia de la vida marina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.