La ciencia también es cosa de mujeres - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
La ciencia también es cosa de mujeres
Como sociedad debemos aspirar a que, si el sueño de una niña es convertirse en bióloga marina, tenga todas las herramientas y oportunidades para cumplirlo.
Por Mariana Reyna
31 de marzo, 2020
Comparte

El movimiento feminista ha recorrido un extenso camino a lo largo de la historia, pero esta batalla apenas comienza. Aún hay quienes niegan la desigualdad sistémica que padecemos las mujeres, quizá porque no siempre es tan visible, pero ningún espacio público o privado se libra de este mal; yo misma lo viví desde mi educación hasta en mi campo profesional, el de las ciencias marinas.

La ONU ya ha señalado que “existe una brecha de género en los sectores de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas que persiste desde hace años en todo el mundo y en la actualidad, menos del 30% de los investigadores son mujeres“. Es decir, esta desigualdad de oportunidades laborales para que las mujeres podamos ejercer en este universo científico sucede en las ingenierías, ciencias sociales y ciencias exactas en todos los países.

En México, de acuerdo con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), en las últimas décadas se ha incrementado el número de mujeres que se dedican a la ciencia, la tecnología o la innovación, y somos el 37% del padrón del Sistema Nacional de Investigadores. Sin embargo, sólo 21.7% de quienes alcanzan la categoría más alta de investigadores, la III, son mujeres.

Nuestro país tiene 11 mil kilómetros de costa y no hay suficientes mujeres trabajando en la investigación y conservación de nuestros mares. En la planta de investigadores y técnicos de uno de los institutos más importantes de México – el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM– sólo el 32% son mujeres. En otro centro de investigación importante en esta área, el Instituto de Investigaciones Oceanológicas de la Universidad Autónoma de Baja California, este porcentaje es aún más bajo, pues sólo el 21% de los puestos son ocupado por investigadoras. Claramente existe una brecha entre hombres y mujeres dedicados a la ciencia porque no se alienta a las mujeres desde su educación, como sí se hace entre varones y el ascenso profesional para nosotras siempre es cuesta arriba.

Desde Mérida, Yucatán, la Dra. Dalila Aldana Aranda, investigadora de la Universidad Autónoma de Yucatán, ha alertado sobre las desigualdades estructurales para la participación de mujeres en el área de ciencias marinas que suceden, tanto al inicio de sus carreras como estudiantes, como en el camino para alcanzar puestos directivos.

Además, señala que “el campo de la ciencia resulta desigual cuando la sociedad es selectiva en cuanto a las plataformas que ofrece para que una mujer siga estudiando. Muchas veces, la infraestructura de las instituciones no es la necesaria para que las estudiantes de posgrado puedan continuar con sus estudios, a los que llegan entre los 25 y 30 años edad, tiempo durante el que pueden tener hijos”. Y Aldana Aranda sabe muy bien de lo que habla, pues en los 94 años de existencia de su Universidad nunca ha llegado una mujer a su rectoría.

Para visibilizar esta enorme brecha, la ONU declaró el 11 de febrero Día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia. Y en algunos espacios relevantes ha habido cambios, como el nombramiento de la oceanóloga Sylvia Earle como la primera mujer en liderar la NOAA , una de las agencias más importantes de las ciencias marinas en Estados Unidos y referente mundial. Esta agencia también ha echado a andar campañas para resaltar la labor de sus científicas y así inspirar a niñas y adolescentes.

En España, el Instituto Español de Oceanografía lanzó el proyecto “Oceánicas: la mujer y la Oceanografía”, con el que buscan promover el trabajo de científicas dedicadas al estudio de los océanos, dar a conocer su vida y obra, tratando así de generar vocaciones científicas en las siguientes generaciones.

¿Y qué estamos haciendo en México? Actualmente existen iniciativas como el “Conversatorio en el Marco del Día Internacional de la Mujer: Mujeres en la Ciencia”, así que no hay que iniciar de cero.

Muchas científicas queremos trabajar por reducir las brechas de género en nuestro campo e inspirar a niñas y adolescentes a seguir el camino de la ciencia. Como sociedad debemos aspirar a que, si el sueño de una niña es convertirse en bióloga marina, tenga todas las herramientas y oportunidades para cumplirlo.

La batalla por la igualdad ha sido y será larga, pero podemos empezar por reconocer el trabajo de nuestras científicas y despojarnos de los estereotipos, no hay carreras femeninas y masculinas, la ciencia también es cosa de niñas.

* Mariana Reyna (@marcciana25) es bióloga especialista en la elaboración, implementación y evaluación de proyectos de desarrollo sostenible, conservación y cambio climático en sistemas socio-ecológicos marinos y terrestres. Actualmente es directora de ciencia en Oceana México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.