La falacia del reciclaje - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
La falacia del reciclaje
Por Esteban García-Peña
10 de marzo, 2020
Comparte

Voy a demostrarle que la industria le engaña. Seguramente habrá escuchado, leído o visto anuncios donde se insiste que las bolsas de plástico, envases de PET, contenedores desechables o embalajes de plástico, son 100% reciclables. A través de anuncios en televisión, radio, prensa y medios digitales, la industria -predominantemente las marcas de alimentos, bebidas y otros productores de plásticos de un solo uso- asegura y garantiza que son reciclables en su totalidad.

Con esta declaración de la industria, usted podrá sentir tranquilidad y hasta pensará que contribuye con el medio ambiente, cada vez que adquiere esos productos que usará una sola vez y luego desechará. El refresco, el agua embotellada, esa botana o postre preferido, el café de la tienda de conveniencia y hasta los vasos y platos desechables para sus reuniones, estarían generando desperdicios 100% reciclables. ¡Qué tranquilidad! ¡Cuán ecológicas son sus compras!

Permítame despertarle de su sueño ambientalista: Piense en cuántos envases plásticos de agua, refresco y otras bebidas adquiere diariamente, tal vez serán 1, 2, 3 ó hasta 4, y multiplíquelo por 7 días a la semana, o por 30 días al mes, o si prefiere por 365 días en un año. Hágalo si quiere “a ojo de buen cubero” ¿Cuánto le dio? Muy bien, ahora, a esa cantidad réstele el 95% (use el celular si le resulta más fácil), que es la proporción de todos esos plásticos que acabará contaminando bosques, selvas, ciudades y el océano.

Lo que a usted no le dicen, es que en México únicamente se recicla el 5% de todos los plásticos de un solo uso que produce la industria. Dicho de otra forma, de cada 100 envases de plástico que usted deseche, solamente se reciclarán 5, y el resto acabará siendo una fuente contaminante.

Le diré que, en nuestro país, anualmente se vierten alrededor de 9 mil millones de envases de plástico (incluye PET) al océano. Plásticos que difícilmente, si no es que imposible, podrán ser reciclados, pues su colecta resulta muy costosa.

Ahora bien, de ese 5% que se recicla, un 70% llega a este proceso gracias a la economía informal, esto es, la pepena y recolección informales, y solo un 30% por los magros esfuerzos de una industria irresponsable. Esto quiere decir que de esos 100 envases que usted desecha, aproximadamente 2, ó menos, son reciclados gracias a la intervención de la industria que, previamente, le aseguró que sus envases son 100% reciclables.

Dicho de otra manera ¿De qué sirve que un producto diga que es 100% reciclable si solo se recicla el 5% y no gracias a la industria?

Por reciclable no solo se entiende que el material o su conformación química puedan ser transformados nuevamente en materia prima, sino todos aquellos procesos de información pública, colecta, acopio, selección e industrialización que tienen que asegurar que ese plástico o desecho se reciclará.

Piense en estos números cuando vaya al cine y un anuncio de bebidas le diga que para 2030 recolectará todos los envases que ha producido, o que un porcentaje de la botella es reciclado, o más cínicamente, que el envase de PET está elaborado con plantas ¿Usted se la cree?

La industria del plástico desechable, ante la inminencia de convertirse en los enemigos públicos del mundo, ha inundado los medios y sus productos con la falacia del reciclaje, en un intento de limpiar su imagen.

Con decirle que, con la colaboración de algunos legisladores proclives a sus intereses, en diciembre pasado, la industria firmó el “Acuerdo Nacional para la Nueva Economía del Plástico” donde se compromete a incrementar a 25% el reciclaje de los plásticos, al mismo tiempo que mantiene un intenso cabildeo en el Congreso, para evitar que vea la luz alguna de las más de 40 iniciativas legislativas que intentan reducir la producción de plásticos de un solo uso o desechables.

Es gracias a esa industria que la cultura del “úsese y tírese” está más encostrada que nunca en nuestra sociedad, al mismo tiempo que nuestros océanos reciben millones de toneladas de contaminación plástica cada día. Es tal la contaminación por plásticos que, sin darse cuenta, hoy mismo usted podría estar comiendo, bebiendo o hasta respirando plástico.

¿Todavía piensa que no le engañan? Bajo las condiciones actuales, es prácticamente imposible que los productos de plástico desechables o de un solo uso sean 100% reciclables.

En Oceana, estamos seguros que la única forma de combatir la contaminación plástica, es reducir su producción desde la fuente, esto es, prevenir que se produzcan más plásticos de un solo uso, con alternativas inteligentes de embalaje, empaquetado y embotellado que sean 100% reusables y reciclables en la realidad y no solo en la imaginación.

Además, afirmamos que la industria debe estar obligada a hacerse cargo de los desperdicios que saca al mercado, mediante el esquema de la “responsabilidad extendida del productor (REP) al mismo tiempo que los usuarios o consumidores tenemos derecho a contar con diversas alternativas para la adquisición de alimentos y bebidas y no vernos obligados a comprar productos desechables.

En las próximas semanas serán discutidas nuevas propuestas legislativas para reformar la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos. En Oceana insistiremos que, para que una reforma sea integral y atienda de fondo el problema de la contaminación plástica, esta deberá contemplar la reducción efectiva y eliminación de los plásticos de un solo uso innecesarios; asegurar la responsabilidad extendida del productor/importador, y que los consumidores contaremos con alternativas de consumo distintas al “úsese y tírese”.

Solo así, tal vez algún día la industria finalmente pueda ofrecer productos que sean 100% reciclables. Esperamos que el Congreso esté a la altura de este gran reto y legisle responsablemente con una visión que garantice el bienestar de la sociedad.

Foto: Oceana

* Esteban García-Peña Valenzuela es director de campañas en pesquerías en Oceana México, la organización internacional más influyente centrada en la conservación de los océanos, la protección, restauración de los mares del mundo y en cambios de política pública para aumentar la biodiversidad y la abundancia de la vida marina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.