La historia del camarón mexicano, ¿lección aprendida? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
La historia del camarón mexicano, ¿lección aprendida?
Si algo ha quedado claro en el episodio de la descertificación del camarón mexicano es que México no cuenta con las herramientas y mecanismos para enfrentar una sanción comercial de este tipo. A lo largo del proceso existió información a medias tintas, en ocasiones imprecisa y a veces incluso contradictoria.
Por Mariana Aziz
22 de octubre, 2021
Comparte

La historia del camarón mexicano recientemente tuvo un desenlace favorable; México recuperó la certificación para exportarlo a Estados Unidos.

Esta historia comenzó el 30 de abril de 2021, cuando Estados Unidos dio a conocer que México acababa de perder la certificación para exportar camarón, luego de que las autoridades de ese país detectaron un gran número de embarcaciones que no utilizaban dispositivos excluidores de tortugas (DETs) al pescar camarón. Así, México perdió la posibilidad de exportar uno de sus más valiosos productos pesqueros a su principal socio comercial.

Esta noticia preocupó al sector camaronero, ya que los ingresos por exportación de camarón representan un monto considerable. Solo en 2020, el valor comercial de la exportación de camarón a Estados Unidos fue de 264 millones 558 mil 429 dólares, más de 5 mil millones de pesos. Esto según datos de la Secretaría de Economía.

También preocupó al sector ambiental, al salir a la luz que un gran número de embarcaciones camaroneras pescaban sin DETs, poniendo en peligro a las ya de por sí vulnerables especies de tortugas que habitan en nuestros mares.

La temporada de camarón inició el 21 de septiembre y casi un mes después, México aún no había recuperado la certificación. Esto significó que incluso las personas que se dedican a la pesca y cumplen con la normatividad que asegura que la pesca se realiza de manera responsable, no pueden acceder a este importante mercado.

Miguel Rousse, director de la empresa Productores del Mar de México, empresa que captura, procesa y exporta camarón, nos comentó: “la incertidumbre que nos generó que nuestro principal mercado estuviera cerrado cuando empezó la temporada, ya que se habían invertido millones de pesos para poder salir a pescar y ya había inventario, fue enorme”. Considera que perdieron presencia en los mercados norteamericanos, y temían que el camarón mexicano pudiera ser reemplazado por el que viene de Ecuador, Tailandia, Vietnam e Indonesia, aunque no sea de la misma calidad, según nos dijo.

Desde que empezó esta historia de descertificación, si algo ha quedado claro es que México no cuenta con las herramientas y mecanismos para enfrentar una sanción comercial de este tipo. A lo largo del proceso existió información a medias tintas, en ocasiones imprecisa y a veces incluso contradictoria.

Ojalá esta situación nos sirva de enseñanza. No podemos tener una autoridad pesquera que se dedique a apagar fuegos. Necesitamos una política pesquera que piense en el mediano y largo plazo, que busque fortalecer y dar las herramientas necesarias al sector para posicionar sus productos en mercado internacionales y asegurar que los pescados que comemos en México provengan de la pesca responsable.

La CONAPESCA, organismo a cargo de Octavio Almada,  es quien tiene la posibilidad de cambiar el rumbo de la política pesquera. Actualmente tiene en sus manos el proyecto de una Norma Oficial Mexicana de Trazabilidad, que se comenzó a elaborar el diciembre de 2019 con la participación del sector pesquero y organismos de la sociedad civil. El borrador de esta norma integra estándares internacionales novedosos, es compatible con los requisitos de trazabilidad que exigen países de la Unión Europea, Japón y Estados Unidos, nuestros principales socios comerciales en materia pesquera y donde la trazabilidad cobra cada vez más importancia y se convierte en un requisito de entrada.

El Comisionado Almada, en su comparecencia ante el Senado el día 21 de julio, afirmó que se tomarán las medidas necesarias para que una situación de este tipo no se repita. Esta declaración es ambiciosa, por decir lo menos. Sobre todo si tomamos en cuenta que en el último reporte bianual que envía la Autoridad Pesquera y Oceánica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) al Congreso de este país, México recibió una certificación negativa por su falta de acciones al combate de la pesca ilegal. Esto podría traer como consecuencia futuras sanciones comerciales.

Esta calificación fue otorgada a México desde 2019, junto con Ecuador y Corea de Sur. A diferencia de México, estos dos países ahora reciben una certificación positiva por implementar las medidas necesarias. Es urgente e impostergable que México comience a tomar medidas claras y contundentes para combatir la pesca ilegal, y esto no solo con el propósito de poder acceder a mercados internacionales, sino también con el objetivo de cuidar nuestros recursos marinos y la salud de nuestros mares, los cuales guardan un frágil equilibrio.

La posibilidad de tener una norma de trazabilidad que permita conocer todo el trayecto que recorren los productos pesqueros desde el barco hasta nuestros platos, esta ahí. La posibilidad de cerrarle la entrada a los mercados a la pesca ilegal, que se realiza poniendo en peligro a especies de gran importancia y a nuestros ecosistemas marinos, está ahí. Solo es necesario que la CONAPESCA se ponga manos a la obra para lograr aprobación e implementación de esta norma.

Ojalá el caso del camarón mexicano sirva de lección. Ojalá la autoridad pesquera comience a implementar medidas de fondo y no estrategias emergente que únicamente apagan incendios.

@OceanaMexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.