México, un paraíso de ballenas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
México, un paraíso de ballenas
La amplia gama de recursos y ecosistemas costeros coloca a México como el mejor lugar para 8 de 14 especies de ballenas en el mundo, pero las ballenas no sólo necesitan mar para vivir.
Por Mariana Reyna
24 de febrero, 2022
Comparte

Por la gran cantidad de fotos de ballenas y otros mamíferos marinos que vemos en internet y redes sociales de estos carismáticos animales podríamos pensar que esto es común a todos los países, pero la verdad es que México es un país privilegiado en el cual es relativamente fácil observar mamíferos marinos e incluso un destino turístico muy importante que atrae a miles de personas con el único fin de observarlos.

Ballenas en México

De las 131 especies de mamíferos marinos en el mundo -ballenas, delfines, lobos marinos, focas, morsas, nutrias marinas, osos polares, manatíes y dugongos- en México podemos observar 45 especies. 1

En nuestro país hay presencia de 8 de 14 especies de ballenas en el mundo: ballena azul (Balaenoptera musculus), la ballena de altea (Balaenoptera physalus), rorcual tropical (Balaenoptera edeni), la ballena de sei (Balaenoptera borealis), la ballena minke (Balaenoptera acutorostrata), la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae), la ballena gris (Eschrichtius robustus), y la ballena franca del Pacífico norte (Eubalaena japonica).

¿Por qué México es tan especial para las ballenas?

Contamos con más de 11,000 km de costa en el Pacífico y el Atlántico. La amplia gama de recursos y ecosistemas costeros que tenemos nos coloca como el décimo segundo país mejor dotado a nivel mundial en cuanto a litorales y superficie marina2, pero las ballenas no sólo necesitan mar para vivir. Las ballenas -como casi todos los mamíferos marinos- necesitan espacios con características ecológicas y biofísicas especiales que les permitan tener alimento, condiciones idóneas de temperatura del agua y profundidad, protección para el nacimiento de sus crías, entre otras. México tiene condiciones para las ocho especies de ballenas mencionadas.

Por ejemplo, la ballena azul (Balaenoptera musculus) -el animal más grande de la Tierra- se distribuye en casi todo el mundo desde los océanos Ártico y Antártico hasta el Ecuador en ambientes de aguas profundas y en costeros de aguas relativamente poco profundas. Migra al sur pasando el invierno y primavera en áreas de alta productividad y alimento de Baja California, en el Golfo de California, y en el Domo de Costa Rica. Baja California es una zona de crianza y alimentación para la ballena azul que llega al Golfo de California desde fines de otoño hasta primavera3. Esta disponibilidad de alimento para que esta especie pueda procrear es responsabilidad de los mexicanos en su conservación mundial.

Hay una ballena para la que México lo es todo, la ballena gris (Eschrichtius robustus, población nororiental). Los sitios de distribución de esta especie incluyen la costa oeste de Norteamérica; en verano los mares de Bering, Beaufort y Chukotka y las aguas circundantes de la Isla St. Lawrence; y en otoño migra siguiendo la línea de costa hacia el sur, hasta la costa occidental de Baja California y una región del Golfo de California4. Esta migración le permite acceder a áreas con gran cantidad de alimento y con condiciones idóneas para el parto y la crianza. México representa un lugar idóneo con temperaturas cálidas y con menor riesgo de depredación para sus crías, por ello, aquí nace una cantidad importante de ballenatos para esta especie.

Puede interesarte Dónde y cómo ver ballenas en México.

Conservación de las ballenas en México

México ha firmado diversos acuerdos internacionales para la protección y conservación de las ballenas, incluyendo la Convención de Ginebra para la Protección de Ballenas, el Convenio Internacional para la Reglamentación de la Caza de la Ballena, el ingreso a la Comisión Ballenera Internacional -cuando suspendió los permisos para capturar y explotar cualquier especie de ballena con fines comerciales-. También hay regulaciones nacionales que incluyen a estas ballenas en la NOM-59-SEMARNAT-20105 para identificar las especies o poblaciones de flora y fauna silvestres en riesgo.

Sin embargo, las ballenas son animales de gran movilidad que necesitan inmensos espacios oceánicos para completar las diferentes etapas de su ciclo biológico – en donde nacen, amamantan, comen, se reproducen- conectando áreas separadas por miles de kilómetros. Su  distribución no se limita a aguas nacionales6 y  su conservación debe ser atendida por compromisos internacionales que aseguren que todos los lugares que requieren para su supervivencia son protegidos.

En Oceana buscamos cambios políticos en los países responsables de la mayor parte de los océanos para aumentar la biodiversidad y la abundancia de la vida marina. Queremos que las ballenas sigan encontrando en México las condiciones perfectas para su alimentación, reproducción y crianza y que siempre regresen a nuestros mares.

* Mariana Reyna es científica en Océanos y Pesquerías de Oceana en México. Redes sociales de Oceana: Facebook, Twitter, Instagram.

 

 

1 Heckel, G., M.G. Ruiz Mar, Y. Schramm y U. Gorter, 2018. Atlas de Distribución y Abundancia de Mamíferos Marinos en México. Universidad Autónoma de Campeche. 186 pp.

2 Busquets, G., F. Guerrero y D. Gendron, 2019. Las ballenas. Ciencia, 70 (3): 56-63.

3 INECC. Recursos marinos y ecosistemas terrestres. Tomado de aquí.

4 Atlas sobre distribución, rutas migratorias, hábitas críticos y amenazas para grandes cetáceos en el Pacífico Oriental, 2012. © CPPS/PNUMA.

5 Busquets, G., F. Guerrero y D. Gendron, 2019. Las ballenas. Ciencia, 70 (3): 56-63.

6 Atlas sobre Distribución, Rutas Migratorias, Hábitats Críticos y Amenazas de grandes cetáceos en el Pacífico Oriental, © CPPS/PNUMA.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.