Mosquitos, más letales que tiburones - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
Mosquitos, más letales que tiburones
La base de datos International Shark Attack File (ISAF) analizó qué animales matan a más personas cada año, el tiburón no está ni entre los 10 primeros. De hecho, dicha lista la encabezan los mosquitos, que en un sólo día generan más víctimas que los escualos en 100 años.
Por Luis Rodmun
14 de julio, 2020
Comparte

Escribir de tiburones en medio de la crisis económica, la pandemia y la inseguridad que enfrenta el país pudiera parecer fuera de lugar, pero no es así.

Hoy es el Día Internacional de los Tiburones, marco ideal para reflexionar sobre lo importante que son estos animales para los mares y para dibujar lo negligentes que hemos sido con estas asombrosas especies.

En general, los tiburones no son carismáticos como el delfín o las ballenas, la mala fama del tiburón es por su falsa peligrosidad.

Estos peces cartilaginosos son tan inocentes como un manatí. Cada año las muertes de tiburones a personas se cuentan con los “dedos de una mano”. Se mueren más personas por ataques de mosquitos que por encuentros por tiburones.

La base de datos International Shark Attack File (ISAF) analizó qué animales matan a más personas cada año, el tiburón no está ni entre los 10 primeros. De hecho, dicha lista la encabezan los mosquitos, que en un sólo día generan más víctimas que los escualos en 100 años.

De acuerdo con ISAF, 750 mil muertes anuales se atribuyen a picaduras de mosquitos, 50 mil a serpientes y 25 mil a los perros. En el caso de los tiburones sólo 5 fueron mortales en 2019.

La asimetría de muertes es reveladora cuando encontramos que es el humano el que mata millones de tiburones cada año. Van algunos datos.

Una investigación publicada en diciembre de 2012 en la revista Marine Policy expuso que cada año desaparecen 100 millones de tiburones a causa del ser humano.

Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) registró que las capturas mundiales de tiburones se han triplicado desde 1950 y alcanzaron su nivel más elevado de todos los tiempos en el año 2000, con 888 mil toneladas.

Existen más de 400 especies de tiburón en el mundo y según la FAO, el valor del comercio global de productos de tiburón es aproximadamente de mil millones de dólares al año.

La explotación de tiburón ha puesto en peligro a algunas de sus especies y es que de acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) un cuarto de los tiburones y las rayas del mundo está amenazado de extinción.

México pinta en ese escenario internacional, ya que es es el sexto país con mayor volumen de captura de tiburón y se apunta con la falta de políticas de trazabilidad, manejo de pesca opaco e inadecuado, contaminación, pesca ilegal, pesca incidental y la casi omisa vigilancia.

De acuerdo al Instituto Nacional de Pesca (Inapesca), en nuestros litorales marinos habitan cerca de 100 especies de tiburones, de las cuales alrededor 39 especies son de de gran importancia comercial de acuerdo a la cantidad en sus capturas.

Para la UICN, el tiburón martillo de México está clasificado en peligro, mientras que especies como el tiburón ballena, peregrino, blanco, mako, puntas blancas, prieto, entre otros se clasifican como amenazadas.

Un estudio de Oceana hecho en la Ciudad de México sobre fraude y sustitución de bacalao publicado en noviembre del año pasado, detectó que el 31.5% de las veces que hubo sustitución, es decir, vendieron otra especie por bacalao. De ese universo, el 66% se trató de elasmobranquios (tiburón y rayas), incluido el tiburón martillo, una especie catalogada por la UICN como en peligro.

Otros tiburones amenazados que arrojó la investigación de Oceana fueron: cazón mamón, tiburón toro y tiburón coralino. Como tiburones vulnerables detectaron al tiburón de puntas negras, tiburón zorro y tiburón sedoso.

El papel de los tiburones para mantener la salud del océano es irremplazable y muchos de ellos están amenazados y en peligro de desaparecer, y sin saberlo, nos los estamos comiendo.

Pero el problema no es comerlos, la humanidad los ha aprovechado como alimento por muchos años, el problema es la pesca desordenada. Recordemos que, para tener alimento del mar, debemos salvar los océanos.

De acuerdo con Renata Terrazas, Vicepresidenta de Oceana en México, la falta de trazabilidad, entre otros factores, en México se “permite” que el tiburón pueda ser vendido como bacalao.

Oceana propone tres acciones que el gobierno federal puede tomar de inmediato para empezar a corregir este problema, no sólo del tiburón, sino de todas las especies que son sustituidas:

  • Una norma obligatoria de trazabilidad en los productos del mar, que permita rastrear el pescado del barco al plato (trazabilidad).
  • Reglas de mejor etiquetado para los productos del mar, que le den a los consumidores la información que necesitan.
  • Una lista oficial de los nombres con los que está permitido llamar a las especies de peces y mariscos que consumimos en México.

Estas maravillosos e importantes peces debemos procurarlos para que existan al menos otros 400 millones de años más en el mundo y sigan brindado alimento a la humanidad y equilibrio en los océanos. Su explotación tiene que ser verdaderamente ordenada, regulada y vigilada.

Autoridades, pescadores y sociedad tenemos que acelerar acciones por el bien de los tiburones, por el bien de los océanos, por el bien de todos.

* Luis Rodmun es director de Comunicación de @OceanaMexico, la organización internacional más influyente centrada en la conservación de los océanos, la protección, restauración de los mares del mundo y en cambios de política pública para aumentar la biodiversidad y la abundancia de la vida marina. A lo largo de su desarrollo como periodista y estratega de comunicación en empresas nacionales e internacionales ha colaborado por el desarrollo sustentable de su entorno.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.