Pescadores artesanales, claves para la soberanía y seguridad alimentaria
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
Pescadores artesanales, pieza clave para la soberanía y seguridad alimentaria de México
A pesar de reportar menor volumen en su captura, las pesquerías artesanales generan más puestos de trabajo que aquellas que reportan mayor volumen, como las industriales, de acuerdo con el Mapa Social de la Pesca de Oceana México.
Por Mariana Reyna y Esteban García-Peña
11 de mayo, 2022
Comparte

Cuando vas al mercado en busca de pescados, ¿te has preguntado de dónde vienen o quién pescó este importante y rico alimento? Generalmente imaginamos a un par de pescadores en una lancha pequeña que salen muy temprano en la mañana, pescan sus productos y regresan a sus comunidades a vender lo que capturaron, para después regresar a sus casas con sus familias a pasar la tarde y no pensamos en grandes barcos que se adentran en mar adentro por semanas y que llevan decenas de personas como parte de la tripulación.

Efectivamente son ellos – los pescadores con embarcaciones pequeñas, también conocidos como pescadores ribereños o artesanales- quienes ponen la mayoría de los productos marinos en nuestras mesas y cuya participación en la soberanía y seguridad alimentaria es muy relevante.

En Oceana hemos creado una herramienta, el Mapa Social de la Pesca, que nos permite identificar aquellas pesquerías que generan mayor o menor beneficio social por el número de puestos de trabajo que involucran. De esta manera hemos encontrado que las pesquerías artesanales, a pesar de reportar menor volumen en su captura, generan más puestos de trabajo que aquellas que reportan mayor volumen, como las industriales.

El Mapa Social de la Pesca nos permite observar que sardinas y atunes participan más en el total final de toneladas capturadas en todo México, mientras que otros productos como huachinango, mero, robalo, pulpo, jaiba, langosta y almejas cuentan con un mayor número de permisionarios, permisos y embarcaciones, representando así́ mayores beneficios sociales al generar más puestos de trabajo.

Específicamente, observamos que a nivel nacional existen 3,560 permisos de pesca distribuidos en los 17 estados costeros del país, con 2,647 permisionarios que amparan a un total de 11,534 embarcaciones, de las cuales 93% corresponden a la flota artesanal. Este instrumento puede conducirnos a un mejor aprovechamiento pesquero: uno que considere y evalúe el impacto social de la pesca para el desarrollo nacional, una hoja de ruta para atender y rescatar especies relevantes que se encuentren en situación de sobrexplotación o deterioro y proteger una fuente de riqueza que hoy se conoce poco y que no se aprovecha de manera sostenible ni incluyente.

Los detalles de esta herramienta pueden consultarse en línea. En resumen, incluye información a partir del número de permisos vigentes, permisionarios, embarcaciones (por tipo de flota ribereña o industrial) y los estados donde se realiza cualquier pesquería, así como información social y económica relevante de las comunidades pesqueras.

Pero el Mapa Social de la Pesca también identifica los grandes retos del sector pesquero en México. Por una parte, muestra que la mayoría de los recursos humanos y financieros que destina el gobierno federal a la pesca, se concentran principalmente en aquellas pesquerías que reportan más volumen, como es la pesca industrial de especies como sardina, atún y camarón, dejando a un lado las pesquerías que, como ya se mencionó, reportan más beneficios sociales pero menores volúmenes.

Y por otra parte, muestra que esas especies con menores recursos y atención se encuentran en serias condiciones de abandono, sin planes para su manejo sustentable y sin acciones para su recuperación, aún y cuando el 43% de estas se encuentran sujetas a sobrexplotación y en serias condiciones de deterioro.

De esta manera, el Mapa Social de la Pesca también nos permitió identificar que, si se mantiene esta situación de abandono en las pesquerías artesanales, continúa la tendencia de deterioro de las especies de las que estas dependen y no se asegura la adopción de acciones para su recuperación por parte del gobierno federal, la mitad de los pescadores artesanales sufrirán un empobrecimiento progresivo en los próximos años.

Tan solo en los estados de Sonora y Sinaloa, que ocupan los lugares 1 y 2 en la captura de especies pesqueras a nivel nacional, alrededor de la mitad de los pescadores artesanales podrían estarán por debajo de la línea de pobreza si no se focalizan más recursos para la evaluación, manejo y recuperación de sus especies prioritarias. ¿Qué decir de otros estados con menor producción pesquera?

Desde Oceana, queremos compartir el Mapa Social de la Pesca como una herramienta para fortalecer la toma de decisiones en el sector, que permita identificar comunidades pesqueras y especies en riesgo y así focalizar recursos donde más hacen falta para recuperar la abundancia del mar, aliviar la pobreza y darle vida a un sector que puede ser clave para el desarrollo del país.

* Mariana Reyna es científica de Océanos y Pesquerías. Esteban García-Peña es director de las campañas de Pesquerías de Oceana en México.

Redes sociales de Oceana: Facebook, Twitter, Instagram

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.