Pesquerías colapsadas y legisladores indiferentes - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
Pesquerías colapsadas y legisladores indiferentes
En los últimos 20 años el gobierno de Mexico solo ha elaborado planes de manejo sostenible para el 25% de las pesquerías del país, y mas de la mitad de la información que usa para administrar la pesca nacional no ha sido actualizada en casi una década.
Por Esteban García-Peña Valenzuela
19 de enero, 2021
Comparte

Para aprovechar la marea, esa mañana Juan salió muy temprano de casa a pescar camarón. Con dos hijos pequeños y otro en camino, hay muchos gastos que afrontar en casa. Juan vive en la región conocida como Huizache Caimanero, en la costa sur del estado de Sinaloa.

Debido a la fuerte marejada, ese día le tomó más de dos horas llegar a la laguna donde habitualmente ha pescado camarón, al igual que su padre y abuelo lo hicieran muchos años atrás. Eso sí, andaba de suerte, pues la panga no volcó a pesar del oleaje.

Ni las extensas redes, ni las largas horas de arrastre, pudieron salvar la mañana. Sólo pudo sacar 10 kilos, que a precio del “coyote” o intermediario en la playa, tal vez alcanzarán para la gasolina, o tal vez no. Apenas hace unos diez años, el padre de Juan sacaba hasta 80 kilos, por salida. Hoy, la situación es muy distinta.

La historia de Juan es ya un relato cotidiano en el país. Tanto la pesquería de camarón de laguna costera, como muchas otras especies pesqueras, puede estar en riesgo de colapsar por diversas causas: contaminación, destrucción de hábitats y desde luego por sobrexplotación. Si, leyó bien, sobrexplotación. Los océanos no son infinitos  y, cuando se nos pasa la mano como ya es costumbre, agotamos continuamente sus recursos.

¿Alguna vez que comió ese gustado marisco o pescado, se preguntó cuáles y cuántas especies pesqueras hay? ¿Cuáles podemos comer? ¿Cuántas están disponibles? ¿Cómo han llegado hasta su mesa?

Le diré que en México, 4 de 10 especies importantes para la pesca y consumo están en riesgo. Las fuentes de contaminación por agroquímicos, desechos urbanos y residuos industriales, sumadas a la destrucción de hábitats por la construcción de infraestructura y las alteraciones fisicoquímicas del agua por el cambio climático son parte del problema, como lo afirma la FAO en su reciente informe sobre el estado mundial de la pesca.

Por si fuera poco, al menos el 50% de la pesca en México es irregular -que se realiza sin los procesos y permisos oficiales-. Conocida como pesca ilegal, no regulada o no reglamentada, esta actividad implica mayor presión sobre las poblaciones de peces, e impide contar con la información necesaria sobre la abundancia, disponibilidad, estado y salud de las especies pesqueras.

De seguir así, no sólo habrá menos pescados y mariscos para la mesa. Los ingresos y seguridad alimentaria de los pescadores, alrededor de 250 mil, y desde luego, sus familias, están en grave riesgo.

La protección, restauración y el manejo adecuado del océano son cruciales para asegurar que podremos seguir aprovechando los recursos pesqueros. Desafortunadamente, como lo reveló la Auditoría Pesquera elaborada por Oceana, en los últimos 20 años el gobierno de Mexico solo ha elaborado planes de manejo sostenible para el 25% de las pesquerías del país, y mas de la mitad de la información que usa para administrar la pesca nacional no ha sido actualizada en casi una década.

Así como usted requiere de cuidados, atención y rehabilitación en caso de enfermar o tras un accidente, los ecosistemas marinos y las especies acuáticas requieren cuidados para recuperar su productividad y abundancia.

Al momento, son prácticamente inexistentes las acciones o protocolos para abordar esta problemática, y las autoridades federales responsables, particularmente SADER, CONAPESCA e INAPESCA no desarrollan ni ejecutan medida alguna para restaurar los ecosistemas marinos y recuperar la abundancia de las especies pesqueras.

Es momento de establecer procesos oficiales que obliguen la intervención de las autoridades pesqueras en la identificación, protección y restauración de especies deterioradas, y se asegure la participación de los diversos actores sociales en las decisiones sobre el sector pesquero mexicano.

Finalmente, tenemos de dos opciones: seguir este proceso de desgaste, desorden y pérdidas en la pesca nacional, o poner manos a la obra para ordenar al sector y recuperar la abundancia del océano y su potencial pesquero.

En febrero próximo iniciará el último período ordinario de sesiones del actual Congreso de la Unión. Las y los diputados miembros de la Comisión de Pesca en la Cámara de Diputados tendrán una última oportunidad por subsanar toda la improductividad que mostraron durante estos casi tres años de gestión, y aprovechar los tres meses que les quedan para elaborar una reforma que garantice la restauración de la abundancia y el manejo adecuado de los recursos pesqueros.

@OceanaMexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.