close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
¿Sabes si ese pescado está en veda?
Las vedas son actos administrativos de la autoridad pesquera Conapesca, en donde se prohíbe la pesca de una especie de manera definitiva o por un determinado tiempo para protegerles del gran depredador: el humano.
Por Oceana México
5 de marzo, 2019
Comparte

Por: Renata Terrazas (@Renaterra_zas)

El año pasado llamó mi atención el revuelo que causó la comunicación del gobierno federal sobre la veda del pulpo. Una infografía de un pulpo hembra en su cueva se hizo viral y las personas comenzaron a fiscalizar a otros usuarios de redes sociales sobre su consumo de pulpo.

Un amigo posteó una foto comiendo pulpo a la gallega y recibió insultos por todos lados. La gente sabía que el pulpo estaba en veda y no deseaba consumirlo ni que otros lo comieran. Sin embargo, varios matices no pudieron ser comunicados con esa infografía.

Las vedas son actos administrativos de la autoridad pesquera, (para México, la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura -Conapesca-) en donde se prohíbe la pesca de una especie de manera definitiva o por un periodo determinado de tiempo.

Especies que han estado o siguen estando en grave riesgo, no pueden ser pescadas en ningún momento. Tortugas, ballenas, tiburón blanco, tiburón ballena, delfines, focas, entre otros, están en una veda permanente y con ello los protegemos del gran depredador: el humano.

Las vedas temporales se imponen sobre especies para las cuales la ciencia biológica señala que deben contar con periodos sin pesca donde puedan reproducirse con libertad y crecer sin la amenaza humana de ser pescados. Se imponen por unas semanas hasta varios meses y siempre se fijan en una zona determinada.

Si bien las vedas son fundamentales para cuidar el mar y las especies que lo habitan, y es de aplaudir que la gente se preocupe porque se apliquen, la realidad no nos permite hacer mucho con la limitada información que se genera y con la que cuenta la Conapesca.

Regresando con el pulpo, la veda de éste es sólo sobre dos especies, aunque al menos se pescan cinco. ¿Cómo saben los consumidores cuál pulpo es cuál? Para la mayoría de los mortales el pulpo es pulpo y no podemos distinguir uno de otro.

A esta complicación se le suma que una de las dos especies en veda, el octopus vulgaris tiene dos vedas, una en la zona de Campeche, Yucatán y Quintana Roo, la otra en la del Parque Nacional: Sistema Arrecifal Veracruzano.  ¿Cómo podemos saber los consumidores cuándo se pescó en un lado y cuándo en otro?

Por último, dado que las vedas siempre tienen un inicio y un fin, es imposible saber cuándo fue pescado el pulpo que tenemos en el plato. Porque la veda es sobre la pesca, no sobre el consumo. Así que conocer que el pulpo está en veda nos dice tanto como no saberlo.

Y es de verdad una lástima porque lo que la campaña sobre la veda del pulpo del año pasado nos enseñó que las personas están ávidas de información que les permita proteger a los mares y a las especies que ahí viven.

Entonces, ¿qué hacemos? En Oceana México nos dimos por aludidos con esa increíble reacción de la gente sobre las vedas. Hemos visto la constante preocupación por la salud de los mares y las ganas de involucrarse de las personas en las costas, ciudades, en consumidores de pescados y mariscos o simples amantes del mar.

Por ello, desde hace meses venimos trabajando una propuesta para poder rastrear el pescado y marisco desde el mar al plato. Que se genere información sobre la fecha y zona de pesca con la cual podamos llamar a cuentas a nuestras autoridades, pero también a los actores en la cadena de comercio de los productos del mar.

Cuando esta información se genere y llegue a nuestras manos, podremos saber si lo que comemos es en verdad lo que nos dicen, si se respetaron las vedas, y, sobre todo, podemos saber que consumimos un producto legal que no le quita el trabajo a nuestros pescadores.

Pero además de eso, podemos estar seguros de que las autoridades estarían haciendo su trabajo, vigilando de manera más eficaz que se pesque de manera ordenada y sustentable.

Así que, nosotros ya estamos buscando tener información suficiente en las etiquetas de nuestros productos del mar para ejercer nuestro derecho como consumidores y ser parte de la solución ante los problemas que aquejan el mar.

En lo que esto sucede, no olvides preguntarle a tu marchante y mesero de confianza:

1) ¿Qué pescado o pulpo es?

2) ¿Cuándo y dónde se pescó?

3) Y si te lo puede comprobar

En la medida en la que más personas nos sumemos a la exigencia de contar con esta información, lo lograremos más pronto.

//

 

* Renata Terrazas lleva más de 10 años trabajando en organizaciones de la sociedad civil, se especializa en temas de transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana. Actualmente es directora de campañas de transparencia en @OceanaMexico, organización internacional centrada en la conservación de los océanos; la protección y restauración de los mares del mundo, y en cambios de política pública para aumentar la biodiversidad y la abundancia de la vida marina.

 

@OceanaMexico

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte