Secuestro y abandono de la pesca en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
Secuestro y abandono de la pesca en México
Violando cuotas, límites de talla y artes de pesca, el crimen organizado ha secuestrado muchas pesquerías artesanales en el país, dejando sin sustento a miles de comunidades y debilitando las especies marinas por sobrexplotación.
Por Esteban García-Peña Valenzuela
22 de junio, 2022
Comparte

Sofía* encontró esa mañana un mensaje que echó al piso cualquier esperanza de vivir mejor: “Tomaremos tu lancha para la marea de curvina. Si algo nos sobra, ahí te lo dejamos”. Hombres armados con cuernos de chivo habían dejado una nota en el ahora espacio vacío, donde se encontraba la lancha de Sofía, que estaba lista para zarpar, con todo y gasolina, redes y equipo recién adquirido. Era el inicio de la temporada de captura de curvina golfina en el Alto Golfo, la segunda pesquería de mayor importancia social en el Golfo de California, vital para la sobrevivencia de la etnia Cucapá, de la cual forma parte Sofía.

Lo mismo pasó meses después cuando el pueblo se preparaba para la temporada de medusa bola de cañón, una especie que se captura por la gran demanda que tiene en mercados asiáticos, importante para mejorar los ingresos de las familias Cucapá y con la que generalmente cubren sus gastos de mantenimiento, lanchas, equipo y reserva para los meses de veda. Este año, ni pesca, ni sustento, ni reserva. A decir de Sofía, el crimen organizado ha tomado a la pesca como una actividad con ganancias sustantivas e inmediatas y que “la falta de control sobre la captura de curvina va agotando la especie, que cada año reporta menores tallas y volumen. La curvina ahora se está sobrepescando”.

Violando cuotas, límites de talla y artes de pesca, el crimen organizado ha secuestrado muchas pesquerías artesanales en el país, dejando sin sustento a miles de comunidades y debilitando las especies marinas por sobrexplotación. Desde hace años, en México han aumentado los robos de embarcaciones, secuestros y extorsiones al sector pesquero, por parte del crimen organizado. Miles de comunidades pescadoras en México viven abusos cuando les cobran “derecho de mar”. Así como el cobro por derecho de piso, donde bajo amenaza se extorsiona a personas de diversos sectores y giros comerciales a cambio de pago de cuotas, ahora las y los pescadores tienen que enfrentarse a esta modalidad de crimen.

Además de robarles, secuestrarles y extorsionarles, personas armadas obligan a pescadores a llevar un control de los volúmenes y especies capturadas por medio de libretas, que previamente deberán mostrar a sus plagiarios, para que éstos calculen el pago de la cuota o las migajas que les dejarán. Son más de 250 mil pescadores artesanales o ribereños, quienes se encuentran en riesgo o sufren directamente esta modalidad de extorsión. Es tan grave el fenómeno, que son los propios plagiarios, quienes se han convertido en los compradores y comercializadores de los productos marinos, previo descuento del “derecho de mar”.

Si bien el cobro por derecho de mar no es nuevo, a decir de diversos actores pesqueros,  este se ha incrementado desde que la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (CONAPESCA) abandonó la inspección y vigilancia de la pesca en aguas nacionales. Este abandono permitió el incremento de la pesca ilegal en el país y que el crimen organizado ocupara funciones regulatorias del Estado. Al secuestro de la pesca por parte del crimen organizado se suma el abandono del sector pesquero por parte del gobierno federal. Además de claudicar en su obligación de brindar seguridad y legalidad a la pesca, el recorte presupuestal a la pesca hace suponer que la ilegalidad y el deterioro de nuestros mares aumentará.

Habrá que recordarle al titular de la Sader, Víctor Manuel Villalobos, y al titular de CONAPESCA, Octavio Almada Palafox, que también el sector pesquero es importante, pues además de reportar ingresos anuales por más de 40 mil millones de pesos, es fuente de empleos directos e indirectos para dos millones de personas en nuestro país. Por ello, resulta paradójico que, si las primicias para este gobierno son la generación de empleos, la reducción de la pobreza y el alivio del hambre, sea el propio gobierno quien da la espalda a un sector productivo tan relevante como la pesca.

En sus manos está, terminar de hundir al sector pesquero en el abandono, o darle nueva vida como un sector estratégico para el desarrollo del país. La etnia Cucapá, los pescadores del Golfo de California y los cientos de miles de familias que dependen de la pesca en todo el país, esperan una pronta respuesta.

@OceanaMexico

 

* Por seguridad en su identidad, hemos cambiado el nombre y detalles de personas que aparecen en el texto.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.