Trazabilidad con “t” de tiburón - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Atarraya
Por Oceana México
ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mare... ATARRAYA publica temas sobre océanos, diversidad marina, protección y restauración de los mares de México, así como temas de la agenda pública del sector pesquero nacional. Twitter: @OceanaMexico (Leer más)
Trazabilidad con “t” de tiburón
A pesar de la importancia ambiental y socioeconómica que tienen los tiburones, su manejo no es el adecuado. Por esto hoy la trazabilidad es una necesidad impostergable. La trazabilidad nos permitiría saber con certeza qué especie es la que se captura realmente y como consumidores nos da la oportunidad de tomar decisiones de consumo responsable.
Por Mariana Aziz
29 de octubre, 2021
Comparte

A pesar de lo que nos han hecho creer en las películas, un océano lleno de tiburones es benéfico para los ecosistemas marinos, las especies que ahí habitan y para las personas que aprovechamos la abundancia de los mares. Un gran número de especies de tiburón son lo que se conoce como depredadores tope. Estas especies son las que están hasta arriba en las cadenas alimenticias y su presencia es señal de una rica biodiversidad que se mantiene en equilibrio.

Desafortunadamente en México no estamos haciendo un buen trabajo protegiendo a estas especies de gran importancia. En Oceana encontramos que en muchas ocasiones comemos especies de tiburón que se encuentran amenazadas. La sustitución entre especies de tiburón es un fenómeno común que sucede en diversas ciudades de México y entre diversas especies.

Esto invisibiliza la gran variedad de especies de tiburón que se comercializan, al venderse  bajo el nombre comercial de “cazón”, el cual solo debería usarse para nombrar a ocho especies de tiburón. También encontramos especies de tiburón vendidas bajo el nombre de pescados como el “marlín” o “bacalao”. En México existen 111 variedades  de tiburón.

Entre las muestras analizadas encontramos tiburón martillo, especie clasificada en peligro crítico de acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza,  y tiburón martillo cabeza de pala y mako, especies en peligro. Estos tiburones enfrentan un riesgo de extinción extremadamente alto o muy alto en estados de vida silvestre.

Hoy en día podrías estar consumiendo alguna de estas especies de tiburón en peligro sin siquiera saberlo, ya que se venden bajo otro nombre completamente distinto.  A pesar de que se permite la pesca de estas especies, como consumidores tenemos el derecho a tomar decisiones de consumo informadas y responsables guiadas por la búsqueda de la sustentabilidad.

Además de que como consumidores no podemos saber qué especie de tiburón es la que estamos consumiendo, todos los permisos de pesca que la autoridad otorga para pescar estas especies se da bajo la categoría de “cazón y tiburón”. Esto a pesar que en esta categoría agrupa a al menos 9 especies en el Golfo de México y el Caribe y en el Pacífico se refiere a por lo menos 27 especies.

A pesar de la importancia ambiental y socioeconómica que tienen los tiburones, su manejo no es el adecuado. Por esto hoy la trazabilidad es una necesidad impostergable. La trazabilidad nos permitiría saber con certeza qué especie es la que se captura realmente y como consumidores nos da la oportunidad de tomar decisiones de consumo responsable. Conocer esta información es fundamental para que la autoridad, en este caso la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), defina las estrategias adecuadas de conservación y manejo para la gran variedad de especies de tiburón que se pescan en los mares de México.

Cada especie de tiburón tiene condiciones biológicas distintas, ciclos de reproducción y un número de crías diferentes. Por ejemplo, existen especies de crecimiento rápido, reproducción temprana y camadas de entre 30 y 40 crías, mientras que existen otras especies que de reproducción más lenta, tienen tres a cinco crías por lo que su manejo no puede ser el mismo y el ritmo de aprovechamiento no puede ser igual. Al no saber qué se está pescando o qué estamos consumiendo también ponemos en riesgo la existencia de ciertas especies.

Desde diciembre de 2019, se puso en marcha un proceso para elaborar una norma de trazabilidad. Es urgente que la CONAPESCA, a cargo de Octavio Almada, retome este proceso y priorice la aprobación de esta norma. La protección de los ecosistemas marinos, de especies de enorme importancia como los tiburones, del sustento de muchos pescadores y pescadoras  y los derechos de las consumidoras y consumidores, están en la cancha de la autoridad pesquera.

@OceanaMexico

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.