3 razones por las que es tan importante beber agua
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

3 razones por las que es tan importante beber agua (incluso si no tenemos sed)

La deshidratación se ha asociado con alteraciones urológicas, gastrointestinales, circulatorias y neurológicas. Dos científicas españolas comparten consejos prácticos para convertir al agua en una de las mejores aliadas de la salud.
10 de julio, 2021
Comparte

Buscamos esperanzados agua más allá de nuestro planeta como la única posibilidad de que haya vida. Sin embargo, aquí, en la Tierra, apenas le prestamos atención.

A pesar de que nos va la vida en ello, el agua es el nutriente olvidado en la investigación científica.

Las evidencias para determinar las recomendaciones de ingesta de agua en relación con sus efectos sobre la salud son escasas. Incluso algunas guías alimentarias ni la mencionan.

El problema radica en que faltan estudios de largo alcance y con un gran número de participantes.

Solo de esta forma se pueden determinar cómo nos afectan grados de deshidratación pequeños, que son los que realmente se dan en el día a día en personas sanas.

En este artículo pretendemos dar una visión de conjunto para entender por qué es tan importante mantener un buen estado de hidratación y cómo hacerlo.

En constante equilibrio

Mantener el balance de agua en nuestro cuerpo es fundamental para nuestra supervivencia.

Por esta razón, tenemos un sistema muy fino que mantiene sus niveles dentro de un rango estrecho, a pesar de la gran variabilidad en la ingesta de agua.

Cuando bebemos poca agua, se ponen en marcha dos mecanismos. Uno de ellos tiene como finalidad disminuir la pérdida de agua a través de la orina. El otro es el mecanismo que dispara la sed.

Por estas razones, en condiciones fisiológicas la acumulación de líquidos no puede ser la razón principal para el exceso de peso corporal (sobrepeso u obesidad).

Si sospechamos que retenemos líquidos, debemos acudir al médico.

Por otro lado, resulta muy difícil beber tanta agua como para que tenga efectos negativos.

Esto es así, principalmente, porque el riñón tiene una alta capacidad para eliminar el exceso en la orina (0.7-1 litro/hora).

Deshidratados enfermamos más

Estudios científicos apuntan a una asociación directa entre el grado de hidratación y ciertas enfermedades. Concretamente, la deshidratación se ha asociado con alteraciones urológicas, gastrointestinales, circulatorias y neurológicas.

Sin embargo, en muchos casos las evidencias son escasas o inconsistentes como para sacar conclusiones claras.

Estudios observacionales relacionan un consumo habitualmente bajo de agua con un mayor riesgo de problemas cardiovasculares en el futuro.

De la misma forma, una ingesta baja de fluidos también es un factor de riesgo para la formación de piedras en el riñón.

Manos bajo un chorro de agua

Getty Images
La deshidratación se ha asociado con alteraciones urológicas, gastrointestinales, circulatorias y neurológicas.

A esto se le suma que en 2016 se realizó un gran estudio con una muestra representativa de la población de EE.UU.

Los resultados mostraron mayor índice de obesidad en personas que no tenían una buena hidratación. Además, el índice de masa corporal también fue más elevado.

Por otro lado, estudios de diversa índole apuntan a una interacción directa entre una ingesta pobre de agua y problemas metabólicos.

Además, la pérdida de agua corporal durante el ejercicio parece afectar negativamente al rendimiento físico.

El cerebro tampoco sale ileso cuando ingerimos menos líquido del debido. Una revisión publicada en 2015 encontró que, según los 21 estudios analizados, la deshidratación está asociada con personas menos alerta y más fatigadas.

En cuanto a la capacidad cognitiva, son necesarios estudios con mayor número de personas para poder obtener evidencias convincentes.

Cómo mantener una buena hidratación

Estudios en España y en varios países de Iberoamérica muestran que, en general, la población no alcanza la ingesta de agua recomendada. Por lo tanto, es necesaria una mayor concienciación sobre la necesidad de beber más agua.

La mejor forma es beber cuando tenemos sed.

Parece obvio, pero muchas personas no sienten sed, no le prestan atención o incluso puede que no la reconozcan.

Por eso es fundamental adquirir un buen hábito de hidratación desde pequeños e insistir mucho a las personas mayores.

Frutas

Getty Images
Otras fuentes importantes de este nutriente son los alimentos como verduras, hortalizas y frutas, porque más del 80% son agua.

Las diversas instituciones nos recomiendan tomar 2-3 litros de agua al día. Esta cantidad debe aumentar en verano o si realizamos ejercicio físico.

Hay que beber agua, no hay otra alternativa. Es preferible hacerlo en pequeñas cantidades a lo largo de todo el día. Es la mejor forma de favorecer la absorción del agua.

Otras fuentes importantes de este nutriente son los alimentos como verduras, hortalizas y frutas, porque más del 80% son agua.

Las bebidas azucaradas no son una opción por su alto contenido en azúcares libres. Estos están relacionados con mala calidad de la dieta, obesidad y riesgo de contraer enfermedades no transmisibles.

Las bebidas con edulcorantes tampoco son recomendables. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) coinciden en que los productos con edulcorantes no son saludables. Consideran que “el consumo habitual de alimentos de sabor dulce (con o sin azúcar) promueve la ingesta de alimentos y bebidas dulces, incluso los que contienen azúcar”.

A modo de conclusión

Es cierta la manifiesta falta de estudios que conduzcan a la determinación clara de las recomendaciones de consumo de agua. Hay que reconocer que esto genera dudas y las tentaciones obvias de buscar en internet.

Pero, si los expertos reconocen que faltan evidencias, ¿podemos fiarnos de las afirmaciones o controversias fomentadas por empresas embotelladoras, influencers y opinantes de todo tipo?

Mujer bebiendo agua de un vaso

Getty Images
Es preferible beber agua en pequeñas cantidades a lo largo de todo el día. Es la mejor forma de favorecer su absorción.

Estas humildes autoras se declaran incompetentes para poner en jaque a las instituciones que, con más o menos evidencias, aportan su opinión crítica y fundada.

Por lo tanto, convirtamos el agua en nuestro compañero más fiel este verano. Levantemos el codo con la convicción de que, si bien puede no parecernos un manjar para nuestro paladar, sin agua, no hay vida.

*Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión original aquí.

Ana Belén Ropero Lara es profesora titular de nutrición y bromatología y Directora del proyecto BADALI, web de Nutrición en el Instituto de Bioingeniería, Universidad Miguel Hernández. Marta Beltrá García-Calvo es profesora de nutrición y bromatología, Universidad Miguel Hernández


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Archivo Cuartoscuro

Bolear zapatos a domicilio y vender dulces en camiones, el camino de una madre para enfrentar la crisis por COVID

El ingreso promedio de los trabajadores no asalariados -como Judith- es de 276 pesos. En el caso de las personas trabajadoras del servicio público de limpia es de 242 pesos y de las trabajadoras del hogar de 350 pesos, sin embargo, durante abril de 2020, los ingresos de algunos de estos trabajadores fueron de cero pesos.
Archivo Cuartoscuro
Por Dalila Sarabia
24 de julio, 2021
Comparte

Hubo días en los que Judith Alfaro boleó solo un par de zapatos. Con los 25 pesos que dieron tuvo que hacer malabares para llevar alimento a su casa.

Siguiendo los pasos de sus padres y su hermano, desde hace ocho se dedica a bolear zapatos en la zona de San Ángel, en la alcaldía Álvaro Obregón. En promedio, cuenta, en una jornada de trabajo se hacía de 150 pesos que estiraba lo más posible para costear las necesidades básicas de ella y sus dos hijos: un joven de 22 años y una niña de ocho. Cuando había mucha chamba, subraya, podía ganar hasta 200 pesos. “Esos días eran los mejores”, recuerda.

A inicio del 2020 empezó a escuchar sobre una nueva enfermedad: el COVID-19. Algunos de sus clientes le decían que no era cierto y que de serlo no llegaría a México porque eso estaba pasando en China, otros le decían que sería como cuando llegó la influenza AH1N1 y la ciudad tuvo que ser cerrada por 10 días. Nadie pensaba que a un año y cuatro meses del primer caso positivo la pesadilla seguiría.

“Mis papás trabajan muy cerca de mi lugar (donde boleaba), entonces nos poníamos todavía porque aún iba un poco de gente mientras se hacía oficial lo del confinamiento, pero después pasaban las autoridades y ya no nos dejaban poner. Ha sido muy difícil el poder tener el sustento de la casa, ya que casi vamos al día y ahora con la escuela en casa tenemos que pagar el internet porque sino pues nuestros hijos no reciben educación”, dice Judith.

Entérate | 84% de quienes perdieron su empleo por la pandemia fueron mujeres: Inegi

 La esperanza de que la situación no se complicara tanto era que su hijo trabajaba en una cafetería. Hacía unos meses el joven había hecho su examen para entrar a la universidad, pero desafortunadamente no se quedó. Tomar un trabajo temporal para ayudar a su mamá en los gastos de la casa -mientras volvía a presentar su examen- parecía una excelente opción, pero en mayo de 2020, apenas dos meses después de iniciado el confinamiento, fue despedido.

Para la mujer de 38 años quedarse en casa nunca fue una opción. Si no salía a trabajar ella y sus hijos no comerían e incluso, corrían el riesgo de perder su hogar pues cada mes, sin falta, debe pagar la renta.

Desempleo informal ante COVID

Al principio de la crisis sanitaria por el COVID, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) previó que a nivel mundial mil 600 millones de personas trabajadoras de la economía informal estarían entre las más severamente afectadas y que perderían, al menos, el 60% de sus ingresos. 

Con información tomada del INEGI, la organización Mujeres en Empleo Informal: Globalizando y Organizando (WIEGO, por sus siglas en inglés), estimó que hasta 2019 el empleo total de la Ciudad de México, incluyendo el área metropolitana, era de 9 millones 378 mil 477 personas, de las cuales el 42% eran mujeres y el 58% hombres. El empleo informal representa el 51.3% del empleo total e incluye, por ejemplo, 397 mil 672 personas trabajadoras del hogar y 375 mil 717 personas comerciantes en tianguis y sobreruedas.

Pero también están los voluntarios de limpia, los aseadores de calzado, los organilleros y los fotógrafos de fiestas, por mencionar solo algunos.

El ingreso promedio de los trabajadores no asalariados -como Judith- es de 276 pesos. En el caso de las personas trabajadoras del servicio público de limpia es de 242 pesos y de las trabajadoras del hogar de 350 pesos, sin embargo, durante abril de 2020, cuando se vivió la etapa más restrictiva del confinamiento los ingresos de algunos de estos trabajadores fueron de cero pesos, especialmente entre los trabajadores no asalariados.

De acuerdo con datos de WIEGO en abril de 2020 sólo el 39% de los trabajadores no asalariados pudieron salir a trabajar y durante el segundo semestre del 2020, cuando las restricciones sanitarias fueron aminorando, esto no se tradujo en más trabajo para este sector de la población pues apenas el 36% pudo salir a trabajar obteniendo ingresos muy por debajo de lo que ganaban antes de la pandemia.

Servicio a domicilio

Judith tomó la computadora y en hoja en blanco escribió su nombre y teléfono. Anotó el servicio que ofrecía, descargó la imagen de un bolero y mandó a hacer muchas copias.

“Como mucha gente no ubica el oficio de aseador de calzado, sino que nos ubican más como boleros, entonces ya le puse así y le puse un dibujito referente. Saqué muchas copias y con diurex las anduve pegando en las unidades habitacionales… les pedía permiso a los vigilantes”, explica.

Hubo días en los que su celular nunca sonó, y otros en los que le pedían una, dos o tres boleadas, así que tomaba su cajón de madera e iba a las casas a asear los zapatos que le pidieran.

“Cuando empecé pues no me conocían y tenía yo que estar boleando afuera de su casa, ahí me sacaban los zapatos. Cuando acababa les tocaba y ya se los entregaba”, detalla.

Aunque poco a poco se fue haciendo de clientes, el trabajo escaseó muchísimo. Si la gente estaba confinada, ¿para qué querían zapatos impecables?, de hecho, ni siquiera usaban zapatos. Mientras, en casa de Judith ya no solo se necesitaba lo básico, sino que ahora si quería que su hija no perdiera el ciclo escolar tenía que contratar internet.

En entrevista telefónica, Judith reclama que en todo este tiempo no ha recibido ningún apoyo del gobierno federal y que, aunque el gobierno de Claudia Sheinbaum la apoyó con dos entregas de mil 500 pesos, es un recurso que resultó más que insuficiente.

Venta de dulces

Sin darle tantas vueltas y con la urgencia de que su hija continuara con sus estudios, Judith juntó algunos pesos que tenía y compró chicles y otras golosinas. Las vació en una bolsa y se fue a venderlas a camiones y microbuses que circulan en Calzada de Tlalpan.

“Con lo que realmente he salido adelante es ir a vender dulces a los camiones. Al principio fue difícil porque los choferes y checadores no me conocían y la verdad es que otros vendedores me prohibían algunas rutas, son muy territoriales. Yo les contaba mi situación y la de mi pequeña y como que se fueron suavizando poco a poco”, comparte Judith.

Poco a poco la fueron conociendo y aceptando por lo que hasta la fecha enfrenta la pandemia vendiendo dulces en el transporte público. Dice que hay días que quisiera quedarse más tiempo a vender golosinas, hasta la noche, pero no quiere descuidar a su hija y debe darle seguimiento a sus avances escolares y ayudarle con las tareas.

También mantiene algunos clientes que la llaman para que bolee algunos zapatos. Ya no la dejan trabajando afuera de su casa, dice, en algunos casos la dejan pasar o dejan que se lleve los zapatos a su domicilio y que un par de días después los regrese aseados.

Ha intentado volver a poner su silla en San Ángel, en donde de lunes a viernes trabajaba de 08:00 a 16:30 horas, pero no es viable. No hay trabajo.

“Hemos tenido que buscar el sustento de otras formas pues nuestro oficio básicamente lo sustentan los clientes, los oficinistas, la gente que va al Metrobús, entonces al estar en confinamiento pues la realidad es que no tenemos trabajo. Ahorita muy pocos han regresado a oficina, pero ya no van de traje como antes, van informales y de todos modos no se bolean y yo me imagino que ellos están en la misma situación, han de decir ‘o gasto para una boleada o lo ocupo para comer’”, explica Judith.

Cuando lo que gana no le ajusta siquiera para comer, Judith dice que pide prestado a sus familiares y acepta el taco que sus papás le invitan. Cuando ellos, también boleadores sin empleo, no tienen qué comer y ella sí, les comparte un poco.

Su prioridad es costear mes con mes la renta del lugar donde vive y la cuenta del internet para que su hija continúe sus estudios.

“La necesidad nos hizo sacar todas estas estrategias porque ya no tenía para pagar el internet que tuve que contratar específicamente para la escuela”, agrega.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.