5 avances médicos descubiertos por accidente (incluida una vacuna COVID)
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
EPA

5 avances médicos descubiertos por accidente (incluido uno sobre la dosis de la vacuna de coronavirus)

La ciencia médica puede ser metódica y sistemática, pero algunos de los mayores descubrimientos se han logrado por casualidad.
EPA
29 de noviembre, 2020
Comparte

Se podría suponer que todos los grandes descubrimientos médicos son el resultado de una acción deliberada por parte de los científicos.

Pero estarías equivocado. Muchos grandes descubrimientos son el resultado de accidentes, errores y azar.

Aquí hay cinco de los mejores, comenzando con el más reciente.

1. Dosis de la vacuna de Oxford

Si la vacuna Oxford-AstraZeneca se hubiera administrado en la dosis especificada, la efectividad de la vacuna para detener el covid-19 habría sido un ligeramente decepcionante 62%. (Y digo “ligeramente decepcionante” con cautela porque es un buen resultado, pero al lado del 95% de eficacia de Pfizer y Moderna, no se ve tan brillante).

En Brasil y Sudáfrica, la vacuna de Oxford se administró a la dosis inicial correcta y la segunda dosis un mes después.

Pero en Reino Unido, a los participantes del ensayo se les administró incorrectamente media dosis en la primera ronda y una dosis completa más tarde.

Y, casualmente, esto resultó en un 90% de eficacia.

No solo eso, sino que la dosis “incorrecta” también resultó en efectos secundarios más leves.

2. Penicilina

Quizás el descubrimiento fortuito más famoso en medicina es el descubrimiento accidental de la penicilina de Alexander Fleming en 1928.

Fleming estaba cultivando la bacteria de Staphylococcus y al regresar de unas vacaciones notó que una de las placas de cultivos no tenía crecimiento bacteriano alrededor de una colonia de hongos que había comenzado a cultivar.

Fleming hizo que los cultivos de este hongo, penicilina, estuvieran disponibles en todas partes.

Y fue uno de sus antiguos alumnos quien lo utilizó por primera vez para tratar una infección bacteriana en 1930.

Fue más de diez años después cuando la penicilina comenzó a producirse en cantidades masivas para probar su efectividad clínica en pacientes, tras una investigación pionera de la Universidad de Oxford.

3. Cultivo de bacterias

El descubrimiento y estudio de la bacteriología de Robert Koch fue un avance científico significativo.

Antes de su trabajo, las bacterias eran notoriamente difíciles de aislar unas de otras y, a menudo, se cultivaban en un caldo nutriente que sustenta a muchas especies.

En 1872, Koch notó el crecimiento de distintas colonias en una rodaja de papa y esto sería el catalizador para el uso del agar, que ahora es la sustancia estándar que se usa para cultivar bacterias en una placa de Petri.

Este descubrimiento permitiría a los científicos aislar las bacterias que estaban enfermando a un paciente.

El trabajo de Koch lo llevó a descubrir la primera bacteria causante de una enfermedad con nombre: Bacillus anthracis, que causa el ántrax.

4. Radiografías

La aplicación de rayos X revolucionó la medicina a finales del siglo XIX y principios del XX.

Wilhelm Röntgen se dio cuenta de estos nuevos rayos, a los que llamó “X” por su origen desconocido, mientras estudiaba los rayos catódicos (corrientes de electrodos en tubos de vacío).

Notó que los rayos X podían penetrar cartón y rápidamente los usó para mostrar que también penetraban los tejidos humanos, usando la mano de su esposa para demostrarlo.

La aplicación de estos rayos para mirar dentro del cuerpo humano pronto se generalizó.

Pero había poca comprensión del daño que estaban haciendo.

Se documentaron muchos casos de síntomas típicos de la enfermedad por radiación y exposición, incluidos los de científicos famosos como Thomas Edison.

5. Úlceras estomacales

Se estima que más de 4.000 millones de personas están infectadas con H. pylori, una bacteria que vive en el estómago y puede causar úlceras.

Fueron los esfuerzos incansables de dos investigadores, Barry Marshall y J. Robin Warren, y un período de crecimiento más largo de lo habitual, lo que llevó al descubrimiento de la bacteria.

Antes de esto, se pensaba que el estrés y ciertos alimentos causaban úlceras de estómago.

Si bien estos factores pueden empeorar las úlceras, no las causan.

En 1982, Marshall y Warren estaban estudiando el revestimiento y contenido del estómago de varios pacientes con diversos síntomas gástricos.

Por casualidad, era el fin de semana de Pascua y esto significó que los cultivos de los pacientes se mantuvieron en el laboratorio más tiempo de lo habitual.

Esto resultó en la identificación de una nueva bacteria de crecimiento lento que estaba causando estos síntomas.

Lamentablemente, la renuencia de la comunidad científica a aceptar los hallazgos de los investigadores llevó a Marshall a infectarse con H. pylori al consumir un cultivo vivo de bacterias, volverse sintomático y luego tratarse a sí mismo con antibióticos.

Adam Taylor es profesor y director del Centro de Aprendizaje de Anatomía Clínica de la Universidad de Lacnaster.

Este artículo se publicó originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión original aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Especial

FGR niega carpeta de investigación a hermana de víctima; alega que podría filtrar datos a medios

José Guadalupe Pacheco Malagón murió baleado, junto a otros tres compañeros, que formaban parte de una brigada que custodiaba un ducto de Pemex, cuando fueron atacados por desconocidos, en agosto de 2020.
Especial
Comparte

La Fiscalía General del Estado (FGR) se negó a entregar copias de la carpeta de investigación sobre un asesinato, a la hermana de una víctima, alegando que ésta podría filtrar información, ya que meses atrás Animal Político realizó una nota sobre el caso.

José Guadalupe Pacheco Malagón, exmilitar de 49 años, murió baleado  junto a otros tres compañeros (Eugenio Cruz Mora, Oscar Valentín Gómez Reyes y Leopoldo Felipe Guerrero López) en una emboscada ocurrida el 13 de agosto de 2020 en Cazadero, municipio de San Juan del Río, Querétaro. Los cuatro formaban parte de una brigada que custodiaba un ducto de Pemex cuando fueron atacados por desconocidos.

Lee: José Guadalupe murió con tres compañeros protegiendo un ducto de Pemex; a 6 meses no hay detenidos

Su hermana, Elena Pacheco Malagón, denuncia que no hay avances en las pesquisas y por eso ha solicitado copia del expediente. Un juez de amparo dio la razón a la víctima, que no ha recibido todavía los documentos porque la FGR impugnó la decisión.

“No tengo ningún interés más que saber quién mató a mi hermano”, dice Pacheco Malagón, molesta con la respuesta de la Fiscalía. “Dicen que puedo revelar detalles de la investigación, ¡pero si no hay ningún avance!”, afirma.

Tras el atentado que acabó con la vida de su hermano, Pacheco Malagón fue reconocida como víctima indirecta, es asesorada por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) y ha podido consultar la carpeta de investigación FED/QRO/SJR/0001735/2020 en la sede de fiscalía de Querétaro.

Para no tener que depender de los horarios de los investigadores y poder consultar los avances con más detenimiento, la mujer solicitó copia simple de los documentos, según le corresponde por ley. Sin embargo, el 14 de abril de este año recibió la negativa.

El argumento sorprendió a Pacheco Malagón. Entre sus razones para no darle copia del expediente, la FGR alegaba que Animal Político elaboró una nota sobre el caso, que se puede consultar aquí. En la misma, la hermana de la víctima hace referencia a la carpeta de investigación para explicar que los vigilantes iban bromeando antes de sufrir el ataque y que no existe ninguna línea que señale a posibles culpables.

Además, la fiscalía argumenta que existen más víctimas directas e indirectas y que la fuga de información podría revictimizarlas.

Animal Político consultó con FGR sobre el caso, pero hasta el cierre de la edición de esta nota no había recibido respuesta.

Ante esta negativa la mujer presentó un amparo, que fue resuelto a su favor. En su sentencia, el juzgado tercero de amparo y juicios federales en el estado de Querétaro dice que “en ningún caso la reserva puede invocarse para impedir a la víctima el acceso al expediente de una causa penal, pues la potestad del Estado de evitar la difusión del contenido del proceso de ser el caso, debe ser garantizada al adoptar las medidas necesarias compatibles con el ejercicio de los derechos procesales de las víctimas”.

Así, el juez estima que la carpeta debe estar a disposición de la víctima.

A pesar de la sentencia, Pacheco Malagón no ha recibido todavía las copias de la carpeta ya que la FGR impugnó la sentencia de amparo.

Más allá de la batalla legal por el acceso a la carpeta de investigación, la lucha de esta mujer es por saber quién mató a su hermano. Y al día de hoy, cuando ya ha transcurrido más de un año desde el asesinato, apenas hay explicaciones.

Lee más: A un año de las muertes en hospital de Pemex, no hay sanciones ni pensión a familias ni información

Aunque una respuesta de Pemex a una solicitud de información de Animal Político puede arrojar algo de luz: el asesinato de los cuatro guardias de seguridad no era el primer ataque que se registraba en la zona y apenas un mes antes, el 5 de julio, trabajadores de la empresa petrolera respondieron a balazos una agresión armada.

“Durante el servicio de patrullaje los trabajadores fueron agredidos por civiles quienes portaban armas de fuego, por lo que estos procedieron a repeler la agresión”, dice esta respuesta.

La afirmación se contradice con otro documento enviado por Pemex a solicitud de la hermana de la víctima en la que se niegan ataques previos.

“No se cuenta con información de que algún grupo de vigilancia de agentes adscrito al departamento de seguridad física en Querétaro hayan sufrido ataques dentro de los seis meses anteriores a la fecha de solicitud”, dice.

Hasta el momento solo se sabe que los cuatro oficiales circulaban en una camioneta de vigilancia de ducto cuando cerca de las 23 horas fueron emboscados por un grupo armado. Recibieron casi 300 impactos de bala aunque en la zona se encontraron más de 450 casquillos, ya que ellos también se defendieron.

Pacheco Malagón ha tratado de buscar pruebas, como las comunicaciones entre su hermano y sus compañeros, o los videos que debieron grabar las cámaras de seguridad aquella noche. Hasta ahora no hay información sobre quién atacó o quién pudo dar la orden.

La hermana de la víctima teme que caso termine en el cajón de los asesinatos impunes, tan comunes en México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.