El caso de la niña cuyo asesinato inspiró la creación de la Alerta Amber
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El caso de la niña cuyo secuestro y asesinato inspiró la creación de la Alerta Amber

La desaparición de la niña Amber Hagerman en 1996 no terminó bien: la menor fue encontrada muerta cuatro días después de haber sido raptada. Pero su caso generó un legado, un sistema estandarizado para el lanzamiento de alertas de menores perdidos que ha sido replicado en varias partes del mundo.
22 de febrero, 2020
Comparte

Cuando un niño desaparece, ya sea porque está extraviado o fue raptado, cada minuto que pasa y cada persona que pueda colaborar es de vital importancia.

Ese fue el reclamo de los familiares de Fátima Aldrighett, la niña de 7 años que murió luego de ser raptada y torturada y cuya búsqueda inmediata por la policía se demoró por la burocracia de las autoridades de Ciudad de México.

“No es posible que hayan pasado tantos días y que la familia haya sido la que haya dado las pistas, que haya tenido que dar todo el trabajo para que se encontrara hoy a Fátima”, dijo con impotencia Sonia López, la tía de Fátima.

“No es posible que se hayan perdido horas fundamentales para dar con ella. Fátima pudo haber sido encontrada con vida, pero nadie nos hizo caso”, acusó López, al tiempo que las autoridades reconocieron que hubo omisiones en el caso.

Una de las fallas que denunció la familia fue la demora en el lanzamiento de la Alerta AMBER, un sistema de publicación de boletines de emergencia cuyo concepto nació hace más de 20 años en Estados Unidos.

¿Cuál fue su origen?

Protesta por el asesinato de Fátima

Reuters
Los vecinos de Fátima Aldrighett exigieron justicia a las autoridades, que no han terminado de determinar qué falló en este caso.

Menores rescatados

Amber Hagerman, una niña de 9 años, fue secuestrada cuando jugaba en su bicicleta en los suburbios de la ciudad de Dallas, Texas., en 1996 Fue encontrada muerta cuatro días después.

La falta de un sistema efectivo y estandarizado para pedir el apoyo de la ciudadanía en ese entonces llevó a la creación de la Alerta AMBER, un acrónimo de America’s Missing: Broadcasting Emergency Response (“Desaparecidos en EE.UU.: emisión de respuesta de emergencia”).

El legado del caso Amber Hagerman ha permitido la recuperación de 985 menores hasta ahora en EE.UU., indicó el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC, por sus siglas en inglés) a BBC Mundo.

“Para los casos apropiados, las Alertas AMBER son una herramienta que activa al público y les permite ser los ojos y oídos de la policía”, explica John Bischoff, de la división de Niños Desaparecidos de NCMEC.

“Cuando alguien está huyendo con un niño y tiene la intención de hacerle daño, transmitir esa amplia red de información de búsqueda es invaluable para llevar a ese niño a casa de manera segura y rápida”, agrega.

Una Alerta AMBER en una carretera de EE.UU.

Getty Images
En Estados Unidos, las pantallas de información vial son parte del despliegue de Alertas AMBER.

El modelo de avisos se ha retomado en otros países. En América Latina, se ha implementado en México, Guatemala y El Salvador.

El caso de Amber Hagerman

La noche del sábado 13 de enero de 1996, Amber Hagerman y su hermano menor jugaban en sus bicicletas en el estacionamiento de una tienda del centro de Arlington, en los suburbios de Dallas, Texas.

Los menores llevaban menos de 10 minutos solos, dando vueltas en el lugar, cuando Amber fue secuestrada.

El único testigo que pudo declarar lo que vio le dijo a la policía que fue un hombre el que tomó a la niña, la metió en una camioneta negra y se la llevó.

La policía local contaba con un plan para este tipo de emergencias que fue activado, y la noticia del caso fue difundida en los medios de comunicación locales. Pero no hubo éxito.

Cuatro días después, un hombre que paseaba a su perro descubrió el cuerpo sin vida de Amber en un canal de aguas residuales del norte de Arlington.

La policía informó que tenía cortada la garganta, pero no reveló si sufrió algún tipo de abuso.

Todavía no se sabe quién fue la persona responsable del crimen. Hasta la actualidad, la policía en Arlington ha recibido miles de reportes con posibles pistas, pero aún no ha podido ofrecer justicia.

La creación de la alerta

La alerta AMBER fue creada un año después del caso que sacudió a Texas.

Las autoridades del estado determinaron que la policía en Arlington tenía información que pudo haber ayudado a localizar a la niña desaparecida; sin embargo, no tenían medios para distribuirla de manera eficiente a la ciudadanía.

Una mujer con volantes de niños perdidos

Getty Images
El sistema de la Alerta AMBER estableció un estándar para la integración de boletines de emergencia.

Un primer paso fue la emisión de boletines a través de una estación de radio local en octubre de 1996.

Luego, la legislación de Texas adoptó la idea y afinó las características de los boletines de Alerta AMBER para incluir información estandarizada.

Contienen la foto del menor extraviado, sus datos y señas particulares, cómo vestía la última vez que se le vio, dónde estaba, e información de contacto con las autoridades y familiares, así como información relevante sobre su desaparición.

Además de boletines, también se emite la información a través de una distribución de mensajes de texto a celulares y transmisiones de televisión y radio en un área determinada, además de que se despliegan los datos en pantallas de tráfico e instituciones gubernamentales.

George W. Bush promulga la ley de la Alerta AMBER

Getty Images
El presidente George W. Bush llevó el sistema AMBER a nivel nacional en EE.UU. en 2002.

“Además de crear notificaciones rápidas, las Alertas AMBER son un ejemplo de cómo la tecnología puede usarse continuamente para mejorar las investigaciones de niños desaparecidos”, explica Bischoff.

“Es una herramienta avanzada a la que la policía tiene acceso en ciertas situaciones en las que puede solicitar directamente la ayuda del sector público en la búsqueda. El objetivo es enviar información procesable a los ciudadanos durante la búsqueda de un niño desaparecido”, añade.

El programa fue adoptado a nivel nacional en Estados Unidos a través de una ley que promulgó el presidente George W. Bush (quien era gobernador de Texas cuando ocurrió el caso de Amber Hagerman) en 2002.

En aquella ceremonia estaba presente Donna Norris, la madre de la niña, así como Elizabeth Smart, una niña de 15 años que fue recuperada gracias a una Alerta AMBER.

Un timbre postal de la Alerta AMBER

Getty Images
Estados Unidos creó un timbre postal dedicado a la Alerta AMBER surgida en 1997.

“Cuando Amber estaba aquí, era como una pequeña mamá”, le dijo Norris al diario The Washington Post.

“Ella siempre cuidó a los niños del vecindario y los vigilaba. Sé que está muy orgullosa de la Alerta AMBER y que mamá hizo lo correcto al impulsar esto”, continuó.

Algunos críticos sostienen que la Alerta AMBER ha tenido un bajo nivel de recuperación para niños, 985 de miles de casos en casi dos décadas, por lo que cuestionan su efectividad.

Para Norris, vale la pena el intento: “Si salva la vida de un niño, eso me dice que sí funciona”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2FoZyNJjVEg&t=60s

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU&t=16s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

La CEAV dejó de indemnizar a víctimas de militares en 2020; reparaciones cayeron 100%

En 2020 y por primera vez en sus cinco años de existencia, la CEAV no indemnizó a ninguna víctima de violaciones a derechos humanos de parte del Ejército o la Marina.
Cuartoscuro
10 de febrero, 2021
Comparte

La mañana del 4 de febrero de 2014 un grupo de soldados irrumpió en la casa de la señora Elvira Santibañez en la localidad de Ajuchitlán del Progreso, Guerrero. Sin ninguna orden de cateo, pero con el supuesto argumento de que estaba implicada con una banda de homicidas y secuestradores, los soldados tiraron a la mujer en el suelo, le amarraron las manos y le pusieron una bolsa de plástico en la cabeza. 

“¿Ya me vas a decir de una vez o te mato? ¿si o no?… ¿ya vas a hablar?… ¡Te voy a dejar en muletas…! ¿qué te parece?” … le repite a Elvira una de las militares, al tiempo en que corta cartucho y otro la sofoca con la bolsa. Todo quedó registrado en video.

Santibañez no tenía relación con grupo delictivo alguno. Aun así, pasó más de tres años presa hasta que en 2018 un juez la liberó por falta de elementos. Tras revisar el caso, la CNDH emitió la recomendación 4/2017 en la que concluyó que ella fue víctima de graves violaciones a derechos humanos por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y que debía ser indemnizada.

Sin embargo, Elvira no ha recibido un peso de la compensación económica a la que tiene derecho de acuerdo con la Ley General de Víctimas. La instancia que debe hacerlo posible, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV,) no ha emitido la resolución del pago pese a que no hay impedimento legal para ello.

Su caso no es una excepción. En 2020 y por primera vez en sus cinco años de existencia, la CEAV no indemnizó a ninguna víctima de violaciones a derechos humanos de parte del Ejército o la Marina. Ello pese a que hay casos como el de Elvira, donde las compensaciones son procedentes.

Te puede interesar: Comisión de Víctimas, con personal insuficiente y 476 denuncias por maltrato y acoso

Datos de la comisión obtenidos por Animal Político a través de una solicitud de transparencia confirman la caída del cien por ciento en estas indemnizaciones en 2020, luego de que en 2019 la CEAV entregó reparaciones por casi 30 millones de pesos en favor de 36 víctimas de las violaciones castrenses.

Se trata de una situación inédita para la CEAV. Desde su creación la comisión siempre había concedido, año con año, reparaciones a víctimas de los militares. En 2015, se pagaron 21 millones en favor de 44 víctimas; en 2016 se pagaron 7.2 millones a 14 víctimas; en 2017 fueron 12.6 millones de pesos a diez víctimas; en 2018 la cifra fue de 38.1 millones de pesos para 73 víctimas; y en 2019 las cifras ya mencionadas.

Los únicos recursos que las víctimas de los militares recibieron en 2020 de parte de la CEAV fueron pagos por ayudas inmediatas como viáticos, servicios médicos y otros a los que tienen derecho mientras se resuelve su reparación integral del daño. Por este rubro se repartieron poco más de dos millones de pesos entre 31 víctimas.

El desplome en la entrega de apoyos a víctimas de los militares coincide con la caída generalizada superior al 80 por ciento en las indemnizaciones a las victimas en general en 2020, año en el que la crisis de operación de la CEAV se agravó con recortes presupuestales y la eliminación del Fondo de víctimas.

Animal Político solicitó desde el viernes pasado a la Comisión un posicionamiento sobre la razón de estas disminuciones, pero hasta la fecha de publicación de esta nota no ha habido respuestas.

Consulta aquí las respuestas a las solicitudes de transparencia realizadas:

CEAV_DGAYF_DFAARI_0043_2021CEAV_DGAYF_DFAARI_0044_2021

Cuestan violaciones más de 122 millones; Ejército lidera en abusos

Desde 2015 a la fecha, la CEAV ha entregado – a través del ya desaparecido Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral (FAARI) – más de 122 millones de pesos por concepto indemnizaciones y apoyos en favor de 388 víctimas de violaciones a derechos humanos de las distintas fuerzas de seguridad del país.

Del total de personas apoyadas 231, que equivalen a casi el 60 por ciento, son víctimas directas o indirectas de la Sedena. A todos ellos se les ha destinado poco más de 75 millones de pesos.

El que más de la mitad de las víctimas de abusos de las fuerzas de seguridad tengan al Ejército como autoridad responsable es doblemente relevante si se toma en cuenta que dicha institución oculta una parte de los casos. Animal Político reveló que la Seden ha indemnizado por su cuenta a más de un centenar de víctimas, sin notificar a la CEAV como marca la Ley General de Víctimas.

A los casos de la Sedena se suman 74 víctimas de la Secretaría de Marina Armada de México (SEMAR) a las que se han canalizado casi 40 millones de pesos por concepto de ayudas inmediatas e indemnizaciones.

La CEAV informó que también ha indemnizado a seis víctimas de violaciones a derechos humanos de la extinta Policía Federal a las cuales ha canalizado 1.7 millones de pesos. Esto se suma a otros 2.2 millones de pesos entregados como ayudas inmediatas a 28 víctimas de dicha corporación.

Aunque en menor proporción, la Comisión también aprobó en 2019 pagos por más de 400 mil pesos a cuatro víctimas de policías estatales.

Y reportó que ha entregado dos millones y medio de pesos en ayudas inmediatas a 31 víctimas de posibles violaciones por parte de la Fiscalía General de la República (FGR), sin que hasta el momento hayan sido indemnizados todavía.

Animal Político también solicitó a la CEAV un balance sobre los apoyos a víctimas de la Guardia Nacional, pero la comisión señaló que no se ha entregado ninguno todavía.

Lee más: Ejército acepta a 187 víctimas de sus operativos, pero negocia con ellos para no reportarlos a la CEAV

¿Por qué no llegan los pagos?

Aunque en 2020 se redujo a cero la cifra de víctimas de abusos de las fuerzas armadas indemnizadas por la CEAV, los problemas en los pagos no son nuevos. Desde 2015 a la fecha, la comisión ha sido acusada incluso en más de 400 juicios de amparo por retardar por meses, e incluso por años, la salida ágil de los recursos hacia las víctimas.

El caso de Elvira Santibañez es un ejemplo de ello, explica su abogada Reyna Velasco. Desde 2018 existe un reconocimiento pleno por parte de la CNDH de que ella fue víctima de graves violaciones a los derechos humanos, lo que en automático hace procedente su indemnización. Pero a más de dos años eso no ha ocurrido.

“Esto es una falta de voluntad de hacer las cosas. No le veo otra explicación. No hay justificación para que estos pagos fluyan y hacer lo que corresponde. No se trata de hacerle favores a las víctimas sino de hacer su trabajo. El caso de Elvira no es para nada el único caso sino uno más donde ya está el expediente integrado y no se emiten las resoluciones”, dijo la litigante.

En ese contexto, dijo Velasco, la desaparición el año pasado del FAARI es otro elemento que agravaría un problema que ya estaba presente. No obstante, esta situación también podría funcionar a la inversa y representar una oportunidad para recomponer un proceso que no estaba funcionando, señaló Yuriria Rodríguez Estrada, una de las integrantes de la terna final propuesta por el gobierno para ser la nueva titular de la CEAV.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.