El auto volador que completó un vuelo de prueba entre dos aeropuertos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El auto volador que completó un vuelo de prueba entre dos aeropuertos

El vehículo, llamado AirCar, voló de Nitra a Bratislava en Eslovaquia. Funciona con combustible regular y puede viajar hasta 1.000 km en el aire, dice su creador.
1 de julio, 2021
Comparte

AirCar, un prototipo de auto-avión híbrido, ha completado un vuelo de 35 minutos entre los aeropuertos internacionales de Nitra y Bratislava, en Eslovaquia.

Está equipado con un motor BMW y funciona con combustible regular.

Su creador, el ingeniero y piloto eslovaco Stefan Klein, dijo que puede volar unos 1.000 km a una altura de 2.500 metros, y que ha registrado hasta el momento 40 horas en el aire.

Solo necesita 2 minutos y 15 segundos para transformarse en avión.

Una experiencia “muy placentera”

Tras el vuelo, sus estrechas alas se plegaron a los lados.

Klein lo sacó de la pista y lo condujo directamente hacia la ciudad, bajo la mirada de algunos reporteros invitados al evento.

Describió la experiencia como “muy placentera”.

En el aire, el vehículo alcanzó una velocidad de crucero de 170 km/h.

AirCar en el aire

Klein Vision
En poco más de 2 minutos, el auto se transforma en un avión.

Puede transportar a dos personas, con un límite de peso combinado de 200 kg.

Pero, a diferencia de los prototipos de drones-taxi, no puede despegar y aterrizar verticalmente y requiere de una pista.

Hay grandes expectativas en el naciente mercado de los autos voladores, algo que durante mucho tiempo en la cultura popular se vio como un hito a alcanzar.

En 2019, la consultora Morgan Stanley predijo que el sector podría tener un valor de US$1,5 billones para 2040.

Y en un evento de la industria el martes, el director ejecutivo de Hyundai Motors Europa, Michael Cole, calificó el concepto como “parte de nuestro futuro”.

Se considera una posible solución a la presión sobre las infraestructuras de transporte existentes.

“Un mercado enorme”

La compañía detrás de AirCar, Klein Vision, fundada por Stefan Klein, dice que el prototipo tardó unos dos años en desarrollarse y que se invirtió en ello “menos de 2 millones de euros” (unos US$2,4 millones).

AirCar en el aeropuerto

Klein Vision
El ingeniero y piloto eslovaco Stefan Klein es el diseñador de AirCar.

Anton Rajac, asesor e inversor de Klein Vision, dijo que si la compañía pudiera atraer incluso un pequeño porcentaje de las ventas globales de aerolíneas o taxis, tendría un gran éxito.

“Hay alrededor de 40.000 pedidos de aviones solamente en Estados Unidos”, señaló.

“Y si conseguimos cambiar el avión por el autor volador en un 5% de ellos, tenemos un mercado enorme”.

“Muy interesante”

Stephen Wright, investigador principal en aviónica (electrónica aplicada a aviones) y aeronaves de la Universidad del Oeste de Inglaterra, describió el AirCar como “el hijo natural de un Bugatti Veyron y un Cessna 172”.

Y no cree que el vehículo vaya a ser particularmente ruidoso o antieconómico en términos de costos de combustible, en comparación con otros aviones.

“Tengo que admitir que se ve muy interesante, pero tengo cientos de dudas sobre la certificación“, dijo Wright.

“Cualquiera puede hacer un avión; el truco está en hacer uno que vuele y vuele durante horas con una persona a bordo sin sufrir un accidente”.

“Estoy deseando ver el documento que acredite que es seguro para volar y para comercializar”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RSJrBEhdZxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

15 meses después, aseguradora paga mil mdp por incendio en 'cerebro' del Metro en CDMX

El pago fue el equivalente al 20% del límite máximo de responsabilidad que la firma asumió para 2021 y que era de 5 mil 318 millones de pesos.
Comparte

15 meses después del incendio que consumió el Puesto Central de Control (PCC 1) del Metro, la aseguradora Grupo Mexicano de Seguros, SA de CV pagó el deducible por los daños, el cual ascendió a mil millones 25 mil pesos.

El pago se realizó el 13 de abril y fue el equivalente al 20% del límite máximo de responsabilidad que la firma asumió para 2021 y que era de 5 mil 318 millones de pesos, confirmó el Sistema de Transporte Colectivo (STC) a través de una solicitud de información pública.

“Para el proceso de pago, el Sistema de Transporte Colectivo (STC) notificó y entregó documentación a la aseguradora. Derivado de las características técnicas de las instalaciones, entre las que se encontraba la Subestación de Alta Tensión, Puesto Central de Control y diversas telecomunicaciones que resultaron afectadas, el proceso de ajuste requirió de tiempo e información a detalle”, explicó el Metro a Animal Político en una ficha informativa.

La cantidad recibida, agregó el Metro, se determinó con base en las disposiciones del contrato que mantuvo el Sistema de Transporte Colectivo (STC) y la aseguradora, por lo que el recurso estará destinado a la reconstrucción del edificio y el aprovechamiento de una instalación estratégica que se definirá en breve.

La transacción se realizó cuando la empresa ya no contaba con un contrato vigente para asegurar al Metro de la CDMX, pues para este 2022 se contrató a una nueva empresa.

Para este 2022 el Metro de la CDMX aseguró sus instalaciones con la empresa Agroasemex, SA, la aseguradora del Estado. La póliza es de 504 millones 873 mil pesos, 45.8% más que los 346 millones 152 mil pesos que pagó en 2021 (medido en términos nominales) a Grupo Mexicano de Seguros, SA de CV.

El incremento, sostuvo el Metro, se debió a las “condiciones del mercado”.

  

Incendio en el Metro

La mañana del sábado 9 de enero, un cortocircuito, según dio a conocer la Fiscalía capitalina, originó un incendio en el edificio central del Sistema de Transporte Colectivo donde se operaban la mitad de las líneas del Metro y se llevaban a cabo algunas actividades administrativas.

Las llamas, que iniciaron en uno de los transformadores del sótano, rápidamente se propagaron por todo el inmueble. El siniestro cobró la vida de una mujer policía y dejó a 29 trabajadores lesionados e intoxicados.

El inmueble siniestrado será demolido y a un costado se edificará uno nuevo que albergará parte de las actividades que se desarrollaban en el edificio quemado, dijo la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum,

 “Se hizo un análisis del Instituto de Seguridad de las Construcciones y, es preferible demolerlo y construir uno nuevo que la rehabilitación, sería más económico”, dio a conocer Sheinbaum el 19 de abril.

La información relativa al dictamen estructural del edificio siniestrado, que el Sistema de Transporte Colectivo (STC) contrató el 8 de marzo de 2021 -dos meses después del incendio y por el que pagó  4 millones 474 mil pesos-, se encuentra reservada por tres años, pues así lo decidió el comité de transparencia del organismo.

Accidentes que cuestan millones

 En respuesta a otra solicitud de información pública, el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro informó que durante 2021, la firma Grupo Mexicano de Seguros, SA de CV pagó deducibles en once incidentes registrados en sus instalaciones; sin embargo, omitieron informar sobre los pagos recibidos por el colapso de un tramo del viaducto elevado de la Línea 12, ocurrido el 3 de mayo de 2021, pues la tragedia también ocurrió mientras dicha empresa tenía asegurado al Metro de la CDMX.

De acuerdo con la relación de incidentes proporcionada, los otros pagos hechos por la aseguradora ascienden a 2 millones 90 mil pesos.

  

De los once incidentes, nueve corresponden exclusivamente al pago por falta de cable dentro del sistema Solo por estas faltas, que van desde los 9 a los 240 metros, la aseguradora pagó 679 mil 543 pesos.

La falta de cable de cobre es algo cotidiano para el Metro, pues personas ajenas al sistema ingresan a robar cable con el objetivo de venderlo.

El 23 de abril de 2021 se registró un robo sin violencia del cual no se proporcionaron detalles. Por estos hechos se pagó al Metro 885 mil 258 pesos.

El último incidente tuvo que ver con el incendio de un vagón de pasajeros en la estación Indios Verdes de la Línea 3 registrado el 10 de febrero del 2021. Por este accidente, la aseguradora transfirió 525 mil 801 pesos al Metro.

Según explicó el organismo, este incidente, en el que no hubo lesionados, se originó por un arco eléctrico originado por la lluvia del momento.

 “El tren fue desalojado y retirado de la circulación luego de presentar un flamazo en la parte inferior del tercer carro, mismo que fue controlado por personal de seguridad asignado a la estación. Aparentemente, el agua derivada de la lluvia provocó un arco eléctrico; sin embargo, en la zona de talleres Ticomán ya se encuentra personal de material rodante para determinar la causa del incidente”, informó en aquella ocasión el Metro.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.