Black Friday 2020: por qué se llama así y otras 4 curiosidades sobre el día
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Black Friday 2020: por qué el Viernes Negro se llama así y otras 4 curiosidades sobre el famoso día de compras

El Black Friday se celebra tradicionalmente en Estados Unidos al día siguiente del feriado de Acción de Gracias. Pero, en los últimos años, otros países también lo adoptaron y sus ofertas se prolongan por más de un día.
27 de noviembre, 2020
Comparte

En medio de la pandemia de coronavirus, Estados Unidos y otras naciones del mundo celebran el llamado Black Friday o Viernes Negro, la jornada de descuentos y compras en las que millones de personas desbordan tiendas y centros comerciales.

Este año, sin embargo, será diferente: según encuestas de varias firmas de EE.UU., más del 65% de los consumidores optaron por realizar compras por internet, ante los temores de contagio de covid-19.

Es un contexto sin precedentes para una fecha que generalmente provoca grandes desplazamientos de personas y enormes gastos, y en la que las tiendas físicas y sus portales de internet se llenan de ofertas y promociones especiales.

Celebrado un día después de Acción de Gracias, el Black Friday es sinónimo de consumo.

Pero ¿de dónde viene el nombre de fecha? ¿Por qué se celebra en noviembre?

Aquí te desvelamos algunas de las curiosidades que rodean esta jornada.

1. Su nombre

Black Friday

Getty Images
Hay consumidores que esperan durante meses y estudian meticulosamente los descuentos ofrecidos en el Black Friday.

En realidad “el adjetivo ‘negro’ fue usado durante muchos siglos para retratar diversos tipos de calamidades”, afirma el lingüista estadounidense Benjamin Zimmer, exeditor ejecutivo del sitio Vocabulary.com.

Pero el concepto que representa hoy el Black Friday dista bastante de ese significado.

En Estados Unidos, la primera vez que se usó “Black Friday” fue el 24 de septiembre de 1869, cuando dos financistas, Jay Gould y James Fisk, intentaron tomar el mercado del oro en la Bolsa de Valores de Nueva York.

Cuando el gobierno fue obligado a intervenir para corregir la distorsión mediante el aumento de la oferta de la materia prima en el mercado, se produjo una crisis: los precios cayeron y muchos inversores perdieron grandes fortunas.

2. La fecha

Mujer hace compras en internet.

Getty Images
No siempre las ofertas en internet del Black Friday son lo que parecen…

Desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX, Acción de Gracias se celebró en EE.UU. el último jueves de noviembre, en una costumbre iniciada por el presidente Abraham Lincoln (1809-1865).

Pero en 1939 ocurrió algo inusual: el último jueves coincidió con el 30 de noviembre.

Los comerciantes, preocupados por el corto período de compras que quedaba entre ese día y las fiestas de Navidad y fin de año, enviaron una solicitud a Franklin Roosevelt para que el presidente declarara el inicio de las fiestas una semana antes, lo que fue autorizado.

Los siguientes tres años, Acción de Gracias, que recibió el sobrenombre de “Franksgiving” (una mezcla de Franklin con Thanksgiving, como se conoce este día festivo en inglés), fue celebrado en días distintos en diferentes partes del país.

Finalmente, a finales de 1941, una resolución conjunta del Congreso solucionó el problema.

De ahí en adelante, el día de Acción de Gracias sería conmemorado el cuarto jueves de noviembre, garantizando así una semana adicional de compras hasta Navidad.

3. Síndrome de Acción de Gracias

Papa Noel en un local de Estados Unidos.

Reuters
El Black Friday comenzó en Estados Unidos, pero fue adoptado por otros países con el paso de los años.

En 1951, una circular llamó la atención sobre la cantidad de trabajadores que no iban a trabajar el día después de Acción de Gracias.

Según Bonnie Taylor-Blake, investigadora de la Universidad de Carolina del Norte, EE.UU., el boletín del mercado laboral Factory Management and Maintenance reivindica la autoría del término “Síndrome del viernes después de Acción de Gracias” asociado con el período de fiestas.

Según publicó el boletín, este síndrome “es una dolencia cuyos efectos adversos sólo son superados por los de la peste bubónica. Por lo menos, así se sienten aquellos que tienen que trabajar cuando llega el Viernes Negro. El almacén o establecimiento estaba medio vacío y los que estaban ausentes era por baja médica”.

4. Su ‘boom’ de popularidad

Loja com cartaz da Black Friday

PAulo Pinto/Fotos Públicas
Black Friday chega à sua nona edição no Brasil

El término Black Friday permaneció limitado a Filadelfia, Estados Unidos, durante un largo tiempo .

“Podías ver que se usaba de manera moderada en Trenton, Nueva Jersey, pero no traspasó las fronteras de Filadelfia hasta los años 80”, dice el lingüista Zimmer.

Aunque el Viernes Negro es considerado el mayor día de compras del año, la fecha no ganó esa reputación hasta los 2000.

Eso fue porque, por muchos años, los estadounidenses no tenían devoción por este día de rebajas sino que más bien optaban por retrasar el momento de ir a las tiendas.

Así, el momento en que sus billeteras se quedaban vacías solía ser el fin de semana: esperaban hasta el sábado (y no el viernes) para inaugurar la temporada de compras navideñas.

5. Influencia en otros países

Macy's

AFP
La influencia del Black Friday traspasó las fronteras estadounidenses.

Por mucho tiempo, los comerciantes canadienses se morían de la envidia ante sus colegas estadounidenses, especialmente cuando sus fieles clientes decidían viajar al sur en busca de buenas ofertas.

Por ese motivo, también en Canadá comenzaron a ofrecer sus propias promociones, pese a que el día de Acción de Gracias se celebra en ese país un mes antes.

En México, el Viernes Negro recibió otro nombre: el “Buen Fin”.

Se asocia al aniversario del inicio de la revolución, el 20 de noviembre de 1910, que a veces coincide con el día de Acción de Gracias en Estados Unidos.

Y como el nombre indica, el evento Buen Fin dura todo el fin de semana.

Black Friday

Getty Images
Además del Black Friday, está el “Gray Thursday ” y el “Cyber Monday”.

En Brasil, donde el feriado de Acción de Gracias no existe, el Viernes Negro pasó a incluirse en el calendario comercial del país cuando los comerciantes se dieron cuenta del potencial de ventas del día.

Y en los últimos años, países como España, Bolivia, Argentina o Perú entre muchos otros, también se sumaron a la fiebre comercial de ofertas del Black Friday o el Cyber Monday, que se celebra el lunes siguiente.

Y en los últimos años, al calendario de eventos de rebajas se le sumó una jornada más.

Wal-Mart, una de las mayores cadenas de tiendas minoristas del mundo, rompió en 2011 la tradición del Viernes Negro cuando abrió sus establecimientos en la noche del feriado de Acción de Gracias.

Esta práctica comenzó a expandirse por buena parte del mundo y a ese día adicional de compras se le bautizó como “Jueves Gris”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

https://www.youtube.com/watch?v=_G0B2CRj58Y&t=13s

https://www.youtube.com/watch?v=3rcExl9PeFo

https://www.youtube.com/watch?v=9W9ZxcmNdj0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

A Karen la acusaron de omisión en la muerte de su hija, lleva 9 años presa y SCJN postergó su caso

Ella no participó en las agresiones, pero la acusaron porque su pareja violó y mató a su bebé.
Cuartoscuro Archivo
12 de noviembre, 2020
Comparte

A Karen la condenaron a 30 años de cárcel porque su pareja violó y mató a su bebé. No es que haya sido acusada de complicidad, ya que quedó claro que no participó en las agresiones. Ni siquiera estaba presente cuando empezaron. Fue sentenciada por “comisión por omisión”, es decir, condenada como si hubiera violado y matado a su propia hija, al no evitar que el hombre con el que vivía lo hiciera.

Hace nueve años y medio que está presa por ese delito. El 10 de mayo de 2011 no fue para ella un Día de las Madres normal, sino el primer día que pasó detenida, con el dolor de su bebé muerta la víspera, y un sistema que desde ese momento la empezó a juzgar por su papel de madre.

Entérate: Derecho a decidir de las mujeres, la omisión de la Suprema Corte

Esa condena estuvo a punto de ser revocada, al menos parcialmente, el pasado miércoles 4 de noviembre por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), hasta donde llegó el caso mediante un amparo interpuesto tras la ratificación de la sentencia en un Tribunal Colegiado, a pesar de las denuncias de que hubo tortura psicológica para obtener confesiones a modo.

En la lista de asuntos para discusión de la Primera Sala de la Corte estaba el amparo directo 92/2018, con proyecto de resolución del Ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, que propone echar abajo la condena por violación y revisar la de homicidio con perspectiva de género, descalificando el argumento de que ella pudo evitar lo sucedido.

Pero al iniciar la sesión del 4 de noviembre, el asunto se sacó sin explicación y sin que haya una nueva fecha para que vuelva a incluirse y ahora sí se discuta.

Los abogados que han llevado el caso, Gladys Fabiola Morales y Alberto Muñoz, temen que eso signifique que se va a modificar el proyecto y ya no sea tan contundente a favor de Karen.

Una condena entre dudas y tortura

Luis, el hombre que vivía con Karen, fue condenado a 35 años de cárcel con base en la confesión que ella firmó. Pero en el relato que ella ha hecho a los abogados de lo que realmente pasó, ni siquiera está claro que la bebé haya muerto por una golpiza.

Es cierto que había un contexto de violencia. A Karen la abandonaron sus padres siendo muy chica y la criaron sus abuelos. A los 20 años ya tenía dos hijos, un historial de consumo de drogas y una pareja violenta. 

Es cierto también que hubo al menos un descuido con la niña, por el cual se cayó de la cama en abril de 2011 y la llevaron al hospital. Los doctores dijeron que no tenía nada, aunque a partir de ahí empezó a tener convulsiones y varias veces volvieron a llevarla a revisión, según la versión de su madre.

El 9 de mayo, Karen salió de bañarse y Luis le dijo que la niña estaba convulsionando otra vez, así que nuevamente fueron a buscar un doctor. En el Hospital Pediátrico de Legaria, después de revisarla, le entregaron un sobre a la pareja para que lo llevara al Ministerio Público. Ellos obedecieron, llegaron por su propio pie, y cuando las autoridades lo abrieron, los separaron y empezaron a interrogarlos.

Muñoz explica que Karen estuvo cinco horas retenida, finalmente le presentaron a un abogado de oficio con el que habló solo cinco minutos y que le dijo que contestara que sí a todo y que luego solucionaría la acusación que en ese momento era por lesiones.

Así fue como firmó una declaración en la que decía que cuando salió de bañarse vio a Luis estrellar a la bebé contra la pared. Pero para ese momento, la niña ya había muerto en el hospital. Por lo que ese documento se convirtió en una confesión de homicidio.

A la niña se le encontró además una lesión anal, que pudo haber sido por una parasitosis, explica Muñoz, pero la confesión de Karen incluyó una referencia a que una vez encontró a su pareja con la mano en la entrepierna de la niña y le dijo que no la tocara, lo cual fue tomado como prueba de que había violencia sexual.

En esas horas y las siguientes en que Karen estuvo detenida, los mismos policías que la custodiaban le repitieron que era una mala madre, una “chacala”, y le pegaron en la cabeza. La aplicación del Protocolo de Estambul —un mecanismo para detectar tortura— dio positivo, incluso la Comisión de Derechos Humanos del entonces Distrito Federal dijo que tenía síntomas de estrés postraumático coincidente con víctimas de tortura, pero la jueza del caso reclamó al organismo que se estaba olvidando de que había una menor de edad víctima.

Aun así, la confesión fue tomada como válida para condenar en 2014 no solo a Luis, sino también a Karen, al considerar que por ser su madre, tenía la calidad de garante de los derechos de la niña y debió impedir los actos que terminaron en su muerte.

La “omisión” como delito

El abogado Alberto Muñoz explica que para acusar a alguien por omisión se deben cumplir ciertos estándares. Uno es que la persona tuviera la custodia efectiva en ese momento: es decir, no basta con ser los padres para tener la responsabilidad de lo que le ocurra a un menor, porque si está en la escuela, por ejemplo, no podrían evitar que algo le pase. En este caso, Karen estaba bañándose en otro punto de la casa.

Otro elemento a considerar es que el inculpado pudiera prever lo que iba a pasar, es decir, que Karen hubiera previsto que si dejaba sola a la bebé con Luis, él la iba a golpear. Y después de eso, si realmente podría haber impedido la agresión, cuando según el relato de la mujer, esta ya había empezado cuando ella entró a la habitación.

Finalmente, que exista una conexión entre la conducta omisa y el resultado. O sea, considerar si Karen pudo haberse interpuesto entre el hombre y la niña para con eso evitar el abuso sexual y la muerte.

“En el tema de violación, argumentamos que no puedes decir que alguien es sujeto activo de una violación por comisión por omisión. O sea: o cometió la violación, ya sea en su modalidad de coautor, autor intelectual, pero el tipo penal no permite que esto se cometa por omisión, no puedes decir que alguien violó por no hacer nada”, detalla.

Así que el amparo se interpuso por inconstitucionalidad e inconvencionalidad del artículo 16 del Código Penal del Distrito Federal, por el que se condenó a Karen por violación equiparada en la modalidad de comisión por omisión. Al ser una inconstitucionalidad, fue que llegó hasta la SCJN su caso.

Un proyecto de la SCJN con perspectiva de género

El proyecto de sentencia que elaboró el Ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena abunda constantemente en la desigualdad social que viven las mujeres, y que los juzgadores tienen la obligación de considerar esos factores no solo cuando las mujeres padecen un hecho ilícito y están en posición de víctima, sino también cuando están como probables perpetradoras. Dice que hay condiciones de violencia y sumisión históricas que pudieron llevarlas a ser inducidas o incluso coaccionadas para delinquir, o al menos para estar en situaciones que las limitan y en las que no podría exigírseles evitar un hecho.

Subraya que las mujeres enfrentan barreras y obstáculos estructurales que se expresan en la legislación y en las prácticas culturales, y que las autoridades judiciales no deben permitir que su interpretación de los hechos y las circunstancias estén motivadas por una visión estereotipada y preconcebida de lo que una persona debe hacer o sentir a partir de su identidad sexo-genérica.

De modo que ordena absolver a Karen —llamada Julieta para preservar datos personales— del delito de violación agravada con el argumento de que es una acción con un resultado formal, por lo que ella no puede ser acusada de comisión por omisión.

Y del delito de homicidio agravado también en modalidad de comisión por omisión, ordena al Tribunal Colegiado determinar nuevamente su responsabilidad penal, pero ahora juzgando con perspectiva de género y sin dar por hecho que al ser la madre, tenía posición de garante.

“Esta significación reproduce —implícitamente— estereotipos nocivos de género basados en las expectativas sociales idealizadas sobre el cuidado que las madres deben brindar a sus hijes, entendiendo, incluso, que tienen una tendencia ‘natural’ a anticipar los daños que pueden ocurrirles o causárseles, y suponer como esperables conductas en el límite de lo heroico”, concluye.

Este proyecto era el que se discutiría el pasado 4 de noviembre y que hasta este momento queda en suspenso si se  mantendrá para su aprobación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.