8 frases con las que Bolsonaro minimizó el coronavirus antes de contagiarse
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

8 frases con las que Bolsonaro minimizó el coronavirus antes de contagiarse

El presidente Jair Bolsonaro anunció este martes que había resultado positivo al test de covid-19, un día después de informar que se había sometido a la prueba y a una placa de pulmones.
7 de julio, 2020
Comparte
Presidente Jair Bolsonaro em manifestação no dia 19 de abril de 2020

AFP
Bolsonaro participó en varios mítines antes de contagiarse sin usar mascarilla.

Tras ensañarse con las favelas, las tribus indígenas y contagiar a miles de brasileños en los últimos meses, el coronavirus llegó también esta semana al Palacio de la Alvorada.

El presidente Jair Bolsonaro anunció este martes que había resultado positivo al test de covid-19, un día después de informar que se había sometido a la prueba y a una placa de pulmones.

“Estoy perfectamente bien. Las medidas que estoy tomando son para evitar la contaminación por parte de terceros”, dijo a periodistas.

Aunque Brasil se ha convertido en el segundo país del mundo con más contagios y muertos, el presidente ha sido vocal y crítico de los confinamientos y el uso de máscaras y ha realizado numerosos mítines y encuentros con seguidores.

En BBC Mundo te contamos algunas polémicas frases con las que el mandatario ha minimizado el impacto del virus desde que comenzó la pandemia.

1- “Fantasía”

Cuando los casos de coronavirus comenzaban a dejar sus primeras víctimas en Brasil y en el resto del mundo y los países empezaban a decretar las cuarentenas, Bolsonaro consideró que el virus era “fantasía”.

“Obviamente, tenemos una crisis en este momento, una pequeña crisis. En mi opinión, el tema del coronavirus es mucho más fantasía, que no es todo lo que los principales medios de comunicación propagan o propagan en todo el mundo”, dijo.

Poco después consideró que era también “histeria” y “neurosis”.

“No podemos entrar en una neurosis como si fuera el fin del mundo. Otros virus más peligrosos han sucedido en el pasado y no hemos tenido esta crisis en absoluto. Ciertamente hay un interés económico en todo esto para provocar esta histeria”, dijo en una entrevista con Rádio Tupi.

En ese momento ya el país había registrado 28.912 contagios y 1.760 muertos por coronavirus.

2- “Una gripecita de nada”

Poco después de referirse al coronavirus como una “histeria” y de acusar a los gobernadores de los estados por imponer cuarentenas que, en su criterio, afectarían la economía, Bolsonaro no solo se refirió al coronavirus como una “gripecita” sino que aseguró que, de contagiarse, no tendría síntomas por su pasado como deportista.

“En mi caso particular, debido a mi historia como atleta, si estuviera infectado por el virus, no tendría que preocuparme, no sentiría nada o sería, a lo sumo, una gripecita o un resfriado”, afirmó.

Hileras de fosas comunes

BBC
Fosas comunes han tenido que ser abiertas para enterrar a los numerosos muertos.

También dijo que, tras sufrir un atentado durante su campaña, no sería el coronavirus quien más lo afectara o que la enfermedad era como “la lluvia”, que moja pero no ahoga.

3- La “sobredimensión” del coronavirus

A medida que el número de muertos y contagios se multiplicaba, el mandatario comentó que consideraba que el impacto del virus se estaba exagerando.

“Está la cuestión del coronavirus que, a mi entender, está siendo sobredimensionado el poder destructivo de este virus”, dijo a periodistas.

4- “El virus se está yendo”

Uno de los argumentos frecuentes del presidente, pese a las crecientes cifras de muertos y de contagios en su país, fue que los efectos del coronavirus están disminuyendo, que los brasileños tienen una “resistencia especial” o que el clima tropical de Brasil impide que el virus se propague.

“Hoy tenemos información de que, debido a que tenemos un clima más tropical , casi hemos llegado al final , o ya ha terminado (…) el virus no se propaga tan rápido en clima cálido climas como el nuestro”, dijo en marzo.

Soldados brasileños en trajes protectores se preparan para desinfectar un albergue público en Río de Janerio

AFP/Getty Images
Durante varias semanas, Brasil ha sido el foco del brote de coronavirus en América Latina.

También ha asegurado que a medida que el virus “desaparece” comienza a mostrarse los efectos de la crisis que deja.

“Parece que este problema del virus está empezando a desaparecer, pero el problema del desempleo está surgiendo con dificultad”, afirmó el mismo día que Brasil alcanzó 1.200 muertes por coronavirus.

Hasta el lunes (última cifras disponibles) Brasil había reportado 65.487 muertos y 1.623.284 contagios, según datos del Ministerio de Salud, aunque varios estudios sugieren que los números pueden ser varias veces mayor.

5- “¿Qué quieres que haga? Soy un Mesías, pero no hago milagros”

A medida que aumentaban las muertes por coronavirus en el país, el mandatario intentó en varias ocasiones reducir el impacto en la opinión pública por la pérdida de vidas.

El mismo día que Brasil superó a China en el número de contagios, aseguró que, aunque su nombre también era Mesías (se llama oficialmente Jair Messias Bolsonaro), no podía hacer milagros.

“¿Y qué?”- respondió a una periodista que le preguntó por el creciente número de víctimas- “Lo siento. ¿Qué quieres que haga? Soy un Mesías, pero no hago milagros”.

Bolsonaro con un niño

Getty Images
El presidente Jair Bolsonaro ha ignorado abiertamente las reglas de distanciamiento social.

6-El debate de la hidroxicloroquina

El anuncio de Bolsonaro de este martes de que está tomando hidroxicloroquina , una droga cuya eficacia médica contra el coronavirus no ha sido demostrada, tomó a pocos por sorpresa en Brasil.

Al igual que también ha hecho su par estadounidense, Donald Trump, Bolsonaro ha repetido en varias ocasiones los supuestos beneficios del medicamento contra la enfermedad.

“Algunos morirán, por supuesto, no todos tomarán la medicina y se mantendrán con vida, pero la gran mayoría sobrevivirá (al tomarla)”, afirmó.

El mes pasado aseguró que “tenía información de que la cloroquina estaba funcionando, de una manera que no estaba científicamente probada” y que se estaba administrando porque “no tenía otra alternativa”.

7- “La ola del desempleo”

Gran parte de los discursos en los que Bolsonaro ha minimizado el impacto del coronavirus utilizan el argumento de que la paralización del país por la cuarentena va a provocar más muertes que el propio virus.

“Tenemos la ola de covid, sí. Sabemos que conduce a la muerte muchas veces, pero tenemos una ola aún mayor que es el desempleo. Y, con el debido respeto, también conduce a catástrofes para todos en el país”, aseguró.

Vanderleia dos Santos

BBC
El coronavirus ha afectado particularmente tribus indias en Brasil.

En su criterio, el impacto del virus sería menor que las pérdidas que puede provocar una crisis económica.

“No podemos permitir que el efecto secundario del tratamiento de la pandemia sea más dañino que la pandemia en sí. La vida y el empleo, una cosa está completamente ligada a la otra”.

8- Las máscaras y las “multas”

Pese a las recomendaciones de las autoridades de salud de casi todo el mundo, el presidente brasileño ha estado entre los que ha cuestionado el uso de mascarillas para evitar los contagios.

Además de participar en varios mítines y saludar a personas con la mano (incluso después de limpiarse la nariz), Bolsonaro también ha vetado artículos de una ley sobre el uso de mascarillas para que no fueran obligatorias en comercios, templos y escuelas.

De igual forma, se opuso a aceptar las cláusulas que obligaban a los poderes públicos a distribuir máscaras a la población más vulnerable y a las empresas a suministrar dicho material a sus trabajadores de forma gratuita.

Bolsonaro con sus simpatizantes apuntando sus dedos al cielo

Reprodução/Facebook
Bolsonaro (de espaldas en el centro) y sus simpatizantes se han reunido varias veces durante la pandemia.

“Hoy firmé varios vetos a un proyecto de ley que hablaba sobre el uso obligatorio de máscaras, incluso dentro de casa. Nadie va a entrar en tu casa para multarte”, escribió en sus redes sociales, aunque la ley no mencionaba el uso de protecciones dentro de la vivienda.

Un juez federal obligó al mandatario en junio pasado a utilizar la máscara en sus mítines por ser obligatoria en el estado, aunque incluso este martes al dar la noticia su enfermedad, el mandatario se la quitó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Ibw92oQE5vc

https://www.youtube.com/watch?v=OZghZxbbTdw&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Con AMLO: van casi 37 mil quejas por falta de transparencia ante INAI; Cofepris lidera en opacidad

La cifra supera a la de los sexenios de Fox, Peña y Calderón; INAI advierte desconocimiento y mala fe en respuestas del gobierno, aunque reconoce avances en el sexenio.
Cuartoscuro
19 de enero, 2022
Comparte

En los tres primeros años del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información (INAI) recibió casi 37 mil quejas de ciudadanos inconformes con las respuestas que recibieron a solicitudes de transparencia enviadas a dependencias e instituciones federales.  Se trata del sexenio con el promedio anual más alto de quejas desde que se creó el sistema de transparencia.

El foco rojo es la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) instancia que no solo no ha respondido correctamente la mayoría de las solicitudes que recibe, sino que además ha ignorado aproximadamente 300 resoluciones del INAI en la que le instruye proporcionar la información. Por estos hechos se han promovido denuncias ante la Secretaría de la Función Pública.

La oficina de López Obrador, por su parte, acumula en tres años más de 600 quejas por opacidad, cifra que ya supera a la de los dos sexenios anteriores completos. Las revisiones hechas por el instituto muestran que menos de la quinta parte de las solicitudes enviadas a Presidencia fueron respondidas correctamente.

“Han venido mejorando en la forma en que responden, pero empezaron muy mal. Más allá de la curva de aprendizaje que hay cuando inicia un gobierno, creemos que hubo un tema de actitud o incluso de desprecio hacia el sistema de transparencia. Afortunadamente hemos avanzado, aunque persisten diferencias en cómo responde un sujeto obligado de otro, incluso respecto a un mismo tema”, dijo en entrevista el comisionado Óscar Guerra Ford.

De acuerdo con los datos oficiales del instituto revisados por Animal Político, en 2019, primer año de esta administración, se presentaron y procesaron 13 mil 836 quejas en contra de respuestas de las distintas instancias federales. Para 2020, año en que se desató la pandemia y hubo un cierre parcial de actividades, las quejas atendidas y resueltas sumaron 12 mil 509. En tanto, en 2021 la cifra preliminar es de 10 mil 614 en total (con asuntos que aún se encuentran en proceso de revisión)

Se trata del periodo en el que más quejas se han presentado ante el Instituto. Esto pese a que en 2020 y 2021 la atención de solicitudes (y por ende la presentación de quejas) se vio mermada debido a las distintas suspensiones de actividades como resultado de la pandemia. Previo al arranque de este sexenio los tres años con más quejas habían sido el 2018 con 10 mil 43, el 2016 con 8 mil 769, y el 2010 con 8 mil 155.

Los datos del INAI muestran que en el 18% de las quejas presentadas en el actual sexenio se ha determinado que la dependencia e institución respondió de forma correcta, lo que no necesariamente significa que la información se haya proporcionado, pero sí que al menos hubo una búsqueda adecuada de la misma. Es menos de la quinta parte de los recursos revisados.

En cambio, en 17 mil 583 quejas resueltas, que equivalen al 47.5% del total, el pleno del INAI resolvió modificar o revocar la respuesta concedida por los sujetos obligados tras concluir que sí deberían haber entregado la información que se les solicitó o, por lo menos, haber realizado una búsqueda exhaustiva de esta.

Este promedio de respuestas revocadas con AMLO es más alto que el registrado en la administración del expresidente Enrique Peña Nieto donde alcanzó el 42%, y significativamente más elevado que lo registrado en el sexenio de Felipe Calderón donde el registro fue de 31.7%.

Dependencias líderes en opacidad

En 2021, la Cofepris fue el sujeto obligado con más respuestas revocadas por el pleno del INAI de toda la administración pública federal: 245 en total. Un año antes,  la Cofepris ya había sumado 185 recursos de revisión resueltos en su contra, la segunda cifra más alta de ese año solo detrás de los acumulados por el Instituto Mexicano del Seguro Social.

Aunque no se trata de la dependencia o institución federal más grande, en el INAI explicaron que la llegada de la pandemia sanitaria y el desarrollo de tratamientos y aprobación de las vacunas trajo consigo un incremento notorio de las solicitudes presentadas ante la Cofepris, la cuales no han sido atendidas correctamente por dicha institución.

El problema va más allá de las negativas iniciales. El comisionado Guerra Ford explicó que la Cofepris ni siquiera ha atendido las resoluciones del pleno del INAI en donde se le ordena entregar información que, de acuerdo con sus facultades administrativas, sí está en su poder. Ante esta situación se han tenido que presentar denuncias ante el Órgano Interno de Control dependiente de la Función Pública.

“Son más de 300 resoluciones del INAI que están incumplidas por la Cofepris. En donde ya se resolvió que tenían que responder a las solicitudes y aun así no lo han hecho ni dan razones válidas para ello. Sin duda se trata de los campeones del incumplimiento”, sostuvo el comisionado.

Otro caso que destaca es el de la Oficina de la Presidencia. En 2019, primer año del sexenio, se trató del sujeto obligado con la mayor cantidad de respuestas revocadas por el INAI con 159 en total, a las que sumaron otros 103 casos de respuestas modificadas por diversas fallas. Para 2020, la cifra descendió a 77 respuestas modificadas o revocadas, pero en 2021 volvió a repuntar a 121 procesos resueltos en contra de la Presidencia.

El IMSS se mantiene, en términos generales, como la institución federal con el mayor número de quejas presentadas en su contra. En lo que va del gobierno de López Obrador el INAI le ha revocado 526 respuestas incorrectas a solicitudes de transparencia, y le ha modificado otras 1 mil 340.

Le sigue el ISSSTE, sujeto obligado que en la primera mitad del actual sexenio acumuló 558 respuestas revocadas por el pleno del INAI. En el mismo sector salud, la Secretaría de Salud Federal registra en el mismo lapso 328 recursos resueltos en su contra con la misma instrucción.

La Fiscalía General de la República (FGR) es el ente autónomo que acumula la mayor cantidad de respuestas a solicitudes revocadas o modificadas con 413 en total de 2019 a 2021. La Secretaría de la Defensa Nacional es la dependencia del área de seguridad con mayores problemas de opacidad pues suma 465 respuestas revocadas a solicitudes enviadas.

Otra instancia federal con un número importante de quejas es la Comisión Federal de Electricidad (CFE). En los primeros tres años del sexenio los comisionados del INAI le han revocado a dicha compañía pública 324 respuestas a solicitudes de información

¿Por qué crecen las quejas?

El comisionado del INAI Óscar Guerra Ford explicó que detrás del incremento de las quejas atendidas y resueltas durante el actual sexenio hay varias explicaciones. Subrayó que se ha incrementado el número de solicitudes enviadas a las dependencias federales lo que, naturalmente, también repercute en el aumento de las quejas presentadas.

No obstante, el denominado índice de recurrencia, como se le denomina a la proporción de solicitudes que derivan en una queja ante el Instituto, sí ha registrado un incremento en el actual sexenio y particularmente durante el primer y segundo de la administración, situación que evidencia otro tipo de problemáticas.

“El arranque del sexenio fue bastante malo. De inicio no podemos descartar que hubo una curva de aprendizaje, de los funcionarios que llegan a atender estas solicitudes y en ocasiones desconocen el área. Pero creemos que también hubo un problema de actitud o incluso de desprecio al INAI. De inicio sí había una postura de no responder nada, aunque esto ha ido cambiando”, dijo el comisionado.

Desde sus conferencias mañaneras el presidente López Obrador ha sido crítico en diversas ocasiones del trabajo del INAI, al señalarlo incluso de haber encubierto en el pasado casos como el de Odebrecht (aunque en realidad es el instituto el que ordenó su desclasificación). Pese a ello, Guerra Ford dijo que la relación directa con diversas dependencias e instancias federales, y el cumplimiento a sus obligaciones de transparencia, ha mejorado considerablemente.

Destacó, por ejemplo, el hecho de que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) haya decidido publicar, por petición del instituto, todo lo relacionado con los contratos de vacunas contra COVID-19. Una postura distinta a la de la Secretaría de Salud que optó por ir a tribunales para no dar a conocer dicha información.

Otro caso es de la Defensa Nacional con la que ha habido un diálogo constante para el cumplimento de sus obligaciones, sobre todo ante el incremento de sus funciones en la actual administración. El comisionado añadió que gracias a este tipo de acercamientos ya se logró, por ejemplo, que a partir de las siguientes semanas el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles se convierta en un sujeto obligado de transparencia que deberá publicar sus contratos y atender, directamente, las solicitudes que se le presenten.

En contraste, hay instancias en las que persiste una resistencia importante a transparentar datos. Además del caso ya detallado de la Cofepris hay otras áreas como la propia Oficina de la Presidencia la cual, en su mayoría, no proporciona la información que se le ha pedido en las solicitudes.

Animal Político publicó que la Presidencia se negó a entregar los datos relacionados con la agenda de reuniones de trabajo que sostiene el primer mandatario, información que de acuerdo con el INAI no tendría que haberse negado.

“Tenemos también muchas solicitudes donde se piden los datos de las afirmaciones que el presidente expresa en sus conferencias. Es información de la que sí debería tener registro la Presidencia, pero la respuesta común es que no la tienen porque no les corresponde. En estos casos nosotros revocamos la respuesta y pedimos que se haga una búsqueda exhaustiva de la información, o se termina orientando a la persona ante la dependencia que podría tener esos datos”, dijo el comisionado.

En lo que ha habido un mejor desempeño del gobierno federal es en el cumplimiento de las obligaciones de transparencia, es decir, la información que las instancias están obligadas a dar a conocer de forma periódica y sin necesidad a que se solicite. “Su desempeño ha sido mejor en la parte activa que en la reactiva. Ahí se han puesto las pilas”, destacó el comisionado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.