Carlos Slim y AMLO: la reconciliación de los personajes más poderosos de la política y la economía de México - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Gobierno de México

Carlos Slim y AMLO: la reconciliación de los personajes más poderosos de la política y la economía de México

Después de meses de una distante relación, el empresario más rico de México, Carlos Slim y el presidente Andrés Manuel López Obrador se reconciliaron. En el entendimiento hubo una buena dosis de pragmatismo… De ambos personajes.
Gobierno de México
29 de agosto, 2019
Comparte

Hace unos meses parecía muy difícil ver esta imagen: Carlos Slim Helú, el empresario más rico de México, aplaudiendo sonriente al lado del presidente Andrés Manuel López Obrador.

La escena ocurrió este martes después de la conferencia de prensa que cada mañana ofrece el mandatario.

En este encuentro se anunció un acuerdo para mantener la construcción de siete gasoductos que el gobierno pretendía modificar porque los consideraba “leoninos” para el erario.

El conflicto, que se encaminaba a resolverse en tribunales internacionales, ponía en riesgo el abasto de gas natural en el país.

Muchos se sorprendieron con la presencia de Slim, quien no hace mucho llegó a ser el hombre más rico del mundo. Desde octubre pasado la relación entre el magnate y el entonces presidente electo parecía distante.

Slim, por ejemplo, cuestionó la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), donde tenía fuertes inversiones.

Nuevo aeropuerto México

AFP
La cancelación del nuevo aeropuerto alejó a Slim y AMLO.

Y en los meses siguientes López Obrador criticó los contratos de obra pública donde participan empresas del magnate.

Algunos analistas veían impensable una eventual reconciliación. Pero ahora el ambiente es otro. Slim no sólo se tomó una foto con López Obrador, también respaldó su política económica.

“En los objetivos que tiene este gobierno creo que todos hemos estado 100% de acuerdo” dijo.

“Combatir la corrupción, la impunidad, crecer al 4% (anual), bajar el gasto corriente. Creo que hay unanimidad, hay un gran acuerdo”.

Tal distancia fue motivo de controversia. Slim es el mayor inversionista de México, y López Obrador el presidente con mayor respaldo en la historia reciente.

La separación fue vista como una señal de incertidumbre para algunos especialistas. Ya no más.

¿Por qué cambió la relación entre estos poderosos personajes?

Historia de desencuentros

En el fondo, coinciden especialistas, Slim y AMLO, como se conoce en México al mandatario, entendieron que nadie gana con una confrontación entre el gobierno y el sector privado.

El magnate, como otros empresarios, “piensan estratégicamente” le dice a BBC Mundo el especialista Mario Maldonado, columnista de finanzas en el diario El Universal.

Gasoductos México

AFP
La construcción de gasoductos provocó controversia de AMLO con Slim.

“No terminan de convencerse de sus proyectos pero no son tontos, dicen: si nos peleamos vamos a perder“.

La confrontación empezó desde que López Obrador era presidente electo, a partir de agosto de 2018.

Desde entonces mantuvo una relación difícil con Slim y otros empresarios, a quienes acusó de tener una considerable influencia en administraciones anteriores.

“El gobierno no estará al servicio de una minoría”, dijo en octubre pasado.

Se acabó el predominio de una minoría y la vinculación del poder económico y político, que el gobierno esté sólo al servicio de un grupo”.

Uno de los momentos más complicados fue la cancelación de la construcción del aeropuerto NAIM, el mayor proyecto de infraestructura en la historia reciente del país y donde Slim era uno de los principales inversionistas.

El magnate inclusive ofreció hacerse cargo de la obra y reducir costos para no usar recursos públicos. AMLO se negó, según documentó la agencia Bloomberg.

Producción de autos México

AFP
El gobierno mexicano necesita inversión privada, dicen analistas.

A partir de ese momento la relación se complicó. En varios eventos Slim insistió en la necesidad de mantener la inversión privada en el país, algo que según especialistas no parecía promover López Obrador.

“No sólo son cablecitos”

Una vez en el gobierno AMLO cuestionó la asignación de contratos para construir nueve gasoductos para suministrar combustible a plantas de la gubernamental Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Según el presidente, las condiciones en que se firmaron los acuerdos eran “ventajosos” para las empresas, entre ellas Carso Energy, propiedad de Slim.

“Esos contratos eran abusivos, yo les llamé leoninos porque se entregaron con todos los beneficios para las empresas”, dijo.

El consorcio del magnate respondió que su contrato con la CFE “fue resultado de una licitación pública internacional“.

Otro desencuentro ocurrió cuando el gobierno ofreció al sector privado una red de 50.000 kilómetros de fibra óptica de la CFE, para brindar servicio de internet en todo el país.

Ninguna compañía participó en la licitación. El presidente criticó el desinterés por el proyecto.

“Como a las empresas no les resulta rentable, no dan el servicio en los pueblos apartados”, dijo. “¿Saben cuánto territorio del país está comunicado por internet? Sólo 20%“.

Bolsa de Valores México

AFP
La reconciliación de AMLO y Slim fue bien recibida en los mercados.

También cuestionó a los concesionarios de telecomunicaciones por no ampliar la cobertura en regiones marginadas. Así, dijo, las autoridades se harían cargo del servicio.

Háganse a un lado porque ahora el gobierno va a tener su empresa para comunicar con internet a todos los mexicanos”.

Carlos Slim, quien es el mayor proveedor de telecomunicaciones en el país, respondió al comentario presidencial.

“Se deben tener redes de comunicación avanzada de última generación y muy alta penetración poblacional y territorial”, dijo.

“Es fundamental y eso no necesariamente tiene que ser con cablecitos y fibra óptica“.

La reconciliación

Hace unas semanas las diferencias entre Slim y AMLO empezaron a conciliarse.

El presidente invitó al magnate a una comida privada en Palacio Nacional, donde vive y tiene sus oficinas.

Al día siguiente López Obrador dijo que el empresario le anunció que se retiraba de los negocios, pero después de 2024, cuando termina su gobierno.

“Está dispuesto a apoyar no sólo en la parte empresarial, sino también en acciones de bienestar para nuestra población”.

Luego, a mediados de julio, el presidente asistió a una cena con los empresarios más ricos del país.

Después del encuentro AMLO matizó su discurso hacia la inversión privada, e inclusive estableció una mesa de negociación con las empresas que construyen los polémicos gasoductos.

Slim y AMLO

Getty Images
López Obrador y Carlos Slim se distanciaron durante meses.

El gobierno buscaba mejores condiciones para la CFE, y para conseguirlo promovió un arbitraje internacional.

Las empresas pretendían que se cumplieran los contratos. El consorcio de Slim fue el primero en negociar un acuerdo, y después el resto de las compañías hicieron lo mismo.

Analistas como José Yuste, especialista en finanzas de Grupo Fórmula, dice que fue “un entendimiento práctico de lo que se debe hacer“.

Es decir, “honrar los compromisos firmados. Si crees que hubo contratos leoninos pues tratas de flexibilizarlo, lo que debe existir es certidumbre jurídica” explica a BBC Mundo.

Pero no sólo los empresarios actuaron con pragmatismo, advierte Mario Maldonado, pues el gabinete de AMLO pareció entender la necesidad de enviar señales de estabilidad a los inversionistas.

Un factor clave fue el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre del año, que según datos oficiales fue de 0,01%

“Se dieron cuenta de que si no manda un mensaje de que va a negociar y repensar las cosas en sectores estratégicos no va a llegar la inversión, y su gobierno tendrá un crecimiento económico estancado”.

El resultado fue el mensaje de reconciliación de Carlos Slim. “Estoy convencido que vamos a crecer bien y pronto” dijo el magnate.

“Este año no sé si crezcamos o no crezcamos, creo que es intrascendente, lo relevante es que hay un potencial y grandes posibilidades de crecimiento”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=o8u_cuNTP8E

https://www.youtube.com/watch?v=8d_Bfnkb4tw

https://www.youtube.com/watch?v=T8R690L4c0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Lecciones que debimos aprender en diciembre para no tener una tercera ola de COVID tan grave

Las oleadas de contagios de enfermedades como la COVID no se pueden evitar, pero sí pueden moderar su intensidad.
Cuartoscuro
28 de marzo, 2021
Comparte

México tendrá una tercera ola de contagios de COVID-19 y tendrá también una cuarta y quizá una quinta. Las oleadas de casos de esta enfermedad seguirán en todos los países hasta que se logre la inmunidad de rebaño de las poblaciones. No hay otra forma de evitarlas. Lo que sí se puede hacer es reducir la intensidad de cada nueva ola. Y hay lecciones que dejó la segunda, la de diciembre, que se deberían haber aprendido para tener un menor número de enfermos y fallecidos en las próximas semanas.

Mientras el virus esté circulando y no haya una inmunidad suficiente en la población como para que no se produzcan repuntes en los contagios a consecuencia de la interacción entre las personas, las olas o los repuntes de casos de COVID-19 no se podrán evitar, explica Jorge Baruch Díaz, responsable de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la UNAM.

Lee: Vacaciones y vacunas: una combinación riesgosa para una tercera ola de COVID

En México, dice, esa inmunidad de rebaño no se va alcanzar sino hasta dentro de un año, más o menos, y si no se quieren tener olas tan graves como la de diciembre y enero pasado habrá que modificar lo que hizo mal y corregir.

“El chiste es que las olas que vengan más adelante sean menos intensas que las anteriores y eso se puede lograr aprendiendo de los errores que cometimos en la primera y segunda ola, ¿cuáles fueron? Básicamente la estrategia de comunicación (en el país para responder a la pandemia) es muy deficiente. A veces hay mensajes encontrados y esto confunde a las personas”.

Baruch Díaz explica que se necesitan mensajes unificados por parte de los tres sectores: gobierno, tanto federal, como los estatales y locales; la iniciativa privada y la sociedad civil. “Si las empresas empiezan a decir salgan de viaje y el gobierno dice, con nada más una conferencia de prensa, no no salgan de viaje, no hay una consistencia en los mensajes y es probable que no tengamos un impacto”.

Lo otro es que si se empiezan a reactivar actividades no esenciales en algunos estados de la República, precisa el especialista, se debe intensificar la búsqueda de casos asintomáticos (responsables del 80% de los contagios) para poder cortar las cadenas de transmisión de manera temprana.

“Si no evolucionamos la estrategia de pruebas que se hacen en la población al momento de abrir algunas actividades no esenciales, como es la educación presencial, vamos a fallar nuevamente en el control de la intensidad de las siguientes olas”.

En cuanto a qué le toca a la población, le toca esta vez sí acatar la medida de quedarse en casa en vacaciones. “Estamos como al principio de la epidemia, cuando nos tuvimos que quedar en casa en Semana Santa, así tiene que ser otra vez”, advierte Baruch Díaz.

Te puede interesar: Salud presenta decálogo para unas ‘vacaciones seguras’ en Semana Santa

Y aunque en diciembre la recomendación de autoridades y especialistas señalaba que se podían hacer reuniones de no más de seis personas o de dos casas, el director de la Clínica de Atención Preventiva del Viajero de la UNAM, dice que lo recomendable es reunirse solo con la gente con la que se habita en una misma vivienda.

“Se ha establecido un ranking mundial de las medidas que resultan más efectivas y una de las principales es la cancelación de las reuniones, incluso las de grupos pequeños, así se va a incidir de manera efectiva en disminuir la intensidad de la transmisión del virus”.

Sobre las salidas y reuniones al aire libre, dice que si se quiere salir a dar un paseo, no hay que ir a lugares abiertos a los que tradicionalmente irá mucha gente, sino buscar opciones menos populares, en los que la concurrencia será menor. No hay que dormir fuera de casa, cualquier lugar de hospedaje conlleva su riesgo de contagio y no, no se debe salir de vacaciones.

Los únicos viajes que se deberían hacer en una epidemia como esta son por tres motivos: por repatriación, por una urgencia laboral o por ir ayudar a un familiar o un amigo que tenga un problema y requiera el apoyo. Ir a la playa a divertirse es ir a ponerse en riesgo y arriesgar a las personas vulnerables con las que se convive.

“No debe haber playas llenas, porque si no nos va a pasar lo mismo que en enero. No hay que volcarse a viajar, ni todo el mundo debe salir a la calle y abarrotar restaurantes. Si no moderamos la interacción social, vamos a repetir lo mismo”.

Justo de los alimentos e ir a restaurantes, Baruch Díaz dice que lo mejor es preparar la comida en casa. Si se va a ir a comer a algún lugar, lo menos arriesgado es hacerlo en un espacio al aire libre, en una terraza, por ejemplo. Ingresar a un lugar y además comer son dos acciones que aumentan el riesgo de contagio.

Y si se sale al espacio público o se tiene interacción con personas ajenas al domicilio hay que utilizar el cubrebocas, bien utilizado: cubriendo nariz y barbilla, no solo la boca.

“Esperamos que todos hayamos aprendido las lecciones de diciembre, pero ya lo veremos en los próximos días”, remata el especialista.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.