Qué son las células T y cómo aportan inmunidad contra el COVID-19
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Qué son las células T y de qué forma aportan inmunidad oculta contra el COVID-19

Mientras las últimas investigaciones apuntan a que los anticuerpos contra Covid-19 podrían perderse en meses, una nueva esperanza ha aparecido en el horizonte: las células T.
AFP
31 de julio, 2020
Comparte

Si no puedes ver el video haz clicaquí.

En la intensa carrera por combatir el coronavirus, los científicos estudian con esperanzas unas células que pueden ser ‘la llave’ de la inmunidad contra el covid19.

Primero, los científicos descubrieron que pacientes que se habían recuperado de Covid-19, misteriosamente no tenían anticuerpos contra la enfermedad.

Luego llegó el hallazgo de que muchos de los que desarrollan anticuerpos parecen perderlos nuevamente después de unos pocos meses.

Los investigadores han comenzado a darse cuenta de que podría haber otra forma de inmunidad que en algunos casos, ha podido permanecer en el cuerpo durante años.

Así un tipo enigmático de glóbulos blancos está ganando protagonismo en la investigación sobre el nuevo coronavirus: las células T.

Y su estudio puede ser crucial en la lucha contra la pandemia.

“Al observar a los pacientes con covid-19 -pero, me hace feliz poder decir que también al observar a individuos que fueron infectados pero no necesitaron hospitalización-, queda absolutamente claro que hay respuestas de las células T”, dijo a la BBC Adrian Hayday, profesor de inmunología del King’s College de Londres y líder de grupo en el Instituto Francis Crick.

En este video explicamos qué son las células T y cómo pueden protegerte contra el covid-19.

Guion y presentación: Ana María Roura – Edición de video: Angelo Attanasio – Editora: Natalia Pianzola


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Ciprian Ardelean/INAH

Descubren herramientas hechas por humanos de hace 30 mil años en cueva de Zacatecas

El hallazgo de herramientas en la Cueva del Chiquihuite, en Zacatecas, evidencia que existieron grupos humanos anteriores a los “Clovis”, considerados los primeros pobladores de América, con 13,500 años de antigüedad.
Ciprian Ardelean/INAH
23 de julio, 2020
Comparte

Científicos encontraron herramientas elaborados por seres humanos que datan de entre 30 mil y 13 mil años en una cueva del municipio Concepción del Oro, Zacatecas.

El grupo de científicos, encabezado por el doctor Ciprian Ardelean de la Universidad Autónoma de Zacatecas, detallaron en un artículo de la revista Nature que la herramienta lítica de tradición tecnológica desconocida, proporciona evidencias de la presencia humana en la región noroeste de México antes del Último Máximo Glacial.

Te puede interesar: Hallan minas de ocre en cuevas subacuáticas de Yucatán; podrían ser las más antiguas de América

Entre las herramientas halladas se encuentran núcleos, lascas, cuchillas, restos de lascas modificadas o usadas, rascadores, puntas, azuelas y elementos puntiagudos formados por fractura de los bordes de la piedra caliza y láminas de calcita.

Resultados de análisis petrográficos sugieren que no pertenecen a la roca que conforma las paredes y el techo de la cueva. El 90 por ciento de las herramientas son de piedra caliza recristalizada, de colores verde y negruzco, disponible en las proximidades del sitio, en forma de pequeños nódulos sueltos, erosionados de fuentes geológicas aún no identificadas.

A través de un comunicado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó que este hallazgo se suma a otros descubrimientos relevantes en las Tierras Altas de Chiapas, México central y cuevas inundadas de la costa caribeña, correspondientes al final de la época del Pleistoceno y al Heloceno Temprano.

De acuerdo con el INAH, las evidencias halladas en la Cueva del Chiquihuite indican la diversidad cultural de los primeros grupos que se dispersaron por el continente.

En el artículo publicado en Nature a partir de este descubrimiento, los científicos sugirieron que América del Norte estaba poco poblada antes del Último Máximo Glacial, que ocurrió entre hace 18 mil y 17 mil años, es decir, que existieron grupos humanos anteriores a los “Clovis”, por mucho tiempo considerados como los primeros pobladores de América, con 13 mil 500 años de antigüedad.

Lee más: El INAH halla palacio maya de mil años de antigüedad en una zona poco explorada

El arqueólogo Ciprian Ardelean detalló que el la diversidad cultural amplia que habría llegado a Norteamérica advierte la presencia de distintos grupos que seguían rutas diferentes y enfrentaban el entorno con respuestas particulares, por lo que desarrollaban estilos propios.

Ardelean llegó a la Cueva del Chiquihuite después de un año de recorrer a pie y de manera sistemática kilómetros de sierra en Concepción del Oro, en busca de evidencias humanas antiguas, guiándose por la interpretación de la forma del terreno y con la orientación de lugareños.

En 2010 alcanzó esta cueva, ubicada a 2 mil 740 metros sobre el nivel medio del mar y aproximadamente a mil metros sobre el suelo del valle.

Los primeros vestigios los halló en 2012, a través de un pozo de sondeo que le indicó el potencial arqueológico y en 2016 comenzó la primera temporada de campo, derivada de un proyecto de investigación avalado por el INAH.

La cueva es de paredes grisáceas, tiene dos cámaras interconectadas, cada una de más de 50 metros de ancho, 15 metros de alto y un suelo inclinado repleto de estalagmitas. Estas puntas carbonatadas son las centinelas del pasado: “Debajo de los espeleotemas uno pisa el Pleistoceno”, de acuerdo con Ciprian Ardelean.

Entérate: INAH cumplirá con tareas sustantivas pese a recorte de 700 mdp, promete el director del Instituto

Al interior de la cueva, la temperatura se mantiene en 12 grados, no importa si afuera es invierno o primavera; el arqueólogo Ardelean supone que sirvió de refugio obligado durante el invierno, donde cazadores-recolectores se protegían de las bajas temperaturas registradas antes del Último Máximo Glacial.

Además de Ciprian Ardelean, autor principal del artículo, participaron en él  tres investigadores del INAH: Joaquín Arroyo Cabrales, codirector del Proyecto Paleontológico en Santa Lucía; Alejandro López Jiménez, también paleontólogo en Santa Lucía, e Irán Rivera González, investigadora de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.