close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Cómo es vivir en Cerrada Andrómaco, el callejón que quedó atrapado entre los edificios de "Ciudad Slim"

El "megadesarrollo" inmobiliario del empresario Carlos Slim en Ciudad de México alberga grandes corporativos y familias adineradas justo a unos metros de un caserío de habitantes bajos recursos.
5 de abril, 2019
Comparte

El “pam, pam, pam” de los martillazos se ha escuchado en el barrio Ampliación Granada desde hace dos décadas.

Los golpes secos y metálicos, el rechinante uso de taladros y el estruendoso movimiento de maquinaria pesada se ha convertido en el sonido de fondo en la vida de miles de personas.

No solo quienes viven en esta zona del oeste de Ciudad de México, sino los miles de oficinistas y hasta los turistas están expuestos a la ininterrumpida construcción de edificios de los últimos 20 años.

“Ya nos acostumbramos”, dice con una risa resignada José Reyes, quien al igual que unas decenas de familias ha vivido desde mediados del siglo pasado en este caótico barrio.

“Siempre fuimos los únicos. Cuando yo llegué aquí, todas las casas eran de láminas de cartón. Todo esto eran fábricas”, dice Reyes a BBC Mundo, señalando hacia los grandes edificios que rodean su casa.

Él y otras 200 personas viven en la Cerrada Andrómaco, un estrecho callejón peatonal de unas 60 casas que contrasta dramáticamente con el paisaje de su alrededor.

Cerrada Andrómaco

Google
La Cerrada Andrómaco (recuadro) es la única calle de viviendas originarias en la zona.

Apenas a dos cuadras de distancia se encuentra la Plaza Carso, un lujoso conjunto inmobiliario de edificios de oficinas y residencias, un par de museos, un teatro y hasta un acuario subterráneo construidos por el multimillonario mexicano Carlos Slim.

La monumental obra -coronada por el literalmente deslumbrante Museo Soumaya que Slim dedicó a su fallecida esposa- tuvo una inversión inicial estimada en US$800 millones.

“Es el megadesarrollo de usos mixtos más grande de América Latina”, afirma con orgullo el grupo Carso, empresa que fue la punta de lanza para que otras inmobiliarias invirtieran en esta zona.

La explanada de Plaza Carso

BBC
Esta zona se transformó radicalmente a partir del impulso inmobiliario del consorcio de Slim. 

Las obras empezaron en 2008, pero ya desde el 2000 este sector de naves industriales en abandono comenzó a transformarse en lo que es hoy.

Y desde entonces vecinos de familias de ingresos medios y bajos han visto cómo se transforma el paisaje urbano que ellos conocían en lo que coloquialmente ha sido llamado “ciudad Slim”.

Perdieron el sol

Los habitantes de la capital de México tienen a Polanco como sinónimo de barrio de clase alta.

Ahí se asentaron enormes casonas de familias de altos ingresos, mexicanas y extranjeras, a las cuales se les suman embajadas, grandes edificios residenciales y almacenes.

La zona conocida como Nuevo Polanco, en uno de los extremos de ese barrio, fue la última en desarrollarse luego de que grandes compañías como General Motors, Chrysler y General Tire cerraron sus fábricas.

El callejón de Cerrada Andrómaco

BBC
El callejón de Cerrada Andrómaco se encuentra justo al lado de edificios de unos 20 niveles.

Fue entonces que los vecinos de las colonias populares Irrigación, Granada y Ampliación Granada comenzaron a ver los enormes boquetes que se abrían para la cimentación de edificios (lo cual no se ha detenido en dos décadas).

“El levantamiento de torres no nos ha generado tanta problemática, siendo honestos. El problema viene después, cuando se empiezan a habitar“, explica José Reyes, líder de los vecinos de Cerrada Andrómaco.

Su callejón colinda directamente con dos torres habitacionales, una de las cuales está siendo construida por la empresa Metro Buildings, y a unos pasos de distancia se elevan más edificios de entre 10 y 20 pisos.

Reyes y sus vecinos han perdido el sol de las mañanas y las tardes, pues encerrados entre grandes muros de hormigón y cristal la noche llega temprano para ellos.

El callejón de Cerrada Andrómaco

BBC
Tanto obreros de la construcción como oficinistas consumen productos vendidos en Andrómaco.

Pero más grave aún, la apertura de cientos de apartamentos habitacionales, oficinas y centros de entretenimiento ha causado una gran sobrecarga a servicios públicos tan básicos como el agua o drenaje.

“Modelo de desarrollo”

Es viernes (y día de pago) y en los alrededores de la Plaza Carso se siente una competencia de ruido entre el bullicio de la gente y los autos que buscan abrirse paso tocando la bocina.

Cientos de empleados entran y salen de las torres de oficinas de casi 60 empresas nacionales y trasnacionales como Nokia, Huawei, Philip Morris, Metlife y la joya de la corona del emporio Slim, América Móvil (una de las 10 empresas más grandes de América Latina).

Pero también hay grandes filas de mexicanos y extranjeros que llegan al Museo Soumaya, el acuario o el teatro que hay en el lugar.

“Es muy impresionante. Muy bonito y elegante”, dice la canadiense Annika Boron luego de visitar el Museo Soumaya en el cual Slim expone parte de las obras de arte de su colección personal.

Visitantes del Museo Soumaya

BBC
Los museos y centros de espectáculos se han convertido en un atractivo turístico en la zona.

Carso asegura que su “megadesarrollo” inmobiliario es un “modelo de desarrollo sustentable” que cambió el paisaje olvidado de Nuevo Polanco.

Los márgenes de una vía de tren activa fueron convertidos en un andador peatonal, uno de los mejoramientos barriales más visibles.

“La conjunción de la vida cosmopolita, los espacios culturales y el fácil acceso vial a toda la zona de nuevo Polanco impacta positiva y significativamente en la calidad de vida de los colonos“, afirma el consorcio.

¿Desarrollo para quién?

La antropóloga social Adriana Aguayo, de la Universidad Autónoma Metropolitana, recientemente realizó una investigación sobre el boom inmobiliario en la zona y sus efectos urbanos.

El parque lineal

BBC
Constructoras como Carso y Mega Buildings aseguran que han contribuido a mejorar el entorno de la zona.

Encontró que desde la década pasada se tenían 176 proyectos de construcción de los cuales se están creando unos 15.700 espacios habitacionales.

Hace cinco años, la población flotante -las personas que cotidianamente pasan el día en la zona por su empleo u otras actividades- ya se contabilizaba en más de 40.000 personas, número que podría duplicarse con la conclusión de nuevas torres.

“Es cierto que el paisaje urbano ha cambiado. El problema es para quién cambia“, dice a BBC Mundo Aguayo.

“Se hizo un desarrollo con una planeación no muy bien pensada. Entre los primeros problemas que empezamos a ver fueron los de tráfico, que ahora es brutal, y en el abastecimiento de agua. Y pocas áreas verdes”, apunta.

Oscar Martinez

BBC
Vecinos como Óscar Martínez piden apoyo de las autoridades para que se controle el crecimiento inmobiliario.

Óscar Martínez, vecino del lugar, asegura que “ha sido un cambio brutal” para los habitantes originarios de la zona: “Esta cerrada es lo único que queda como en las caricaturas. Está en medio de muchos complejos (inmobiliarios)”.

Pero un problema general es la movilidad:las estrechas calles siguen siendo las mismas de hace décadas para miles y miles de nuevos habitantes y oficinistas.

“Es incomprensible. La única calle que se ensanchó fue la de Lago Zúrich. Y hasta que ésta no tuvo una remodelación, la gente que vivía en esa manzana podía hacer media hora para salir a las principales avenidas, a una o dos cuadras“, comprobó Aguayo en su investigación.

Edificios en Nuevo Polanco

BBC
Los gobiernos de Ciudad de México autorizaron la construcción de edificios en una pequeña zona con calles estrechas.

“Contraste brutal”

Los habitantes de Cerrada Andrómaco no conocen a sus vecinos de los lujosos apartamentos y viceversa.

Su interacción se limita a problemas cotidianos, como el que haya música a alto volumen y la mala vista que generan las “cobijas” tendidas en las azoteas del lado del callejón, o que los residentes de las torres saquen a sus perros a hacer sus necesidades a la calle.

Ropa tendida frente a una torre

BBC
Desde Gran Tower (al fondo) se han llegado a quejar del canto de un gallo en Andromáco, según los vecinos de la Cerrada.

Gabriela López Olvera, del colindante condominio Grand Tower, dice que tratan de “llevar la fiesta en paz” entre vecinos, pues “respetando cada quien su lugar no hay problemas”. Otros residentes abordados por BBC Mundo prefirieron no opinar.

El distanciamiento entre vecinos es notorio y se hace más evidente a la hora de lograr acuerdos como colonia (barrio).

“Quieren tomar decisiones sin tomarnos en cuenta. Yo a Slim ni lo conozco. No lo veo mal, él invierte su dinero para ganar. También las otras constructoras. El problema no son los desarrolladores: los nuevos vecinos que vienen y se sienten dueños de esto”, dice José Reyes.

Carlos Slim

Getty Images
El consorcio de Slim invirtió unos US$800 millones en los desarrollos de Nuevo Polanco.

Para la doctora Aguayo, lo que sucede ahí es un ejemplo muy pronunciado del concepto “gentrificación”, cuando espacios populares son reformados por desarrolladores y sus habitantes originales se ven orillados a irse.

“El contraste es brutal y ellos lógicamente se sienten muy discriminados”, explica la investigadora.

Hay un proceso muy importante de desigualdad social. Esas zonas no han sido remodeladas. No han sido desplazados porque los desarrolladores se han concentrado en los terrenos de las fábricas, pero la presión es muy fuerte. No solamente en términos financieros, sino socioculturales”, añade.

¿Quién se responsabiliza?

La Secretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) es el organismo encargado de vigilar que haya construcción ordenada y planeada en Ciudad de México.

Su titular Ileana Villalobos dice que están poniendo a revisión todos los proyectos aprobados en gobiernos pasados luego de que durante la última década se ha criticado el otorgamiento de permisos inmobiliarios irregulares.

“Estamos tomando con mucha seriedad la revisión a los expedientes de las construcciones realizadas bajo este modelo denominado Sistemas de Actuación por Cooperación (SAC) en esta zona”, expuso a BBC Mundo.

Obras en Cerrada Andrómaco

BBC
Luego de exigir obras de mitigación desde 2015, este año recién comenzó el cambio de drenaje en Cerrada Andrómaco.

Y es que el SAC compromete a las inmobiliarias a destinar recursos para “mitigación” de daños al entorno y a la infraestructura urbana.

Metro Buildings construye junto a Andrómaco su proyecto inmobiliario “Andén 7”, la torre más alta de la zona. Un representante de la firma dijo a BBC Mundo que ellos han cumplido con la ley, incluidas mejoras en la Cerrada.

Pero los vecinos del callejón denuncian que las obras de mitigación, que obtuvieron tras tres años de denuncias, están detenidas por falta de recursos aportados por inmobiliarias al SAC.

La entrada de Cerrada Andrómaco

BBC
Seduvi dice que con el SAC busca que haya “integración social” de los residentes originarios con los nuevos.

A consulta de BBC Mundo, Seduvi promete que en abril entregará un informe pormenorizado de la situación inmobiliaria de la zona, así como reuniones con todos los vecinos “para atender sus necesidades”.

Pero los habitantes de Andrómaco ya no quieren más retrasos. Y dicen que defenderán sus propiedades ante las presiones del entorno para que se vayan.

“A pesar de todo, los vecinos se han aferrado a no vender, a no irse, a no darles la oportunidad de quedarse con todo esto que nos pertenece“, dice Óscar Martínez.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM

https://www.youtube.com/watch?v=cqGT5wh5REw

https://www.youtube.com/watch?v=rUrDvYJtKPU&t=16s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Agencia Pública

Brasil: conflictos agrarios y destrucción ambiental en la Amazonia

En Brasil, 97,7% de las áreas en conflicto se encuentran en la Amazonia Legal, donde las disputas por tierra y la destrucción ambiental andan lado a lado; contamos las historias de algunos agricultores.
Agencia Pública
13 de octubre, 2019
Comparte

Ciro Barros y José Cícero da Silva| Edición: Bárbara D’Osualdo | Traducción Diajanida Hernández/ Agencia Pública

Con la selva amazónica brasileña en llamas en diversos puntos simultáneamente, el gobierno de Jair Bolsonaro se vio en la mira de duras críticas dentro y fuera del país. Confrontado, el presidente acusó a las ONG de haber causado los incendios y se involucró en conflictos con líderes internacionales que criticaron la postura del actual gobierno frente a la crisis. En reunión con los gobernadores de los estados afectados, el presidente volvió a hacer acusaciones, afirmando que, si las demarcaciones de tierras indígenas pendientes fuesen aprobadas, “el fuego en la floresta amazónica acaba en dos minutos”.

El avance del incendio coincidió con el “Día del Fuego”, orquestado por WhatsApp por productores rurales, comerciantes y usurpadores de tierras de la región norte, mayoritariamente en el estado Pará. El día 10 de agosto la acción colectiva promovió la tala y quema en áreas de bosque y tierras públicas.

Una de las líderes dijo al periódico local Folha do Progresso que el evento quería “llamar la atención de las autoridades que en la región el avance de la producción sucede en apoyo al gobierno” y “mostrar al presidente que queremos trabajar, y el único modo es talando, y para formar y limpiar nuestros pastizales es con fuego”.

Lee: Bolsonaro niega en la ONU que la Amazonia sea “un patrimonio de la humanidad”

Desde la elección de Bolsonaro, ambientalistas ya se mostraban preocupados con el impacto que el gobierno podría tener en el área, ya que el presidente tiene una larga historia de discursos contra las leyes ambientales y las demarcaciones de tierras indígenas.

Desde los primeros meses del mandato el gobierno de Bolsonaro recortó 90% del presupuesto de la ya desfalcada Fundación Nacional del Indígena (Funai); redujo presupuestos y exoneró funcionarios del Ibama y del Instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad (ICMBio), órganos responsables por la fiscalización ambiental; publicó un decreto que retiró hasta 95% de los fondos de programas estratégicos, como el combate del cambio climático, el combate de incendios, licencia e inspección fiscal; y cesó al director del Instituto de Investigaciones Espaciales (INPE), órgano que monitorea la deforestación vía satélite en el país, después de que este divulgara datos del aumento de la destrucción de la floresta en relación con 2018.

En una carta abierta al actual presidente del Ibama, un grupo de servidores del órgano denunció el día 26 que “el discurso propagado y las medidas concretas adoptadas contra la actuación del Ibama y del ICMBio apuntan al colapso de la gestión ambiental federal y estimula el cometimiento de crímenes ambientales dentro y fuera de la Amazonia”. Más allá de los crímenes ambientales, tales retóricas y medidas también afectan otra cuestión íntimamente ligada a la preservación en Brasil: los conflictos por la tierra.

Lee más: Siete países latinoamericanos firman el Pacto de Leticia para proteger la Amazonía

Según el Boletín de Deforestación de la Amazonia Legal de julio, elaborado por la ONG Imazon, la deforestación fue de 20% en asentamientos, 19% en unidades de conservación y 6% en tierras indígenas. Mientras tanto, la mayoría de la deforestación (55%) ocurrió en áreas privadas o bajo varias etapas de tenencia. Además, un cruce de datos realizado por la Agência Pública muestra relación entre los asentamientos irregulares, donde hay reconcentración de tierras e instalación de beneficiarios sin el perfil del programa, y la deforestación en la Amazonia.

En un país donde la concentración de tierras es históricamente alta, las medidas de integración de la Amazonia puestas en práctica por el régimen militar desplazaron al mismo tiempo hacia la región grandes empresas del centro-sur y trabajadores rurales pobres en busca de tierra. El gobierno promovió asentamientos para ocupar la Amazonia y después los abandonó. Con el pasar de los años, agricultores familiares que intentan mantener un espacio para plantar se ven siempre más acorralados por la expansión de la frontera agrícola y por la presión de invasores, madereros, pistoleros y garimpeiros, tornándose blanco de la creciente violencia.

La extensión de tierras en conflicto viene aumentando exponencialmente desde 2015, según la Comisión Pastoral de la Tierra. Según el informe anual de la entidad, en 2018 el número de hectáreas involucradas llegó a 39,4 millones, lo que significa 4,6% del territorio nacional en disputa. Y la Amazonia Legal, que engloba nueve estados de Brasil donde hay ocurrencia de la vegetación, registra 97,7% de las áreas en conflicto en el país.

Pará, segundo estado más afectado por los recientes incendios, también es el estado donde hay más muertes por conflictos en el campo. Según el levantamiento del historiador Airton dos Reis Pereira, de la Universidad del Estado de Pará (UEPA), entre 1970 y 2018, más de mil personas murieron como consecuencia de conflictos de tierra en el campo paraense. Esa región también concentra la ocurrencia de matanzas en todo el país. De 1985 a 2019, sucedieron 49 matanzas en el campo brasileño con 229 víctimas.

Te puede interesar: Falso que los incendios en la Amazonia fueron causados por rayos láser

Los discursos hostiles de Bolsonaro contra indígenas y sin tierras, la paralización de la reforma agraria por su gobierno y la reciente aprobación del proyecto de ley que amplía el porte de armas en propiedades rurales, aumentan el miedo de que los conflictos en el campo, ya elevados, exploten este año. En los últimos meses, oímos las historias de agricultores amenazados de muerte en la lucha por un pedazo de tierra en el estado.

“Cada entrevista que damos pensamos que es la última”, dice agricultor amenazado de muerte

El Projeto de Assentamento Areia (PA Areia), en el sureste de Pará, es la puerta de entrada para un inmensa floresta disputada palmo a palmo por grupos de madereros que hace décadas dominan el área. Cercado por Unidades de Conservación que forman una de las mayores áreas continuas de bosque tropical del planeta, el PA Areia es una ruta privilegiada para acceder a las maderas duras que todavía abundan allí. Por esto, el proyecto de asentamiento presenta una intensa reconcentración de los lotes de reforma agraria, colecciona innumerables episodios de violencia, trabajo esclavo y crímenes ambientales.

El acceso al PA está controlado por madereros, que llegan a cobrar entrada para el lugar, un área pública perteneciente a la União.

Sin saber eso, la pareja Osvalinda y Daniel llegó en 2001, “tras una tierra sin problemas”. A primera vista, parecía un lugar maravilloso, con tierras buenas y un pueblo nuevo. Pero al poco tiempo, fueron sintiendo que algo estaba mal.

Cuando intentaban buscar ayuda de la asociación de vecinos y del sindicato de los trabajadores rurales para desarrollar la agricultura, no conseguían. Ellos percibieron que los agricultores producían para mantenerse, pero que no había mucho chance de crecimiento y que las familias dentro del asentamiento pasaban necesidades. “Fuimos al fondo: ¿por qué la agricultura no era desarrollada? Ahí vimos que tanto la asociación de vecinos como el sindicato y todos los órganos de la región eran manipulados por los agricultores y madereros para no desarrollar la agricultura, porque lo que tenía que funcionar ahí dentro era la madera”.

Debido a la falta de apoyo, decidieron abrir una asociación de mujeres y buscar nuevas experiencias para la agricultura. Fueron invitados a participar de un programa de desarrollo de agricultura familiar experimental, que duró ocho años. “Decidimos trabajar en otro sentido, con agroextractivismo. Incentivamos a los agricultores a hacer plantación de cultivos, no usar veneno o pesticidas. Fuimos cambiando la visión dentro del PA Areia”, cuenta Osvalinda.

Osvalinda e Daniel. Foto: Paula Cinquetti/Agência Pública

Sin embargo, la actividad les comenzó a traer problemas con las empresas ilegales que operan dentro del PA. Surgió la primera propuesta para que la asociación formara parte de un esquema que ayudaría a las empresas en la explotación de la madera. “Yo no acepté porque nosotros abrimos una asociación para no estar en las manos de ellos”, afirma Osvalinda. Ella cuenta que, a partir de ese momento, sus vidas comenzaron a cambiar.

“Era amenazada verbalmente todo el tiempo, ellos mandaban mensajes diciendo que la asociación no saldría adelante, que solo iba a perjudicar a las personas, a los agricultores. Y así se comenzó a crear una bola de nieve contra la asociación de mujeres allá adentro”.

Osvalinda recuerda con detalle el día en que su vida cambió definitivamente. En aquél día, la agricultora había ido a un municipio próximo para realizarse un tratamiento de salud cuando hizo un descubrimiento impactante.

Lee: Jair Bolsonaro miente sobre los incendios en Brasil y la Amazonía

“Yo estaba en una casa de apoyo y, conversando con una habitante, ella me preguntó que si yo conocía a una mujer en Areia que se llamaba Osvalinda, que era presidente de la asociación de mujeres allá. Le dije: ‘la conozco’. Pero no le dije que era yo. Me pareció extraño porque la mujer era de Novo Progresso . Y le pregunté: ‘¿Por qué?’. Y ella me dijo: ‘Porque esa mujer está sentenciada a muerte. Ella va a morir esta semana’. El piso parece que desapareció. Y le pregunté de nuevo: ‘¿Por qué?’. Contestó: ‘Ah, porque esa mujer está denunciando a los madereros ahí adentro.

El Ibama entró y quemó las máquinas de ellos, los camiones. Y es ella la que está denunciando’. Ahí le dije: ‘esa mujer soy yo. Yo soy Osvalinda, pero yo no estoy denunciando a nadie’. Ahí ella cambió de tema, desvió la conversación, dijo que el marido se había enterado”.

Osvalinda desistió de hacerse el tratamiento para el cual había ido a la ciudad, y Daniel fue a buscarla. Pero, cuando llegaron a casa, fueron cercados por un grupo de madereros y pistoleros. Uno de los madereros llegó con una bolsa de dinero e hizo una propuesta-ultimátum a los dos a cambio de silencio. La pareja negó las denuncias y tampoco quiso aceptar el dinero.

“Ahí él se molestó, se levantó y dijo: ‘Doña Osvalinda, pobre solo recibe dinero cuando muere’. Y le pregunte si él me estaba amenazando. Y él: ‘No, de ninguna manera yo la estoy amenazando. Solo le estoy diciendo a la señora que si el Ibama entra de nuevo aquí dentro de Areia y quema mis camiones, mis máquinas y mis empleados quedan desempleados y si ellos vienen aquí a hacer alguna cosa, no fui yo quien los mandó’”.

La pareja cuenta que, solo después de mucha insistencia, consiguieron formalizar la denuncia y en ese momento tuvieron otra ingrata sorpresa. “Allá en la Policía Federal quedamos como unos estúpidos, ya había un montón de denuncias a nombre de las personas que nos fueron a amenazar. Desde 1998, 1999, 2000. Denuncia vieja de asesinato, muerte, crimen ambiental”, cuenta Osvalinda.

“La policía ya sabía que existían personas, grupos criminales organizados y con mucho dinero actuando allí, dominando las comunidades, haciendo trabajo esclavo allí dentro del asentamiento, como sucede hasta hoy por allá y no es una cosa escondida. Todo el mundo lo sabe. Y ahí quedamos más asustados”, completa Daniel.

En 2015, los dos fueron incluidos en el Programa de Protección a los Defensores de Derechos Humanos (PPDDH), vinculado al Ministerio de la Mujer, de la Familia y de los Derechos Humanos. Incluso con ese soporte, en mayo de 2018, la situación llegó al extremo: encontraron dos tumbas, cada una con una cruz, en su lote. Al comienzo del año, ellos dejaron su pedazo de tierra en el PA y viajaron a otro estado para pasar una temporada lejos de allí. La mudanza fue motivada, según el Ministerio, por la necesidad de recibir tratamiento de salud intensivo, pero las amenazas que se acumularon contra ellos a lo largo de los años también contribuyeron con la decisión.

Pero muchos no tuvieron la misma “suerte”. Ellos contaron que ya murió “un montón de gente” en el asentamiento ―no solo por el conflicto agrario, sino también como consecuencia del trabajo esclavo.

“Nivaldinho fue uno que murió descuartizado a machetazos; Nelson fue apuñaleado por un pistolero en el banco de un barco, murió por falta de pago; Cuca fue asesinado y desaparecieron con él”, cuenta Daniel. “Otra fue Rosinha , una niña de 13 años que estaba embarazada. Su cuerpo desapareció, hasta hoy no la encontraron”, agrega Osvalinda.

“El Gaúcho también fue asesinado. Todo eso dentro del pueblo del asentamiento”, prosigue Daniel. “Además de los otros que ellos mataron y lanzaron dentro de las brasas del aserradero. Y el pueblo comentaba: ‘los mataron y los arrojaron dentro de las brasas’. Cuando hacen eso, el cuerpo no se convierte ni en ceniza, hasta la ceniza desaparece”, completa Osvalinda.

Lee: Las claves para entender lo que está pasando en la Amazonia

Temen que empeore el conflicto 

Ellos temen el empeoramiento del conflicto bajo el gobierno de Bolsonaro. Osvalinda cuenta que en enero ella recibió una amenaza de un forajido que se sentía amparado por el discurso del presidente. “Él le dijo a unos colegas nuestros: ‘ahora, nosotros tenemos un presidente que nos va a apoyar. Puede avisarle a doña Osvalinda que ahora quien manda aquí somos nosotros’”.

A pesar de las dificultades, ellos no piensan en desistir de la lucha. “Nosotros no vamos a abandonar a las familias, porque nosotros conocemos el miedo estampado en el rostro de cada uno allí. Pero tenemos la certeza de que el día de mañana no la contamos”, dice Daniel. “Cada entrevista que damos, muchas veces pensamos que es la última. Mientras no se haga justicia, el crimen va a continuar sucediendo”.

“O yo salía o yo moría”

Conteniendo la emoción, D.O., 58 años, gesticula poco y casi susurra mientras recuerda las amenazas que también lo obligaron recientemente a dejar, junto con la familia, la lucha por una parte de tierra en el suroeste de Pará.

“Algunos compañeros sintieron el choque de nuestra salida. Pero, por otro lado, ellos tomaron conciencia de que yo necesitaba salir. O yo salía o yo moría. Ellos me iban a perder de todos modos”, cuenta el expresidente de la Asociación de Agricultores Familiares de Mata Preta.

Mata Preta está ubicada en el municipio paraense de Anapu, en la gleba pública federal Bacajá, un inmenso territorio de más de 80 mil hectáreas creado en 1983, donde la misionaria norteamericana Dorothy Stang fue asesinada con seis tiros hace 14 años. En Anapu, la lucha por la tierra no da tregua y casi siempre prevalece la ley de la pistola. Fue la región con mayor número de asesinatos en el país el año pasado como consecuencia de los conflictos agrarios: tres muertes, según la CPT. El total de asesinatos llega a 20 desde el año 2000, además de 16 intentos de homicidios y 34 amenazados de muerte, como D.O.

El lote donde D.O. y la familia vivían y cultivaban se tornó uno de los frentes judiciales contra el combate de la ocupación ilegal de tierra en 2013, en una acción civil pública propuesta por la União y por el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (Incra) contra la agropecuaria Santa Helena Participaciones Ltda. La acción pedía la reintegración de posesión del área después de que el levantamiento del Incra había indicado que la empresa ocupaba ilegalmente el área pública. Como determina la Constitución, esa tierra debería ser destinada a la reforma agraria.

Con la posibilidad inminente de que la empresa perdiera la propiedad, la temperatura aumentó en Mata Preta. Un mensaje de la CPT informó a los órganos públicos sobre la situación: “Al final de la semana del 30-31 de mayo de 2015, matones armados cortaron ambos extremos de un puente en la vecinal que da acceso a Mata Preta, donde están ubicados los lotes 69, 71 y 73 […] Después de haber serrado el puente, matones fuertemente armados vigilan el área, cercan y abordan a los que consiguen pasar el canal. El día 29 de agosto, agricultores, en más de 15 carros, aterrorizaron a las familias apuntando armas, gritando y amenazando con destrucción”.

Al año siguiente, en 2016, la justicia concedió la reintegración de posesión de los lotes en favor de la União. Pero la primera victoria de los sin tierra no vino sin reacción. El hiato de más de un año entre la decisión favorable a la reintegración y su efectividad, en diciembre de 2017, convulsionó a Mata Preta.

Al asumir el liderazgo de la asociación de agricultores en 2016, D.O. tuvo que lidiar de inmediato con el asesinato de dos compañeros. Él narra la escena con lo que recuerda. “Llegaron a pie, de dentro del monte cerrado. Se acercaron y le dispararon a Zé de Arimatéia, le dio en el hombro. Él cayó, pero no murió. Cuando él cayó, le dispararon a Titela que corrió al monte, y lo terminaron de matar. Luego le dispararon a Cícero, en las piernas de él. Él corrió, atravesó un canal, ya subiendo, no dio más y quedó allá… pero no murió. Después le dispararon a Marrone. Le dieron tres tiros a Marrone, él tenía 17 años. Incluso le dispararon a un muchachito de 11 años, pero no lo hirieron”. Hasta hoy la policía no ha descubierto a los autores del crimen.

Lee: Incendio en la Amazonia deja animales muertos y silencio en lugar del canto de los pájaros

Un mes después de la muerte de los agricultores la comunidad vivió otra situación de peligro. “Entró un grupo de 30 hombres armados para sacar a toda la gente que estaba dentro de la tierra”. Según D.O., los pistoleros llegaron rompiendo las casas. “Ellos habían ido allá para limpiar el área. Ellos no estaban allá para conversar o negociar con nadie. O tú aceptabas salir o ibas a morir.

La conversación era esa. Ahora, 30 hombres armados… ¿Qué íbamos a hacer? El trabajador allá adentro vive con una hoz, con un machete para trabajar. Pero para confrontar a los pistoleros no había armas de fuego. Sobre todo porque las armas eran pesadas. Era fusil, ametralladora… “. El agricultor montó apresuradamente un cobertizo de lona dentro del monte y se escondió en él con la familia para no ser hallado. Cuando el clima mejoró, él regresó para pedir ayuda de la justicia.

En 2017, D.O. tuvo que ingresar en el PPDDH. Él no recuerda cuántas amenazas sufrió. En mayo del mismo año, la CPT acudió al Ministerio Público Federal (MPF) para pedir urgencia para el proceso de desocupación del área. “Después de tantos meses de sufrimiento y defensa comunitaria, sería triste dejar que la reintegración de Santa Helena Participaciones termine en una matanza”, decía el mensaje enviado al MPF.

Lee: Circulan imágenes fuera de contexto sobre la emergencia real en la Amazonia

Ya era diciembre de 2017 cuando la reintegración, de hecho, sucedió. A esa altura, D.O. ya no podía quedarse en su sembradío. El PPDDH le recomendó que permaneciera en Altamira, un municipio de la región, distante del foco del conflicto, y también debido a un problema de salud que requería cuidados médicos.

El problema, él puntualiza, es que, después de la reintegración, más allá de estar en la mira de los pistoleros, él pasó a estar también en la mira de las personas que querían comercializar lotes de la gleba de forma ilegal. Además de eso, en la ciudad la familia pasó a tener dificultades para mantenerse. Ellos sobrevivían con el cultivo en Mata Preta. “Nosotros allá estábamos pasando hambre y las amenazas continuaban”, cuenta. “Los mismos carros que veíamos en la granja estaban allá en Altamira, 24 horas, cerca de casa. Ellos le preguntaban a otras personas sobre mí”, dice.

Ante la situación, llegó un día en que no dio más. “Pedí al equipo de los derechos humanos que me sacaran de allá a toda costa. Ellos dijeron: ‘Yo te llevo, pero después de un tiempo te traigo de vuelta’. Yo dije: ‘Mira, tú me vas a traer para la boca del lobo, yo no voy a querer. Si tuvieras como llevarme y dejarme lejos…’. Pero las reglas no lo permitían”.

Como reveló el reportaje de la Agência Pública de abril de este año, el programa sufre con las limitaciones presupuestarias. Defensores ligados a la lucha por el derecho a la tierra y territorio, además de ambientalistas, son la mayoría de los atendidos por el PPDDH: representan 348 de los 416 casos incluidos en el programa, según los datos de abril.

Para el agricultor, su lucha en Mata Preta honró el compromiso que hizo dentro de la comunidad. “Salimos con la cabeza erguida. Eso para nosotros es satisfacción”. Pero D.O. tiene una nueva preocupación: él y la familia necesitan de trabajo y de vivienda fija. “Estamos con el plazo contado. Solo Jesús sabe para dónde vamos”…, dice. La actual residencia depende del alquiler que a partir de este mes ya no podrá pagar si no estuviera empleado.

Familias atacadas a tiros y casas quemadas

Bajo el sol abrasador del verano amazónico, el agricultor Cláudio Araújo da Silva pisa los escombros y las cenizas de su antigua choza, localizada en un área ocupada de la granja 1.200, en Ourilândia do Norte, sur de Pará. Cláudio se emociona al retirar restos de sus pertenencias del piso de tierra batida, ahora cubierto del carbón en que se transformó su antigua casa.

En mayo de este año, a Cláudio y otras diez familias de la ocupación les incendiaron sus casas en la oscuridad de la noche. Según los relatos de los habitantes escuchados por la Agência Pública, un grupo de cuatro personas disparó en dirección a las residencias antes de prenderles fuego. Los reporteros encontraron cartuchos de escopeta calibre .20 en las inmediaciones de la ocupación.

El incendio criminal es el capítulo más reciente de un conflicto agrario que se arrastra desde hace 30 años en la granja 1.200, donde un grupo de cerca de 150 familias reivindica desde 2006 la creación de un asentamiento de reforma agraria.

Vea la historia completa en el video

Las historias son parte del proyecto de Agência Pública llamado Amazônia Sem Lei, que investiga la violencia relacionada con la regularización de la tierra, la demarcación de la tierra y la reforma agraria en la Amazonía legal. Puedes consultarlos aquí. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.