Los presos que están en la misma cárcel de máxima seguridad de EU con el “Chapo” - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los presos que están en la misma cárcel de máxima seguridad de EU con el “Chapo”

"El Chapo" ya ingresó en la llamada "Alcatraz de las Rocosas", una prisión de máxima seguridad de Estados Unidos en la que están encerrados algunos de los criminales más destacados del país.
21 de julio, 2019
Comparte

Joaquín “El Chapo” Guzmán ya está en la “Alcatraz del siglo XXI” o “Alcatraz de las Rocosas”: la prisión federal de más alta seguridad de Estados Unidos.

El narcotraficante mexicano fue trasladado a la Penitenciaría Administrativa de Máxima Seguridad en Florence (Colorado) -mejor conocida por sus siglas en inglés ADX-, tras ser condenado esta semana a cadena perpetua en un histórico juicio celebrado en Nueva York.

Mundialmente conocido por sus fugas de cárceles mexicanas, Guzmán pasará a vivir recluido en una celda individual hasta 23 horas del día, en condiciones que están a un paso “de la muerte”, según describía en entrevista con BBC Mundo Robert Hood, uno de los exdirectores del penal.

El centro es “hogar” de otros destacados criminales, entre ellos el conocido “Unabomber”, uno de los autores del mortal ataque de la maratón de Boston o el único condenado por los atentados del 11-S en Estados Unidos.

“Unabomber”

Theodore J. Kaczynski, más conocido como “Unabomber”, aterrorizó a la sociedad estadounidense durante más de una década.

Kaczynski, anarquista y genio de las matemáticas, fue el autor de 16 atentados que mataron a tres personas e hirieron a otras 28, a través del envío de paquetes bomba.

Unabomber

Policía
Este es el retrato que la policía distribuyó de “Unabomber” y que se convirtió en una imagen icónica del caso.

El hombre se alejó del mundo para vivir en una rústica cabaña en Montana, Estados Unidos, y desde ahí planeó sus ataques.

Sus crímenes se extendieron desde 1978 hasta 1995 y su caso se convirtió en la investigación más larga y costosa hasta entonces del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Fue capturado el 3 de abril de 1996 en su cabaña, gracias a las pistas que su hermano ofreció al FBI.

En enero de 1998, Kaczynski se declaró culpable de todos los cargos en su contra, reconociendo ser “Unabomber”, a cambio de evitar la pena de muerte y recibir una condena a prisión perpetua sin posibilidad de recuperar su libertad y renunciando a la posibilidad de apelar la sentencia.

Dzhokhar Tsarnaev

Otro de los reclusos de alto perfil de ADX es Dzhokhar Tsarnaev, autor del atentado contra la maratón de Boston de 2013.

El ataque dejó tres muertos y 264 heridos, entre ellos 17 que perdieron alguna extremidad. Una cuarta víctima, un policía, falleció en la persecución posterior de los sospechosos.

Tsarnaev perpetró el crimen cuando tenía 18 años junto a su hermano Tamerlan y fue sentenciado a pena de muerte por un jurado popular.

Su hermano murió por los disparos de la policía cuando intentaba escapar después de haber matado a un agente.

Dzhokhar Tsarnaev

Getty Images
Dzhokhar Tsarnaev fue condenado a la pena de muerte.

Durante su juicio, el equipo de defensa de Tsarnaev, que no puso en duda las pruebas contra él, centró su estrategia en tratar de salvarlo de la pena de muerte con testigos que apuntaran a que la acción fue manipulada por su hermano mayor, Tamerlan.

El programa dela BBC Panorama realizó una investigación sobre el caso y descubrió que el hermano mayor leía material en el que se desarrollaban teorías conspirativas para explicar los atentados del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas y el Pentágono, así como el que tuvo como blanco un edificio federal en la ciudad de Oklahoma, en 1995.

Asimismo, algunos de sus documentos exponían que Hitler y el nazismo tenían “su cuota de razón”.

Zacarias Moussaoui

Moussaoui es el único condenado en Estados Unidos por los atentados del 11-S, que provocaron casi 3.000 muertos.

El hombre fue detenido por el FBI tres semanas antes del 11 de septiembre por infracciones de inmigración y después fue acusado por su implicación indirecta en los atentados más sangrientos de la historia del país.

Durante su juicio, aseguró que tenía previsto secuestrar un avión y estrellarlo contra la Casa Blanca, después de negar cualquier participación directa en los atentados.

Fue sentenciado a cadena perpetua en 2006 y enviado a la cárcel de máxima seguridad de Colorado.

Zacarias Moussaoui, convicto en la prisión de Colorado.

Reuters
Zacarias Moussaoui fue condenado a cadena perpetua.

Desde esa cárcel, aseguró casi nueve años después que miembros de la familia real saudí ayudaron a financiar a Al Qaeda.

Moussaoui afirmó que a finales de los años 90 creó una base de datos digital con los nombres de las personas que daban financiación a esa red islamista a petición de los líderes de Al Qaeda en Afganistán.

Entre los nombres que recuerda, mencionó al príncipe Turki al Faisal, entonces jefe de los servicios de inteligencia, al príncipe Bandar bin Sultán, antiguo embajador en Washington, y al príncipe Al Waleed bin Talal, uno de los hombres más ricos del mundo por entonces.

“El jeque Osama (bin Laden) quería tener un registro de la gente que donaba dinero, de la gente a la que había que escuchar o de los que contribuyeron a la yihad“, explicó el Moussaoui desde su celda.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HgJYOwiWtec

https://www.youtube.com/watch?v=8CSZJ19jYrc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

A 2 meses del plazo límite, el 90% de la Guardia Nacional no ha sido evaluada

Con el fin de no frenar el despliegue prometido por AMLO, el Congreso dio un plazo de dos años para que los elementos de la Guardia Nacional fueran examinados y en su caso aprobados, pero el avance es mínimo. Además, persiste reclutamiento exclusivamente militar.
Cuartoscuro
17 de marzo, 2021
Comparte

Nueve de cada 10 elementos de la Guardia Nacional (GN) que actualmente están desplegados en el país haciendo labores de policía, no han presentado y aprobado las evaluaciones que acrediten que tienen el perfil, conocimientos, aptitudes y habilidades para poder hacer ese trabajo.

Se trata de una situación que para cualquier corporación de policía sería ilegal sino fuera porque a la Guardia Nacional se le dio un plazo de dos años para que cumplimentara ese proceso y, con ello, no frenar su despliegue inicial. Pero a dicho plazo le quedan solo dos meses y el avance es mínimo.

Te puede interesar: Detienen a elementos de la Guardia Nacional con camioneta cargada con mariguana y anfetaminas

Así lo confirman datos oficiales actualizados a los que Animal Político tuvo acceso a través de solicitudes de transparencia. La información también confirma que la Guardia Nacional, pese a ser por definición una policía civil, sigue alimentándose exclusivamente de militares reclutados por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

De acuerdo con los datos proporcionados, hasta febrero pasado estaban desplegados en el país 100 mil 528 elementos en total, de los cuales 59 mil 565 son policías militares provenientes de la Defensa Nacional, 15 mil 211 son efectivos provenientes de la Secretaría de Marina, y 25 mil 752 son expolicías federales transferidos de dicha corporación al momento de su desaparición.

De ese total, solo 9 mil 31 elementos cuentan con el denominado Certificado Único Policial (CUP) vigente que acredita que son aptos para poder realizar una función de policía. En proporción, se trata de menos del diez por ciento de todo el estado de fuerza de esta corporación.

El CUP es la certificación diseñada para cumplir con la disposición del articulo 21 de la Constitución Política que establece, literalmente, que “ninguna persona podrá ingresar a las instituciones de seguridad pública si no ha sido debidamente certificada y registrada en el sistema”.

Para el caso de la GN se hizo una excepción temporal. El artículo 4to transitorio de la Ley de la Guardia Nacional, publicada el 27 de mayo de 2019, dio un plazo máximo de dos años para que los elementos asignados a esta corporación contaran con la referida certificación. 

Esto con el objetivo de que se pudiera integrar rápidamente un estado de fuerza de guardias que, salvando este requisito, pudiera ser desplegado en el país como lo había comprometido públicamente el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, al ritmo en que la certificación en la GN ha avanzado hasta ahora se requerirían cerca de dos décadas para completar la evaluación de todos los elementos. Para obtener el CUP, un policía debe acreditar que ha superado exitosamente cuatro tipos de evaluaciones: competencias, formación inicial, desempeño y control de confianza.

Un informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) publicado en febrero pasado había advertido ya que no hay certeza de que los militares que están siendo transferidos a la Guardia Nacional superaron de forma satisfactoria la formación inicial que todo policía del país debe cumplir.

Siguen solo militares

Los datos proporcionados por la Guardia Nacional también confirman que esta nueva fuerza se sigue nutriendo exclusivamente de militares, no de civiles.

La dependencia indicó que desde su puesta en marcha se han reclutado a 35 mil 600 nuevos elementos a dicha corporación, los cuales se suman a los mas de 60 mil efectivos transferidos originalmente desde las fuerzas armadas y la expolicía federal.

Ninguno de los nuevos elementos fue captado y reclutado por la Guardia Nacional, que es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Seguridad Ciudadana federal. En realidad, todos provienen de las instituciones castrenses: 29 mil 263 de la Sedena y 6 mil 337 de la Secretaría de Marina.

Los nuevos elementos son contratados por dichas secretarías y luego son “separados” de sus obligaciones castrenses para laborar en la Guardia Nacional. Sus derechos laborales y protección social quedan a cargo de la Defensa y la Marina. 

Los actuales mandos de la GN también son, en su totalidad, elementos provenientes de las fuerzas armadas. Las bases e instalaciones de dicha corporación en el país también han sido gestionadas y adquiridas por el Ejército Mexicano.

La reforma constitucional que dio pie al nacimiento de la Guardia Nacional define a esta fuerza como una institución de seguridad publica de carácter civil, como cualquier otra. No obstante, dicha reforma también dio un plazo de cinco años al gobierno del presidente López Obrador para auxiliarse en las fuerzas armadas.

Organizaciones civiles especializadas en temas de policía como Causa en Común, y especialistas como Alejandro Hope, han advertido en diversos momentos que la formación 100 por ciento castrense de la Guardia además de contravenir su carácter civil, puede poner en riesgo su consolidación como una institución independiente.

CDMX, con el mayor despliegue

La Ciudad de México es la entidad del país que concentra actualmente el mayor número de elementos de la Guardia Nacional en el país: prácticamente 1 de cada 10 efectivos están en la capital del país. La cifra, de acuerdo con los datos proporcionados pro la corporación, era de 12 mil 751 efectivos hasta febrero pasado en la ciudad.

El estado de México es la segunda entidad con el mayor despliegue de guardias con 9 mil 638 elementos, y le sigue Guanajuato con 6 mil 855 guardias. Después se ubica Jalisco con 5 mil 831 efectivos y Oaxaca con 5 mil 231 elementos.

En tanto, las entidades con menos elementos de la Guardia Nacional asignados son Aguascalientes, Tlaxcala y Campeche, todas con menos de mil efectivos en su territorio.

En su informe publicado en febrero, la ASF también cuestionó la forma en que se ha decidido desplegar a la Guardia en el país, señalando que no parece haber una lógica estratégica o de combate a las zonas de mayor incidencia criminal.

Lee más: 47 elementos de la Guardia Nacional han sido detenidos por delitos que van del robo al feminicidio

Muere un guardia al mes, en promedio

Los datos oficiales obtenidos por este medio muestran que entre junio de 2019 y diciembre de 2020 un total de 24 elementos de dicha corporación han perdido la vida a causa de agresiones de grupos criminales o accidentes, mientras se encontraban desplegados en el país. Se trata, en promedio, de al menos un agente caído cada mes.

Del total de elementos caídos, la mitad de ellos perdieron la vida tras ser agredidos por presuntos integrantes de grupos criminales. Estos casos han ocurrido en estados como Guanajuato, Chiapas, Tamaulipas, Baja California, Jalisco, Sinaloa, Michoacán y Querétaro.

Los otros doce agentes murieron como resultado de accidentes automovilísticos principalmente. También se registra un fallecimiento por caída de una azotea y dos guardias mas que perdieron la vida calcinados en Baja California.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.