close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los presos que están en la misma cárcel de máxima seguridad de EU con el “Chapo”

"El Chapo" ya ingresó en la llamada "Alcatraz de las Rocosas", una prisión de máxima seguridad de Estados Unidos en la que están encerrados algunos de los criminales más destacados del país.
21 de julio, 2019
Comparte

Joaquín “El Chapo” Guzmán ya está en la “Alcatraz del siglo XXI” o “Alcatraz de las Rocosas”: la prisión federal de más alta seguridad de Estados Unidos.

El narcotraficante mexicano fue trasladado a la Penitenciaría Administrativa de Máxima Seguridad en Florence (Colorado) -mejor conocida por sus siglas en inglés ADX-, tras ser condenado esta semana a cadena perpetua en un histórico juicio celebrado en Nueva York.

Mundialmente conocido por sus fugas de cárceles mexicanas, Guzmán pasará a vivir recluido en una celda individual hasta 23 horas del día, en condiciones que están a un paso “de la muerte”, según describía en entrevista con BBC Mundo Robert Hood, uno de los exdirectores del penal.

El centro es “hogar” de otros destacados criminales, entre ellos el conocido “Unabomber”, uno de los autores del mortal ataque de la maratón de Boston o el único condenado por los atentados del 11-S en Estados Unidos.

“Unabomber”

Theodore J. Kaczynski, más conocido como “Unabomber”, aterrorizó a la sociedad estadounidense durante más de una década.

Kaczynski, anarquista y genio de las matemáticas, fue el autor de 16 atentados que mataron a tres personas e hirieron a otras 28, a través del envío de paquetes bomba.

Unabomber

Policía
Este es el retrato que la policía distribuyó de “Unabomber” y que se convirtió en una imagen icónica del caso.

El hombre se alejó del mundo para vivir en una rústica cabaña en Montana, Estados Unidos, y desde ahí planeó sus ataques.

Sus crímenes se extendieron desde 1978 hasta 1995 y su caso se convirtió en la investigación más larga y costosa hasta entonces del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Fue capturado el 3 de abril de 1996 en su cabaña, gracias a las pistas que su hermano ofreció al FBI.

En enero de 1998, Kaczynski se declaró culpable de todos los cargos en su contra, reconociendo ser “Unabomber”, a cambio de evitar la pena de muerte y recibir una condena a prisión perpetua sin posibilidad de recuperar su libertad y renunciando a la posibilidad de apelar la sentencia.

Dzhokhar Tsarnaev

Otro de los reclusos de alto perfil de ADX es Dzhokhar Tsarnaev, autor del atentado contra la maratón de Boston de 2013.

El ataque dejó tres muertos y 264 heridos, entre ellos 17 que perdieron alguna extremidad. Una cuarta víctima, un policía, falleció en la persecución posterior de los sospechosos.

Tsarnaev perpetró el crimen cuando tenía 18 años junto a su hermano Tamerlan y fue sentenciado a pena de muerte por un jurado popular.

Su hermano murió por los disparos de la policía cuando intentaba escapar después de haber matado a un agente.

Dzhokhar Tsarnaev

Getty Images
Dzhokhar Tsarnaev fue condenado a la pena de muerte.

Durante su juicio, el equipo de defensa de Tsarnaev, que no puso en duda las pruebas contra él, centró su estrategia en tratar de salvarlo de la pena de muerte con testigos que apuntaran a que la acción fue manipulada por su hermano mayor, Tamerlan.

El programa dela BBC Panorama realizó una investigación sobre el caso y descubrió que el hermano mayor leía material en el que se desarrollaban teorías conspirativas para explicar los atentados del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas y el Pentágono, así como el que tuvo como blanco un edificio federal en la ciudad de Oklahoma, en 1995.

Asimismo, algunos de sus documentos exponían que Hitler y el nazismo tenían “su cuota de razón”.

Zacarias Moussaoui

Moussaoui es el único condenado en Estados Unidos por los atentados del 11-S, que provocaron casi 3.000 muertos.

El hombre fue detenido por el FBI tres semanas antes del 11 de septiembre por infracciones de inmigración y después fue acusado por su implicación indirecta en los atentados más sangrientos de la historia del país.

Durante su juicio, aseguró que tenía previsto secuestrar un avión y estrellarlo contra la Casa Blanca, después de negar cualquier participación directa en los atentados.

Fue sentenciado a cadena perpetua en 2006 y enviado a la cárcel de máxima seguridad de Colorado.

Zacarias Moussaoui, convicto en la prisión de Colorado.

Reuters
Zacarias Moussaoui fue condenado a cadena perpetua.

Desde esa cárcel, aseguró casi nueve años después que miembros de la familia real saudí ayudaron a financiar a Al Qaeda.

Moussaoui afirmó que a finales de los años 90 creó una base de datos digital con los nombres de las personas que daban financiación a esa red islamista a petición de los líderes de Al Qaeda en Afganistán.

Entre los nombres que recuerda, mencionó al príncipe Turki al Faisal, entonces jefe de los servicios de inteligencia, al príncipe Bandar bin Sultán, antiguo embajador en Washington, y al príncipe Al Waleed bin Talal, uno de los hombres más ricos del mundo por entonces.

“El jeque Osama (bin Laden) quería tener un registro de la gente que donaba dinero, de la gente a la que había que escuchar o de los que contribuyeron a la yihad“, explicó el Moussaoui desde su celda.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HgJYOwiWtec

https://www.youtube.com/watch?v=8CSZJ19jYrc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Un 'uso ilegal' de registros permitió que existan dos licencias de Rosario Robles: Semovi

Ambos registros son oficiales, pues las dos licencias aparecen en el sistema de la Secretaría de Movilidad, sin embargo, en el camino hubo irregularidades, advierte el subsecretario de Transporte, Brando Flores.
Cuartoscuro
9 de octubre, 2019
Comparte

Después de confirmar la existencia de dos licencias de conducir a nombre de la extitular de Sedesol, Rosario Robles, la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México(Semovi) reconoció que un “presunto uso ilegal” del trámite permitió que exfuncionarios hicieran ambos registros oficiales sin que fuera detectado como una irregularidad.

Cada funcionario que realiza el trámite para la obtención de licencias en los módulos de la Semovi tiene una clave única que le permite imprimir el documento y registrarlo en el sistema, por eso es que la responsabilidad recae en quienes tramitaron ambas licencias, advierte el subsecretario de Transporte, Brando Flores, en entrevista con Animal Político.

En el caso de Rosario, se hicieron dos trámites el mismo día en diferentes módulos pero con datos dudosos. En ninguna de las dos licencias las firmas corresponden con su credencial de elector, la huella digital está movida y mientras un documento fue por renovación, otro fue por trámite nuevo, lo que no generó ninguna alerta en el sistema, dice el funcionario.

Te puede interesar: FGR presentó una licencia de conducir falsa que llevó a prisión a Rosario Robles, acusa defensa

Por estos trámites es que Rosario Robles se encuentra en prisión preventiva como parte del proceso judicial que enfrenta por el presunto delito de uso indebido del ejercicio público en el caso conocido como La Estafa Maestra, en el que dependencias del gobierno federal realizaron convenios con universidades públicas para hacer supuestos servicios y estas subcontrataron a empresas que resultaron ser fantasma.

En la audiencia del 13 de agosto pasado, el Ministerio Público presentó un registro de una licencia de conducir con una dirección distinta a la que Robles había registrado como su residencia, por lo que fue considerado como una prueba de “riesgo de fuga” y solicitó al juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna la prisión preventiva como medida cautelar.

El MP informó que el documento había sido localizado por el Centro de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI), el órgano de inteligencia de la Fiscalía General de la República, por lo que el juez le dio peso suficiente para conceder la prisión preventiva en contra de Robles por dos meses.

La defensa de Rosario Robles acusó que esa licencia había sido falsificada pues se utilizaba incluso una fotografía bajada de internet, por lo que la única que reconocían como válida era la licencia que la funcionaria ha tenido desde 1986 y ha renovado en tres ocasiones.

Ahora se sabe que ambos registros son oficiales, es decir, no es que hayan falsificado el documento, pues las dos licencias aparecen en el sistema de la Secretaría, pero en el camino ha habido irregularidades.

Así fue el registro

La Semovi reconoce que el procedimiento de trámite podía ser vulnerado de diferentes formas, incluso por los mismos funcionarios que tenían clave del sistema al caer en actos de corrupción como emitir el plástico sin registrarlo en el sistema en contubernio con gestores.

Por ello, la actual administración propondrá al Legislativo hacer una reforma a la Ley de Movilidad local para implementar más candados en el proceso de obtención y registro del documento y así “blindar la licencia”, como sumar a los requisitos de identificación, comprobante de domicilio y pago, la presentación de la Clave Única de Registro de Población, dice el subsecretario Flores.

También, en caso de pérdida o robo, presentar una denuncia ante el Ministerio Público para poder reponer el plástico, pero concretar las modificaciones dependerá del Congreso de la Ciudad de México.

Sin embargo, la vigencia de laxos controles de la emisión del documento permitió que alguien realizara trámites a nombre de Rosario Robles, sin que hasta el momento se sepa quién fue.

Leer máS: “No veo que alguien quiera retorcer la ley”, asegura AMLO sobre juez del caso Rosario Robles

La Semovi tiene dos registros de licencia, uno por renovación y otro por primera expedición en dos módulos distintos y ambos realizados el 28 de marzo de 2018. El sistema ni siquiera estaba programado para hacer el cruce inmediato y detectar que ya existía un usuario registrado con el nombre de María del Rosario Robles Berlanga, por ejemplo.

En ningún caso la Semovi podría confirmar que Robles se presentó a hacer el trámite porque “al comparar la firma de su credencial de elector con las firmas de ambas licencias no había correspondencia grafológica, y en ambas la huella está barrida o solo se colocó la mitad. Esos elementos nos podrían señalar que no necesariamente acudió la persona de manera presencial”, dice el subsecretario Flores.

Esta información ya fue entregada al juez que solicitó la “sábana”, es decir, el registro de ambos trámites realizados en la Semovi, y que incluye el nombre de los funcionarios públicos que emitieron los plásticos porque “estamos hablando de un presunto uso ilegal de la persona que dio trámite a esa licencia”.

Este solo es un caso de las irregularidades que han existido en la emisión de licencias en la Ciudad de México, pero que en la anterior administración pasó desapercibido. Por eso, al detectar que hubo robo de material, impresoras, placas y licencias denunciaron ante el Órgano Interno de Control y la Procuraduría capitalina.

También se hizo una revisión de los funcionarios de ventanilla con clave única, y de 150 solo permanecen 117 a quienes se les asignaron nuevas claves para tramitar licencias en 24 módulos móviles y tres fijos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.