Chernobyl: cómo ven en Rusia la serie de TV (y por qué están haciendo su propia versión) - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Chernobyl: cómo ven en Rusia la serie de TV (y por qué están haciendo su propia versión)

Tras el éxito de la serie "Chernobyl" de HBO, la televisión estatal rusa sacará su propia versión haciendo hincapié en su punto de vista histórico y acusando a la CIA de haber estado involucrada en el desastre.
8 de junio, 2019
Comparte

Más de tres décadas después del desastre de Chernobyl surgió una nueva polémica en torno el peor accidente nuclear de la historia.

Tras el éxito de la miniserie producida por los canales HBO y Sky, la televisión estatal rusa anunció que está trabajando en su propia serie sobre lo sucedido.

Aseguró que esta se basará en los hechos históricos y mostrará cómo la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) estuvo involucrada en el desastre.

El director de la serie, Aleksey Muradov, afirmó que mostrará “lo que realmente sucedió en ese entonces”.

La miniserie de HBO, que terminó el lunes, recibió el puntaje más alto (9,7) para un programa de televisión en la historia en el sitio IMDB, la base de datos de películas y series, así como una calificación de 9,1 en su equivalente ruso Kinopoisk.

Pero en una entrevista con Komsomolskaya Pravda, el diario más leído de Rusia, Muradov dijo que su versión del programa “propone una visión alternativa sobre la tragedia de Prípiat”.

“Hay una teoría de que los estadounidenses se infiltraron en la central nuclear de Chernóbil“, dijo.

Una mujer frente a viejos y abandonados vehículos en una excursión turística en la ciudad abandonada de Prípiat.

AFP
En la actualidad se realizan visitas turísticas a la ciudad abandonada de Prípiat.

“Muchos historiadores no descartan la posibilidad de que el día de la explosión, un agente de los servicios de inteligencia del enemigo estuviera trabajando en la estación”.

La revista estadounidense Hollywood Reporter informa que el Ministerio de Cultura ruso contribuyó con 30 millones de rublos (US$463.000) para la producción televisiva.

El reactor Nº 4 en la planta nuclear de Chernóbil explotó el 26 de abril de 1986 en la ciudad ucraniana de Prípiat.

Al menos 31 personas murieron inmediatamente después del accidente y los efectos se siguen sintiendo en la actualidad.

¿Qué opina Rusia de la serie Chernóbil de HBO?

Según Sarah Rainsford, corresponsal de la BBC en Moscú, hubo muchos elogios en Rusia por la autenticidad de Chernóbil.

El diario Izvestia la calificó como el retrato más “realista” de la época, comparado con la mayoría de las películas rusas. También se resaltó la manera en que la serie transmitió el heroísmo de la gente común.

Una habitación abandonada de Prípiat.

EPA
El desastre nuclear de Chernóbil ocurrió en 1986.

Muchos han estado compartiendo sus propias historias de Chernóbil en las redes sociales y “los rusos más jóvenes las escuchan por primera vez”, contó Rainsford.

Gracias por “devolvernos nuestra historia”, escribió un usuario de Twitter.

Pero también hubo críticas.

“Un columnista afirmó que el programa era un complot para socavar la agencia atómica actual de Rusia. Otros lo llamaron ‘propaganda’ estadounidense encaminada a ensuciar la imagen de la URSS y exagerar la insensibilidad de la respuesta soviética”, escribió Rainsford.

“Lo que nadie discute es que la gente está hablando de esto”, agregó.

De hecho, el programa no logró la popularidad deseada en la televisión estatal rusa y los diarios sensacionalistas del país.

“Si los anglosajones filman algo sobre los rusos, definitivamente no corresponderá a la verdad”, dijo el columnista Anatoly Wasserman, al hablar en el canal de televisión por internet Teleprogramma.

Un equipo de pruebas de radiación volvió a la planta nuclear 5 años después del accidente que destruyó el reactor.

SVF2/Getty Images
En Rusia se escuchan y leen críticas a favor y en contra de la serie. Y la gente comparte sus experiencias personales en las redes sociales.

Esto es porque “no les gustamos” y “no nos pueden entender”, añadió.

Komsomolskaya Pravda publicó varios artículos negativos sobre la miniserie, entre ellos uno sobre la teoría de la conspiración que afirma que fue producido por los competidores de Rosatom, la compañía nuclear estatal de Rusia, para arruinar la reputación del país como una potencia nuclear.

Pero los críticos en los medios de comunicación independientes elogiaron al guionista de la serie, Craig Mazin, por su minuciosa atención en los detalles.

“El respeto y la meticulosidad que los creadores del programa pusieron a su trabajo es impresionante“, opinó en el sitio independiente de noticias ruso MeduzaSlava Malamud, periodista estadounidense que creció durante la era soviética en lo que hoy es Moldavia.

“Una placa de un auto en una escena tiene los números reales de la región (de Kiev), ¿quién va a notar eso en Estados Unidos o Inglaterra?”, dijo.

Al final, como concluye un analista, la razón principal de la reacción tras ver la serie es probablemente un sentimiento de vergüenza por ser Estados Unidos el que contó la historia de Chernóbil y no la propia Rusia.

Actor de Chernóbil.

Sky UK/HBO
La serie de HBO fue elogiada por su cuidado en los pequeños detalles.

Un desafío a las opiniones positivas sobre el pasado de Rusia

Análisis de Adam Robinson de BBC Monitoring

Para el Kremlin la historia es un tema altamente sensible.

Los medios oficiales tienden en la actualidad a mostrar una visión limpia e idealizada de la URSS y retratan a la Rusia de Putin como su heredera espiritual.

Esto hace que sea fácil ver cualquier crítica del pasado soviético como un ataque a la base de poder ideológico del Kremlin.

Es un movimiento que trata de controlar y proteger por completo las influencias externas, especialmente de un Occidente que considera hostil.

Algunos rusos sienten que la versión de la realidad ofrecida por los medios controlados por el Kremlin no es diferente a las mentiras del Estado soviético.

Como resultado, tal vez la idea más peligrosa es la pregunta clave que ronda el tema de Chernóbil: ¿cuál es el costo de las mentiras?


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qqPu_glfrps

https://www.youtube.com/watch?v=fQcI0qFkzwQ

https://www.youtube.com/watch?v=pVg29BThB0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Baja 16% la aplicación de pruebas para detectar el VIH en primer semestre del 2022

Las pruebas son esenciales para la atención y control del VIH porque gracias a ellas se puede diagnosticar la enfermedad de manera oportuna para comenzar el tratamiento, dejar de contagiar y evitar una enfermedad avanzada.
Cuartoscuro
28 de julio, 2022
Comparte

Aunque este año los servicios de salud se han ido restableciendo, el nivel de atención no se ha recuperado al 100%. Es el caso de la aplicación de pruebas para detectar el VIH, pues durante el primer semestre de 2022 se han realizado 16% menos test, en comparación con 2019.

En el primer semestre de 2019 se aplicaron 1 millón 231 mil pruebas de VIH y sífilis, mientras que en el mismo periodo de este 2022, se realizaron un millón 26 mil. La comparación se hace en momentos en los que no se tenía una emergencia sanitaria como la atención de COVID, de acuerdo con los datos del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH y el SIDA (Censida).

En el boletín correspondiente al segundo trimestre de 2022, el Censida informa que aumentó en 30% la aplicación de pruebas rápidas de sífilis y 25% en las pruebas rápidas de VIH aplicadas en comparación con el primer trimestre de 2021. Sin embargo, el año pasado aún se seguía atendiendo la pandemia y los números de atención bajaron drásticamente, igual que en 2020.

Si se compara con el número de pruebas aplicadas al inicio de la actual administración, aún no se ha recuperado el nivel de pruebas aplicadas en 2019. 

Pruebas de detección de VIH. Foto: Cuartoscuro

VIH: ¿Por qué importan las pruebas?

La realización de pruebas es una estrategia indispensable para el tratamiento de VIH y sífilis debido a que un diagnóstico temprano beneficia al paciente y al sistema de salud, pues a mayor gravedad se requieren más fármacos y hospitalización e impacta en la calidad de vida de las personas.

“Aún cuando no estamos encerrados, el nivel de testeo no llega ni de cerca a 2019. Tenemos que poner atención a si los recursos se están ejerciendo adecuadamente”, advirtió Brenda Crabtree, especialista en infectología e investigadora en Ciencias Médicas.

La especialista explicó que las pruebas son esenciales para la atención y control del VIH porque gracias a ellas se puede diagnosticar la enfermedad de manera oportuna para comenzar el tratamiento, dejar de contagiar y evitar una enfermedad avanzada.

La experta hizo hincapié en que la oferta de estos test debe ser para cualquier persona.

“La oferta debería ser universal, libre de discriminación y no solo en contexto hospitalario, sino comunitario. Que este sea un proceso muy fácil para que todas las personas con vida sexual activa puedan hacerse pruebas de forma rutinaria”, dijo.

Pruebas VIH: ¿Qué está pasando?

Existen al menos dos factores que han derivado en la disminución de pruebas. Una de ellas es que al inicio de esta administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador decidió suspender toda relación y financiamiento con organizaciones no gubernamentales.

En gobiernos previos había una colaboración cercana entre el Censida y organizaciones de la sociedad civil para que se aplicaran las pruebas fuera de instituciones como bares, centros de trabajo sexual, en la calle y en horarios poco habituales para funcionarios, como la madrugada.

Sin embargo, a raíz de la orden del presidente, esta manera de aplicar tests de VIH también se terminó, explicó a Animal Político, Alaín Pinzón, activista y director de la organización VIHve Libre.

“No se está testeando porque no hay dinero, porque el presidente se los quitó, mientras que la Secretaría de Salud no está comprando y el IMSS, ISSSTE nunca han hecho testeo”, dijo el activista.

Otro factor que ha influido en la falta de pruebas es la burocracia, pues este año tardaron seis meses en concretar la compra de poco más de 1 millón de test. Esto debido a la centralización de la compra de medicamentos por parte del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

En administraciones pasadas, la institución encargada de comprar las pruebas para detectar VIH era el Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH y el sida (Censida), pero con el Insabi al frente, los procesos se han alentado debido a que este instituto no tiene el conocimiento específico sobre las necesidades y requerimientos de cada institución.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.