El científico que asegura que China ‘encubrió’ primeros casos de COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

El científico que asegura que China ‘encubrió’ primeros casos de COVID-19 (y cómo eso empeoró la pandemia)

El investigador Yuen Kwok-yung fue uno de los primeros científicos en buscar el origen del coronavirus en China. Asegura que el retraso de una semana en anunciar que había contagios de COVID-19 en humanos hizo más grave la pandemia.
28 de julio, 2020
Comparte

Al menos una semana antes de que lo anunciaran por primera vez en enero, asegura el investigador Yuen Kwok-yung, el gobierno de China sabía que el nuevo coronavirus podía propagarse entre humanos.

Esa es la conclusión de este investigador de la Universidad de Hong Kong, quien hizo la denuncia en el programa Panorama de la BBC.

El experto asegura haber alertado al gobierno el 12 de enero de la sospecha de la transmisión humana del SARS-CoV-2, causante del covid-19, pero sus advertencias no se dieron a conocer hasta el 19 de enero.

Yuen, quien ayudó a identificar un brote de síndrome respiratorio agudo grave (SRAS, en inglés) en 2002, diagnosticó a una familia de siete integrantes que tenía el nuevo coronavirus en Shenzhen, a 1.100 kilómetros de Wuhan, considerado el primer epicentro del pandemia.

Solo unos pocos miembros de la familia estuvieron en Wuhan, lo que provocó la advertencia sobre la naturaleza infecciosa del virus. Yuen dijo que inmediatamente informó a las autoridades en Pekín.

Yuen Kwok-yung

BBC
Yuen Kwok-yung habló en el programa Panorama de la BBC.

El señalamiento contradice la versión oficial del gobierno de China.

Los funcionarios de salud en ese país siempre han afirmado tener un alto respeto por la transparencia y que hicieron un anuncio público tan pronto como tuvieron evidencia clara sobre la transmisión del coronavirus entre humanos.

China ha sido criticada por su respuesta inicial al brote y por tomar medidas en contra de un médico, Li Wenliang, que intentó alertar a sus colegas sobre el virus a fines de diciembre. Murió después de tratar a pacientes con covid-19.

El anuncio de que se estaba transmitiendo un misterioso virus similar al SARS entre humanos fue hecho el 19 de enero, en medio de uno de los períodos de viaje más concurridos del año, cuando millones de pasajeros abordan trenes y aviones para la celebración del Año Nuevo Lunar.

Destrucción de evidencia

Según el profesor Yuen, la evidencia física fue destruida y fue lenta la respuesta del gobierno chino a los hallazgos clínicos.

Además de ocultar el hecho de que la enfermedad podía transmitirse entre los humanos, científicos y médicos habrían sido instruidos por Pekín a guardar silencio sobre la situación.

Li Lanjuan

BBC
Li Lanjuan, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zhejiang, dice que el gobierno chino actuó correctamente.

Aun así, ellos trataron de advertirse mutuamente sobre la gravedad del nuevo coronavirus. Sin embargo, se les ordenó detenerse.

Li Lanjuan, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zhejiang, en China, estuvo entre los primeros expertos convocados por el gobierno chino después del brote inicial de coronavirus.

“Anunciar que el coronavirus podría transmitirse entre humanos antes de confirmarse habría causado pánico en la población. Solo después de haber verificado los hechos podíamos revelar la información al público”, le explicó a la BBC.

El embajador de China en el Reino Unido, Liu Xiaoming, también defendió las acciones de su gobierno en los primeros días de la pandemia.

Li Wenliang

BBC
El médico Li Wenliang, quien fue uno de los primeros en advertir de los contagios, murió luego de tratar a pacientes de covid-19.

“Cuando se trata de algo peligroso, siempre existe el riesgo de pánico: debemos asegurarnos de que no haya pánico”, añadió.

“Encubrimiento”

El diagnóstico de casos de coronavirus por contagio entre humanos ocurrió el 12 de enero en Shenzhen, a más de 1.000 kilómetros de Wuhan.

Fue en este punto que el profesor hongkonés fue llamado para ayudar. “Sabía que el virus se estaba propagando de manera muy efectiva. Si no corres contra el tiempo, estás en un gran problema”, dijo Yuen.

Ya en Wuhan, Yuen visitó el mercado donde se cree que se dieron las primeras infecciones de covid-19 entre humanos. Le preocupó lo que vio.

“Me dijeron que el lugar estaba muy sucio, con orines y heces de animales, y ratas correteando”.

Locales de un mercado "húmedo"

Getty Images
Yuen Kwok-yung se dirigió a uno de los llamados mercados “mojados” de Wuhan para investigar el brote.

Pero el mercado había estado cerrado tres semanas y fue completamente desinfectado. Como resultado, no todas las muestras de animales vendidos allí fueron recolectadas.

“Cuando fuimos al mercado, no había nada que ver porque estaba limpio, la ‘escena del crimen’ ya estaba alterada, por lo que no pudimos identificar ningún huésped que tuviera el potencial de transmitir el virus a los humanos”, explica.

También asegura que las autoridades se negaron a dar una explicación sobre el número de personas infectadas y si el personal médico tuvo contacto con el virus.

“Sospecho que estaban haciendo algún tipo de encubrimiento local en Wuhan. Se suponía que las autoridades locales debían transmitir información, pero no lo hicieron tan rápido como deberían. Si lo hubieran hecho más rápido, este desastre sería 100 veces menor“, agregó.

Un vendedor en un mercado mojado en Bangkok

Getty Images
No en todos los mercados “mojados” se venden animales salvajes, de los cuales se cree que se dio la transmisión del nuevo coronavirus.

Yuen dice que alertó al gobierno chino el 14 de enero sobre la posible transmisión del virus entre humanos, pero las autoridades no prestaron la debida atención.

Eran mediados de enero, cuando millones de chinos se preparan para viajar durante el feriado nacional más grande del país, el Año Nuevo chino.

Tan solo en Wuhan, cinco millones de personas salieron de la ciudad para visitar a familiares y amigos, pero el gobierno no hizo nada para detenerlos.

Matthew Henderson, director del Centro de Estudios Asiáticos de la Sociedad Henry Jackson, que tiene sede en Reino Unido, dijo a la BBC que las autoridades “deberían haber alertado a la población de Wuhan, pero no lo hicieron”.

“Permitieron que las personas viajaran desde el lugar que sabían era el epicentro de la epidemia “, señala.

Xi Jinping

BBC
EL presidente Xi Jinpinp ha asegurado en reiteradas ocasiones que su gobierno se condujo correctamente.

Andrew Tatem, profesor de la británica Universidad de Southampton y quien estudió los datos celulares en Wuhan, agregó: “Esto es equivalente a nuestra Navidad y es el mayor movimiento de seres humanos en el planeta”.

Y los que salieron de Wuhan no solo viajaban por China, sino que también viajaban por el mundo.

El 18 de enero, China afirmó tener solo 45 casos confirmados del nuevo coronavirus, aunque los expertos británicos estiman ese número era más de 4.000.

La profesora Li recomendó el confinamiento y sostiene que el gobierno chino actuó en el momento adecuado: “Fue cuando la epidemia en Wuhan amenazó a todo el país, por lo que el momento era el correcto“.

Sin embargo, el profesor Tatem cree que si China hubiera actuado antes, el mundo podría haber visto un resultado muy diferente.

“Si las mismas intervenciones implementadas el 23 de enero se implementaban el 2 de enero, podríamos haber visto una reducción del 95% en el número de casos”.

China dice que menos de 5.000 personas en su territorio han muerto por covid-19, pero los expertos creen que ese número podría ser mayor.

En todo el mundo, hasta este martes, se habían confirmado más de 16,6 millones de infectados por el nuevo coronavirus y 650.000 muertos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90

https://www.youtube.com/watch?v=WvEx-abn6yM

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

‘¿Mi vida vale 30 mil pesos?’: dan libertad condicional a agresor de Elisa, sobreviviente de ataque con ácido

Pese a que la fiscalía capitalina argumentó que la vida de Elisa corría peligro, el juez determinó que el agresor –quien hace dos décadas la roció con ácido y sigue amenazándola– podrá salir de prisión con una fianza de 30 mil pesos.
Cuartoscuro
14 de diciembre, 2021
Comparte

El hombre que roció con ácido el 40% del cuerpo de Elisa Xolalpa Martínez, hace 20 años y la ha seguido amenazando−, fue condenado a cinco años de prisión por violencia familiar con el beneficio de libertad condicional

¿Eso es justicia?, se pregunta Elisa, cuyo cuerpo lleva las marcas de un intento de feminicidio. 

Elisa se siente en riesgo y este martes apelará la sentencia, que asegura, fue sin perspectiva de género y refuerza el mensaje de que “la violencia contra los cuerpos de las mujeres es tolerada y justificada por los jueces”. 

Aquí te contamos su historia: A Elisa la atacaron con ácido: su denuncia está desaparecida y las autoridades la revictimizan

“Muchas gracias señor juez”, fue la respuesta de Javier Ediberto “N” al escuchar el fallo del juez Adolfo Rodríguez Campuzano. 

Pese a que la fiscalía capitalina argumentó que la vida de Elisa corría peligro, el juez determinó que el agresor podrá salir de prisión con una fianza de 30 mil pesos.

“Lo que estoy viviendo es la antesala a un feminicidio, ¿qué esperan ahora?, que vengan mis hijos, que venga mi familia a pedir justicia porque su madre está muerta (…) Para el Estado y para los jueces mi vida vale 30 mil pesos”, señaló Elisa.

Aunque la pena máxima para el delito de violencia familiar es de seis años de cárcel, el Ministerio Público estaba solicitando 12 años al tratarse de violencia continuada, pues desde 2001 cuando intentó matarla, hasta ahora, Javier Ediberto “N” y su familia no han dejado de agredir a Elisa, a sus familiares y su círculo cercano. 

Cuando tenía 18 años, Javier Edilberto “N” intentó matar a Elisa: la amarró a un poste para torturarla y le roció un garrafón con ácido en el pueblo de San Luis Tlaxialtemalco, zona chinampera de Xochimilco, en Ciudad de México. 

Ahora Elisa tiene 38 años y dice que hace 20 desconocía cómo nombrar lo que le pasó, las autoridades solo clasificaron los hechos como lesiones. Ahora sabe que lo que ocurrió fue una tentativa de feminicidio.

Juez reconoció violencia feminizada 

La falta de actuación e impunidad de las autoridades llevó a que la violencia continuará. En 2019, Javier Ediberto “N” nuevamente amenazó con asesinar a Elisa. En noviembre de 2020 fue detenido, pero sus familiares ayudaron a que se escapara mientras estaba esposado en la patrulla. 

Hasta febrero de 2021 lo detuvieron en Morelos y fue vinculado a proceso por violencia familiar. 

Durante una de las audiencias, el juez reconoció que si bien no se estaba juzgado el delito de 2001, −el ataque con ácido−, sí había una violencia continuada con alto grado de violencia feminicida. En la audiencia del 9 de diciembre dijo que había errores evidentes de la fiscalía al no garantizar la seguridad de Elisa; sin embargo, solo determinó una culpabilidad media contra el agresor.  

Teresa González, integrante del colectivo Todas somos Elisa, −que se formó para dar acompañamiento y exigir justicia−, explicó a Animal Político que esos antecedentes fueron tomados en un inicio por el juez Júpiter López Ruíz como argumento principal para dictar medidas cautelares de prisión preventiva, ya que Javier Ediberto “N” nunca se presentó a los llamados de la autoridad y en el momento de la detención se dio a la fuga.

En esa primera audiencia la defensa argumentó que la prisión preventiva era una medida excesiva, pero el juez respondió que se ponderaba el derecho a la vida de Elisa. Todo este contexto, el juez Adolfo Rodríguez Campuzano lo olvidó.

Javier Ediberto “N” debe cumplir con los plazos legales y permanecer en prisión en lo que avanza el proceso de apelación. Sabe que hay otras dos carpetas de investigación abiertas.

Teresa González comentó que existen todas las alarmas de que pueda fugarse, más si una vez ya lo hizo, cometió agresiones a pesar de que Elisa tenía medidas de protección y nunca acudió a los llamados de la autoridad. 

“Eran elementos suficientes para que el juez no le diera el beneficio de llevar su proceso en libertad, pero el juez Adolfo Rodríguez Campuzano ya en otras ocasiones ha sido señalado de ser omiso en casos de violencia de género”, señaló González. 

Un día después de la sentencia, Elisa se manifestó junto con otras mujeres que la apoyan y la colectiva Todas Somos Elisa, frente al Tribunal Superior de Justicia de la CDMX, para exigir que se revise la forma de actuar del juez Rodríguez Campuzano. 

“No más sentencias machistas”, “Jueces y magistrados también son culpables”, “Alto a la violencia institucional”, se leía en las mantas y cartulinas de protesta. 

Esta no es la primera sentencia del juez Rodríguez Campuzano que ha inconformado a víctimas de violencia de género. En enero de 2019, el juez dejó en libertad a un hombre acusado de morder la cara de su novia. Uno de los argumentos del juez fue que el policía que arrestó al implicado, “se contrapone con lo señalado por la víctima”.

Finalmente una magistrada determinó revocar la absolución al inculpado, al considerar que se acreditaron plenamente los delitos de violencia familiar equiparada y lesiones calificadas en agravio de la víctima. 

Te puede interesar: “Señora fiscal, míreme”. Elisa, 20 años buscando justicia

La batalla por la búsqueda de justicia 

Tras un largo proceso para que se haga justicia, de que las mismas autoridades la revictimizaran, de que su carpeta de investigación desapareciera, de pasar años entre quirófanos y cirugías tratando de recuperarse y con unas cicatrices imborrables, la justicia ni siquiera habla de una reparación del daño

Elisa aún espera que avance la indagatoria que se abrió en 2001 y se reponga el proceso; su carpeta de investigación se extravió y es necesario aclarar dónde está y por qué no hubo seguimiento del caso. 

Además, la colectiva denuncia que la queja interpuesta en la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX no ha tenido avances pese a las múltiples violaciones a sus derechos humanos. Por otro lado, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de la Ciudad de México se comprometió a garantizar sus derechos como víctima, pero hasta ahora, Elisa no ha sido inscrita en el registro ni han dado seguimiento a su caso. 

Elisa sigue firme, luchando para que se haga justicia, alzando la voz para dejar un precedente en su comunidad. Sí, hay miedo, reconoce, pero sabe que no está sola y eso le ayuda a sentirse valiente y con más fuerza.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.