close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

5 claves para conseguir tus ambiciones en el trabajo (y cómo evitar que se vuelvan tóxicas)

En las empresas ser ambicioso suele ser una característica positiva que te permite escalar posiciones y conseguir tus metas. Pero la ambición también tiene una lado oscuro que puede transformarla en un arma de doble filo.
Getty Images
16 de septiembre, 2019
Comparte

La ambición en el mundo corporativo es una de las cualidades más requeridas para el éxito profesional.

Muchos de los ejecutivos que ocupan un cargo de alta jerarquía han sido motivados por la ambición de conseguir lo que se han propuesto.

Pero cuidado: también puede ser un arma de doble filo.

Entre quienes promueven las actitudes ambiciosas está Rachel Bridge, autora del libro “Ambición: por qué es bueno querer más y cómo conseguirlo”.

“Es como poner una bandera en la tierra, dejar una marca”, le dice a la BBC.

“Todas las grandes cosas que han ocurrido en el mundo han sido motivadas por la ambición de alguna persona”, apunta.

Muchas investigaciones en psicología motivacional arrojan luces sobre cómo conseguir tus ambiciones en el trabajo y también en la vida.

Peter Gollwitzer, psicólogo de la Universidad de Nueva York, de Estados Unidos, ve la ambición como una forma de comprometerse con lo que se quiere conseguir y, para eso, dice que es importante focalizarse en objetivos específicos y no tratar de abarcar demasiado.

Hombre mirando por la ventana

Getty Images
Algunos expertos recomiendan afinar el foco y evitar tener demasiadas metas.

“Si tienes demasiadas metas en distintas áreas, no te vas a sentir feliz. Estarás molesto la mayor parte del tiempo”.

Mientras que para Neel Burton, profesor de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, una manera de evitar que te consuma la ambición es reconocer que hay una vida más allá de lo que te has propuesto como objetivo.

Luego de entrevistar a varios expertos, estos son 5 pasos que puedes seguir para conseguir tus ambiciones en el trabajo (sin morir en el intento).

Paso 1: Gratitud

“La ambición es menos tóxica cuando, incluso sin ella, la vida aún merece ser vivida”, dice Burton.

Básicamente, se refiere a apreciar las cosas buenas del pasado y del presente, sin que la ambición te destruya internamente.

“Vivir con ambición puede ser vivir con miedo y ansiedad, salvo que esa ambición sea aliviada con gratitud”, agrega.

Paso 2: Compromiso

“Si tienes ambición es clave que te comprometas”, explica Peter Gollwitzer.

“No puedes plantearte un objetivo y sentarte a esperar que ocurra”.

Mujer saltando entre dos rocas

Getty Images
“Si tienes una ambición es clave que te comprometas”, dice Peter Gollwitzer, psicólogo de la Universidad de Nueva York.

“Tienes que actuar y para eso lo mejor es diseñar un plan”, explica.

Otro aspecto importante, agrega, es evitar la dispersión.

“Si te comprometes con demasiadas metas en distintas áreas, no te vas a sentir feliz. Estarás molesto la mayor parte del tiempo”.

Paso 3: Discreción

“Ten cuidado con decirle a la gente sobre tus ambiciones”, argumenta Gollwitzer.

Puede ser que cuentes la historia de la nueva meta que te has propuesto y que la gente reconozca tu intención.

El problema con eso, explica, es que varios estudios en psicología motivacional han demostrado que algunas personas se sienten satisfechas con ese reconocimiento y dilatan la puesta en práctica de los pasos para conseguirla.

Hombre con traje en la calle

Getty Images
En algunos casos vivir con ambición puede llevarte a vivir con miedo y ansiedad.

“Si la gente te reconoce, puedes llegar a creer que lo lograste y darte un descanso”.

En definitiva, es mejor evitar los elogios mientras estás tratando de alcanzar el objetivo.

“Incluso el solo hecho de hablar de tu intención de lograr algo reduce tu energía para lograr el objetivo”, sostiene el experto.

“Haz las cosas, no hables”.

Paso 4: Elige bien a tu pareja

A primera vista elegir bien a tu pareja podría parecer algo que no está directamente relacionado con la ambición laboral.

Nada más alejado de la realidad. Algunos estudios muestran que la decisión de tener o no tener hijos y las características de la persona que tienes a tu lado, influyen en el desarrollo de tu carrera.

El punto es que muchas personas, cuando se convierten en padres, redefinen las prioridades de su vida y le dan menos importancia a la progresión de su carrera.

Eso no quiere decir que las personas con hijos son menos ambiciosas, pero lo que se ha demostrado es que muchas veces cambian o adaptan su enfoque.

Familia

Getty Images
La familia influye directamente en tus ambiciones laborales.

Por otro lado, es común que los hombres y las mujeres con altos cargos directivos tengan una pareja que no está empeñada en escalar lo más alto posible dentro de una empresa.

Aunque no es imposible, es difícil encontrar dos directores ejecutivos de grandes firmas viviendo juntos.

En ese sentido, es más fácil que prospere una relación entre un ambicioso o una ambiciosa, con alguien cuyas metas laborales no son el centro de su vida.

Paso 5: Disfruta de tu ambición o cámbiala

“Si no disfrutas tratando de conseguir una meta, no lo hagas”, dice la autora Rachel Bridge.

“Puedes terminar sintiéndote como esos ratones que corren y corren en el mismo lugar”.

La sociedad donde vivimos nos impulsa a conseguir un mejor salario, una mejor posición, un mejor trabajo, explica.

“Pero las cosas se pueden complicar si se te olvida por qué estás tratando de conseguir lo que quieres”.

¿Es malo ser ambicioso?

Depende. Puede ser positiva cuando te impulsa a conseguir tus metas, pero negativa si te domina.

Neel Burton dice que la ambición se relaciona con el reconocimiento, con el deseo de distinguirse por sobre los demás.

Trabajadores en oficina

Getty Images
Hay personas ambiciosas que viven constantemente frustrados.

Pero, “si fuéramos la última persona que queda en la Tierra, ser ambicioso tendría poco sentido o ninguno”.

El investigado de Oxford sostiene que las personas muy ambiciosas suelen ser sensibles al fracaso y por eso experimentan “una constante insatisfacción o frustración”.

“La gente ambiciosa siempre quiere más. Y nunca consiguen su objetivo, porque cuando lo logran, inmediatamente crean otro más alto”.

¿Qué pasa cuando lo que ambicionas no está en el trabajo?

No toda la ambición es laboral. También existe la ambición por otro tipo de vida fuera de los muros de una oficina.

Joe Udo, ingeniero, dejó su carrera a los 38 años para convertirse en un padre que está en la casa y un bloguero.

“Estaba estresado. El trabajo estaba afectando mi salud física y mental”, dice.

“La cultura corporativa esta hecha para promover la ambición y creo que la ambición es buena para mucha gente, pero no para mí”.

*Este artículo es una adaptación de un episodio del programa de radio de la BBC Business Daily.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M&t=27s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Carlo Echegoyen

5 historias de fanáticos que vivieron y sufrieron con José José

El homenaje al cantante inició en Bellas Artes, donde cientos se congregaron para despedirlo, cantar y recordar cómo influyó en sus vidas.
Carlo Echegoyen
9 de octubre, 2019
Comparte

Algunos compartían el dolor por un amor perdido, otros se enamoraron gracias a sus canciones, hay quienes, incluso, saben del sufrimiento que deja la enfermedad del alcoholismo.

Sea cual sea, todos estaban ahí, en guardia afuera del Palacio de Bellas Artes para despedirse del “Príncipe de la canción”, José José, porque algo – pequeño o grande- dejó en sus vidas.

A más de una semana de su fallecimiento, este miércoles por fin las cenizas del cantante llegaron a la Ciudad de México desde Miami para el homenaje. “Sí se pudo”, gritaban los asistentes de vez en vez, se pudo, sí, pero a medias, pues solo una parte de sus restos descansarán en el Panteón Francés.

Alrededor de las 8:30 de la mañana aterrizaron en lo que era el Hangar Presidencial, para ser trasladadas hacia Bellas Artes.

Hombres, mujeres y jóvenes, incluso provenientes de otros estados, dejaron trabajo y escuela para acudir al homenaje. En total, según el gobierno federal acudieron 15 mil personas a despedir a José José.

Lee más: Bellas Artes y los otros dos lugares donde México despedirá a José José

Desde Toluca para despedirlo

Leonor viajó desde Toluca para despedirse del Príncipe. Gastó 2 mil pesos en los camiones y el resto en el hotel y la comida para estar desde las 8 de la mañana lista para ‘ver’ a José José. Con 20 pesos más compró una foto y un banderin con la cara del cantante.

Leonor (izq) viajó desde Toluca en compañía de una amiga. Foto: Lizbeth Padilla.

“Yo lloré harto, porque mi esposo que en paz descanse, lo quería mucho. Tengo todos sus discos”, dice.

Leonor sabía que no podía faltar al homenaje desde que se enteró que el “Príncipe” había muerto por lo que empezó a juntar dinero para el viaje. 

“No importa que solo haya venido una parte, Si no hubiera habido restos de todos modos hubiera venido al homenaje”.

Compartí el dolor con José

La señora Adriana lloraba mientras escuchaba “Gavilán o Paloma” y recordaba que igual que José José, padeció alcoholismo por lo que la vida del cantante y la suya, dijo, tienen muchas coincidencias. 

“Compartí con José José la vida, su pasado, su familia, lo que vivió, lo que sufrió, lo que padeció y compartí con él su alcoholismo, yo me uno a su dolor”, agregó entre sollozos. 

Adriana dijo que compartió con el cantante el problema del alcoholismo. Foto: Lizbeth Padilla.

Desde niño amé su música

También “Los amigos de José José”, uno de sus clubes de fans, acudieron al homenaje en Bellas Artes. Sus integrantes narraron que pudieron conocer en persona al “príncipe” y que él también era parte de su club de fans, “tenía la credencia 001”, dijo Alejandro Cruz, uno de los fans. 

“Todas las noches pienso que esto es irreal; hablamos con él en diciembre y dijo que estaba bien, que se estaba recuperando”, agregó Alejandro. 

Alejadro dice que en diciembre platicaron con el cantante y les dijo que se estaba recuperando. Foto: Lizbeth Padilla.

Los integrantes del club de fans vienen de diferentes partes de la ciudad y de algunos estados, pero dicen que también hay miembros de este club en todo el mundo.

“Tenemos un programa de radio por internet, hemos llegado a países como Uzbekistán, donde sea que haya un mexicano, ahí está José José”, refirió Alejandro.

Nos enamoramos con su música

Con las canciones de José José, Miguel Ángel Palacios y su esposa se enamoraron, por es siempre será “único. Es una persona que nunca se va a olvidar, siempre estará en nuestros corazones”.

Miguel Ángel fue privilegiado en ver al “Príncipe” en vivo. “Muchas veces lo seguí, otras no conseguí boletos, lo vi en el Blanquita hace como 30 años. Lo vi en Azcapotzalco, en un lugar que iba a ser un lugar de grandes eventos. Después de Bellas Artes nos vamos a Clavería”.

Sobre qué piensa de que solo una parte de los restos del cantante llegaron a México dijo: “Una persona no se ve por el cuerpo presente, sino por el ser, la gente que fue”.

Miguel Ángel y su esposa. Foto: Lizbeth Padilla.

Miguel Ángel y su esposa. Foto: Lizbeth Padilla.

47 años de seguir al Príncipe

Leticia se levantó temprano para estar puntual a las 8 de la mañana en Bellas Artes. Era de las primeras 100 personas en la fila. Después iría a la Basílica de Guadalupe a la misa. 

Su canción favorita es “Amar y querer” porque le recuerda a su juventud. “Con esa canción conocí a mi esposo con el que tengo 47 años de casada”. 

Leticia dejó sus actividades para ir al homenaje. Foto: Lizbeth Padilla

Leticia dejó sus actividades para ir al homenaje. Foto: Lizbeth Padilla

“Yo que fui tormenta, yo que fui tornado, yo que fui volcán soy un volcán apagado”. No importaba dónde sonara la música, la gente cantaba mientras hacía fila para entrar a Bellas Artes.

Cuando la transmisión oficial del evento inició siguieron coreando las canciones del Príncipe. Primero con la Orquesta Sinfónica Nacional, integrantes del Estudio de Ópera de Bellas Artes y el Cuarteto Saloma, y luego con mariachi.

Cuando la cámara tomaba a sus hijos, Marysol y José Joel, así como a su exesposa Anel Noreña la gente afuera aplaudía. Pero cuando alguien hablaba de Sarita, la hija menor, se escuchaban chiflidos y gritos de enojo. 

Desde temprana hora los seguidores del cantante se dieron cita en Bellas Artes. Foto: Lizbeth Padilla.

Así como la homenaje fue un momento de música y recuerdo también fue una oportunidad de negocio.

Baderines, pósters, fotos, dulces, paraguas, todo para que los cientos de fanáticos se llevarán el recuerdo de la ocasión.

Aunque esta vez la venta incluyó servicios funerarios “porque siempre hay que prever esas cosas. Uno no sabe si va a estar aquí mañana”, dice un trabajador de la funeraria García López, quien aprovecha el momento para ofrecer sus paquetes.

“Fuimos los que trajimos a José José”, remata para tratar de convencer a los asistentes.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.