Por qué los conejos podrían tener la clave del origen del orgasmo femenino - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Por qué los conejos podrían tener la clave del origen del orgasmo femenino

El enigma ha intrigado a los científicos durante siglos. ¿Por qué las mujeres experimentan orgasmos si éstos no cumplen una función reproductiva? Un grupo de científicos en Estados Unidos dio un conocido antidepresivo a un grupo de conejos hembra y asegura haber resuelto el misterio.
Getty Images
1 de octubre, 2019
Comparte

Es un gran misterio evolutivo.

¿Por qué las mujeres experimentan orgasmos si estos no cumplen una función reproductiva?

El orgasmo masculino está conectado a la eyaculación, pero que una mujer sienta placer y alcance el clímax sexual no parece tener un fin específico.

Existen muchas teorías en torno al origen del orgasmo femenino.

Una de ellas, por ejemplo, señala que las contracciones causadas por el orgasmo pueden ayudar a “succionar” el esperma y transportarlo más profundamente, lo que aumentaría la probabilidad de concepción.

Otra plantea que el orgasmo establece un vínculo afectivo más intenso con la pareja.

Un grupo de científicos en Estados Unidos acaba de plantear otra posibilidad, y está relacionada con la fisiología de los conejos.

Vestigios de un mecanismo evolutivo

El orgasmo femenino es un “reflejo neuroendocrinológico demasiado complejo para ser simplemente un accidente evolutivo”, afirma el estudio publicado en la revista de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, Proceedings of the National Academy of Sciences.

La nueva hipótesis es que el orgasmo es el resultado de un mecanismo evolutivo desarrollado para estimular la ovulación.

Orgasmo femenino
Getty Images

El orgasmo en las mujeres sería un vestigio de mecanismos fisiológicos desarrollados para desencadenar la ovulación durante el coito, según el nuevo estudio.

Los humanos ovulan en forma espontánea, en cierto período en el ciclo menstrual, tengan o no relaciones sexuales.

Pero en el caso de otras especies, como los conejos y los gatos, es la actividad sexual la que dispara la ovulación.

El mecanismo es denominado “Ovulación inducida por la cópula” o CIO por sus siglas en inglés.

La nueva hipótesis plantea que “los mecanismos neuroendocrinológicos implicados en el orgasmo femenino se derivan evolutivamente de los mecanismos que causan la ovulación en animales con CIO”, afirmó Günter Wagner, investigador de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale y coautor del estudio.

Los científicos señalan que el orgasmo en las mujeres sería un vestigio de mecanismos fisiológicos desarrollados para desencadenar la ovulación durante el coito.

“Sabemos que existe un reflejo en conejos. La pregunta es si podría ser el mismo que ha perdido su función en humanos”, afirmó Mihaela Pavlicev, coautora del estudio.

Experimentos con conejos

Wagner y Pavlicev aseguran haber establecido que el mecanismo CIO en conejos y el orgasmo femenino son homólogos; en otras palabras, que tienen un origen evolutivo común.

Y para probarlo, Pavlicev y sus colegas sometieron a conejos hembra a una serie de experimentos. En uno de ellos los científicos dieron a los animales un antidepresivo, fluoxetina, que reduce la frecuencia de orgasmos en mujeres.

Si la fluoxetina tiene ese efecto en los seres humanos, también afectará la ovulación en los conejos debido al origen evolutivo común, plantearon los investigadores.

Conejos

Getty Images
En los conejos y otra especies, es la actividad sexual la que desencadena la ovulación.

Y en los conejos tratados con fluoxetina, las ovulaciones cayeron un 30% respecto al grupo de control.

¿Por qué el impacto no fue mayor? Los autores del estudio señalan que los conejos descomponen la fluoxetina en forma más eficiente que las mujeres.

Otros científicos que no participaron en el estudio señalaron que una reducción del 30% en la ovulación de los conejos no es suficiente para probar que CIO y el orgasmo en las mujeres tienen un mismo origen evolutivo.

El próximo paso, de acuerdo a Wagner, es repetir los experimentos con otras especies en las que la cópula desencadena la ovulación.

Para los investigadores, lo importante es que la gran pregunta, ¿cómo evolucionó el orgasmo femenino?, ha dado lugar ahora a otro interrogante más específico: ¿por qué se mantiene el orgasmo en las mujeres cuando su función en la ovulación ya no existe?


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


https://www.youtube.com/watch?v=bDSBMWM16Ss

https://www.youtube.com/watch?v=KD1_rWvZnzg

https://www.youtube.com/watch?v=-NSjnc3NL2k&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Lactarios en centros de trabajo, contemplados en la ley pero inoperantes en la realidad

Aunque la Ley General de Salud contempla que haya lactarios en los centros laborales, tiene discrepancias con la Ley Federal del Trabajo y no hay sanciones para las empresas o instituciones que incumplan con brindar estos lugares a sus empleadas.
Cuartoscuro
10 de noviembre, 2022
Comparte

Azucena es médica residente en un hospital de la mujer, donde ha tenido que pelear el acceso al lactario para extraerse la leche que da a su bebé, porque este lugar —le dicen— es para uso exclusivo de las pacientes. 

Después de hablar con una y otra persona, a la médica en formación solo “le hacen el favor” de darle cierto tiempo para entrar, a cierta hora. Para una enfermera del turno nocturno, no hay ni esa pequeña ventana de tiempo y espacio. Por las noches, el lactario está cerrado y ella tiene que extraerse la leche para su bebé en algún cubículo o espacio que encuentre desocupado o incluso en el baño. 

“Esto es la cereza del pastel, si en un hospital para la mujer el personal no tiene acceso a un lugar donde poder extraerse la leche, imagínate cómo está en el resto del sector público y privado”, cuestiona la médica residente. 

Como ellas dos, la mayoría de las mujeres en México que laboran y están amamantando no cuentan en sus lugares de trabajo con un espacio digno y limpio donde puedan hacer la extracción de la leche, coinciden Rosalinda Guerrero, fundadora de la Asociación de Consultores Certificados en Lactancia Materna (Acclam), y Claudia Sierra, integrante de La Liga de la Leche

No se sabe cuántas empresas dan este derecho a sus empleadas porque no hay registro oficial de eso. Activistas advierten que son pocas, pese a que tales espacios están considerados en la legislación. 

La Ley General de Salud, en su artículo 64, fracción ll, estipula que las autoridades sanitarias competentes establecerán acciones de orientación y vigilancia institucional, capacitación y fomento de la lactancia materna y el amamantamiento, incentivando que la leche materna sea alimento exclusivo durante seis meses y complementario hasta avanzado el segundo año de vida, además de impulsar la instalación de lactarios en los centros de trabajo de los sectores público y privado.

Lee: Desmitificando la lactancia materna

Las discrepancias y los vacíos 

La otra gran legislación que tiene injerencia en esto, La Ley Federal del Trabajo, estipula el derecho de las mujeres a amamantar a sus bebés. Así lo dice en su artículo 170, fracción IV.

Ahí se establece que en el periodo de lactancia, hasta por un máximo de seis meses, las trabajadoras tendrán dos reposos extraordinarios por día, de media hora cada uno, para alimentar a sus hijos, en un lugar adecuado e higiénico que designe la empresa, o bien, cuando esto no sea posible, previo acuerdo con el patrón, se reducirá en una hora su jornada de trabajo durante el periodo señalado. Sin embargo, el artículo no habla de la necesidad de contar con un espacio para extraerse la leche. 

De esa manera, es como si la ley supusiera que todas las mujeres tienen la posibilidad de ir del trabajo a casa para alimentar a su bebé y regresar en tan solo media hora, o que a todas les pueden llevar a sus bebés a la oficina dos veces al día, ironiza Rosalinda Guerrero. 

Otro problema, además de esa disparidad en las leyes, es que el deber de contar con lactarios es algo que está en la Ley General de Salud, y también en la del IMSS y en la del ISSSTE, pero en realidad no se aplica, porque no hay sanciones establecidas y nadie vigila que esta normatividad se cumpla, alertan las activistas consultadas. 

Beneficios limitados

Guerrero y Sierra señalan que las empresas pueden obtener beneficios de la lactancia. Por ejemplo, que las madres puedan ser más productivas al sentirse tranquilas por saber que están protegiendo a sus bebés con su leche, lo que a su vez puede llevar a que sientan mayor apego a la empresa al sentirse apoyadas en la lactancia.

De acuerdo con las activistas, esto favorece la menor rotación de personal y que las madres hagan menos solicitudes de permisos por posible enfermedad de sus bebés, porque estarán más sanos. 

La sociedad en general también obtiene beneficios cuando una madre lacta porque hay menos contaminación, puesto que no se usan botes de leche de fórmula, por ejemplo, y los costos por atención a la salud se reducen al tener a personas más sanas por los beneficios de la leche materna para los bebés.  

Esos beneficios son menos riesgo de enfermedades comunes en la infancia (respiratorias, alérgicas y diarreicas), mejor desarrollo emocional e intelectual, prevención del sobrepeso y la obesidad, y reducción del riesgo de muerte de cuna, entre otros. 

Las madres obtienen, a su vez, beneficios como que la lactancia les previene a largo plazo de osteoporosis, cáncer de mama y de ovario; además, mejora los niveles de colesterol y triglicéridos, disminuye el riesgo de depresión post-parto, ayuda a recuperar el peso previo al embarazo y les permite desempeñarse laboralmente libres de preocupaciones.

Qué se necesita para tener un lactario 

De acuerdo con la Guía para la Instalación y Funcionamiento de Salas de Lactancia, de la Secretaría de Salud, un lactario debe tener sillas ergonómicas, cómodas y lavables, mesas individuales y refrigerador con congelador independiente para conservar la leche extraída por las madres en la jornada laboral. 

También debe contar con un dispensador de agua potable, fregadero con tarja, jabón líquido, termómetro, toallas de papel, tomas de corriente (una por cada silla y una para el refrigerador), pizarrón blanco y plumones, bote de basura, una libreta o bitácora de registro de uso de la sala de lactancia, etiquetas de identificación de nombre y fecha de extracción y, en caso de que sea posible, equipo para transportación de la leche para que se mantenga fría. Este último lo puede proporcionar el centro de trabajo o puede llevarlo la madre. 

Guerrero subraya que esto no implica una gran inversión, sino que lo que hace falta es voluntad para hacer que la ley no sea letra muerta sino una realidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.