Conflicto israelí-palestino: ¿por qué Gaza aparece borrosa en Google Maps?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Google

Conflicto israelí-palestino: ¿por qué Gaza aparece borrosa en Google Maps?

Pese a que existe la tecnología necesaria para captar imágenes de alta resolución, las fotografías de Gaza y alrededores que ofrecen plataformas como Google Earth o Apple Maps no son nítidas.
Google
18 de mayo, 2021
Comparte

¿Por qué aparece Gaza, uno de los lugares más densamente poblados del mundo, borrosa en Google Maps?

Es un asunto que ha sido puesto de manifiesto por investigadores que usan información de código abierto públicamente disponible, incluidos datos de mapas, para localizar ataques y documentar la destrucción.

De hecho, gran parte de Israel y de los territorios palestinos aparecen en Google Earth con imágenes de baja resolución, a pesar de que empresas de satélites han puesto a disposición otras de mejor calidad.

Apenas se pueden ver los autos en la ciudad de Gaza.

Compárenla con la imagen de Pyongyang, la hermética capital de Corea del Norte, donde los autos están totalmente definidos y se pueden distinguir incluso personas.

Imagen de Gaza obtenida con Google Earth en la izquierda y una imagen de Pyongyang, Corea del Norte, en la derecha.

Google
Imagen de Gaza obtenida con Google Earth en la izquierda y una imagen de Pyongyang, Corea del Norte, en la derecha.

¿Por qué importan las imágenes satelitales?

Estas imágenes se han convertido en un elemento vital para informar sobre el conflicto, pero al mismo tiempo existe la preocupación de que la disponibilidad de imágenes detalladas ponga en riesgo la seguridad.

En esta última confrontación en Medio Oriente, los investigadores intentan corroborar, haciendo uso de satélites, las localizaciones de los lanzamientos de misiles y los edificios alcanzados en Gaza e Israel.

“El hecho de no recibir imágenes satelitales de alta resolución de Israel y los territorios palestinos es un obstáculo“, dice Samir, un investigador de código abierto.

En Google Earth, la plataforma de imágenes más utilizada, las imágenes de Gaza más recientes son de baja resolución y, por tanto, borrosas.

“La imagen más reciente de Gaza de Google Earth es de 2016 y es una basura. Hice zoom en una zona rural de Siria elegida al azar y hay más de 20 imágenes desde esa fecha, con muy alta resolución”, tuiteó Aric Toler, un periodista de Bellingcat.

Google dice que su objetivo es “mantener lugares densamente poblados actualizados con regularidad“, pero no ha sido el caso con Gaza.

Ataques en Gaza

EPA
Las imágenes satelitales se han convertido en un elemento vital para informar sobre el conflicto.

¿Hay imágenes de alta resolución disponibles?

Hasta el año pasado, el gobierno de Estados Unidos restringió la calidad de las imágenes satelitales que las empresas estadounidenses podían ofrecer comercialmente.

La enmienda Kyl-Bingaman (conocida como KBA) se presentó en 1997 para abordar las preocupaciones de Israel por la seguridad.

Aunque la disposición solo se refería a Israel, también se aplicó a la restricción de imágenes de los territorios palestinos.

La KBA limitaba la calidad de imagen de forma que un objeto del tamaño de un auto solo se podía ver como imagen muy borrosa y cualquier cosa más pequeña era muy difícil de identificar.

“Nosotros siempre preferiríamos ser fotografiados con la menor resolución posible”, dijo Amnon Harari, jefe del programa espacial en el Ministro de Defensa de Israel el año pasado, según informó la agencia Reuters.

“Siempre es preferible ser visto borroso que de forma precisa”.

No es poco común que lugares como bases militares se vean borrosas, pero la enmienda KBA fue el único caso en el que una zona amplia fue sometida a una restricción de este tipo.

Sin embargo, una vez que proveedores no estadounidenses, como la empresa francesa Airbus, fueron capaces de suministrar estas imágenes a mayor resolución, creció la presión sobre Estados Unidos para que pusiera fin a las restricciones.

En julio de 2020 se eliminó la KBA y ahora el gobierno de EE.UU. les permite a las empresas estadounidenses ofrecer imágenes de mucha mejor calidad de la región, de forma que objetos del tamaño de una persona se puedan identificar.

“La motivación inicial era científica”, dice Michael Fradley, un arqueólogo de la Universidad de Oxford y uno de los académicos que hizo campaña exitosamente para cambiar la enmienda.

“Necesitábamos acceso de alta resolución a los territorios palestinos ocupados, comparable a lo que usamos en otras partes de la región”.


Entonces ¿por qué sigue borrosa Gaza?

La BBC habló con Google y Apple (cuyas apps de mapas también muestran imágenes satelitales).

Apple dijo que está trabajando en una actualización de sus mapas para tener mayor resolución.

Google señaló que sus imágenes proceden de una serie de proveedores y que está considerando “actualizar sus imágenes satelitales cuando una resolución más alta esté disponible”.

Pero añadió que no tenía “planes que compartir en este momento”.

Izquierda: imagen de Google Earth de Gaza en 2016; derecha: imagen de la empresa Maxar tomada el 12 de mayo de 2021

Google y Maxar
A la izquierda, la imagen que ofrece actualmente Google Earth de la torre Hanadi en Gaza; a la derecha, una imagen satelital de alta resolución que muestra la torre destruida.

“Considerando la importancia de los hechos actuales, no veo qué razón puede haber para que las imágenes comerciales del área sigan siendo degradadas de forma deliberada”, indicó Nick Water, un investigador de código abierto para Bellingcat en Twitter.


¿Quién toma realmente las imágenes?

Plataformas públicas de mapas, como Google Earth y Apple Maps, utilizan empresas que poseen satélites para suministrar imágenes.

Actualmente, Maxar y Planet Labs, dos de las compañías más grandes del sector, están poniendo a disposición imágenes de alta resolución de Israel y Gaza.

Estas fotografías de mucha mayor calidad pueden revelar detalles de hasta medio metro o menos.

“Como resultado de cambios recientes a las regulaciones estadounidenses, las imágenes de Israel y Gaza se están ofreciendo con una resolución de 40 centímetros”, explicó Maxar en un comunicado.

Planet Labs confirmó a la BBC que suministra imágenes con resolución de 50 centímetros.

No obstante, investigadores de código abierto utilizan en gran parte software de mapas gratuito y a menudo no tienen acceso directo a estas imágenes de alta resolución.


¿Qué más pueden revelar las imágenes de alta resolución?

Las imágenes satelitales se utilizan para muchos propósitos, incluidos el seguimiento de la deforestación y los incendios forestales, así como la investigación de abusos de derechos humanos en todo el mundo.

Investigadores de la organización Human Rights Watch colaboraron con la empresa Planet Labs en 2017 para mostrar la destrucción de los pueblos rohingya a manos del ejército en Myanmar.

Imágenes satelitales de pueblos rohingya

2017DigitalGlobe
Imágenes satelitales de Myanmar mostraron la destrucción de pueblos habitados por los rohingya.

Las imágenes les permitieron hacer un mapa del alcance del daño a más de 200 pueblos en la zona, comparando imágenes satelitales de resolución de 40 centímetros de esas áreas antes y después.

Las imágenes parecieron corroborar las denuncias de los rohingya, que huyeron de Myanmar al vecino Bangladesh, de que sus casas habían sido objetivo de los militares.

Imágenes satelitales también han sido vitales para hacer un seguimiento de lo que ha estado sucediendo en la región china de Xinjiang, incluida la red de centros de “re-educación” para los uigures.

La información ha ayudado a mostrar dónde se han construido estos centros. Las imágenes de alta resolución también han dado una idea de su tamaño y algunas características particulares.

Imagen tomada por Maxar del centro de reeducación de Hotan

2019 Maxar Technologies
Una imagen satelital de 2019 de un centro de re-educación en la zona Hotan de Xinjiang, China.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw97EJ66PiU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Facebook de Cofepris

Gobierno señala red de corrupción en Cofepris, pero hasta ahora no hay denuncias ante FGR

Ni Cofepris ni la Marina han presentado denuncias sobre la presunta red de corrupción, confirmaron autoridades de FGR.
Foto: Facebook de Cofepris
7 de junio, 2022
Comparte

El gobierno federal señala una presunta red de corrupción en la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), proveniente del sexenio anterior, con  operaciones como otorgar permisos irregulares de importación de precursores químicos  que derivó desde el año pasado en la intervención de la Marina, y el cese de 32 funcionarios. 

Sin embargo, hasta ahora no hay consecuencias penales por estos hechos. Funcionarios de la FGR confirmaron a Animal Político que aunque lo denunciado en la conferencia del presidente López Obrador podría significar que se cometieron delitos, no se han iniciado carpetas de investigación pues ni Cofepris ni la Marina han presentado denuncias al respecto.

La Marina sigue su investigación interna, y las autoridades han dado reportes esporádicos sobre lo detectado en esa instancia, encargada de regular que sean seguros los bienes, servicios e insumos de salud que ingresen al país. En reuniones de trabajo, el gobierno ha compartido con fiscales federales la existencia de posibles irregularidades, pero las querellas no se han formalizado.

Este martes el titular de la Cofepris, Alejandro Svarch, habló de “mecanismos de corrupción que operaban con una cínica naturalidad en la institución”. 

Se detectó, dijo, “un manejo discrecional de las solicitudes de las empresas en un oscuro archivo que era el reflejo físico del desorden administrativo de la Cofepris”. También habló de que existían mecanismos de “extorsión”, de solicitar pagos para otorgar permisos de la entrada de ciertos productos. 

Esto, dijo, derivaba en la creación de monopolios farmacéuticos artificiales, ya que el acceso a medicamentos estaba a la venta del mejor postor.

Existía, dijo, “una amplia red de extorsionadores disfrazados de funcionarios públicos, quienes, bajo la excusa de vigilar actividades reguladas por nuestra agencia sanitaria, drenaban a miles de empresas y empresarios bajo amenazas de clausurar sus actividades de no acceder a pagar moches”.

La intervención de la Marina en 2021 

El 30 de septiembre de 2021 efectivos de las fuerzas armadas de la Marina ingresaron a las oficinas de Cofepris. En ese momento, Svarch aseguró que solamente era un operativo para reforzar la seguridad física de la institución. 

Fue hasta el  15 de octubre, durante su comparecencia en el senado, por el Tercer Informe de gobierno, que de Jorge Alcocer Varela  explicó que la Secretaria de Marica (Semar), en coordinación con otras autoridades, ocupó las instalaciones de la Cofepris porque los permisos de importación de precursores químicos se daban de forma discrecional, había corrupción y fue necesario remover funcionarios. 

También lee: Marina intervino en Cofepris por presuntas prácticas de corrupción en permisos, dice Salud

“Marina fue llamado a dar su opinión, no a invadir”, porque esto cae en el  ámbito de químicos que tienen mucha importancia en todas las aduanas y en todas las playas del país, dijo Alcocer. 

Por su parte, el Almirante Ojeda Durán, Secretario de Marina, informó en diciembre del año pasado que se reactivó el plan de verificación a empresas importadoras y exportadoras  de precursores químicos, para comprobar su legal operación. 

También detalló que:

“La Secretaría de Salud nos pidió el apoyo para entrar ahí, en Cofepris, se hicieron acciones operativas, administrativas, para destituir a servidores públicos. Se logró, se identificó una red de servidores públicos que estaban haciendo malos usos de sus funciones y se destituyeron 19 servidores públicos de Cofepris, continúa el trámite jurídico, y ocupamos nosotros cinco puestos estratégicos ahí dentro de la Comisión de Cofepris”, indicó el almirante Ojeda Durán

No se precisó a qué funcionarios se removió. Pero de acuerdo con una solicitud de información dirigida a Cofepris, entre el 15 de septiembre y el 15 de octubre de 2021, cuatro personas causaron baja por determinación jurídica: Maribel Bernal Saldivar, Joel Ortíz Oropeza, Norberto López Santos y Lamberto Osorio Nolasco. 

Osorio Nolasco ya había sido señalado desde 2016 por supuestos actos irregulares. Por ejemplo, Lilián Chagoyán Cargía, directora de la clínica de la diabetes en Cancún denunció que el entonces subdirector de Importaciones y Exportaciones de la Cofepris, exigió una mordida para autorizar la llegada de un cargamento de Insulina a la entidad, según reportó La Jornada.

Cambios dentro de Cofepris

En Cofepris los cambios han sido constantes. Tan sólo en noviembre del 2020, el subsecretario Hugo López-Gatell había designado a América Orellana como comisionada de Autorización Sanitaria, en lugar de Elvira Espinosa. Pero el 7 de octubre de 2021 la Cofepris, anunció a Natán Enríquez Ríos como nuevo titular de la Comisión de Autorización Sanitaria.

En septiembre de 2021 también se nombró como  nueva comisionada de Operación Sanitaria a Bertha Alcalde Luján—hermana de la secretaría del Trabajo, Luisa María Alcalde—.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.