Coronavirus: ¿Por qué los brotes infecciosos se están volviendo cada vez más comunes? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Coronavirus: ¿Por qué los brotes infecciosos se están volviendo cada vez más comunes?

SARS, MERS, ébola y, ahora, el coronavirus de Wuhan se propagan rápidamente y ponen en riesgo la salud de miles de personas. ¿Por qué estamos viendo tantos brotes últimamente?
30 de enero, 2020
Comparte

A lo largo de los últimos 30 años, el número de brotes virales se ha incrementado y las enfermedades infecciosas de rápida propagación -como el actual coronavirus en China- se están volviendo cada vez más comunes. Pero, ¿por qué?

Es un hecho evidente que hay muchas más personas en este planeta que nunca antes -la población global es de 7.700 millones y continúa en ascenso- y también estamos viviendo cada vez más cerca los unos de los otros.

Más gente ocupando menos espacio significa un mayor riesgo de exposición a los patógenos que causan enfermedades.

El coronavirus que surgió en Wuhan, China, parece ser transmitido entre los humanos por las gotitas despedidas cuando las personas tosen o estornudan. El virus puede sobrevivir por corto tiempo fuera del cuerpo, así que el emisor y el receptor deben estar relativamente cerca para que se produzca el contagio.

En 2014, la epidemia de Ébola se transmitía a través de la sangre u otros fluidos corporales, sólo aquellos en proximidad cercana podían caer infectados.

Pero no todos los virus se pasan de humano a humano. El zika, por ejemplo, se contagia por picadura de mosquitos a humanos pero también se beneficia de la cercanía entre las personas.

Los mosquitos que transmiten este virus prosperan en zonas urbanas donde pueden alimentarse de la sangre humana. Se reproducen en lugares densamente poblados, húmedos y cálidos.

Desde 2007, más humanos han vivido en ciudades que fuera de ellas. Más de 4.000 millones de personas viven ahora en 1% de la masa terrestre de la tierra.

Y muchas de las ciudades a las cuales nos estamos mudando no están preparadas para nosotros. Así que muchas personas terminan en zonas marginadas, sin acueducto ni un sistema de aguas residuales adecuado, permitiendo la rápida propagación de las enfermedades.

Movilidad

Trabajadores rocían con atomizadores antisépticos como prevención contra el síndrome respiratorio de Medio Oriente (Mers).

Getty Images
Trabajadores rocían con atomizadores antisépticos el interior de un avión en Tailandia, en 2015, como prevención contra el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS, por sus siglas en inglés).

Aviones, trenes y automóviles significan que un virus puede viajar al otro lado del mundo en menos de un día. En unas pocas semanas, se registraron posibles brotes de coronavirus en más de 16 países.

En 2019, las aerolíneas transportaron 4.500 millones de pasajeros -diez años antes apenas fueron 2.400 millones.

Wuhan es una de las paradas principales del servicio de tren rápido de China y el virus surgió precisamente cuando el país asiático se alistaba a dar inicio a la mayor migración humana en la historia -más de 3.000 millones de viajes a través de todo el territorio para la celebración de Año Nuevo lunar.

Una de las peores pandemias jamás registradas fue la influenza de 1918, conocida como la gripe española. Brotó en Europa durante otro período de migración masiva, hacia el final de la Primera Guerra Mundial.

Cuando la influenza empezó a propagarse, los soldados estaban regresando a sus países de origen y portaron la gripe con ellos. Llevaron el virus a comunidades que no habían desarrollado una resistencia contra éste, tomando completamente por sorpresa sus sistemas inmunes.

Durante la epidemia de la influenza de 1918, tuvieron que adecuar bodegas para mantener a las personas infectadas en cuarentena.

Getty Images
Durante la epidemia de la influenza de 1918, tuvieron que adecuar bodegas para mantener a las personas infectadas en cuarentena.

Un estudio realizado por el virólogo John Oxford afirma que la fuente del virus pudo haber sido un campamento transitorio por el cual pasaban unos 100.000 soldados cada día.

Aun antes de la era de la aviación, la epidemia se propagó a casi todas partes del mundo. Cobró las vidas de entre 50 millones y 100 millones de personas.

Con todo y eso, le tomó a la gripe española entre seis y nueve meses para diseminarse por el mundo. En una época cuando podemos viajar alrededor de planeta en un día, un nuevo virus infeccioso podría propagarse mucho más rápido.

Más carne, más animales, más enfermedades

Un criador de cerdos en China

Getty Images
La proximidad de humanos y animales incrementa la posibilidad del contagio de enfermedades zoonóticas.

Ébola, SARS (síndrome respiratorio agudo severo) y ahora el coronavirus de Wuhan son todos virus zoonóticos, trasmitidos de animales a humanos.

El nuevo coronavirus parece haberse originado en una mercado de carne que vende animales vivos. Los primeros informes especularon que pudo haber sido trasmitido por serpientes.

En estos días, casi tres de cada cuatro enfermedades son zoonóticas.

Nuestro apetito global por la carne va en aumento, las crías de animales se están expandiendo a medida que partes del mundo se enriquecen y desarrollan una dieta con mayor contenido de carne.

En China, los mercados de animales vivos y de carne son comunes en áreas densamente pobladas. Eso podría explicar por que dos de las últimas epidemias tuvieron su origen allí.

Los virus de las gripes tienden a infectar a los humanos por la vía de animales domésticos. Así que las probabilidades de que animales infectados entren en contacto con humanos también van en aumento.

Además, a medida que nuestras ciudades se expanden, invaden zonas rurales donde los humanos entran en contacto con animales salvajes. La fiebre de Lassa se propagó de esta manera -cuando la gente empezó a despejar los bosques para la agricultura, las ratas que allí vivían tomaron refugio en las casas y trajeron con ellas la fiebre de Lassa.

Simplemente no estamos preparados

Aunque el mundo está más conectado que nunca antes, todavía no contamos con un sistema global de salud que pueda responder a estas amenazas.

Un miembro del personal médico se prepara para tratar el virus de ébola en Guinea, en 2015

Getty Images
Cuándo el ébola afecto a África Occidental, en 2013, nunca se había visto antes en esa región y los cuerpos médicos fueron lentos en detectarlo.

Para detener el brote, dependemos de los gobiernos de los países donde surgen. Si no actúan, todo el planeta está en riesgo.

Eso no pudo quedar más evidente que en África Occidental, durante el brote de ébola. Cuando los sistemas de salud locales en Guinea, Liberia y Sierra Leona fracasaron en detener la propagación del virus.

El ébola mató a 11.310 personas en África Occidental.

Por fortuna para el resto del mundo, ese es un virus que se propaga lentamente, pero los virus respiratorios como la influenza y el coronavirus se diseminan mucho más rápido.

Tampoco ayuda que los brotes son más probables que ocurran en lugares pobres con sistemas de salud inadecuados. La falta de regulaciones, educación sobre higiene o instalaciones sanitarias, así como una densa población aumentan el riesgo.

Al mismo tiempo, muchos de estos países sufren una fuga de cerebros de sus mejores profesionales de la salud.

Jóvenes tailandesas con mascarillas protectoras

Getty Images
El público en Tailandia está usando mascarillas después de que seis turistas chinos fueran diagnosticados con el coronavirus que emergió en Wuhan.

Muy pocos sistemas de salud están dispuestos a invertir sus escasos recursos en prevención de brotes extremos de enfermedades que pueda que no ocurran. Cuando la gripe porcina sucedió hubo un lanzamiento global de fármacos, que fue criticado por la sobrerreacción contra un virus que terminó siendo leve.

Aunque contamos con la tecnología para desarrollar fármacos que podrían salir al paso de algunos de estos virus, para la industria farmacéutica no vale la inversión –si el virus sólo va a matar unos cuantos miles, no hay dinero para hacer.

A pesar de que sabemos que van a suceder, no podemos pronosticar dónde y cuándo se darán. La mayoría de los brotes de enfermedades infecciosas casi siempre nos toman por sorpresa.

Buenas noticias

Aunque estamos viendo más brotes que nunca antes, menos personas se están enfermando y muriendo a causa de ellos, según un estudio del Royal Society, una academia científica en Reino Unido.

Una niña recibe una vacuna contra el ébola en la República Democrática del Congo

Getty Images
Una vacuna contra el ébola ha sido desarrollada desde el devastador brote en África Occidental. outbreak

Cuando las economías crecen rápidamente, como hemos visto en China, la higiene básica y el acceso hacia el cuidado de salud mejoran. Igualmente los sistemas de comunicación que difunden mensajes sobre cómo evitar la infección.

Los tratamientos son mejores, más personas tienen acceso a estos y nos estamos volviendo más efectivos con la prevención. Las vacunas se desarrollan mucho más rápido.

De ninguna manera la respuesta global es perfecta, pero estamos mejorando la capacidad de detectar y responder a los brotes.

Un país como China puede construir un hospital con 1000 camas en una semana, algo que hubiera sido completamente impensable en 1918.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

https://www.youtube.com/watch?v=DSeuPF0Fn_g

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4&t=87s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Simon Ager / Sea Shepherd.

Flotas chinas se aproximan a Galápagos: organizaciones exigen a Ecuador mayor firmeza

Organizaciones de la sociedad civil aseguran que Ecuador mantiene una posición tímida y débil en las discusiones internacionales que buscan aumentar los controles de las flotas extranjeras.
Foto: Simon Ager / Sea Shepherd.
Por Michelle Carrere /Mongabay Latam
18 de julio, 2021
Comparte

Nuevamente cientos de barcos chinos se aproximan a los límites de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de Galápagos. De acuerdo a estimaciones de Milko Schvartzman, el mayor especialista en el estudio de las flotas asiáticas en América Latina, es probable que se trate de una flota tan grande como la que el año pasado escandalizó al mundo entero y llevó a que el gobierno de Ecuador creara una comisión para idear una estrategia de protección para las islas Galápagos.

El pronóstico de Schvartzman se basa en dos evidencias concretas: más de 100 barcos chinos han cruzado desde el Atlántico hacia el Pacífico y allí se han reunido con una extensa flota que ya estaba en el área pescando. Imágenes satelitales recientes muestran cómo “se están trasladando de oeste a este con dirección a las Galápagos, con lo cual en las próximas semanas ya van a estar sobre el borde de la ZEE del archipiélago”.

Por ahora los barcos se encuentran a unas 400 millas de la ZEE de Galápagos, aseguró el Comandante de Operaciones Navales de la Armada del Ecuador, John Merlo. Podría pensarse que mientras estén en aguas internacionales —y, por lo tanto, no estén cometiendo una ilegalidad— no representan un peligro, sin embargo, científicos y conservacionistas consideran que su sola presencia en las fronteras de uno de los santuarios marinos más importantes del mundo debería encender las alarmas, considerando el posible impacto que podrían generar a la biodiversidad marina.

La Coordinadora Ecuatoriana de Organizaciones para la Defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente (CEDENMA) presentó un reclamo ante el Ministerio de Relaciones Exteriores para que Ecuador exija que se apliquen mecanismos internacionales para poder controlar la pesca en aguas internacionales.

Entérate: Galápagos: descubren nuevas especies en las profundidades abismales del mar

Organizaciones exigen mayor proactividad

Un primer barco ya pasó cerca de la ZEE de Galápagos. Según precisó el Comandante Merlo, la nave cruzó desde el Atlántico hacia el Pacífico, cruzando por el Estrecho de Magallanes. Pasó alejado de la costa chilena, luego cercano al mar territorial peruano, para finalmente llegar al sector de Galápagos. Sin embargo, precisó que no se detuvo en la zona sino que “se mantuvo en tránsito hacia el área donde se encuentra el grueso de los buques pesqueros”.

Ese barco es el Shunxin18, pero también podría decirse que se trata del Shun Xing 18 o del Shun Hang 18. En efecto, Schvartzman explica que las flotas chinas suelen usar distintas estrategias para no ser detectados cuando están cometiendo una ilegalidad. La más conocida es apagar el sistema satelital, otra es que varias naves usen un mismo número de identificación y una tercera es que un mismo barco se registre con distintos nombres —aunque muy similares entre ellos— para confundir a las autoridades.

“Yo no sé por qué lo han hecho”, confiesa Schvartzman, sin embargo, asegura que “es una falta de transparencia clara”. De hecho, sostiene que para evitar que se comentan ese tipo de situaciones que pueden ser “trampas” para burlar los mecanismos de control, “lo que se busca es el registro único de embarcaciones, o sea, que haya un solo número por cada embarcación y que sea más difícil de manipular o duplicar o transgredir”, dice el experto. “Es una iniciativa que se está llevando a cabo dentro de las Naciones Unidas para que los países lo hagan de manera voluntaria”, agrega. “Lamentablemente es algo voluntario y China es uno de los países que no se adhiere a esto”, asegura Schvartzman.

Para asegurarse de que ni el Shunxin18 ni ninguno de los barcos que componen esta enorme flota pesque ilegalmente en mar ecuatoriano, la Armada desplegará, adicionalmente al control que realiza de manera permanente, vigilancia aeromarítima si es que las naves extranjeras se acercan a las 100 millas del límite de la ZEE de Galápagos, aseguró el comandante Merlo. Además, si es que la aproximación es a menos de 50 millas la vigilancia se complementará con guardacostas oceánicos.

Sin embargo, expertos aseguran que ninguna de esas medidas es suficiente puesto que los animales no saben de fronteras y las especies protegidas de Galápagos, sobre todo aquellas que son migratorias como el tiburón martillo (Sphyrna lewini) en Peligro Crítico, el tiburón ballena (Rhincodon typus) En Peligro o distintas especies de  tortugas marinas, muchas de las cuales también se encuentran amenazadas según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, quedan expuestas a ser capturadas por los barcos que pescan en aguas internacionales. Si bien ese peligro es constante, la llegada de las flotas chinas, debido a su magnitud y a su enorme capacidad de pesca, agudizaría el problema.

Además, “el calamar (el principal objetivo de pesca de esta flota china) es un grupo funcional muy importante en el ecosistema marino”, le dijo Alex Hearn, Vicepresidente de la ONG Migramar, a Mongabay Latam. Así, si es que este recurso se reduce “puede haber impactos ecológicos”, aseguró el biólogo marino. De hecho, esta especie “es la comida principal del tiburón martillo”, agregó.

La llegada el año pasado de las flotas chinas a los límites de Galápagos reactivó la discusión internacional sobre la necesidad de regular la pesca en alta mar o aguas internacionales, una zona considerada el lejano oeste de los océanos. Un lugar prácticamente sin ley donde nadie sabe qué, cuánto ni cómo pescan los barcos.

Una de las iniciativas que se generaron entonces fue la creación, por parte del gobierno ecuatoriano, de una comisión para idear una estrategia de protección para las islas Galápagos. Sin embargo, el abogado Ricardo Crespo, que es parte de la Coordinadora Ecuatoriana de Organizaciones para la Defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente (CEDENMA), asegura que “eso quedó en nada”.

La CEDENMA presentó, el pasado 5 de julio, un reclamo ante el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana en el que se precisa que el Estado ha incumplido con su obligación de proteger los recursos marítimos del país al omitir llevar a cabo una efectiva estrategia legal y diplomática que detenga o desaliente las actividades extractivas que realizan las flotas extranjeras en las zonas adyacentes al mar territorial ecuatoriano.

Según explicó el abogado Ricardo Crespo, “lo que busca el reclamo es lograr que el Estado sea más proactivo en exigir que se apliquen los mecanismos internacionales para poder hacer algún tipo de control en las aguas internacionales”.

Uno de esos mecanismos sería solicitar a la Corte Permanente de Arbitraje de la Convención de las Naciones Unidas sobre Derecho del Mar (Convemar) “que se apliquen medidas provisionales para que los barcos de pabellón que están afectando ambientalmente a las zonas, tengan que presentar reportes de pesca, llevar observadores y ser inspeccionados”, dice Crespo. Según el abogado, realizar esa solicitud es posible debido a que “la Convemar establece como obligación general proteger y preservar el medio marino, sin limitar su ámbito de aplicación”. De hecho, según precisa el reclamo, “la Corte Permanente de Arbitraje, ha señalado que dicha disposición se debe interpretar como un deber de proteger y preservar el medio marino que aplica tanto dentro de las jurisdicciones nacionales como fuera de ellas”.

Otro mecanismo, sostiene la CEDENMA, es que el Ecuador tenga una actitud más proactiva en la Organización Regional de Ordenación Pesquera (OROP) del Pacífico Sur, la instancia intergubernamental encargada de administrar los recursos pesqueros jurel y pota en las aguas internacionales de esa región del océano. Según precisa Crespo, Ecuador debería tener una posición más firme para que la OROP exija a las flotas asiáticas que instalen observadores a bordo y haga inspecciones en alta mar.

“Para activar esos mecanismos se requiere de mayor voluntad política, de una actitud proactiva ante los tratados internacionales y Ecuador ha sido muy tímido. Tiene una posición débil”, dice Crespo.

La posición de Ecuador en las negociaciones internacionales

En 2020 se cumplió el plazo para alcanzar la meta 14.6 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible: prohibir los subsidios que contribuyan a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, así como a la sobreexplotación pesquera.

Se trata de un importante punto en lo que respecta a la presencia de la flota asiática en América Latina, debido a que esta opera lejos del mar territorial de China gracias a los subsidios que recibe del Estado.

Un estudio publicado en 2019 en la revista científica Marine Policy estableció que, a nivel mundial, los gobiernos destinan 35 000 millones de dólares anuales en subsidios a la pesca. De ellos, 22 000 millones son dañinos, es decir, que contribuyen a la sobrecapacidad pesquera. Entre ellos está el combustible, la construcción de barcos o el equipamiento. De esos subsidios considerados dañinos, cerca de 6000 millones, es decir, una tercera parte, los entrega China.

Hoy, 15 de julio, la Organización Mundial de Comercio (OMC) se reunirá en una sesión virtual durante la cual los países intentarán llegar a un acuerdo para cumplir con los compromisos de Desarrollo Sostenible.

Ernesto Fernández, encargado de asuntos relacionados con la reducción de las subvenciones a la pesca perjudicial de la organización The Pew Charitable Trusts, y que participa de la discusión en la OMC, explicó a Mongabay Latam que el texto que se está trabajando consta de tres pilares.

El primero busca prohibir los subsidios a aquellos barcos que pescan ilegalmente, de manera no declarada y no reglamentada. El segundo busca también prohibir los subsidios cuando los recursos que se pretenden capturar están sobreexplotados. El tercero, por su parte, tiene que ver con la prohibición a los subsidios que contribuyan a la sobrepesca y la sobrecapacidad, por ejemplo el combustible o la fabricación de barcos.

Sobre los dos primeros la discusión está bastante avanzada, asegura Fernández, sin embargo, en el tercer pilar es donde se concentra el debate, agrega.

Sobre este, uno de los punto más importantes en discusión es si los barcos deben o no ser subsidiados por los países cuando operan dentro del territorio marítimo de una Organización Regional de Ordenación Pesquera (OROP). Las OROP son instancias intergubernamentales, distribuidas en todo el mundo, que están encargadas de administrar ciertos recursos pesqueros en aguas internacionales. Los representantes de los países que pertenecen a la OROP del Pacífico Sur (sprfmo), por ejemplo, se encargan de administrar la pesca de jurel y pota dentro de su área de acción.

Se espera que estas instancias se encarguen de asegurar un aprovechamiento sostenible de los recursos dentro de ese territorio en altamar. En la práctica, sin embargo, según sostienen diversos expertos y organizaciones, la OROP del Pacífico sur no ha logrado controlar problemas como la sobreexplotación pesquera por parte de las flotas chinas. Por lo tanto, si se acuerda que se sigan otorgando subsidios a las flotas extranjeras cuando estas operan en una OROP, China podría continuar subsidiando a la flota que pesca calamar en los límites de la ZEE de Galápagos y “seguirá ocurriendo lo que está ocurriendo ahora, que es prácticamente un descontrol”, dice Schvartzman.

Pese a ello, lo que sorprende a especialistas como Schvartzman y Fernández de Pew Trust es que Ecuador no está dispuesto a que se prohíban los subsidios a la pesca en las OROPs. De hecho, “de todos los países latinoamericanos Ecuador es el que tiene la posición más débil en la OMC y sería importante que tuviera una posición de las más activas o proactivas de Latinoamérica”, insiste Schvartzman.

Mongabay Latam le preguntó a la Misión Permanente del Ecuador ante la OMC si efectivamente apoya la propuesta de que se sigan dando subsidios pesqueros a los barcos que pescan al interior de las OROPs, sin embargo, hasta la publicación de este artículo no entregó respuesta.

La expectativas sobre la reunión del 15 de julio son avanzar en el texto final para que pueda ser finalmente aprobado durante la Conferencia Ministerial de la OMC que se llevará a cabo el 30 de noviembre de este año.

Este trabajo fue publicado originalmente en Mogabay Latam

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.