Coronavirus: ¿por qué no se han reportado casos en América Latina? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Coronavirus: ¿por qué no se han reportado casos en América Latina?

La región es una de los dos zonas en el planeta donde aún no se han presentado casos del covid-19 que ya ha dejado más 1.100 personas muertas y 60.000 contagios.
15 de febrero, 2020
Comparte

El coronavirus covid-19 pasó en pocas semanas de una emergencia local en China a una epidemia que amenaza al planeta.

En su rápida diseminación por el mundo, el virus que se originó en la ciudad china de Wuhan -puesta en cuarentena- este viernes ya había alcanzado 24 países, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Y desde que se conocieron los primeros casos, en diciembre de 2019, el balance de muertos este 14 de febrero era de 1.368 muertes y más de 60.000 infectados.

Sin embargo, en los países que conforman la región de América Latina no se había reportado ningún caso positivo de coronavirus hasta este viernes (aunque sí que había casos bajo investigación).

En México se evaluaron 11 potenciales contagios que fueron descartados; en Colombia hubo un caso en análisis y Brasil ha puesto bajo investigación 46 casos de los que ya ha descartado 40.

Mapa del coronavirus

BBC

Solo un ciudadano argentino ha sido confirmado como positivo por coronavirus, pero el paciente se encuentraba en China donde fue tratado.

¿Por qué no hemos detectado casos en América Latina?

1. ¿Por qué el virus no ha llegado todavía a América Latina?

“En el caso de América Latina y el Caribe, una de las principales razones es que hay menos viajeros y vuelos directos desde China en comparación con otros países de Asia, Europa y América del Norte”, le dijo a BBC Mundo la doctora Sylvain Aldighieri, coordinadora del caso coronavirus de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

De hecho, recién en febrero de 2018 se inauguró la primera ruta entre Pekín y América Latina, cuando la aerolínea Hainan Airlines presentó el vuelo entre la capital china y Ciudad de México.

Sin embargo, esa no es la única razón por la que en la zona aún no se registra el coronavirus.

China

Getty Images
México es uno de los ´pocos países de América Latina que tiene un vuelo directo desde China.

“Los países de la región también han implementado medidas de detección temprana y aislamiento, además de que se ha fortalecido la vigilancia”, explicó Aldighieri.

Eso es evidente en ciertos puntos del continente.

Por ejemplo, de acuerdo a la Secretaría de Salud, México fue el primer país que, por su conexión directa con China, estableció un protocolo de diagnóstico confirmatorio en los 32 centros que conforman la red pública de laboratorios nacionales.

Otro país que se puso al frente fue Chile. A través del ministro de Salud del país, Jaime Mañalich, se informó el pasado enero que se haría un fortalecimiento de la Red de Vigilancia Epidemiológica, para detectar de manera urgente cualquier cuadro o enfermedad respiratoria en los hospitales.

Coronavirus

Reuters
La preocupación por el coronavirus se ha extendido por todo el mundo.

El pasado 4 de febrero, Colombia se convirtió en el primer país de la región en implementar un test para diagnosticar el coronavirus a las personas que ingresaban al país.

Otros países también han dispuesto, de acuerdo a la OPS, recursos extraordinarios para evitar que la enfermedad llegue a su territorio.

2. ¿Es posible que existan casos positivos que aún no se hayan detectado en América Latina?

En América Latina, esa posibilidad no se puede descartar.

Como ocurre en África, otra de las regiones que no tienen casos confirmados de coronavirus hasta el momento, es posible que existan pacientes contagiados que no han sido detectados por parte de las autoridades, de acuerdo a los propios miembros de la OMS.

“Como aún no se ha caracterizado el covid-19, no existe una certeza del 100% de que el coronavirus ya no esté circulando en América Latina”, explicó la experta.

Sin embargo, Aldighieri resaltó el trabajo que se está realizando a nivel regional no solo en la detección del virus en los puertos de entrada de los países sino también fronteras adentro.

“Desde la semana pasada, los expertos en virología de la OPS han estado capacitando y equipando laboratorios para responder a posibles casos importados. Gracias a esta iniciativa, antes del 21 de febrero, 29 laboratorios en América Latina estarán listos para detectar el covid-19“, señaló.

América Latina

Getty Images
La Organización Panamericana de la Salud destacó el trabajo de los países de la región para detener la llegada del coronavirus a América Latina.

Pero, gracias a otras pandemias que sí afectaron al continente en el pasado, la región quedó con una estructura apta para luchar contra el virus.

“Todos los países del mundo están en riesgo de importar el covid-19, incluida la posibilidad de que la propagación dentro del país se dé después de la importación”, explicó la vocera de la OPS.

Y agregó: “Sin embargo, en América Latina, la estructura para evitar la propagación de un virus quedó fortalecida después de la pandemia de la gripe H1N1 que ocurrió en 2009“.

3. ¿Qué medidas pueden evitar una epidemia de coronavirus en América Latina?

El coronavirus es una amplia familia de virus de los que sólo se conocían seis (el nuevo, el covid-19, sería el séptimo) capaces de infectar a los humanos.

El síndrome respiratorio agudo severo (SARS), causado por un coronavirus, mató a 774 de las 8.098 personas que lo contrajeron en un brote que también comenzó en China, pero en 2002.

Y este nuevo brote ya registra más de 1.300 víctimas fatales y 60.000 infectados.

A pesar de los esfuerzos de los países de la región ante el brote, la OPS señaló que se deben tomar varias medidas para evitar su propagación.

Wuhan

Getty Images
El virus se originó en la ciudad china de Wuhan.

“Las principales recomendaciones para que los habitantes se protejan a sí mismos y a otros de enfermarse son al menos tres”, dijo la experta.

  1. Los viajeros con fiebre o tos deben evitar viajar por cualquier medio (aire, barco, tren), evitar el contacto cercano con otros y buscar atención médica
  2. Si se enferma mientras viaja, informe a la tripulación y busque atención médica
  3. Si se enferma después de viajar (en los 14 días siguientes, el tiempo estimado de incubación), evite el contacto cercano con las personas, busque atención médica y comparta el historial de viaje con su proveedor de atención médica

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

https://www.youtube.com/watch?v=VhMGk9zH0Zo

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Ilustración: Jesús Santamaría

Desapariciones ignoradas: autoridades de Chiapas obstaculizan que familias de indígenas desaparecidos denuncien sus casos

Las familias de indígenas chiapanecos que desaparecen en México rumbo a Estados Unidos intentan denunciar, pero se topan con un muro: el de la discriminación institucional.
Ilustración: Jesús Santamaría
Por Mariana Morales y Alma Ríos 
15 de agosto, 2022
Comparte

Antonia Hernández López se arrodilló frente al alcalde de Sabanilla, Chiapas, alzó las manos al cielo y, mirándolo de abajo hacia arriba, le suplicó en chol que le dijera dónde denunciar la desaparición de su hijo, Genaro Pérez Hernández, quien dejó de comunicarse en 2012 cuando migró a Estados Unidos. Sin embargo, la mujer indígena fue ignorada.

Semanas antes, había recorrido el municipio, ubicado al norte de Chiapas, sin encontrar alguna oficina de la Fiscalía General del Estado para denunciar la desaparición.

No era su obligación saber qué hacer. Las leyes estatales establecen que esta información debe llegar a las comunidades indígenas en su lengua materna, pero esto no ocurre en Sabanilla, de donde es Antonia, ni tampoco en los municipios de San Juan Chamula, Palenque, San Juan Cancuc y Ocosingo, de acuerdo con los testimonios de familias de personas desaparecidas.

Esta investigación periodística documenta que en Chiapas ninguna institución implementa programas de difusión efectivos para informar a las comunidades indígenas qué hacer ante la desaparición de sus migrantes. 

De acuerdo con las solicitudes de información realizadas a la Secretaría para el Desarrollo Sustentable de los Pueblos Indígenas, el Congreso local, la gubernatura y la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas (CEB), esta última es la única que difunde las leyes sobre desaparición de personas, pero solo en dos lenguas de las 12 que existen en la entidad.

Además, señala que durante 2020 y 2021 difundió por internet la legislación, pero siete de cada 10 viviendas del estado no tienen acceso a la red, según el INEGI.

Genaro dejó su pueblo cuando tenía 25 años con la ilusión de construir una casita de cemento porque en su barrio abundan las de tabla, pero el 2 de mayo de 2012 dejó de comunicarse. En esa época, trabajaba en un campo agrícola de Sonora.

Seis meses después, un hombre que aseguró ser su compañero informó por teléfono a Antonia que un cuerpo degollado encontrado en los matorrales se parecía a su hijo.

Cada vez que Antonia contaba esta pista a los funcionarios de la alcaldía, le sugerían ir a Sonora a denunciar.  

Pero la mujer ni siquiera pudo imaginar cómo era buscar a un hijo en otro estado, hablando una lengua diferente y sin dinero.

Con las ganancias de la venta de pulseras de ámbar, Nashely, una de sus hijas, viajó a Tuxtla Gutiérrez, capital chiapaneca, a preguntar qué hacer ante una desaparición.

Llegó hasta el Palacio del Gobierno estatal y a la Torre Chiapas, un edificio con varias oficinas gubernamentales, pero las trabajadoras le decían que “ese caso no les interesaba”, que “fuera a denunciar a Sonora” o, simplemente, que “estaban ocupadas”.

Un manual construido por estas reporteras —y sustentado en los protocolos de búsqueda estatal, nacional y de la ONU— señala que cualquier autoridad mexicana debe tomar conocimiento de estas desapariciones, y cuando los denunciantes hablen lengua materna, brindarles un intérprete. 

Si estas autoridades no son competentes para iniciar una búsqueda inmediata, deben canalizarla a la Comisión Estatal o Nacional de Búsqueda, a las autoridades ministeriales, de seguridad pública o a los juzgados.

Nashely pudo denunciar hasta seis años después, el 23 de abril de 2018, en la Fiscalía Contra la Desaparición Forzada de Personas y la Desaparición Cometida por Particulares de Tuxtla Gutiérrez, asesorada y acompañada por la asociación civil Voces Mesoamericanas.

Ese día, llegó junto con otros indígenas que como ella buscaban reportar la desaparición de sus migrantes, pero no había intérpretes para sus declaraciones y la organización tuvo que llevar los suyos.

Los traductores, médicos forenses, abogados, defensores o agentes del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado no están capacitados ni profesionalizados para intervenir en asuntos jurídicos de comunidades indígenas.

Esta investigación encontró que antes de 2018, el mismo año en que Nashely logró denunciar, la Fiscalía General de Chiapas admitió que no tenía intérpretes contratados; aunque a la fecha hay 11, únicamente hablan tres de las 12 lenguas que hay en la entidad.

El Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali) ha certificado a 143 personas que hablan algunas lenguas de Chiapas. Sin embargo, la fiscalía solo emplea a seis.

A la fecha, en la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), no hay registro de quejas contra servidores públicos por discriminar a estas familias de migrantes desaparecidos.

Esta investigación documenta que hay pocas posibilidades de que puedan denunciar, mientras que las cifras extraídas del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO) confirman un incremento de chiapanecos desaparecidos en la última década.

Hay más casos

“Hay muchos lugares, por ejemplo, Los Naranjos, Chachalaca, Barrio Cerrillo, Frontera. Hay muchas colonias donde los jóvenes van a migrar y ya no regresan”, dice Eva, la otra hermana de Genaro, quien por hablar castellano y vivir en la capital asumió la búsqueda.

La fiscalía de Chiapas informó que, de 2012 a 2021, 51 personas de pueblos originarios desaparecieron, mientras que el Registro Nacional reporta solo una. 

Una base de datos construida a partir de las cifras de los boletines estatales del programa ¿Has visto A?, cruzadas con el catálogo de municipios del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), confirma parte del hallazgo de esta investigación: se encontró que al menos 25 indígenas desaparecieron en México migrando, pero sus familias lograron denunciar hasta años después de su última comunicación.

Los datos revelan que la desaparición de un migrante indígena se registró hasta 19 años después; en otros casos, pasaron 14, 12, seis, cuatro y un año.

Sin embargo, hay indígenas que ni siquiera saben si existe un reporte de desaparición, como el tsotsil Fortunato Hernández Gómez, hermano de Carmela, que fue vista por última vez en mayo de 2019.

La mujer dejó el municipio de San Juan Chamula, en los Altos de Chiapas, para ir a Estados Unidos, pero cuando atravesaba el desierto de McAllen, en Texas, desapareció.

Según el ‘pollero’, ya iban para “el otro lado” cuando Carmela fue abandonada porque ya no podía caminar. Con esa información, Fortunato llamó a la embajada mexicana en Texas para saber qué hacer.

Un funcionario le solicitó que enviara por correo electrónico la foto de la desaparecida, una copia de su acta de nacimiento y otra de la CURP, pero semanas después, cuando el hombre acudió a la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Tuxtla Gutiérrez a preguntar si con eso ya existía una búsqueda, no había intérprete y solo le contestaron “Sí”.

Pero cuando la denuncia la recibe una embajada, como le sucedió a Fortunato, la institución debe ofrecer un traductor e informar de los avances, según el manual de protocolos de búsqueda construido para esta investigación. No obstante, a la fecha, a Fortunato nadie le ha informado si se busca o no a su hermana.

Lee más: Crece la cifra de desaparecidos, pero no la capacidad para encontrarlos: suman 100 mil en medio de incumplimientos e impunidad

No hay respuesta para Eva

Han pasado casi siete meses desde que en la Fiscalía de Desaparecidos de Tuxtla Gutiérrez le dijeron a Eva que un cuerpo hallado en Sonora se parecía a su hermano Genaro. Le pidieron que se fuera a casa porque ahí investigarían, pero a la fecha no le han dicho nada.   

Este medio accedió a la recomendación CEDH/004/2019-R, que la Comisión Estatal de Derechos Humanos hizo a la Fiscalía de Chiapas en el 2019, derivado de una queja que presentaron familiares de siete indígenas migrantes desaparecidos, por la violación al derecho de acceso a la justicia.

El organismo encontró que, durante un año, esta institución mantuvo paradas las investigaciones y no buscó en otro estado a los desaparecidos porque la documentación enviada por los ministerios públicos de Chiapas estaba incompleta.

Las denuncias fueron iniciadas entre 2014 y 2015 como acta administrativa y fue hasta 2019 que se elevaron a averiguación previa.

Por estas violaciones al derecho de acceso a la justicia no hubo servidores públicos sancionados penalmente, de acuerdo al seguimiento que hizo la CEDH.

Desde el 19 de julio hasta el 10 de agosto, estas reporteras buscaron entrevistar al fiscal general de Chiapas, Olaf Gómez Hernández, pero su director de comunicación social, Ezequiel Gómez García, no contestó las llamadas ni la solicitud que se hizo por correo electrónico.

A la titular de la Comisión Estatal de Búsqueda fue imposible localizarla, mientras que Emilio Ramón Ramírez Guzmán, titular de la Secretaría para el Desarrollo Sustentable de los Pueblos Indígenas de Chiapas, no atendió la solicitud de entrevista. Para saber la versión del ayuntamiento de Sabanilla, se buscó al actual alcalde, José Darwin González Cabello, pero no respondió a los mensajes.

La activista Sandybell Reyes, integrante de Voces Mesoamericanas, señala que las omisiones hacia las familias de personas desaparecidas ocasionan que la problemática no sea visibilizada.

Es como si no quisieran que se sepa, lo único que hacen las mamás es llorar la ausencia de sus hijos desaparecidos”, lamenta Eva. 

El de Genaro no es el único caso en Chiapas. En una segunda entrega, esta investigación documenta otras historias de migrantes desaparecidos que siguen sin ser localizados por el Estado.

 

Esta investigación fue realizada gracias al apoyo del Consorcio para Apoyar el Periodismo Regional en América Latina (CAPIR) liderado por el Institute for War and Peace Reporting (IWPR).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.