Coronavirus | Por qué la gente compra desesperadamente papel de baño
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Coronavirus | Por qué la gente compra desesperadamente papel de baño ante la pandemia del covid-19

El síndrome FOMO, el temor a quedar fuera de una situación social, ha aparecido en muchas partes del mundo a medida que se expande el nuevo coronavirus. La compra masiva de papel higiénico es una de sus caras.
15 de marzo, 2020
Comparte
Personas toman papel de baño de una tienda

AFP
El papel higiénico no es un producto que ayude en la pandemia del coronavirus, pero es de lo más comprado.

La escena se ha repetido en muchas partes del mundo y cada vez es más frecuente: decenas de personas tomando muchos paquetes de papel de baño en atestadas tiendas de autoservicio.

A medida que el nuevo coronavirus (covid-19) se ha extendido por el mundo, en el último mes muchas personas buscan suministros y artículos de primera necesidad para hacer frente a la pandemia.

La recomendación de los expertos al respecto es tener a la mano gel antibacterial, toallas desinfectantes y, sobre todo, lavarse las manos con frecuencia.

Pero la gente ha optado por hacerse también de otros productos y, extrañamente, papel de baño.

Personas toman papel de baño de una tienda

Reuters
La búsqueda de papel de baño ha llevado a situaciones de enfrentamientos en ciudades del mundo.

Las compras de pánico del papel higiénico han subido de tono en algunos lugares, como en Australia, donde la semana pasada la policía atendió una llamada ya que una persona sacó un cuchillo durante una disputa por paquetes de papel de baño.

En América Latina y España, los videos y fotografías de gente comprando de forma masiva papel higiénico han sido compartidas en redes sociales.

Un síndrome llamado FOMO explica parte de este comportamiento de masas.

Es “obviamente irracional”

En medio de las cada vez más frecuentes escenas de compras de papel, las autoridades han instado al público a evitar hacer compras de pánico (y con mayor razón las de productos que no ayudan a combatir el covid-19).

Los expertos en psicología del consumidor dicen que el comportamiento es “obviamente irracional”, y un claro ejemplo de una mentalidad de rebaño impulsada por las redes sociales y la cobertura de noticias.

Cuando aparecen imágenes de estantes vacíos, la gente siente temor y necesidad de actuar, aunque no se sepa bien qué hacer.

Personas toman papel de baño de una tienda

Getty Images
Las compras de pánico son un efecto del comportamiento “oveja” de la sociedad.

“Lo que se debe recordar es que cuando desaparecen 50 paquetes de rollos de papel higiénico de los estantes, realmente se nota porque ocupan mucho espacio“, dice la profesora Debra Grace, de la Universidad Griffith (Australia).

“Es mucho más notable que decir que desaparecen 50 latas de frijoles o desinfectante para manos”, señala.

El síndrome de FOMO (del inglés fear of missing out, o temor a perderse algo), es lo que se ve en muchas personas en crisis como las del covid-19, explica la profesora Nitika Garg de la Universidad de Nueva Gales del Sur.

“Se piensa que si una persona está comprándolo (papel higiénico), si mi vecino lo está comprando, tiene que haber una razón y yo también tengo que involucrarme“, dijo a la BBC.

Un estante vacío en una tienda de España

Reuters
El papel de baño ocupa mucho espacio en los estantes, lo que genera un efecto de vacío fácilmente cuando se agota.

Garg explica que en China, por ejemplo, había una mayor necesidad de abastecerse de tela blanca porque “se piensa que el papel higiénico se puede sustituir por pañuelos de papel y servilletas y hacer máscaras improvisadas”.

En cambio en otros países la compra de papel higiénico solo está es impulsada por el miedo.

“Cando se trata del coronavirus, las personas no están seguras de cómo van a salir las cosas, o cuánto empeorará”, señala Garg.

“Quieren estar preparados porque es lo único que pueden hacer para tener cierta sensación de control“, añade.

La comodidad moderna

Otro experto en consumo, el doctor Rohan Miller, cree que lo visto con este artículo en particular es un reflejo de una sociedad y un estilo de vida urbanizados donde la comodidad moderna es lo que impera.

O por lo menos en lugares con más desarrollo que zonas rurales o países con limitaciones.

Personas hacen fila en una tienda de México

Reuters
Contar con la comodidad del papel de baño lleva a muchas personas a pasar horas en su búsqueda,

No estamos acostumbrados a la escasez y la privación, estamos acostumbrados a poder elegir lo que queremos, cuando queremos. Por lo tanto, la prisa por conseguir papel higiénico es solo esta mentalidad de ovejas para mantener ese estado”, dice.

Los cuadrados blancos y suaves de papel higiénico, comercializados con fotos de cachorros, son un “lujo” diario del que muchos simplemente no están dispuestos a separarse mentalmente.

“Creo que las personas quieren asegurarse de tener algunas comodidades en sus vidas si van a estar en casa con su familia durante mucho tiempo”, dice.

“El papel higiénico realmente no importa, está muy por debajo de la lista de supervivencia en comparación con otras cosas como la comida o el agua, pero es algo a lo que las personas se aferran a tener como un estándar mínimo”.

*Con información de Frances Mao.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=TBuHqj-S9F4

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI&list=PLLhUyPZ7578eOhaDzuQaUohvgFzplupf-&index=7&t=0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Pacientes luchan solos contra las secuelas de COVID; el sistema de Salud no está listo para atenderlos

Ante la falta de personal, enfermeras capacitan a familiares de personas con secuelas de COVID para que continúen con las actividades de rehabilitación.
Cuartoscuro
Por Andrea Vega y Manu Ureste
9 de diciembre, 2020
Comparte

Hay días en los que Adriana Escalante, de 29 años y madre de tres niños, siente como si estuviera separada del mundo, de su cuerpo, de sí misma. “Las personas me pueden estar hablando y yo las escucho, pero no les puedo contestar. Es como si las viera y las oyera, pero sin poder reaccionar, como si estuviera en un sueño o no estuviera en mi cuerpo”. 

El cuadro de trastornos que Adriana describe empata con lo que José Delgado García, jefe del área Médica de la División de Unidades de Rehabilitación del IMSS, enlista entre las secuelas neurológicas que puede dejar la COVID-19: “deterioro cognitivo en ocasiones importante, con deficiencia en la memoria, en la atención, y en la velocidad del procesamiento mental”.

Leer más | ‘Mi pesadilla no ha terminado; ahora lucho contra las secuelas’: la vida después de tener COVID

Solo que, hasta ahora, nadie puede asegurar que Adriana esté padeciendo secuelas por el ataque del virus, porque ningún médico especialista la ha revisado. Ni ahora, ni cuando cursó la enfermedad, si es que la tuvo. 

Ella y su familia llevan meses enfermos, sin atención médica. El número de cuántas personas están así en el país no se puede precisar. No hay registros sobre quienes han aguantado en casa los síntomas de la COVID y sus repercusiones. 

Adriana nunca se hizo la prueba, pero en julio tuvo mareos, después le vino una gripa moderada, debilidad, pérdida del olfato y del gusto y una leve dificultad para respirar. Su esposo pasó por síntomas similares y sus tres niños tuvieron lo que parecía un catarro. 

El municipio de Juárez donde vive la familia, en el estado de Nuevo León, es uno de los focos rojos en la entidad por ser una de las localidades con el mayor número de casos: 2 mil 240. A esos habría que sumar los que no se reportan y confirman con una prueba. Adriana asegura que en su cuadra muchas personas han tenido síntomas. La mayoría no se ha hecho la prueba de COVID. 

“No fuimos al médico porque mi esposo se quedó sin trabajo desde finales de marzo y entonces también nos quedamos sin IMSS. Y en el Centro de Salud para personas sin seguridad social, los vecinos nos han dicho que no los están atendiendo, si llegan con síntomas de COVID, los tienen afuera haciendo fila y luego les dicen que ahí no atienden eso”. 

Adriana, ama de casa, y su esposo Isidro, que es soldador y hasta marzo se empleaba en un pequeño taller obligado a cerrar por el confinamiento, decidieron guardar cuarentena y tratarse con remedios. A los 14 días, la familia parecía estar mejor. Pero lo más difícil vino después. 

Para Adriana empezaron los mareos, después vino una especie de aturdimiento y lo que ella llama la alteración de percepción de la realidad, a eso se sumó un dolor en el vientre y periodos de diarrea y estreñimiento.

Su esposo, Isidro, siente, a sus 27 años, que los pies no lo sostienen. “Le entra como una debilidad. Veo que se esfuerza, pero hasta pararse le cuesta. También tiene dolores de cabeza fuertes y tiene afectado el sentido del olfato. Dice que para él hay cosas que ya no tienen el mismo olor de antes”. 

Cuando las secuelas llegaron, Adriana optó por ir con los médicos de farmacia. Acudió con cuatro. Pero solo le daban pastillas para el dolor o para los trastornos estomacales, así que optó por ya no consultarlos. 

Lo que encontró como opción fue un grupo de Facebook donde las personas que tienen secuelas de COVID cuentan sus experiencias y se dan consejos. De ahí sacó la idea de tomar vitaminas y lo está haciendo. 

Pero los efectos del probable COVID no se van y están afectando toda su vida. “Hay veces que puedo pasar una semana bien y después dos mal. Hay días enteros que estoy con esa sensación de que no estoy en mi cuerpo, en esos días mi hija mayor, de 9 años, cuida a sus hermanos, de 7 y 3. Mi esposo me pregunta en las mañanas cómo estoy, para con todo y sus malestares salir a hacer algún trabajo o quedarse mejor con los niños. Y yo le digo que estoy bien, pero después me pongo mal”. 

La joven madre dice que no tienen más opción que esperar a ver si las secuelas pasan. “No queda de otra”.

Los esfuerzos del Estado 

Las instituciones de salud tratan de echar a andar una estrategia de rehabilitación para los afectados de COVID con los recursos que hay. 

En el país, ya se ha dicho, faltan especialistas de todo tipo. Durante años no se formaron los suficientes para dar atención regular a la población, mucho menos para enfrentar una pandemia que puede dejar secuelas no solo en los pulmones sino en muchos órganos, incluidos el corazón y el cerebro. 

Las instituciones intentan atender a quienes han estado hospitalizados. José Delgado García, jefe del área Médica de la División de Unidades de Rehabilitación del IMSS, dice que en esa institución hasta el 28 de octubre tenían un estimado de 2 mil 200 pacientes con COVID que requerirían seguimiento médico por diversas complicaciones. 

Pero, precisa Delgado, “esa es nuestra cifra general de casos confirmados en el IMSS, la que tenemos de referencia, y le estamos aplicando los porcentajes que se manejan internacionalmente en el seguimiento epidemiológico. No tengo hoy, y nadie la está manejando, una cifra de números precisos, porque no existe”. 

En esa cuenta, ni en la de ninguna institución, se incluyen, por supuesto, los casos como el de Adriana e Isidro. 

En el caso de las personas que han estado hospitalizadas con necesidad de soporte ventilatorio la complicación más frecuente es la disminución de su capacidad pulmonar, que puede ser leve hasta derivar en una fibrosis, una cicatriz permanente que ya no se quita. 

Para atender esos casos se necesitaría un especialista en rehabilitación pulmonar. Esta, explica Delgado, es una alta especialidad. Hay que estudiar medicina primero, después son cuatro años de estudiar rehabilitación, y después otro año de adiestramiento en unidad hospitalaria.

En el IMSS, por ejemplo, esta especialidad ni siquiera existe como tal, solo está la de médicos rehabilitadores. “Como no era una necesidad, no tenemos esta cuantificación, porque por contrato no es algo que se siga. Sin embargo, contamos con médicos que de manera afortunada hicieron esa alta especialidad y que trabajan en el IMSS”, dice Delgado.

Como esa especialidad no estaba ni categorizada, no se tiene un registro oficial de cuántos médicos la tienen, pero Delgado dice que se estima que en todo el sector Salud debe haber alrededor de 120. “Es un aproximado”, recalca. “No hemos hecho una encuesta con todas las instituciones. Y si se ve a nivel mundial, la situación está igual porque nunca se había pensado en un problema de esta magnitud”. 

Son pocos recursos humanos para la necesidad de atención que hay. Así que de emergencia se ha estado capacitando a más personal. En el IMSS se preparó, en septiembre, una capacitación a 153 monitores que replicaron con 648 personas de todo el país un curso de rehabilitación pulmonar.

Este se dio en unidades médicas muy específicas que replicarán a su vez al personal operativo. Se hizo en un primer arranque con 123 monitores, quienes tuvieron 1 mil 094 alumnos, no solo médicos, sino también pasantes de medicina, personal de enfermería de los tres niveles de atención, terapistas físicos, ocupacionales, inhaloterapeutas, y asistentes médicas. 

La atención en el IMSS se centra por ahora en quienes han estado hospitalizados. Antes del egreso de todos los pacientes se da a la familia “unos folletos muy específicos y el paciente se va a casa con unas actividades muy específicas”, explica Delgado.

En el caso de los pacientes graves, que necesitaron intubación, “aquí no solo es una cuestión de rehabilitación; deben tener un seguimiento, ya sea por medicina interna, o por neumología, y en ese control previo a su alta se esperaría que a dos semanas de su egreso se valorara por estos especialistas para la realización de algunos estudios, y de ser necesario su derivación con el médico especialista en rehabilitación, o con su médico familiar”. 

El objetivo, dice Delgado, es atender al paciente de urgencias con todas sus necesidades, ya sea una cuestión menor o mayúscula, con seguimiento por parte de los especialistas. “Hay pacientes que requerirán la atención del cardiólogo, o del neumólogo”. 

Leer más | Los ciudadanos decidieron que era suficiente COVID y hospitales volvieron al caos: personal de salud

Proyecto: crear ‘clínicas post-COVID’

Juan Luis Mosqueda, director general del Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío, explica que para el caso de la Secretaría de Salud, en la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSHAE) se ha estado trabajando para crear un programa de clínicas post COVID, que den apoyo en rehabilitación no solo pulmonar, sino neurológica, cardiaca o lo que los pacientes vayan necesitando. 

“Vamos aprendiendo de esto y estamos organizándolo para ponerlo a la brevedad a disposición de los pacientes que lo requieran”.

Mosqueda explica que ya se están iniciando los trabajos en institutos como el de Enfermedades Respiratorias (INER) y el de Cardiología, que de por sí ya tenían áreas de rehabilitación, pero que ahora integrarán este programa específicamente de atención post COVID. 

Se pretende que de estas clínicas haya también en otros hospitales de referencia, de alta especialidad, y así atender también a los pacientes de otros hospitales o de diferentes instituciones. La idea es que no se queden solo en el ámbito de las de tercer nivel sino que también haya en las de segundo. 

Aunque admite que esto aun está en planeación y que todavía no se tiene el detalle de los tiempos y fases en los que se implementará. 

“Es algo que no teníamos pensado. Al principio solo pensábamos en la atención del paciente agudo y ahora nos damos cuenta de que se requiere una atención más allá de la recuperación, incluso para personas con casos más leves”. 

Ante falta de personal, se capacita a familiares 

Mientras se planea la reconversión de áreas y la capacitación del personal, incluido el de enfermería, a quienes se está capacitando es a los familiares de los afectados. 

“Nosotros, por ejemplo, cada paciente que sale del hospital sale con un familiar capacitado para continuar las actividades de rehabilitación, independientemente del seguimiento posterior que se le dé en el hospital”. 

El directivo precisa que hay ejercicios para recuperar la capacidad pulmonar, como inflar globos o soplar en popotes, y otros para recuperar los músculos después de días hospitalizados. Y para que el paciente haga estas actividades de recuperación en su casa se está capacitando a sus familias. 

Los esfuerzos en otras instituciones

Además, hay instituciones públicas y privadas apoyando al sector salud, como el DIF y Teletón. El primero pretende dar atención a 30 mil personas.

María del Rocío García, titular del DIF nacional, explica que la institución tiene ya en marcha el Modelo de Rehabilitación Integral Post COVID-19, que consta de tres etapas: una de detección y diagnóstico, que se ejecuta vía remota y con la intervención de especialistas para recibir opciones de terapia; la segunda, de atención inmediata, también vía remota, a través del micrositio de tele rehabilitación, del portal del SNDIF www.gob.mx/difnacional, donde se ofrece tratamiento; ejercicios de respiración y planes de acción. 

La tercera fase será de seguimiento, con atención ya presencial en los centros de rehabilitación de todo el país, una vez que estos puedan abrirse, de acuerdo con el color del Semáforo de Riesgo COVID en cada entidad.  

En tanto, los interesados en recibir apoyo pueden marcar a los centros de rehabilitación, los teléfonos se encuentran en la página web de la institución.

Respecto a Teletón, Arturo Emilio Pichardo Egea, director médico corporativo, dice que en sus 22 centros del país están ofreciendo rehabilitación a la población, aunque hasta ahora sólo han atendido a 350 personas que llegaron por cuenta propia, o canalizados por alguna institución de Salud pública.

De esos 350 pacientes, el 50% ha estado hospitalizado; entre 20 y 25% estuvieron en una unidad de cuidados intensivos con ventilación asistida, y el resto tuvieron la variante leve; personas con síntomas como resfriado, tos, que acuden solamente a recibir rehabilitación respiratoria.

Aunque Pichardo explica que ellos ofrecen una atención integral, que abarca todas las secuelas que pueda dejar COVID. Por ejemplo, a nivel cardíaco, dice, probablemente sean secuelas no muy graves si se llega a mejorar la inflamación que produce la enfermedad. Quizá quedan limitados a hacer ejercicio de manera temporal, para eso se les da un programa progresivo de actividad física. 

En el plan de atención de Teletón también se incluye la psiquiátrica y psicología. Pero Pichardo reconoce que hay algunas fallas cognitivas importantes que apenas se están empezando a ver con el avance de la pandemia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.