'Es un trabajo difícil, muy triste y desgarrador': la enfermera que lucha en el epicentro del coronavirus en China - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

'Es un trabajo difícil, muy triste y desgarrador': la enfermera que lucha en el epicentro del coronavirus en China

BBC pudo hablar con una enfermera que trabaja con pacientes de coronavirus en la provincia de Hubei, el lugar donde surgió el brote de la enfermedad. Yao relató cuán complicado, pero también gratificante, es ayudar a manejar la emergencia.
10 de febrero, 2020
Comparte
Un miembro del personal sanitario poniéndose gafas protectoras

AFP
El personal sanitario no puede comer, descansar o usar los baños durante sus turnos de 10 horas. (Imagen genérica).

Cuando el brote de coronavirus surgió en la ciudad china de Wuhan a fines del año pasado, los medios de comunicación del país asiático podían informar sobre la epidemia a detalle.

Pero a medida que la emergencia se ha ido agravando, superando las 700 muertes en China, las plataformas de internet han eliminado varios artículos que critican el trabajo del gobierno por frenar el virus.

Las autoridades también trataron de tomar medidas enérgicas contra las advertencias compartidas por un médico cuando el coronavirus comenzó a extenderse.

En un caso excepcional, la BBC pudo hablar con una trabajadora de la salud en Hubei, la provincia en el epicentro del brote donde también se localiza Wuhan.

Para proteger su identidad, pidió solo ser identificada por su apellido, Yao.

Voluntaria

Yao trabaja en un hospital en la segunda ciudad más grande de Hubei, Xiangyang.

Describe el lugar como una “clínica de fiebre”, donde analiza muestras de sangre tomadas para diagnosticar a cualquier persona sospechosa de tener coronavirus.

Pruebas clínicas de coronavirus en China

EPA
El coronavirus ha sido confirmado en China en decenas de miles de personas y ha dejado cientos de muertos.

Antes del brote, Yao había planeado viajar a Guangzhou para pasar el Año Nuevo chino con su familia.

Su hijo y su madre se adelantaron a ella en el viaje, pero cuando estalló la epidemia, Yao decidió ser voluntaria en Xiangyang.

“Es cierto que todos tenemos solo una vida, pero había una voz fuerte dentro de mí que decía ‘debes hacerlo'”, relató a la BBC.

Al principio tuvo que superar sus dudas sobre la decisión.

“Me dije ‘Prepárate y protégete bien'”, explica Yao.

“Incluso si no hubiera un traje de protección, siempre podría usar un impermeable. Si no hubiera una máscara, podría pedirles a amigos de toda China que me enviaran una. Siempre hay una manera”, señala.

Empleados de sanidad en China

AFP
A medida que la emergencia ha crecido, la falta de equipo de protección también se ha vuelto un problema en China.

Pero Yao encontró al hospital mejor provisto de lo que esperaba. El gobierno ha aportado recursos, y empresas privadas han donado material para ayudar.

Sin embargo, todavía hay escasez de máscaras y trajes protectores, y no todos los miembros del personal están debidamente protegidos.

“Es desgarrador”

“Es un trabajo difícil, muy triste y desgarrador, y la mayoría de las veces simplemente no tenemos tiempo para pensar en nuestra propia seguridad”, confiesa Yao.

“También tenemos que tratar a los pacientes con tierno cuidado, porque muchas personas acudieron a nosotros con gran miedo, algunos de ellos estaban al borde de una crisis nerviosa”, relata.

Un transeúnte en una calle de Wuhan

Getty Images
En la provincia de Hubei, donde se ubica Wuhan, la vida se ha paralizado por la cuarentena obligatoria para su población.

Para hacer frente a la gran cantidad de pacientes que ingresan, el personal del hospital trabaja en turnos de 10 horas. Yao cuenta que durante estos turnos nadie puede comer, beber, tomarse un descanso o usar el baño.

“Al final del turno, cuando nos quitamos los trajes, descubrimos que nuestra ropa está completamente mojada por el sudor”, explica la enfermera.

“La frente, nariz, cuello y cara quedan marcados por las apretadas máscaras y, a veces, incluso hay cortes. Muchos de mis colegas simplemente duermen en sillas después de los turnos, porque están demasiado cansados para caminar”, agrega.

Pero a pesar de las dificultades, Yao dice que nadie del personal médico del hospital ha sido infectado.

Ella y sus colegas también han estado alentados por cálidos mensajes de la gente común. Algunas personas incluso han enviado alimentos y otros artículos de primera necesidad.

“Siento que a pesar de que (la población) está en cuarentena en casa, el virus une nuestros corazones”, dice Yao.

En general, la respuesta del gobierno de China al brote de coronavirus ha sido “bastante rápida”, considera, además de que cree que ningún otro país podría haber dado una mejor respuesta.

“En Occidente, se habla más sobre la libertad o los derechos humanos, pero ahora en China, estamos hablando sobre una cuestión de vida o muerte“, señala.

“Estamos hablando de si podría ver el amanecer mañana. Entonces, todo lo que la gente puede hacer es cooperar con el gobierno y apoyar al personal médico”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA&t=20s

https://www.youtube.com/watch?v=eXH1xrnAFas

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Javier Hidalgo

Obligan a talleristas de Pilares en CDMX a marchar con AMLO; les harán pase de lista

Esta no es la primera ocasión que talleristas y colaboradores son amagados para participar en actos políticos, pues ya en otras ocasiones se les ha pedido que acudan a los mítines de López Obrador en el Zócalo o más recientemente a los informes de gobierno que Sheinbaum dio, con motivo de su cuarto año de gestión, en las 16 alcaldías de la CDMX.
Javier Hidalgo
25 de noviembre, 2022
Comparte

Desde el 19 de noviembre pasado, a los talleristas y docentes de los PILARES en la Ciudad de México se les notificó que su asistencia a la marcha que encabezará el presidente Andrés Manuel López Obrador el próximo domingo 27 de noviembre era obligatoria. En algunos casos, además, se instruyó que cada uno debe llevar a 10 personas porque de no hacerlo “se tomarían medidas” las cuales incluyen darlos de baja como beneficiarios de los distintos programas, que para buena parte de ellos se ha convertido en su empleo y único ingreso con el que cuentan, denunciaron profesores de estos espacios.

“El día 19 (de noviembre) los Líderes Coordinadores de Proyecto tuvieron una junta justamente con Javier Hidalgo (director del Instituto del Deporte local) y les dijo que todas las figuras beneficiarias teníamos que ir (a la marcha) y que teníamos que llevar a más gente (…) o de lo contrario se iban a tomar cartas en el asunto porque prácticamente era baja del programa”, compartió un docente de ciberescuela de un PILAR de la alcaldía de Gustavo A. Madero quien solicitó no publicar su nombre por temor a represalias.

“Sí voy a acudir (a la marcha de López Obrador) justamente por esta amenaza, pero he pensado incluso llevar unos carteles para decir ‘a mí me trajeron a la fuerza’”, agregó el joven que desde su inauguración en 2019 ha trabajado en los PILARES, una estrategia que encabeza el gobierno de Claudia Sheinbaum.

Leer más | En simultáneo, el gabinete de Sheinbaum promueve en redes la marcha de AMLO

Esta no es la primera ocasión que talleristas y colaboradores son amagados para participar en actos políticos, pues ya en otras ocasiones se les ha pedido que acudan a los mítines de López Obrador en el Zócalo o más recientemente a los informes de gobierno que Sheinbaum dio, con motivo de su cuarto año de gestión, en las 16 alcaldías de la Ciudad de México.

“Nos tocó colaborar para las jornadas de vacunación y aunque eso no nos tocaba pues dijimos ‘órale va, hay que apoyar’, pero esto sí ya sentimos que no tiene que ver con lo que dice ser el programa y pues sentimos que es una cuestión netamente política. Hace poco vino Claudia Sheinbaum a la delegación y también la instrucción fue que fuéramos”, explicó el joven.

“En algunos PILARES algunos jefes sí lo plantearon de una forma más sutil porque no quisieron meterse en tantos problemas (…) pero sí hubo unos que dijeron ‘y tienen que cumplir con 10 personas por cabeza’… igual a los (del programa) Ponte Pila les dieron carteles para pegar en todos lados”, detalló.

Se trata de los mismos carteles que Animal Político documentó se colocaron sin autorización en las taquillas, andenes y trenes del Metro, así como los que han ido aparecido en calles de la capital del país y que, incluso, el titular del Instituto del Deporte, Javier Hidalgo presumió, en su cuenta de Twitter, que estaba pegando en las instalaciones del instituto que dirige.

De hecho, consultado al respecto, el funcionario público informó que él había pagado la impresión de 500 carteles de apoyo a la movilización del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“A nosotros no nos dieron (carteles) aunque sí pensamos que nos iban a mandar a pegarlos, pero no. Lo que sí es que en algunos PILARES notificaron que iban a mandar camiones”, dijo.

La tarde de este viernes, Javier Hidalgo encabezó una reunión con talleristas y maestros, donde les dijo que se trata de “una actividad comunitaria” para apoyar el programa PILARES y al presidente, por lo que su asistencia es obligatoria.

Pese al desacuerdo de los talleristas, se les advirtió que habrá pase de lista.

“Javier Hidalgo nos echó un chorote de ‘es un evento institucional, es un evento del estado, entonces nosotros apoyamos como institución y tenemos que ir’. Nosotros le dijimos ‘bueno, si es un evento del estado por qué los carteles no dicen Secretaría de Educación o equis’, pero no nos supo responder, obviamente”, dijo un profesor a Animal Político.

“La verdad si le debatimos porque a nosotros nos dicen que no hay presupuesto para carteles y pues resulta que de repente tenemos un bonche de carteles que nosotros tenemos que pegar y pues qué onda con eso. Incluso dijo que era una actividad pedagógica para la comunidad, de integración comunitaria, casi casi como si fuera un día de campo… y nosotros pues ‘no, es una actividad política, es obvio, el acarreo puro’”, sostuvo.

Tras tener comunicación con sus jefes directos, se les indicó que habrá transporte el domingo y empezaron a seleccionar a los encargados de cada unidad de transporte.

Uno de los jóvenes entrevistados, quien combina su labor con sus estudios, subrayó que aunque su familia está al tanto de la situación, no les pedirá ni a ellos ni a sus vecinos o amigos, que lo acompañen el domingo a la marcha. “Es un riesgo que pienso tomar”, respondió al preguntarle qué pasará si sus superiores, al momento de tomarles lista, le recriminan no haber cumplido con la cuota.

Por separado, otra beneficiaria de los PILARES a quien identificaremos con el nombre de Laura, contó que hace una semana recibieron un mensaje en el grupo de WhatsApp donde está su superior y compañeros en los que su jefa les “invitaba” a acudir a la marcha del próximo domingo.

“Más bien nos dijo que quienes quisieran ir que le dijeran y se anotaran (…) como obviamente nadie levantó la mano, el tono del mensaje cambió”, detalló la joven quien se desempeña también como docente de una ciberescuela.

“Nunca hay la apertura de nada (…) nosotros sí tenemos que acceder a todo porque efectivamente siempre es como anteponer esta cuestión de decir ‘pues si no, ya saben el próximo año cómo les va a ir’, o sea, obviamente se refiere al trabajo porque cada año metemos nuestros papeles para seguir”, reprochó Laura.

En el caso de la joven no se le exigió que lleve a más personas, aunque ya se tienen las listas con las que confirmarán su asistencia a la movilización.

“Es muy desagradable porque finalmente el hecho de que nos estén condicionando cuando en realidad yo no considero que nos están regalando nada, finalmente ni siquiera tenemos prestaciones, entonces no es como que digamos ‘uy, no, pues el súper trabajo’ como para que nos condicionen de que ‘si no haces tal cosa te vamos a sacar de aquí’”, sostuvo.

Otra docente de un PILARES en Gustavo A. Madero, compartió que su superior también pasó de “el que guste acompañarnos” al “es obligatorio ir”, y aunque no les dijo explícitamente que si no acudían a la movilización podían quedarse sin el apoyo que les entregan, la joven no quiere arriesgarse por lo que sí acudirá a la marcha.

“Evidentemente no es mi plan acudir a la marcha, sin embargo, bajo estas amenazas constantes uno teme perder este empleo -entrecomillado- porque no tenemos ningún tipo de prestaciones porque estamos bajo el nombre de becarios o beneficiarios facilitadores de servicio”, explicó.

Abusos constantes

Estas denuncias se suman a las que hicieron otros beneficiarios de los distintos programas del gobierno capitalino que se desempeñan en su mayoría dentro de los PILARES, tales como Ponte Pila, Promotores Culturales Comunitarios y Talleres de Artes y Oficios Comunitarios, quienes a través de un comunicado reclamaron que en reiteradas ocasiones se les pide participar en actos políticos condicionando su continuidad laboral.

“No es la primera vez que sucede esto, Javier Hidalgo cuando estaba a cargo del programa Ponte Pila también exigía a las figuras sobrepasar la cantidad de horas establecidas en el programa, cumplir con cuotas de asistentes extra por beneficiario y apoyar en acciones como la revocación de mandato, muchas de estas tareas aparte bajo malos tratos y jornadas extenuantes sin contar con ningún apoyo extra para pasajes o alimentos dado que muchas de estas actividades se realizan a considerables distancias de nuestros lugares de residencia”, expusieron.

También denunciaron las precarias condiciones laborales en las que desempeñan su trabajo porque es cotidiano que deban poner de su bolsillo dinero para comprar materiales y poder impartir los talleres y cursos.

“Este tipo de acciones corresponden a una lógica proselitista y clientelar en medio de una disputa partidista en el contexto de la reforma política; nosotros nos deslindamos de cualquier apoyo a los partidos PRI, PAN, PRD, MC ni al neoliberalismo o conservadurismo, consideramos que estas prácticas son nocivas a la sociedad y que denigran aún más nuestra labor en un país donde la dignidad laboral, la educación, cultura y deporte han estado marginados”, agregaron en alusión a la amenaza de perder su empleo si no acuden a la marcha de este domingo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.