"No soy un virus”: el racismo que enfrentan los asiáticos por el coronavirus - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

"No soy un virus”: el racismo que enfrentan los asiáticos por el coronavirus

Las expresiones de racismo y el estigma se han multiplicado, principalmente en Europa, contra la comunidad de origen asiático. En Francia muchos han usado la etiqueta "No soy un virus" para pedir que no haya discriminación.
2 de febrero, 2020
Comparte

El brote de coronavirus originado en China ha enfermado a miles de personas, pero también ha generado otro tipo de víctimas: asiáticos que son objeto de discriminación.

En Francia, las personas de origen asiático se han manifestado en las redes sociales para repudiar las expresiones de discriminación en su contra que se han incrementado ante los temores de la propagación del coronavirus.

No pocos han dicho que en el transporte público han sido objetivo de comentarios discriminatorios, por lo que están usando la etiqueta #JeNeSuisPasUnVirus (no soy un virus) para generar una conversación sobre el tema en línea.

En ese país se han confirmado al menos cuatro casos de personas con coronavirus.

Pero también han surgido reportes de racismo contra asiáticos en Reino Unido y otros países.

“Alerta amarilla”

Las manifestaciones de rechazo contra el racismo en Francia se incrementaron luego de que un diario local, Le Courier Picard, publicara titulares como “Alerte jaune” (Alerta amarilla) y “Le péril jaune?” (¿Peligro amarillo?).

El primer encabezado fue acompañado con una imagen de una mujer china con una máscara protectora.

El periódico se disculpó poco tiempo después, alegando que no había tenido la intención de utilizar algunos de los “peores estereotipos asiáticos”.

Pero Stéphane Nivet, jefe de Licra (la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo), dijo que ningún periódico se habría atrevido a usar el titular “Alerta negra”, por lo que estaba claro que había un problema.

Lou Chengwang hizo un llamado en Twitter: ¡Soy chino, pero no soy un virus! Sé que todo el mundo le tiene miedo al virus, pero sin prejuicios, por favor”.

Shana Cheng, una parisina de 17 años de origen vietnamita y camboyano, explicó a la BBC que fue objeto de comentarios humillantes en un autobús.

“Hay una mujer china, nos va a contaminar, tiene que irse a casa”, escuchó decir a un pasajero. Aseguró que gente la miraba “asqueada” y “como si fuera el virus”.

Nadie la defendió, explicó, así que decidió ignorar los comentarios y escuchar su música. Pero tosió “para jugar con sus miedos”, agregó.

Cathy Tran dijo que no estaba sorprendida por las reacciones de la gente. Opinó que el coronavirus es una excusa para que las personas muestren el racismo.

Pero dijo que esta vez el nivel de comentarios era algo que no había experimentado: “Raramente escuchamos a los asiáticos hablar sobre el racismo, porque se sabe que sufrimos en silencio, pero aquí estamos todos en la misma canasta y es demasiado”.

Turistas chinos en París

Reuters
Los asiáticos en París han denunciado ser víctimas de discriminación en el transporte público.

A medida que se popularizó el hashtag, una mujer, Cathy Tran, aseguró haber escuchado a dos hombres en la ciudad de Colmar diciendo: “Cuidado, una niña china viene hacia nosotros”.

“De camino a casa desde el trabajo, un hombre en una moto pasó y me dijo que me pusiera una máscara”, dijo Tran a la BBC.

Francia planeaba enviar un avión a Wuhan, la ciudad china donde se originó el brote, para evacuar a unas 250 personas, incluidos ciudadanos no franceses de la Unión Europea.

Los reportes más recientes indican que el cuarto caso del virus confirmado en Francia es de un turista chino que llegó de vacaciones a París.

El estigma en Canadá

Otro país donde se han elevado los casos de estigma es en Canadá, donde la comunidad de origen chino vivió las duras consecuencias del brote del síndrome respiratorio agudo severo (Sars) en Toronto.

El Sars, que es causado por un coronavirus, mató a 774 de las 8.098 personas infectadas en un brote que comenzó en China en 2002.

Una calle del barrio chino de Toronto

Reuters
Toronto tiene una gran comunidad de origen asiática en el “barrio chino”.

Tan solo en Canadá hubo 438 casos sospechosos de Sars, la mayoría en la ciudad de Toronto, y 44 personas murieron durante la primavera y el verano de 2003. Las empresas y negocios chinos se vieron especialmente afectados, con pérdidas de ingresos de entre 40% y 80%.

“El daño fue grave”, dijo a la BBC Justin Kong, director ejecutivo del capítulo de Toronto del Consejo Nacional Chino Canadiense.

“Una pérdida de ingresos, una pérdida de empleos, personas que pierden su sustento, sus hogares. Enfrentando el estigma en la escuela, en el lugar de trabajo”, dijo.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Los concejales de la ciudad y los líderes de la comunidad china en Toronto instaron a los residentes el miércoles a no culpar ni discriminar a los residentes de ascendencia asiática por la propagación del coronavirus.

Actualmente, Canadá tiene dos casos confirmados de coronavirus, y Kong dice que la gente todavía está tratando de entender cuál podría ser el impacto.

Pero dice que hay “miedo dentro de la comunidad sobre la enfermedad y miedo al impacto de la discriminación en nuestra vida cotidiana; el impacto que tendrá en las industrias, los trabajadores y las pequeñas empresas y la comunidad en general”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RYBMPAGd6PA

https://www.youtube.com/watch?v=nKSZ-QzamhU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

ASF instaló regadera, clóset y vestidor en oficina del auditor David Colmenares

El área intervenida fue de 165 metros cuadrados; de acuerdo con el contrato realizado en diciembre de 2019, se trató de una “optimización de espacios”.
Cuartoscuro Archivo
Por Nayeli Roldán y Arturo Daen
18 de octubre, 2021
Comparte

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) “remodeló” el piso 12 de su edificio, donde despacha el auditor David Colmenares, para instalar servicios como regadera, calentador de agua, extractor de vapores, clóset y vestidor, todo con acabados de lujo, que sumaron 2 millones 646 mil pesos de recursos públicos.

De acuerdo con el contrato realizado en diciembre de 2019, se trató de una “optimización de espacios” pero implicó retirar el baño para personas con discapacidad, muros, cancelería, pisos de mármol, recubrimientos de madera, accesorios eléctricos, de voz, datos y aire acondicionado, que apenas tenían dos años de uso, toda vez que el edificio, ubicado en el 167 de la Carretera Picacho-Ajusco, en la colonia Ampliación Fuentes del Pedregal, había sido inaugurado en 2017 con todo lo necesario para albergar a 2 mil 500 empleados, y cuyo costo ascendió a casi mil millones de pesos.

El área intervenida fue de 165 metros cuadrados, según se establece en el requerimiento para colocar falso plafón como parte de los acabados, además del zoclo de mármol, recubrimientos de encino y piso de cerámica. Dicha extensión es equivalente a cuatro casas de interés social de hasta 48 metros cuadrados.

Esta “remodelación” ocurrió a un año y nueve meses del nombramiento como Auditor Federal de David Colmenares, quien es originario de Oaxaca y tiene casa en la colonia residencial San Felipe, misma que visita con regularidad los fines de semana, según han atestiguado residentes oaxaqueños y personal de la Auditoría.

Animal Político solicitó entrevista a la Auditoría pero se negaron a dar algún posicionamiento al respecto y tampoco permitieron la entrada al piso 12 para poder observar el espacio remodelado, pese a que se trata de un edificio de la administración pública y las obras fueron pagadas con presupuesto público.

Sin embargo, la autoridad facultada para revisar la actuación de la Auditoría es la Comisión de Vigilancia de la ASF de la Cámara de Diputados, toda vez que la Auditoría un órgano técnico que depende del Legislativo y -si lo determina necesario- podría citar a comparecer al Auditor Federal. La comisión está presidida por el diputado del PRI, Guillermo Angulo Briceño y como secretarios, Raymundo Atanacio, Lidia García e Inés Parra, de Morena.

Por el momento, el único con acceso al área remodelada es el auditor, relatan empleados que pidieron anonimato por temor a represalias. Además, el paso está restringido por una puerta corrediza de cristal templado de 12.7 milímetros de grosor, con sistema de mando con funciones ‘selft-learning & self monitoring’ y electro-cerradura para bloquear la puerta en modo noche o con control de acceso.

Esa puerta por la que la Auditoría pagó 174 mil pesos, más 23 mil pesos de instalación, también tiene un selector de cinco posiciones (auto-apertura, parcial, solo salida, apagado, cerrado), además de un sistema de amortiguación de sonido y vibraciones.

El arquitecto Sergio Beltrán-García revisó los documentos y explicó que se trata de una puerta de “altísima especialidad y tendría que justificarse por qué una institución como la Auditoría necesitaría una puerta con ese nivel de seguridad”.

Otro investigador urbanista, que pidió no publicar su nombre, concluyó que “al desmantelar la oficina anterior, quitar mobiliario, cambiar canceles de lujo y poner lambrín de madera de encino es claramente la remodelación de una oficina personal. Eso no lo pones en una oficina de atención al público, por el cuidado y mantenimiento que requiere, sino en una de lujo”.

En esto coincidió el ingeniero Luis Gallo socio de la desarrolladora Sequoia con más de 20 años de experiencia. Los requerimientos fijados en la convocatoria de la Auditoría, afirmó, corresponden al tipo de oficina de lujo que la iniciativa privada dispone para sus más altos directivos.

“La oficina de lujo”

El procedimiento de la obra ocurrió a través de la invitación a tres empresas en la convocatoria ASF-DGRMS-OP-02/2019 publicada el 12 de diciembre de 2019 y la empresa ganadora fue Construideas Innovación y Desarrollo S. A. de C. V., según consta en el contrato obtenido por Animal Político, firmado el 20 de diciembre del mismo año.

Desde la convocatoria, la ASF hizo requerimientos muy específicos sobre las obras incluso precisando marcas, como la mezcladora para regadera modelo e-50, barra de seguridad recta modelo br-470, regadera de plato cuadrado h-3013 y manerales modelo C-69, todos marca Helvex; además de un sistema extractor de vapores marca Systemair para regadera en baño y suministro e instalación de coladera.

También suministro e instalaciones del calentador de agua de salida de agua potable para alimentación de calentador de agua marca Bosh modelo Tronic 4000C 9.5 & 12 kW., advierten los anexos de la invitación para participar en el contrato.

Lee: Diputados eligen a David Colmenares como nuevo auditor, esta es su trayectoria

Entre los “muebles sobre diseño” estuvo un clóset con vestidor de madera por el que Auditoría pagó 51 mil 923, mientras que por otro mueble de madera referido como “guarda grande” pagó 88 mil 812 pesos y por la “guarda chica”, 28 mil 238 pesos. Mientras que el equipo de extracción de olores y gases en cocina, incluyendo una campana decorativa para pared marca Teka, costó 36 mil 196 pesos.

Los acabados solicitados fueron loseta cerámica marca Interseramic, zoclo de mármol, cancelería con cristal templado y lambrín de madera de encino (recubrimientos de muros) y bastidor de madera de pino.

Estas obras fueron realizadas en 15 días -entre el 20 de diciembre y el 5 de enero de 2020 durante el periodo vacacional decembrino- según consta en el documento firmado por José Ignacio Silva Márquez, director general de Recursos Materiales y Servicios de la ASF; Gerardo Gangoiti, director de recursos financieros; Laura Sosa, subdirectora de Apoyo Jurídico y el administrador único de Construideas, Lucio Revilla.

El primer contrato, del 20 de diciembre, ascendió a 2 millones 282 mil pesos, pero el 5 de febrero de 2021 firmó un contrato adicional por requerimientos adicionales por lo que el monto total ascendió a 2 millones 646 mil pesos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.