"No soy un virus”: el racismo que enfrentan los asiáticos por el coronavirus - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

"No soy un virus”: el racismo que enfrentan los asiáticos por el coronavirus

Las expresiones de racismo y el estigma se han multiplicado, principalmente en Europa, contra la comunidad de origen asiático. En Francia muchos han usado la etiqueta "No soy un virus" para pedir que no haya discriminación.
2 de febrero, 2020
Comparte

El brote de coronavirus originado en China ha enfermado a miles de personas, pero también ha generado otro tipo de víctimas: asiáticos que son objeto de discriminación.

En Francia, las personas de origen asiático se han manifestado en las redes sociales para repudiar las expresiones de discriminación en su contra que se han incrementado ante los temores de la propagación del coronavirus.

No pocos han dicho que en el transporte público han sido objetivo de comentarios discriminatorios, por lo que están usando la etiqueta #JeNeSuisPasUnVirus (no soy un virus) para generar una conversación sobre el tema en línea.

En ese país se han confirmado al menos cuatro casos de personas con coronavirus.

Pero también han surgido reportes de racismo contra asiáticos en Reino Unido y otros países.

“Alerta amarilla”

Las manifestaciones de rechazo contra el racismo en Francia se incrementaron luego de que un diario local, Le Courier Picard, publicara titulares como “Alerte jaune” (Alerta amarilla) y “Le péril jaune?” (¿Peligro amarillo?).

El primer encabezado fue acompañado con una imagen de una mujer china con una máscara protectora.

El periódico se disculpó poco tiempo después, alegando que no había tenido la intención de utilizar algunos de los “peores estereotipos asiáticos”.

Pero Stéphane Nivet, jefe de Licra (la Liga Internacional contra el Racismo y el Antisemitismo), dijo que ningún periódico se habría atrevido a usar el titular “Alerta negra”, por lo que estaba claro que había un problema.

Lou Chengwang hizo un llamado en Twitter: ¡Soy chino, pero no soy un virus! Sé que todo el mundo le tiene miedo al virus, pero sin prejuicios, por favor”.

Shana Cheng, una parisina de 17 años de origen vietnamita y camboyano, explicó a la BBC que fue objeto de comentarios humillantes en un autobús.

“Hay una mujer china, nos va a contaminar, tiene que irse a casa”, escuchó decir a un pasajero. Aseguró que gente la miraba “asqueada” y “como si fuera el virus”.

Nadie la defendió, explicó, así que decidió ignorar los comentarios y escuchar su música. Pero tosió “para jugar con sus miedos”, agregó.

Cathy Tran dijo que no estaba sorprendida por las reacciones de la gente. Opinó que el coronavirus es una excusa para que las personas muestren el racismo.

Pero dijo que esta vez el nivel de comentarios era algo que no había experimentado: “Raramente escuchamos a los asiáticos hablar sobre el racismo, porque se sabe que sufrimos en silencio, pero aquí estamos todos en la misma canasta y es demasiado”.

Turistas chinos en París

Reuters
Los asiáticos en París han denunciado ser víctimas de discriminación en el transporte público.

A medida que se popularizó el hashtag, una mujer, Cathy Tran, aseguró haber escuchado a dos hombres en la ciudad de Colmar diciendo: “Cuidado, una niña china viene hacia nosotros”.

“De camino a casa desde el trabajo, un hombre en una moto pasó y me dijo que me pusiera una máscara”, dijo Tran a la BBC.

Francia planeaba enviar un avión a Wuhan, la ciudad china donde se originó el brote, para evacuar a unas 250 personas, incluidos ciudadanos no franceses de la Unión Europea.

Los reportes más recientes indican que el cuarto caso del virus confirmado en Francia es de un turista chino que llegó de vacaciones a París.

El estigma en Canadá

Otro país donde se han elevado los casos de estigma es en Canadá, donde la comunidad de origen chino vivió las duras consecuencias del brote del síndrome respiratorio agudo severo (Sars) en Toronto.

El Sars, que es causado por un coronavirus, mató a 774 de las 8.098 personas infectadas en un brote que comenzó en China en 2002.

Una calle del barrio chino de Toronto

Reuters
Toronto tiene una gran comunidad de origen asiática en el “barrio chino”.

Tan solo en Canadá hubo 438 casos sospechosos de Sars, la mayoría en la ciudad de Toronto, y 44 personas murieron durante la primavera y el verano de 2003. Las empresas y negocios chinos se vieron especialmente afectados, con pérdidas de ingresos de entre 40% y 80%.

“El daño fue grave”, dijo a la BBC Justin Kong, director ejecutivo del capítulo de Toronto del Consejo Nacional Chino Canadiense.

“Una pérdida de ingresos, una pérdida de empleos, personas que pierden su sustento, sus hogares. Enfrentando el estigma en la escuela, en el lugar de trabajo”, dijo.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Los concejales de la ciudad y los líderes de la comunidad china en Toronto instaron a los residentes el miércoles a no culpar ni discriminar a los residentes de ascendencia asiática por la propagación del coronavirus.

Actualmente, Canadá tiene dos casos confirmados de coronavirus, y Kong dice que la gente todavía está tratando de entender cuál podría ser el impacto.

Pero dice que hay “miedo dentro de la comunidad sobre la enfermedad y miedo al impacto de la discriminación en nuestra vida cotidiana; el impacto que tendrá en las industrias, los trabajadores y las pequeñas empresas y la comunidad en general”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RYBMPAGd6PA

https://www.youtube.com/watch?v=nKSZ-QzamhU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

La OMS aconseja usar cubrebocas en reuniones familiares durante fiestas navideñas

La OMS pidió a la población cumplir con las medidas preventivas para evitar un nuevo resurgimiento de casos.
Cuartoscuro
Por Europa Press
16 de diciembre, 2020
Comparte

La región europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó este miércoles que Europa está en “alto riesgo” de sufrir una nueva oleada de contagios de COVID-19 en las primeras semanas y meses de 2021, por lo que ha aconsejado a la población que, de cara a las fiestas de Navidad, utilicen cubrebocas en las reuniones familiares.

“A pesar de algunos avances frágiles, la transmisión de la COVID-19 en Europa sigue siendo generalizada e intensa. Existe un alto riesgo de un nuevo resurgimiento en las primeras semanas y meses de 2021, por lo que tendremos que trabajar juntos si queremos tener éxito en prevenirlo”, señaló el organismo.

Lee: Violencia y diabetes, las ‘epidemias’ antes de COVID: esto dice el nuevo reporte de la OMS sobre México

Por ello, la OMS ha destacado la necesidad de que todos los ciudadanos cumplan con su obligación para evitar un nuevo resurgimiento de los casos y que “no subestimen” la importancia de sus decisiones porque estas pueden influir en la evolución futura de la pandemia.

No obstante, y a pesar de los riesgos, el organismo de Naciones Unidas ha recordado que existen algunas medidas sencillas de cumplir que la sociedad puede llevar a cabo para que las navidades se celebren de la forma “más segura posible”.

En concreto, la OMS ha aconsejado posponer o reducir las celebraciones religiosas y mercadillos navideños en los países que tienen una transmisión comunitaria generalizada, si bien ha destacado la importancia de que en aquellos países con menor tasa de contagio se celebren al aire libre, garantizando el distanciamiento físico, la higiene de manos y el uso de las cubrebocas.

Lee: ‘No se abracen’, pide la OMS para evitar mayores contagios por COVID-19

En las reuniones en el interior, incluso las más pequeñas, la OMS ha recordado que pueden ser especialmente “peligrosas” porque reúnen a grupos de personas, jóvenes y mayores, de diferentes hogares que puede que no todas estén siguiendo las mismas medidas de prevención de infecciones.

“Las reuniones deben realizarse al aire libre, si es posible, y los participantes deben usar cubrebocas y mantener distancia física. Si se lleva a cabo en interiores, es fundamental limitar el tamaño del grupo y garantizar una buena ventilación para reducir el riesgo de exposición. Puede resultar incómodo usar cubrebocas y practicar el distanciamiento físico cuando está con amigos y familiares, pero hacerlo contribuye significativamente a garantizar que todos permanezcan seguros y saludables”, ha recalcado la OMS.

Respecto a los viajes, el organismo ha recomendado evitar cualquier medio de transporte que pueda estar “abarrotado”, así como seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, señalando a estas que deben limitar, posponer o cancelar las reuniones masivas en el actual contexto europeo de transmisión.

Finalmente, y en relación a esto último, la OMS ha pedido a los países que adapten la configuración de las actividades relacionadas con el esquí para eliminar la posibilidad de hacinamiento, especialmente en los interiores. “El esquí no propaga el COVID-19, pero sí lo hacen los concurridos centros turísticos de montaña. Si bien marcar las vacaciones de este año puede parecer diferente, aún podemos aprovecharlo al máximo. Deseamos a todos unas felices y tranquilas vacaciones de invierno. Vaya a lo seguro y manténgase saludable”, ha zanjado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.