Cómo son las 6 vacunas contra la COVID que se prueban en humanos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Cómo son las 6 vacunas contra la COVID que se prueban en humanos y qué países están ganando la carrera

Mientras la pandemia de covid-19 sigue propagándose en el mundo, cientos de científicos están involucrados en la búsqueda de una vacuna. Estos son los países que llevan la delantera.
Getty Images
30 de abril, 2020
Comparte

Mientras el coronavirus que causa el covid-19 continúa propagándose, decenas de equipos de científicos alrededor del mundo trabajan aceleradamente para encontrar una vacuna que pueda poner fin a esta pandemia.

La velocidad con que se están llevando a cabo las investigaciones, afirman los expertos, es extraordinaria, considerando que el desarrollo de una vacuna puede tomar años, o incluso décadas.

Por ejemplo, la vacuna de ébola que se aprobó recientemente, tardó más de 16 años desde su creación hasta su aprobación.

Y es que normalmente una vacuna debe seguir varias etapas, primero en el laboratorio y después en pruebas con animales.

Si se demuestra que es segura y puede generar una respuesta inmune, entonces comienzan los ensayos con humanos.

Estos ensayos a su vez se dividen en tres fases, primero con un número pequeño de participantes sanos y después con números más grandes de personas y grupos de control para medir qué tan segura es y cuáles son las dosis más efectivas.

Ahora, sin embargo, después de sólo tres meses, entre los más de 90 equipos científicos que están trabajando en una vacuna contra covid-19, ya hay seis candidatos que llegaron a una meta importante en esta carrera: los ensayos en humanos.

Las 6 candidatas

Vacuna mRNA-1273 – Moderna Therapeutics (Estados Unidos)

Moderna, la empresa de biotecnología basada en Massachusetts, es una de las farmacéuticas que para poder acelerar el desarrollo de la vacuna contra covid-19 están probando nuevas estrategias de investigación.

El objetivo de una vacuna es entrenar el sistema inmune de una persona para generar una respuesta para combatir al virus y evitar la enfermedad.

Los enfoques convencionales que se utilizan para ello por lo general se centran en el uso de virus vivos atenuados, virus inactivados o fragmentados.

Pero la mRNA-1273 de Moderna, cuyos ensayos están financiados por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos, no está producida con el virus que causa el covid-19.

Está basada en un ARN mensajero o ácido ribonucleico mensajero.

Requiere inyectar un pequeño segmento del código genético del virus, que los científicos lograron crear en el laboratorio, y se espera que éste provoque una respuesta del sistema inmune para combatir la infección.

Vacuna INO-4800 – Inovio Pharmaceuticals (Estados Unidos)

La vacuna de Inovio, una empresa de biotecnología basada en Pensilvania, también se basa en una nueva estrategia de investigación.

Está centrada en la inyección directa de ADN a través de un plásmido (una pequeña estructura genética) para que las células del paciente produzcan los anticuerpos para combatir la infección.

Tanto Inovio como Moderna están utilizando nuevas tecnologías que involucran modificar o manipular material genético.

Desafío

Pero ninguna de estas tecnologías ha producido hasta ahora un fármaco o terapia ni ha sido aprobada para uso humano, como le explicó a BBC Mundo el doctor Felipe Tapia, del Grupo de Ingeniería de Bioprocesos del Instituto Max Planck de Magdeburgo, Alemania.

“Podría decirse que hay una expectativa muy grande en el desarrollo de estas vacunas, pero hay que ser un poco cuidadosos porque son vacunas que no tienen el historial de otros tipos de vacunas, como las inactivadas”, dice el experto.

“Incluso los mismos científicos de Moderna dicen que el gran desafío que tienen es llevar a producción y comercialización la vacuna porque no tienen licencia en estos momentos para vacunas de tipo de mRNA”, agrega.

En China

China por su parte, tiene tres vacunas en ensayos en humanos, las cuales siguen métodos más tradicionales de producción.

Vacuna AD5-nCoV – CanSino Biologics (China)

El mismo día que Moderna empezó sus pruebas en humanos, el 16 de marzo, la empresa de biotecnología china CanSino Biologics, en colaboración con el Instituto de Biotecnología y la Academia de Ciencias Médicas Militares de China, inició el suyo.

Su vacuna AD5-nCoV utiliza como vector una versión no replicante de un adenovirus, el virus que causa el resfriado común.

Este vector transporta el gen de la proteína S (spike) de la superficie del coronavirus, con la cual se intenta provocar la respuesta inmune para combatir la infección.

También en China se está probando en humanos la vacuna LV-SMENP-DC del Instituto Médico Genoinmune de Shenzhen, que está centrada en el uso de células dendríticas modificadas con vectores lentivirales.

Y la tercera candidata del país asiático es una vacuna de virus inactivadodel Instituto de Productos Biológicos de Wuhan, subordinado al Grupo Farmacéutico Nacional de China, Sinopharm.

Este tipo de vacuna inactivada requiere producir partículas de virus en reactores y después purificar esos virus para que pierdan su capacidad de enfermar.

“Esta es la tecnología más común y la plataforma de producción más experimentada en producción de vacunas”, explica Felipe Tapia del Instituto Max Planck.

“Es una tecnología que tiene productos que ya están licenciados y comercializados“.

“Por lo tanto la mayoría de las estimaciones que se dan de que una vacuna (para covid-19) va a estar lista en entre 12 y 16 meses están basadas en este tipo de vacunas inactivadas principalmente”, le dice a BBC Mundo.

Vacuna

Getty Images
Tres de las vacunas se prueban en China, dos en Estados Unidos y una en Reino Unido.

La sexta

Vacuna ChAdOx1 – Instituto Jenner de la Universidad de Oxford (Reino Unido)

El primer ensayo clínico en Europa comenzó el 23 de abril para probar la vacuna desarrollada por el equipo del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, Inglaterra.

Es una vacuna recombinante similar a la de la empresa china CanSino.

Pero el equipo de Oxford está utilizando como vector una versión atenuada de un adenovirus del chimpancé que ha sido modificado para que no se reproduzca en humanos.

“Lo que están haciendo ellos es producir en un reactor un virus que no es dañino pero en su superficie expresa la proteína del coronavirus y así genera una respuesta inmune”, explica el experto del Instituto Max Planck.

Los científicos ya tienen experiencia en el uso de esta tecnología. Con ella desarrollaron una vacuna contra el coronavirus del MERS, cuyos ensayos clínicos, se dijo, mostraron resultados positivos.

El desafío de la producción masiva

A pesar del avance acelerado que se está logrando en la vacuna contra covid-19, los expertos afirman que no existen garantías de que alguna de estas inoculaciones funcionará.

Tal como explica Felipe Tapia no se sabe, por ejemplo, cuáles van a ser las reacciones inesperadas a las vacunas o si éstas van a funcionar con distintos tipos de poblaciones o entre distintos rangos de edad.

“Eso sólo se va a poder responder con el tiempo”, asegura el experto.

Pero obtener una vacuna efectiva y lograr su aprobación será solo el primer paso.

Después se presentará el desafío enorme de producir miles de millones de dosis de la inoculación para distribuirlas a las poblaciones que las necesitan.

Producción de vacunas

Getty Images
La vacuna tendrá que producirse por millones

“Creo que habrá ciertas limitantes en la capacidad de llegar a la cantidad que se supone deberá producirse, que son cientos de millones de dosis”, le explica a BBC Mundo Felipe Tapia.

“Si queremos vacunar al planeta completo son millones de dosis que ciertamente será muy difícil llegar a producir”.

Obstáculo paradójico

Y paradójicamente, si las sociedades tienen éxito al contener la propagación del coronavirus, esto podría presentar otro obstáculo para la obtención de una vacuna: no quedarán poblaciones para poder probar la inoculación.

Porque la única forma de probar que una vacuna funciona es inoculando a las personas en lugares donde el virus sigue propagándose de forma natural.

“Esto dependerá mucho de qué tan rápido el virus inmunice a la población mundial”, dice el experto del Instituto Max Planck.

“En países donde hay una cuarentena más estricta probablemente la vacuna llegue primero que la inmunidad en la población”.

“Pero donde hay mayor actividad económica, como Alemania, el virus podría generar inmunidad más rápido y en ese caso la inmunidad llegará antes que la vacuna”, concluye.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3FlrsNfKguk&t=28s

https://www.youtube.com/watch?v=QBv7nudMSpc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Outsourcing: qué es y cómo lo usan algunas empresas para pagar menos y violar derechos laborales

De acuerdo con especialistas, la subcontratación de personal no es una mala figura, pero hay empresas que la han usado para violar derechos laborales. Se ha convertido en comercio de trabajadores, lo cual, en teoría es ilegal.
Cuartoscuro
12 de noviembre, 2020
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador presentó una iniciativa de Ley para que el outsourcing (o subcontratación) quede prohibido.

Este jueves, Luisa María Alcalde Luján, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, explicó que la propuesta incluirá modificaciones a la Ley Federal del Trabajo, del IMSS, del Infonavit, y hasta algunas leyes fiscales, para  “acabar con los abusos de esta figura”.  

Desde 2012, la subcontratación se regula en la Ley Federal del trabajo, según la cual: “El trabajo en régimen de subcontratación es aquel por medio del cual un patrón denominado contratista ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia, a favor de un contratante, persona física o moral, la cual fija las tareas del contratista y lo supervisa en el desarrollo de los servicios o la ejecución de las obras contratadas”. 

Lee: AMLO presenta iniciativa para regular outsourcing; se prohibirá la subcontratación

Isaac Maximino Ibarra Barajas, director de Ibarra Barajas y experto en temas fiscales, nos pone un ejemplo: Una empresa que se dedica a vender automóviles también necesita gente que se dedique a dar el servicio de seguridad o de limpieza, entonces esa empresa subcontrata personal para no desviarse de una actividad que no es su fuente de ingresos. 

Para esto, “contrata a otra empresa que le brinde ese servicio”, señala Ibarra Barajas. También puede buscar de esa manera a contadores, vendedores o encargados de Marketing, por ejemplo. El especialista señala que la subcontratación es tan común en México, que existe dentro del mismo gobierno. 

¿Por qué se habla de malas prácticas en la subcontratación? 

Ibarra Barajas reconoce que por desgracia, algunas empresas abusan de esta figura y contratan a la mayoría de su personal a través de otra empresa. De esa forma evitan que todos las personas que trabajan en su compañía reciban beneficios que por Ley les corresponde, como el reparto de utilidades.  

El reparto de utilidades es una prestación a la que tienen derecho los trabajadores sobre una parte de las ganancias que genera una empresa o el patrón durante el año. Pero si están subcontratados, no tienen acceso a este beneficio pues aunque trabajan en esa empresa, su patrón es otro. 

“La subcontratación a veces también se usa para hacer un subregistro, la empresa que contrata a esos trabajadores los da de alta en el IMSS con un salario inferior al que realmente reciben”, señala Ibarra Barajas. 

Para Abigail Quiroz Vargas, presidenta de Fundación Trabajo Digno, la subcontratación es un instrumento, y si resulta benéfico o malicioso depende del uso que se le dé. Pero “el problema es que se le ha dado un uso diferente al que era su naturaleza”, dice. 

Entérate: Call centers y home office: innovaciones durante la pandemia

De acuerdo con la especialista en derecho laboral “en un inicio el objetivo era permitir que las empresas se pudieran enfocar en el corazón de su negocio y despreocuparse de los demás, pero se ha abusado de ese esquema y se le ha estado utilizando como un medio para evadir las responsabilidades patronales. Aunque trabajen para ti, tú no eres su patrón”, señala. 

Las fallas de la subcontratación

“Algunos tienen salarios precarios, no tienen seguridad social, están registrados con un salario menor ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y los contratan y despiden cada mes para que no hagan antigüedad”, describe la especialista en derecho laboral. 

Abigail Quiroz Vargas reconoce que hay algunos outsourcings que son serios y respetan a sus trabajadores. Pero la mayoría “son empresas de papel” como ella les llama, pues cambian de razón social cada año y eso les permite violar los derechos de los trabajadores sabiendo que dificilmente podrán pagar las consecuencias en un juicio laboral. “Si la empresa ya no existe, ¿a quién le cobras?”, reclama.

“Lo más grave es que se considera como un vil comercio de trabajadores, por ejemplo,el negocio de una cafetería es vender café. Pero el negocio de las empresas de outsourcing es comerciar con el trabajo de los trabajadores. Y ahí está la contradicción  porque en la constitución dice que no son objeto de comercio las personas ni el trabajo de las personas”, dice Quiroz Vargas. 

De acuerdo con la especialista, a los trabajadores subcontratados “se les pone en calidad de mercancía” y eso se evidencia en los contratos en donde se describe a los trabajadores como objetos o insumos que una empresa “suministra” a otra.  

Pero por si fuera poco Quiroz Vargas encuentra en esta figura una práctica que fomenta la desigualdad porque “hay trabajadores de primera y de segunda”. “Aunque trabajen en el mismo lugar, jamás van a tener las prestaciones ni el trato que tienen los que sí están contratados de forma directa”, explica. 

El problema de la subcontratación ha escalado niveles tan altos, que hay empresas que crearon su propio outsourcing, y ellos mismos se “suministran empleados” sin contratarlos. 

Por ejemplo, “ las grandes tiendas departamentales, empresas bancarias, cadenas de comida hicieron una figura más grosera, si tu compras en tu recibo tiene una razón social, pero si tu trabajas para la misma tienda tu patrón es otro”, explica. 

De acuerdo con la especialista si todo esto sucede, es porque las instituciones regulatorias lo permiten. 

¿Eliminar esta figura es una buena idea? 

De acuerdo con Ibarra Barajas, eliminar al outsourcing como insinúa el presidente, podría ser negativo. “Hay muchas empresas que dependen del outsourcing, por ejemplo,  una empresa que tiene 2 mil trabajadores y tiene que crear un área específica de recursos humanos que le administre la nómina, la verdad es que es más benéfico contratar una empresa que se haga cargo porque no es solo es el recurso económico también implica tiempo, administración e infraestructura”. 

Quiroz Vargas dice que eliminar los outsourcing de la noche a la mañana es imposible, y no les puedes hacer eso porque son empresas privadas y jurídicamente es imposible.

“Prohibirlas tampoco es lo más sano, porque no obstante de que el 90% se ha utilizado mal sí hay un 10 % que sí es, es el outsourcing especializado que le facilita la vida a las empresas con el tema administrativo, y es el que sí se justifica”, explica.

Lo que debe buscar la ley

“No es una mala figura, lo complejo es descubrir cómo de manera fraudulenta quieren abusar de esa figura”, dice Ibarra Barajas. Y una forma de hacerlo, es revisar si la empresa de outsourcing solo le ofrece sus servicios de personal a un solo cliente, “si es así es claro que eso es una simulación”, explica.

Ibarra Barajas dice que la ley se ha modificado de una manera muy acertada para controlar una empresa que se dedique a subcontratar personal. “No puede ser que una empresa pueda mandar trabajadores, que haga limpieza y también tenga abogados o vendedores, ese personal debe ser especializado y es la razón de ser del personal que se necesita subcontratar.”

Actualmente, la Ley Federal del Trabajo dice que la subcontratación no podrá abarcar la totalidad de las actividades que se desarrollen en el centro de trabajo; deberá justificarse por su carácter especializado; y no podrá comprender tareas iguales o similares a las que realizan el resto de los trabajadores al servicio del contratante. 

Sin embargo, el especialista reconoce que se necesita hacer una reforma más a fondo. “Para una empresa, uno de sus mayores gastos de producción es su nómina y sin embargo, no es deducible al 100 por ciento. Yo creo que se le pegaría más a las empresas factureras y a las que realizan un outsourcing fraudulento si se diera más beneficios al empresario”, señala.

“La medida correcta es estimular al empleador para que quiera estar dentro de la formalidad y beneficiar a los trabajadores dándoles de alta con un salario real ante el IMSS”,insiste.

Pero para Quiroz Vargas la solución está en regular la figura de la subcontratación de mejor manera e imponer una verdadera corresponsabilidad entre el outsourcing y la empresa que contrata sus servicios. 

Además de lograr una regulación que impida a las empresas cambiar de nombre cada año para evitar responsabilidades, o dar un domicilio fiscal que no existe.  “El punto es un equilibro y una mejor regulación para controlar estas empresas”, menciona. 

“No puedes proteger a las empresas a costa de los trabajadores, ni a los trabajadores a costa de las empresas porque si no hay empresas no hay trabajo”, refiere la especialista.  

Sin embargo, Quiroz Vargas aclara que si este esquema desaparece no habrá pérdida de empleo como se ha especulado. “Si te prohíben o te limitan la subcontratación de todas formas necesitas los servicios de esos trabajadores entonces la necesidad del trabajo va a seguir existiendo. Los puestos de empleo no se pierden. Las empresas van a tener que buscar la manera de contratarlos, la necesidad de trabajo no va a desaparecer.”

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.