Cortarse el pelo: símbolo de solidaridad con mujeres que protestan en Irán
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Getty Images

Por qué cortarse el pelo se ha convertido en un símbolo de solidaridad con las mujeres que protestan contra el gobierno en Irán

Muchas mujeres en el mundo han mostrado su apoyo a las protestas en Irán cortándose sus cabellos en redes sociales. Pero, ¿qué significa este gesto?
Foto: Getty Images
6 de octubre, 2022
Comparte

Muchas de estas imágenes están dando la vuelta al mundo y seguramente ya las habrás visto en redes sociales: mujeres cortarse su pelo como forma de protesta y solidaridad con las manifestaciones que tienen lugar desde hace semanas en Irán.

Las protestas, calificadas como una revolución femenina en el conservador país de Medio Oriente, fueron provocadas por la muerte de Mahsa Amini, una mujer kurda de 22 años que entró en coma después de ser detenida por la policía de la moral el 13 de septiembre en Teherán, por presuntamente violar la ley que exige que las mujeres se cubran el cabello con un velo o pañuelo.

Amini murió en el hospital tres días después.

La policía sostiene que colapsó en un centro de detención después de sufrir un ataque al corazón, pero su familia alega que los agentes le golpearon la cabeza con una porra y la golpearon contra uno de sus vehículos.

Desde entonces, las protestas se extendieron y recogieron otras demandas como ponerle fin a las leyes obligatorias sobre el hiyab (velo que cubre la cabeza). Ahora se han convertido en manifestaciones nacionales contra los líderes de Irán y todo el establecimiento clerical.

Las iraníes realizan actos simbólicos como lanzar sus hiyabs al aire, cantar consignas contra el gobienro y cortar un mechón de sus cabellos en señal de protesta.

Ahora, este acto de cortarse el pelo se está convirtiendo en símbolo de solidaridad en Irán y a nivel internacional.

Pero, ¿de dónde viene este gesto?

Un símbolo de tristeza y rabia

Lee: Las niñas y adolescentes que se están quitando el velo en las escuelas de Irán para apoyar las protestas contra el gobierno

Activistas han comentado que el símbolo de cortarse el pelo es una antigua tradición persa de protesta y tristeza.

Shara Atashi, escritora y traductora residente en Gales, dijo en Twitter que esta tradición puede encontrarse en el Shahnameh, una epopeya antigua y famosa del mundo persa escrita alrededor del año 1000 por Ferdousí, considerado uno de los autores más importantes de la lengua persa.

Según le cuenta a BBC Mundo Mehrdad Darvishpour, sociológo iraní en la Universidad de Malardalen en Suecia, esta tradición ha ido mutando de significado.

“Históricamente, en la provincia del Kurdistán, cuando las personas perdían a un amigo cercano o miembro de la familia, cortaban su cabello como muestra de tristeza“, explica Darvishpur.

Mujer iraní tras cortarse su cabello durantes protestas en Corea del Sur.

Getty Images
El acto de cortarse el cabello ha tenido varios signficados en la historia.

“De hecho, actualmente comenzó para mostrar tristeza y solidaridad por la muerte de Masha Amini, pero ahora es más una acción de protesta contra el gobierno, una muestra de rabia también“, añade el sociólogo.

“Tradicionalmente, el pelo largo es muy importante para nuestras mujeres, así que cortarlo es una acción de protesta contra la ideología antifemenina y ahora también un símbolo de solidaridad“, dice Darvishpour.

¿Quiénes se han solidarizado públicamente?

Varios videos en redes sociales han mostrado a mujeres en Irán y el mundo cortándose sus cabellos.

Uno de los actos públicos más destacados fue el de Abir al Sahlani, una diputada sueca de origen iraquí en el Parlamento Europeo.

En plena intervención ante el Parlamento, Al Sahlani sacó unas tijeras, se cortó un mechón de pelo y pidió más acción por parte de la Unión Europea (UE) contra Irán.

“Nosotros, ciudadanos de la UE, demandamos la detención inmediata e incondicional de la violencia contra mujeres y hombres en Irán”, dijo la diputada el pasado martes.

“¡Mujeres, vida, libertad!”, gritó mientras sostenía su cabello cortado.

El mismo día, varias estrellas del cine francés como Isabelle Huppert, Juliette Binoche y Marion Cotillard publicaron videos en Instagram cortando su cabello.

https://www.instagram.com/reel/CjVGN-eqEfQ/?utm_source=ig_web_copy_link

Días antes, Nazanin Zaghari-Ratcliffe, una ciudadana británico-iraní que pasó seis años en la cárcel en Irán, también publicó un video cortando su pelo.

En todo el mundo, protestas de solidaridad en diferentes países también han involucrado las imágenes de mujeres cortando sus cabellos.

Protestas inclusivas

Los grupos de libertad civil han denunciado durante años la discriminación de las mujeres iraníes, una parte entera de la sociedad considerada la gran perdedora tras la revolución islámica de 1979.

Mujer con el rostro pintado con los colores de la bandera iraní en Polonia.

Getty Images
Varios países del mundo han mostrado su solidaridad con las protestas en Irán. En la imagen, una mujer durante una protesta en Polonia.

Las iraníes fueron forzadas a llevar el hiyab poco después de la revolución y perdieron muchos de sus derechos.

Las protestas actuales han sido descritas por analistas como mucho más inclusivas que otras que han sucedido en las últimas décadas.

“El hecho de que muchos hombres se unan a las protestas indica que la sociedad se ha movido hacia demandas más progresivas”, dice Darvishpour.

El eslogan pronunciado por la parlamentaria sueca, “Mujeres, Vida, Libertad”, es considerado como un llamado a la igualdad y una postura contra el fundamentalismo religioso.

Mechones de cabello cortados frente a la embajada de Irán en México.

Getty Images
Muchas mujeres han aparecido cortando sus cabellos en distintas manifestaciones por el mundo.

En 2009, la llamada Revolución Verde de Irán involucró principalmente a la clase media protestando contra acusaciones de fraude electoral.

Fueron manifestaciones muy extendidas, aunque se concentraron en las grandes ciudades. En 2017 y 2019 tuvieron lugar más protestas, aunque estas otras se limitaron a zonas empobrecidas.

Hombre se corta el pelo en manifestaciones en Bélgica.

Getty Images
Muchos hombres también se han solidarizado con el gesto simbólico de cortarse el pelo.

Pero el movimiento actual parece involucrar a ciudadanos tanto de clases medias como trabajadoras. En ese sentido, parecen ser mucho más inclusivas.

“Estamos siendo testigos del nacimiento de un súper movimiento”, dice Darvishpour.

Un movimiento que estaba siendo liderado por mujeres pero que ha logrado aglutinar a muchos otros, incluyendo un fuerte apoyo internacional y solidario de muchos otros ciudadanos en el mundo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
FOTOS: Orsetta Bellani

En Chiapas, militares frenan operativo para entrar en Santa Martha, de donde 138 personas se desplazaron por la violencia

En el municipio de Chenalhó, pobladores del sector Santa Marta tuvieron que salir de él debido a los conflictos armados. Fuerzas de seguridad tenían planeado entrar a la zona para frenar la violencia, pero detuvieron el operativo.
FOTOS: Orsetta Bellani
Por Orsetta Bellani
8 de octubre, 2022
Comparte

Margarita Velasco Velasco ya no quiere ni comer. Le arde la panza, le duele la cabeza y tiene los pies rasgados por las espinas que pisó en el monte. En la madrugada del sábado pasado, tras tres días de tiroteos, la mujer tuvo que huir a un cerro con su marido y sus cuatro hijos. Dejaron atrás su casa en el sector Santa Martha, municipio de Chenalhó, Chiapas, que ha sido quemada con todas sus pertenencias por un grupo armado que se quiere adueñar de 22.5 hectáreas de tierra que su familia y otras están cultivando desde hace un par de años.

Fue tras muchas horas de camino que, el domingo pasado, Margarita se pudo reunir con familias procedentes de distintas comunidades de Santa Martha en un campamento de desplazados que se improvisó en la localidad Majomut, en el colindante municipio de San Juan Chamula. Allí se juntaron 138 personas; entre ellas, hay niñas y niños, dos mujeres embarazadas y algunas enfermas de gravedad. Estuvieron totalmente abandonadas durante cinco días y fue hasta la mañana del viernes que Protección Civil de Chiapas informó haber entregado despensas, colchonetas, agua y pañales a los desplazados. Aseguró que se encuentran albergados con familiares y que se mantiene la posibilidad de activar unos refugios temporales.

“Según mis contactos en Santa Martha, el conflicto que empezó el 29 de septiembre ha cobrado la vida de unas 20 personas y muchas casas fueron quemadas”, dice Reynaldo Pérez, del Frente Indígena Latinoamericano de Chiapas, que está acompañando a las familias refugiadas en Majomut. “También hay personas desplazadas en San Cristóbal de Las Casas y otras siguen desaparecidas en el monte tras el desplazamiento forzado: hay familias que durante la fuga se tuvieron que dividir y perdieron a sus seres queridos”. 

Reynaldo Pérez desmiente además los rumores que llegan de varias partes, y que acusan a los desplazados de ser parte de uno de los grupos armados que operan en Santa Martha. Se trata de un sector del municipio de Chenalhó donde hay presencia de grupos armados a partir de la guerra contrainsurgente que se libró desde 1994 contra el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN). Las agrupaciones de hoy no son las mismas que entonces y, de acuerdo con el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), actualmente operan cinco grupos que la población reconoce y nombra por sus vestimentas: les dicen ninjas, exmilicianos, soldados, militares y rambos.

Lee: Desplazamiento forzado: el saldo oculto de la guerra

Estos grupos armados mantienen fuertes disputas de tierras con dos municipios colindantes: Aldama y Chalchihuitán, donde a partir de 2017 causaron muertes y el desplazamiento forzado de miles de personas. La población de ambos municipios vive bajo el acoso constante de los balazos de los hombres armados de Santa Martha, que ni los acuerdos que se firmaron en 2020 pudieron apaciguar. Lo que sí hicieron estos convenios fue otorgar tierras a los habitantes de este sector de Chenalhó: el acuerdo de noviembre de 2020 con Aldama les brindó 27.5 hectáreas, el que se firmó el mes anterior los volvió legítimos dueños de 22.5 hectáreas de tierras que anteriormente pertenecían a Emiliano Zapata, en el municipio de Chalchihuitán. 

Desplazados de Chiapas

Mujeres desplazadas del sector Santa Martha, municipio de Chenalhó, a causa de los enfrentamientos que se dieron a partir del 29 de septiembre pasado.

Según afirman las familias desplazadas, es por el reparto de estas tierras que se recrudecieron las tensiones internas entre los grupos de Santa Martha. “Llevamos años cultivando las 22.5 hectáreas que eran de Emiliano Zapata y que ahora nos corresponden, pero el comisariado y los agentes de bienes comunales se organizaron para sacarnos a balazos y quitarnos el terreno”, dice Vicente Gómez Velasco. 

El campesino ya había tenido que desplazarse por la violencia el 25 de junio pasado, junto con unos 100 hombres más. Luego se abrieron unas mesas de negociación que permitieron su retorno, hasta que la semana pasada escuchó a unos hombres decir en el radio que iban a quemar su casa y asesinar a quienes allí se encontraban. Decidió entonces meterse otra vez al monte, ahora con toda su familia y otras 25 personas. Huyeron hasta llegar al campamento de desplazados, desde donde piden que el gobierno pacifique Santa Martha y desarme a los grupos armados que allí operan.

En la mañana del jueves, un convoy integrado por 14 elementos del Ejército, 12 de la Guardia Nacional y 30 policías estatales y municipales salió de la cabecera municipal de Chenalhó para ir a Santa Martha, donde hasta el momento ninguna autoridad ha ingresado. Sin embargo, a la altura de la comunidad Belisario Domínguez, el convoy hizo marcha atrás.

“Ya allá está tranquilo, ya no hay ningún problema, la gente que se desplazó en estos días regresó a sus viviendas”, dijo el jueves a la prensa Jesús Jiménez Velasco, comisariado ejidal de Santa Martha, antes de subirse al convoy militar. En realidad, ni los soldados todavía se atreven a entrar a la zona. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.