COVID-19: lo que se sabe de la abrupta caída de casos en Sudamérica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

COVID-19: lo que se sabe de la abrupta caída de casos en Sudamérica

Luego de haber sido el epicentro mundial de la pandemia, los países de América del Sur han registrado un fuerte descenso en los casos de COVID-19.
14 de septiembre, 2021
Comparte

A mediados de junio, mientras el resto del mundo experimentaba bajos números de infecciones por el nuevo coronavirus, América del Sur estaba convertida en el epicentro de la pandemia.

Siete de las 10 naciones del mundo con más muertes diarias per cápita estaban en la región: la tasa de Brasil era siete veces la de India, mientras que Colombia y Argentina sumaban una cifra que equivalía a tres veces la registrada en todo el continente africano.

Con apenas 5% de la población mundial, Sudamérica registraba una tasa de muertes per cápita que era equivalente a ocho veces la cifra mundial.

Pero eso ya es cosa del pasado.

A finales de junio, la cifra de contagios comenzó a descender de forma consistente hasta convertir a la región en una de las zonas del mundo donde la pandemia parece estar mejor controlada.

Así, mientras para este lunes el promedio semanal de casos confirmados por cada 100.000 habitantes era de 52 en Reino Unido y de 43 en Estados Unidos, Brasil solamente llegaba a 8, Argentina a 6 y Colombia a 3, de acuerdo con cifras de Our World in Data.

Países como Uruguay, que a inicios de junio llegó a tener 100 casos por cada 100.000 habitantes, ahora solamente tienen 4; mientras que Paraguay que registró hasta 40 casos ahora no llega ni a 1 por cada 100.000 habitantes.

Evolución de casos de covid-19 en Sudamérica. Número de contagios promedio diarios por cada 100.000 habitantes. Evolución de los casos confirmados de covid-19 en Sudamerica entre junio y septiembre de 2021. .

Esta disminución de contagios ha sido clave para que Sudamérica sea en la actualidad una de las regiones del mundo que está registrando menos casos de covid-19.

Pero ¿cómo se explica esta abrupta caída de los contagios en Sudamérica?

Entre la inmunidad y otras incógnitas

“Lo primero que le diría es que creo que no lo tenemos del todo claro“, responde Andrés Vecino, investigador en sistemas de salud del Departamento de Salud Internacional de la Escuela de Salud Pública John Hopkins (Estados Unidos).

El investigador recuerda que esta no es la primera vez que ocurre un descenso de casos que parece anunciar que se acerca el final de la pandemia y luego se produce otra ola de contagios que demuestra que no era así.

“Es importante decir que no sabemos exactamente qué es esto y que el hecho de que estén bajando los casos ahora no quiere decir que vaya a pasar en el futuro. Quiero recordar lo que pasó en India, donde había un conteo de casos relativamente bajo para su población y después vimos el gran incremento de casos con la variante delta”, advierte el experto a BBC Mundo.

Una mujer prepara una vacuna en Argentina.

Getty Images
En los últimos meses, los países de Sudamérica han avanzado en las vacunaciones.

La doctora Carla Domingues, que dirigió el programa de inmunización de Brasil hasta 2019, hizo recientemente una advertencia similar. “Es un fenómeno que no sabemos cómo explicar”, dijo esta epidemióloga al diario The New York Times.

No obstante, los especialistas dan algunas claves: entre ellas, la vacunación. Los países sudamericanos han acelerado el ritmo de las inoculaciones en los últimos tiempos, algo que según numerosos expertos podría haber contribuido a frenar los contagios.

Vecino coincide, pero no apunta solamente hacia las vacunas sino, de forma más amplia, a la inmunidad adquirida por parte de la población de la región tanto por vía de las inyecciones como de los contagios.

“Creo que hay más o menos consenso en que es posible que la reducción de casos en Sudamérica puede estar relacionada con algún grado de inmunidad de la población”, destaca.

El experto explica que las diferentes vacunas que se han estado aplicando en los países de la región son un elemento importante a considerar, como también lo es la inmunidad alcanzada por quienes ya tuvieron la infección.

“Muchas personas en algunos de esos países se han infectado. Un estudio reciente que hicieron en 12 ciudades de Colombia muestra que el 89% de las personas de esas localidades ya se infectaron. Con eso uno empieza a pensar que es posible que en algunos sitios haya unos niveles de infección tan altos que ya empezamos a ver una reducción de la enfermedad”, indica el experto.

Vecino advierte que, dado que la población no es homogénea, este dato no puede interpretarse como que 9 de cada 10 personas que uno encuentre en las calles de esas ciudades ya tuvo covid-19, por lo que no hay que confiarse.

“Los individuos se relacionan en grupos, entonces es posible que haya grupos de personas que todavía, por ejemplo, no se hayan infectado ni hayan sido vacunadas y esos grupos de personas pueden tener brotes si llega, por ejemplo, una variante altamente transmisible como la omega, como la delta o como la gama -las 3 que ya están en Latinoamérica-, por lo que pueden obviamente causar un incremento en casos y muertes”, explica.

“Habiendo dicho eso, es posible que el nivel de inmunidad adquirido por las vacunas y por la infección previa sea una de las razones por las cuales estamos viendo menor transmisión hoy”, agrega.

Aplicando las medidas correctas

Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), confirma por su parte que hubo una disminución de los casos y las muertes en casi todos los países de Sudamérica, con excepción de Venezuela.

Ugarte explica que la OPS está trabajando con los ministerios de Salud y con los expertos de la región para estudiar estas tendencias, así como las razones por las cuales se ha mantenido este descenso, y apunta al endurecimiento de las medidas de control luego del incremento significativo de los casos en la región entre finales de 2020 y los primeros meses de 2021.

Los países implementaron medidas mucho más estrictas respecto al distanciamiento físico, al movimiento de personas, al uso mandatario de mascarillas, iniciaron la vacunación y la ampliaron a otros grupos, principalmente a aquellos que estaban en mayor riesgo. Todo esto puede explicar en parte esta tendencia”, incide Ugarte en respuesta a una consulta de BBC Mundo.

El director, sin embargo, previno a la región en contra de caer en la complacencia.

“Hemos visto que cuando los casos disminuyen es porque estamos haciendo bien las cosas. Es decir, estamos implementando las medidas de salud pública que se ha probado una y otra vez que siguen sirviendo”, destaca.

“Lo peor que nos podría ocurrir y que podría ocurrir con los países de América del Sur es que ahora que están con menos casos relajen las medidas porque eso es una gran oportunidad para el virus para transmitirse de persona a persona”, alerta.

Personas usando mascarillas en el metro de Medellín.

Getty Images
La OPS insta a que los países de la región mantengan las medidas de precacución para evitar los contagios.

Así, aunque el número de casos sea bajo en estos momentos, Ugarte considera que lo procedente es no bajar la guardia:

“Nuestra recomendación a toda la población de América del Sur que está viendo que la transmisión es cada vez menor es tomar en cuenta que estamos en esa fase porque se han tomado las medidas adecuadas. No las relajemos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

A un año del incendio, el Metro y aseguradora no se ponen de acuerdo sobre el costo de los daños

Para 2021, el Metro contrató una póliza de seguro por la cual pagó más de 346 millones de pesos divididos en doce mensualidades de 24 millones 867 mil pesos sin IVA.
Cuartoscuro
6 de enero, 2022
Comparte

A un año del incendio en el Puesto Central de Control del Metro (PCC 1), el Metro sigue sin poder cobrar la póliza de seguro porque ni siquiera ha sido posible determinar con precisión el monto al que ascienden las pérdidas y daños.

Vía transparencia, Animal Político pidió conocer los documentos que acreditaran que Grupo Mexicano de Seguros S.A. de C.V. —firma que contrató el Sistema de Transporte Colectivo (STC) para asegurar todas sus instalaciones durante el 2021— ya había pagado los daños registrados luego de que un cortocircuito generara un incendio que consumió cinco de los 6 pisos del edificio central, según informó la Fiscalía capitalina, sin embargo, el Metro confirmó que hasta el 14 de diciembre pasado no se había cobrado el seguro.

“… a la fecha el siniestro en comento se encuentra en proceso de ajuste y determinación de la pérdida, motivo por el cual no se ha obtenido ningún pago de la aseguradora como recuperación del mismo”, informó Oscar José Cadena Delgado, gerente jurídico del Metro, en el oficio UT/4784/2021.

Según consta en los anexos del contrato STC-CNCS-060/2020 a través del cual el STC convino la póliza de seguro durante todo el 2021 —y del cual este medio tiene copia—, el límite máximo de responsabilidad que tiene la aseguradora con el Metro es de 5 mil 328 millones de pesos, es decir, si en determinado momento los daños en el Puesto Central de Control fueran superiores a esta cantidad, la firma aseguradora no podría pagar más pues desde la formalización del contrato así se estipuló.

“En caso de suscitarse algún siniestro amparado en los términos de la presente póliza, el Sistema de Transporte Colectivo a través de la Coordinación de Inventarios y Administración de Riesgos, tendrá la facultad de decidir si el pago respectivo se hará en efectivo o en especie. En caso de ser en especie, el STC señalará la empresa y la forma en la que se realizarán los trabajos de reparación”, se lee en las cláusulas anexas del contrato.

Para 2021, el Metro contrató una póliza de seguro denominada “todo bien todo riesgo, integral de seguro de daños del STC” por la cual pagó más de 346 millones de pesos divididos en doce mensualidades de 24 millones 867 mil pesos sin IVA.

Nueva estación de alta tensión

La instalación eléctrica en donde comenzó el incendio la mañana del 9 de enero de 2021 había estado en operación —en el sótano del edificio sede del Metro— desde meses antes a la inauguración de la primera línea del sistema en 1969, así que en tanto el organismo y la aseguradora logran ponerse de acuerdo sobre el pago por los daños, el Gobierno de la Ciudad de México lleva a cabo labores de modernización de lo que será la nueva subestación eléctrica de alta tensión Buen Tono, un proyecto que ya se había iniciado previo al siniestro del año pasado.

“Es un proyecto de muy largo alcance que va a darle vida al Metro, particularmente a las primeras líneas para otros, por lo menos, 50 años”, resaltó la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum durante la presentación de avance del proyecto el pasado 14 de diciembre.

Al momento, esta obra presenta un 11% de avance y la obra electromecánica un 14% por lo cual se estima que estará concluida en agosto de 2022 cuando estará en condiciones de abastecer de energía (en una primera etapa) a la Línea 1 del Metro, la más antigua del sistema. La obra global tendrá trabajos hasta 2023 a fin de que brinde energía también a las líneas 2 y 3 del sistema.

La nueva subestación eléctrica incluye la construcción de un nuevo inmueble —a un costado del edificio siniestrado— en donde se instalará el Centro de Mando de Energía que controlará la energía que se va a suministrar a las Líneas 1, 2 y 3. Los transformadores ya no estarán en sótano, sino bajo tierra, en unas cámaras acondicionadas exclusivamente para ellos.

Tras el incendio del Puesto Central de Control (PCC 1) fue la Comisión Federal de Electricidad (CFE) la que entró al rescate del Metro que tenía seis de las doce líneas inoperantes. En el patio del inmueble sede del STC, la CFE instaló un Centro Emergente de Energía Eléctrica, que costó 230 millones de pesos, a través del cual se pudieron echar a andar, de forma escalonada, las seis líneas que se habían quedado sin suministro eléctrico tras el incendio.

Hasta el 2023, será la CFE la encargada de poner en marcha al 100% la subestación Buen Tono y mudar las conexiones de alta tensión de las líneas 1, 2 y 3 del sistema, las más antiguas y con mayor afluencia del sistema. En total, el Gobierno de la Ciudad de México y la CFE establecieron un convenio de inversión de 4 mil 500 millones de pesos.

“Después de la experiencia que sufrimos, los transformadores estarán separados, no tendrán ninguna edificación ni instalación por encima de ellos, son transformadores de última generación, de alta gama, que estaremos concluyendo las obras en dos fases: la parte primera de las edificaciones estarán concluidas hacia finales de marzo; y, la conclusión del equipamiento, estimamos que pueda estar en agosto, o quizá antes de agosto para, en ese momento, poder ya dar la transferencia de la vieja subestación a la operación plena en la nueva subestación”, detalló Guillermo Calderón, director del Metro, durante un recorrido que dio Sheinbaum por la zona de obras.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.