COVID-19: lo que se sabe de la abrupta caída de casos en Sudamérica
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

COVID-19: lo que se sabe de la abrupta caída de casos en Sudamérica

Luego de haber sido el epicentro mundial de la pandemia, los países de América del Sur han registrado un fuerte descenso en los casos de COVID-19.
14 de septiembre, 2021
Comparte

A mediados de junio, mientras el resto del mundo experimentaba bajos números de infecciones por el nuevo coronavirus, América del Sur estaba convertida en el epicentro de la pandemia.

Siete de las 10 naciones del mundo con más muertes diarias per cápita estaban en la región: la tasa de Brasil era siete veces la de India, mientras que Colombia y Argentina sumaban una cifra que equivalía a tres veces la registrada en todo el continente africano.

Con apenas 5% de la población mundial, Sudamérica registraba una tasa de muertes per cápita que era equivalente a ocho veces la cifra mundial.

Pero eso ya es cosa del pasado.

A finales de junio, la cifra de contagios comenzó a descender de forma consistente hasta convertir a la región en una de las zonas del mundo donde la pandemia parece estar mejor controlada.

Así, mientras para este lunes el promedio semanal de casos confirmados por cada 100.000 habitantes era de 52 en Reino Unido y de 43 en Estados Unidos, Brasil solamente llegaba a 8, Argentina a 6 y Colombia a 3, de acuerdo con cifras de Our World in Data.

Países como Uruguay, que a inicios de junio llegó a tener 100 casos por cada 100.000 habitantes, ahora solamente tienen 4; mientras que Paraguay que registró hasta 40 casos ahora no llega ni a 1 por cada 100.000 habitantes.

Evolución de casos de covid-19 en Sudamérica. Número de contagios promedio diarios por cada 100.000 habitantes. Evolución de los casos confirmados de covid-19 en Sudamerica entre junio y septiembre de 2021. .

Esta disminución de contagios ha sido clave para que Sudamérica sea en la actualidad una de las regiones del mundo que está registrando menos casos de covid-19.

Pero ¿cómo se explica esta abrupta caída de los contagios en Sudamérica?

Entre la inmunidad y otras incógnitas

“Lo primero que le diría es que creo que no lo tenemos del todo claro“, responde Andrés Vecino, investigador en sistemas de salud del Departamento de Salud Internacional de la Escuela de Salud Pública John Hopkins (Estados Unidos).

El investigador recuerda que esta no es la primera vez que ocurre un descenso de casos que parece anunciar que se acerca el final de la pandemia y luego se produce otra ola de contagios que demuestra que no era así.

“Es importante decir que no sabemos exactamente qué es esto y que el hecho de que estén bajando los casos ahora no quiere decir que vaya a pasar en el futuro. Quiero recordar lo que pasó en India, donde había un conteo de casos relativamente bajo para su población y después vimos el gran incremento de casos con la variante delta”, advierte el experto a BBC Mundo.

Una mujer prepara una vacuna en Argentina.

Getty Images
En los últimos meses, los países de Sudamérica han avanzado en las vacunaciones.

La doctora Carla Domingues, que dirigió el programa de inmunización de Brasil hasta 2019, hizo recientemente una advertencia similar. “Es un fenómeno que no sabemos cómo explicar”, dijo esta epidemióloga al diario The New York Times.

No obstante, los especialistas dan algunas claves: entre ellas, la vacunación. Los países sudamericanos han acelerado el ritmo de las inoculaciones en los últimos tiempos, algo que según numerosos expertos podría haber contribuido a frenar los contagios.

Vecino coincide, pero no apunta solamente hacia las vacunas sino, de forma más amplia, a la inmunidad adquirida por parte de la población de la región tanto por vía de las inyecciones como de los contagios.

“Creo que hay más o menos consenso en que es posible que la reducción de casos en Sudamérica puede estar relacionada con algún grado de inmunidad de la población”, destaca.

El experto explica que las diferentes vacunas que se han estado aplicando en los países de la región son un elemento importante a considerar, como también lo es la inmunidad alcanzada por quienes ya tuvieron la infección.

“Muchas personas en algunos de esos países se han infectado. Un estudio reciente que hicieron en 12 ciudades de Colombia muestra que el 89% de las personas de esas localidades ya se infectaron. Con eso uno empieza a pensar que es posible que en algunos sitios haya unos niveles de infección tan altos que ya empezamos a ver una reducción de la enfermedad”, indica el experto.

Vecino advierte que, dado que la población no es homogénea, este dato no puede interpretarse como que 9 de cada 10 personas que uno encuentre en las calles de esas ciudades ya tuvo covid-19, por lo que no hay que confiarse.

“Los individuos se relacionan en grupos, entonces es posible que haya grupos de personas que todavía, por ejemplo, no se hayan infectado ni hayan sido vacunadas y esos grupos de personas pueden tener brotes si llega, por ejemplo, una variante altamente transmisible como la omega, como la delta o como la gama -las 3 que ya están en Latinoamérica-, por lo que pueden obviamente causar un incremento en casos y muertes”, explica.

“Habiendo dicho eso, es posible que el nivel de inmunidad adquirido por las vacunas y por la infección previa sea una de las razones por las cuales estamos viendo menor transmisión hoy”, agrega.

Aplicando las medidas correctas

Ciro Ugarte, director de Emergencias en Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), confirma por su parte que hubo una disminución de los casos y las muertes en casi todos los países de Sudamérica, con excepción de Venezuela.

Ugarte explica que la OPS está trabajando con los ministerios de Salud y con los expertos de la región para estudiar estas tendencias, así como las razones por las cuales se ha mantenido este descenso, y apunta al endurecimiento de las medidas de control luego del incremento significativo de los casos en la región entre finales de 2020 y los primeros meses de 2021.

Los países implementaron medidas mucho más estrictas respecto al distanciamiento físico, al movimiento de personas, al uso mandatario de mascarillas, iniciaron la vacunación y la ampliaron a otros grupos, principalmente a aquellos que estaban en mayor riesgo. Todo esto puede explicar en parte esta tendencia”, incide Ugarte en respuesta a una consulta de BBC Mundo.

El director, sin embargo, previno a la región en contra de caer en la complacencia.

“Hemos visto que cuando los casos disminuyen es porque estamos haciendo bien las cosas. Es decir, estamos implementando las medidas de salud pública que se ha probado una y otra vez que siguen sirviendo”, destaca.

“Lo peor que nos podría ocurrir y que podría ocurrir con los países de América del Sur es que ahora que están con menos casos relajen las medidas porque eso es una gran oportunidad para el virus para transmitirse de persona a persona”, alerta.

Personas usando mascarillas en el metro de Medellín.

Getty Images
La OPS insta a que los países de la región mantengan las medidas de precacución para evitar los contagios.

Así, aunque el número de casos sea bajo en estos momentos, Ugarte considera que lo procedente es no bajar la guardia:

“Nuestra recomendación a toda la población de América del Sur que está viendo que la transmisión es cada vez menor es tomar en cuenta que estamos en esa fase porque se han tomado las medidas adecuadas. No las relajemos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro

Secretarías piden a directivos y trabajadores comprar el nuevo libro de AMLO y cachitos para la Rifa Patria

La Sedatu aprovechó también para comprometer a sus trabajadores a comprar boletos para la rifa de la Lotería Nacional del Día de la Independencia.
Cuartoscuro
1 de septiembre, 2021
Comparte

Dependencias federales promueven entre los funcionarios públicos el nuevo libro del presidente Andrés Manuel López Obrador, A mitad del camino, y les han hecho la “invitación” a comprarlo, a fin de impulsar las cifras de ventas.

Animal Político confirmó casos de esta petición en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), que encabeza Luisa Alcalde, y en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), dirigida por Román Meyer.

Trabajadores entrevistados a condición de anonimato por temor a represalias relataron que sus directores les pidieron “cooperar” pagando al menos un ejemplar del libro, que tiene un costo comercial de entre 240 y 260 pesos; en algunos casos les solicitaron adquirir una “cuota” de tres a cinco ejemplares, según su nivel jerárquico y su rango salarial.

Consultadas por este medio, la STPS y la Sedatu afirmaron que adquirir los libros es una decisión voluntaria de los servidores públicos, pero trabajadores entrevistados consideran que la “invitación” es un acto de presión que hay que cumplir “voluntariamente a fuerza”, de acuerdo con sus declaraciones. También señalaron que, en el tiempo que llevan en el servicio público, nunca se les había hecho una petición de esta naturaleza.

La solicitud de “cooperación” fue girada desde la semana pasada a subdirectores, directores de área, directores generales y jefes de unidad. Los trabajadores de menor rango quedaron excluidos de esta petición.

El pago del libro se debía hacer en efectivo a los superiores de los funcionarios, quienes serían los encargados de gestionar el “pedido” de un lote a la editorial Planeta, que publica la obra del mandatario federal.

En el caso de la Sedatu, los trabajadores ni siquiera recibirán un ejemplar a cambio de su pago, pues se les dijo que la “cooperación” era para financiar la impresión y producción de los libros, lo que es falso, pues el costo de ese proceso es asumido enteramente por la editorial.

De paso, a los trabajadores de esta dependencia también se les pidió comprar “cachitos” de la “Rifa Patria” del 15 de septiembre, en la que la Lotería Nacional sorteará casas, departamentos, terrenos y hasta el derecho de uso de un palco en el Estadio Azteca.

“Nos dijeron que los directores tenemos que comprar cinco ejemplares, y los subdirectores, dos. Pidieron el dinero en efectivo y ya estuvieron recolectándolo. Nos dijeron que con lo que pudiéramos apoyar, pero en múltiplos de 250 pesos”, acusó una funcionaria de la STPS.

Por su rango, a ella le “tocaba” adquirir cinco ejemplares, pero sólo le alcanzó para pagar tres.

Otro subdirector de esa Secretaría, adscrito a otra área, relató que su superior le pidió comprar al menos un ejemplar. Su jefa le señaló que harían un pedido de un lote de libros en función de cuántas unidades comprometieran los servidores públicos.

“Mi jefa directa se comunicó conmigo por teléfono, me dijo que la directora general le había dicho que, de subdirectores para arriba, nos hacían el ‘ofrecimiento’ de adquirir un ejemplar del nuevo libro del presidente, sin ningún compromiso; (me preguntó:) ‘¿cuántos vas a querer en caso de que quieras?; piénsalo, y nos dices para hacer el pedido’”, señaló en entrevista.

Este funcionario dijo que, a pesar de que no se le exigió hacer la adquisición, tampoco se sintió libre de no aceptar.

A su juicio, haber rechazado la “invitación” podría ser considerado como una actitud negativa y afectar su carrera laboral; al revés, piensa que haber aceptado será tomado en cuenta por sus superiores. 

“La cosa es ‘voluntaria’ pero sabemos perfectamente que no es tan así, así que le dije que me encargara uno. Me imagino que lo van a tomar en cuenta, y tampoco se me hizo excesivo el costo, 240 pesos, pero sí saca de onda que es voluntariamente a fuerzas”, explicó.

“Están promoviendo la venta del libro. Puede que sea iniciativa de los propios titulares de la Secretaría para quedar bien (con el presidente)”.

La Dirección de Comunicación Social de la STPS afirmó que la compra de ejemplares de A mitad del camino es voluntaria.

“En referencia al libro que estrenará el presidente próximamente, aclaramos que en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social no existe coacción alguna en su adquisición, a nadie se le ha obligado a comprarlo, y adquirirlo corresponde al libre criterio de cada persona, incluidos funcionarios públicos”, señaló sucintamente.

Piden dinero hasta para “imprimir” libro

En la Sedatu, a los trabajadores se les pidió cooperar para “producir” el libro de López Obrador con el argumento de que era una petición de la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda.

Animal Político consultó al área de comunicación social de la dependencia para confirmar esta versión, pero, hasta el momento de esta publicación, no se había recibido respuesta.

“Mi jefe me mandó unos mensajes que le había mandado el subdirector general, en donde le dicen que la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda estaba pidiendo una ‘cooperacha’ para sacar la impresión del libro del señor presidente, y que teníamos que dar, de subdirector hacia arriba, 250 pesos, en efectivo; teníamos que darle el dinero a mi jefe, el límite era hoy (viernes)”, relató una funcionaria de la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), un organismo público sectorizado a la Sedatu.

“En la mañana (del viernes) la gente del subdirector general pasó a decirle a mi jefe que si ya tenía ‘lo acordado’; yo supongo que ‘lo acordado’ es el dinero del libro”.

La trabajadora cuestionó que la recolección del dinero para este propósito fuera en efectivo y de manera discrecional.

Recordó que, el año pasado, a causa de la pandemia, la Secretaría de Hacienda emitió unos lineamientos para que los burócratas “donaran” parte de su salario.

“El año pasado hubo una circular para la aportación -supuestamente voluntaria- mediante un depósito a la Secretaría de Hacienda, incluso había un formato para hacer el depósito directamente a Hacienda; en esta ocasión, lo que es más extraño es que te lo pidan en efectivo, porque, si lo das en efectivo, dudo que te firmen algún comprobante de que están recibiendo el dinero, y yo no tengo la certeza de que realmente vaya a ser usado para lo que están pidiendo”, cuestionó.

La funcionaria criticó que se vuelva a recurrir a los trabajadores del gobierno, pero ahora para financiar un proyecto personal del presidente.

“Tengo años trabajando en la administración pública y jamás me habían pedido un peso para nada. Si acaso alguna aportación voluntaria para la Cruz Roja, pero eso sí era deducible (de impuestos). No pedían para nada más. Yo estoy muy en contra de esto, el año pasado era darle el 5% de mi sueldo (al gobierno), y ahora hay que financiarle esto (el libro de López Obrador). Ese tipo de cosas me enfadan. Yo trabajo 12 horas y mi sueldo no es comparable con el trabajo que desempeño”, subrayó.

Les endosan también “cachitos”

La Sedatu aprovechó el viaje para comprometer a sus trabajadores con el nuevo libro de López Obrador y también les pidió comprar boletos para la rifa de la Lotería Nacional del Día de la Independencia.

En este caso, la instrucción fue para los funcionarios de todos los niveles jerárquicos.

Este medio accedió a un correo electrónico interno en el que la Conavi extendió a los funcionarios una “cordial invitación” a comprar boletos.

“El día de mañana (viernes) nos visitarán servidores públicos de la Sedatu a las 12:00 horas para dicha promoción; por lo que, si es de tu interés, puedes comprar un pedacito o reunirte con compañeros para comprar un número mayor o incluso una serie”, dice el mensaje.

Pese al tono de invitación, los trabajadores fueron presionados por sus superiores para “cooperar”, de acuerdo con testimonios.

“También nos obligaron a comprar un ‘cachito’ para la rifa del 15 de septiembre y también esa cooperación es obligatoria, y es para todos los niveles. En la mañana (del viernes) pasaron a decirnos que tenemos que cooperar, así lo dijeron, ‘tenemos que’ cooperar, desde la plaza más baja hasta la más alta, así fueran 20 pesos, teníamos que darlos”, explicó la funcionaria de Conavi.

Este medio requirió un posicionamiento a las direcciones de comunicación tanto de Sedatu como de Conavi, que enviaron prácticamente el mismo mensaje, en el que niegan que hubiera coacción en sus invitaciones.

“Con motivo del próximo libro del presidente y del sorteo de la Lotería Nacional del 15 de septiembre, algunos servidores y servidoras públicas de esta institución mostraron interés en participar, por lo que se realizó una difusión interna netamente informativa. Ante esta difusión, en ningún momento se señaló algún incentivo o sanción a la que puedan ser acreedores los servidores y las servidoras públicas de esta dependencia que de manera libre y voluntaria decidan participar”, expusieron ambas instituciones.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.