Qué significa que China deprecie el yuan a su nivel más bajo en 11 años y cómo afecta en Latinoamérica - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Getty Images

Qué significa que China deprecie el yuan a su nivel más bajo en 11 años y cómo afecta en Latinoamérica

La guerra comercial escala aún más y se pasa al terreno de las divisas, donde China ha decidido contrarrestar la nueva oleada de aranceles de Estados Unidos debilitando el yuan.
Getty Images
6 de agosto, 2019
Comparte

China no va a decirlo tan claro, pero las tensiones con Estados Unidos han pasado este lunes de guerra comercial a guerra de divisas, en una señal de que lejos de atenuarse, la presión no deja de escalar.

El Banco Popular de China devaluó su divisa a mínimos de 2008.

El valor del yuan retrocedió un 1,4% frente a la divisa estadounidense, superando la barrera psicológica de las 7 unidades por dólar y colocando la cotización en un nivel no visto desde hace 11 años.

La depreciación ocurre justo después de que Donald Trump anunciara la semana pasada que a partir del 1 de septiembre impondrá otro 10% en aranceles a productos procedentes del gigante asiático por valor de 300.000 millones de dólares.

Las autoridades chinas ya anunciaron el viernes “represalias” para contrarrestar esta nueva oleada de aranceles contra sus productos.

Billete de 100 yuanes

Getty Images
China responde así al anuncio de Donald Trump de que a partir del 1 de septiembre impondrá otro 10% en aranceles a productos chinos.

Un yuan más débil significa que una cantidad sustancial los bienes y servicios que exporta china son más baratos y pueden abaratarse aún más, lo que aumenta la competitividad de los productos manufacturados en sus fábricas.

Si Estados Unidos los encarece con impuestos en la frontera, con esta medida China los abarata.

Estas últimas fricciones ponen fin a una tregua no oficial de un mes en la guerra comercial.

La reacción de Trump, a través de su Twitter, no se hizo esperar y acuso a las autoridades chinas de llevar a cabo “una gran violación”, escribió en referencia a la “manipulación monetaria”.

“China devaluó su moneda a un mínimo histórico. Eso se llama ‘manipulación monetaria’. ¿Estás escuchando Reserva Federal? ¡Esta es una violación importante que con el tiempo debilitará a China!”.

Para Mark Haefele, responsable de inversiones del banco suizo UBS, la medida adoptada por China es solo un aviso.

Esto parece más una advertencia que una devaluación activa”, dice.

“La caída del yuan es el reflejo del empeoramiento de la economía china y del mayor riesgo de la guerra comercial y unos mayores aranceles”, explica en un análisis de mercado.

Haefele cree que Pekín es muy consciente de los costos negativos relacionados con la depreciación de la moneda que pasan desde los mercados hasta las salidas de capital del país.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el presidente de China, Xi Jinping.

Getty Images
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el presidente de China, Xi Jinping, se reunieron en noviembre.

Arma de doble filo

En definitiva, su análisis recuerda que China no puede prolongar en el tiempo esta medida porque a fin de cuentas, la devaluación es un arma de doble filo.

Si bien ayuda a que las exportaciones chinas sean más competitivas, también recuerda a los inversores que China no es un mercado como los demás.

La devaluación puede provocar pánico y que los inversores decidan sacar su dinero del país para llevarlo a valores considerados tradicionalmente como seguros como el oro, el franco suizo o el dólar.

Que un país sea calificado como “manipulador de divisas” tiene implicaciones a nivel internacional pues se considera que esto “incurre en prácticas desleales”.

Además, la caída de la divisa china se traduce a medio plazo en un deterioro del poder adquisitivo de las empresas y los hogares chinos.

La devaluación “sugiere que prácticamente han abandonado la esperanza de (firmar) un acuerdo comercial con Estados Unidos”, explicó Julian Evans-Pritchard, analista de la consultora Capital Economics, en declaraciones a EFE.

En su opinión, el que el banco central chino haya vinculado la depreciación con los aranceles demuestra que han “convertido la tasa de cambio” en un arma.

Las tensiones comerciales entre Washington y Pekín están afectando este jueves a todos los mercados.

Los principales índices de Wall Street caían con fuerza el lunes, tras una sesión en Europa caracterizada también por los números rojos.

Efectos en América Latina

En América Latina, las principales divisas pierden valor arrastradas por la decisión de China y el temor a que las turbulencias desemboquen en un menor crecimiento de las economías que exportan a China.

Cotización de divisas en Santiago de Chile

Getty Images
El peso chileno, muy ligado a la cotización del cobre en los mercados internacionales, tocó un mínimo de tres años.

“Este escenario de incertidumbre comercial nos deja entre otras implicaciones, un fortalecimiento del dólar y un empeoramiento en las expectativas del crecimiento global, lo que puede influenciar la política monetaria de los bancos centrales en Latinoamérica”, explica Eduardo Antón, gestor en Andbank Wealth Management en Miami.

El peso mexicano y el real brasileño retrocedían respecto al dólar un 1,35% y un 1,24% respectivamente esta mañana en la apertura de los mercados.

El peso chileno, muy ligado a la cotización del cobre en los mercados internacionales, tocó un mínimo de tres años.

La caída del yuan hace que para el mayor consumidor de cobre del mundo, China, sea caro comprar metales denominados en dólares.

“En general los bancos centrales han mencionado los riesgos internacionales (guerra comercial) como uno de los principales riesgos para la economía mundial y uno de los factores a vigilar al determinar su política monetaria”.

“Una transformación de la guerra comercial en una guerra de divisas, podría ser la tormenta que altere la tranquilidad de los mercados que hemos tenido durante este primer semestre del año”, afirma Antón.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ntc0kC9lI6A&t=18s

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw&t=12s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Pedro Conforte/Plantão Enfoco

El número de personas negras que mueren por coronavirus se dispara en Brasil

Un estudio de Pública revela que las muertes y hospitalizaciones en la población negra y morena aumentan en mayor proporción que en la población blanca.
Pedro Conforte/Plantão Enfoco
24 de mayo, 2020
Comparte

En dos semanas, el número de personas negras que ha muerto por COVID-19 en Brasil se ha multiplicado por cinco. Del 11 al 26 de abril, las muertes de pacientes negros confirmados por el Gobierno Federal pasaron de ser un poco más de 180 a más de 930. Además, el número de brasileños negros hospitalizados por Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS) causado por el coronavirus aumentó en 5.5 veces.

El aumento de muertes en pacientes blancos fue mucho menor: en las mismas dos semanas, el número aumentó en un poco más del triple, y el número de brasileños blancos hospitalizados aumentó en una proporción similar.

El gran aumento de casos de negros hospitalizados o fallecidos por COVID-19 ha evidenciado las desigualdades raciales en Brasil: en la población negra, muere uno de cada tres hospitalizados por SARS causada por el coronavirus; mientras que en la población blanca muere uno de cada 4.4 hospitalizados.

Estos datos se han extraído del resultado de un análisis realizado por Pública basado en boletines epidemiológicos del Ministerio de Salud que contienen información sobre raza y color en las hospitalizaciones y muertes por coronavirus. El Gobierno Federal publicó estas cifras actualizadas solo hasta el 26 de abril.

Lee más: Científicos descartan que la hidroxicloroquina combatan el COVID como promocionan Trump y Bolsonaro

 Abren fosas en el cementerio Vila Nova Cachoeirinha, que sirve a la comunidad de Brasilândia, un barrio de São Paulo donde los negros representan la mitad de la población y tienen el mayor número de muertes por COVID-19

Foto: José Cícero da Silva/Agência Pública

Por cada muerte en Moema, mueren cuatro en Brasilândia

São Paulo, la ciudad más grande del país y que tiene la mayor cantidad de muertes por COVID-19, presenta el mayor número de muertes por la enfermedad en los barrios donde la población negra está más concentrada. Según Pública, de los diez barrios con el mayor número absoluto de muertes causadas por el coronavirus, ocho tienen más negros que el promedio de São Paulo.

El barrio con el mayor número absoluto de muertes es Brasilândia, con 103 casos. La población en esa región es de alrededor 50 % negra (el promedio en São Paulo es del 37 %). En el extremo opuesto, el barrio con menos población negra de la ciudad, Moema, tuvo 26 muertes. El número promedio de negros en esa región es inferior al 6 %.

Incluso si ajustamos las muertes al número de habitantes, los dos barrios tienen realidades diferentes: en comparación con el número de habitantes en Moema, Brasilândia tiene aproximadamente un 25 % más de muertes. Agencia Pública utilizó los datos del último Censo (2010) para calcular la población y la raza/color de sus habitantes.

En los barrios suburbanos con más habitantes negros que el promedio en São Paulo se ha disparado los casos de COVID-19, y con ellos, las muertes. En Jardim Ângela, el barrio con el mayor porcentaje de negros en toda la ciudad, las muertes por coronavirus casi se triplicaron en aproximadamente dos semanas. En los barrios con una mayoría de población negra, como Grajaú, Parelheiros, Itaim Paulista, Jardim Helena, Capão Redondo y Pedreira, se duplicaron con creces las muertes de COVID-19 durante el mismo período.

Entérate: 4 errores que llevaron a Brasil a convertirse en epicentro de la pandemia en AL

El avance del coronavirus en los suburbios de São Paulo ha acortado la distancia de muertes entre los barrios más ricos, donde aparecieron los primeros casos de COVID-19. El 17 de abril, los vecindarios con menos población negra que el promedio de la ciudad tuvieron un 13 % más de muertes que las regiones donde viven más negros. Dos semanas después, esa diferencia cayó al 3 %. Si la tendencia continúa, los barrios donde viven más negros que el promedio en la ciudad deberían superar a los barrios donde viven menos negros.

Los lugares donde viven los negros son precisamente aquellos con el Índice de Desarrollo Humano Municipal (IDHM) más bajo. Los diez barrios con el peor IDHM en São Paulo tienen más negros que el promedio de la ciudad. Los diez con el mejor IDHM tienen menos negros que el promedio. En los diez barrios con el mayor número absoluto de muertes, ocho tienen un IDHM considerado promedio, por debajo de 0,8. Es precisamente en estos ocho barrios donde el número promedio de habitantes negros está por encima del promedio de la ciudad.

En Río, los barrios con más negros que el promedio de la ciudad ya acumulan más muertes.

Foto: PMRJ

 En Río, los crecientes casos de COVID-19 en los barrios donde hay más habitantes negros que el promedio de la ciudad han llevado a estas zonas a registrar cada vez más muertes.

En la capital de Río, los barrios con más negros que el promedio de la ciudad ya tienen más muertes en números absolutos que los barrios con menos negros.

El aumento de casos en los suburbios y barrios marginales ha llevado a estas zonas a registrar cada vez más muertes. Actualmente, Campo Grande, con más del 50 % de habitantes negros, es el barrio con más muertes. La región superó a Copacabana, que anteriormente era el lugar con el mayor número absoluto de muertes por COVID-19. Después de Copacabana, Bangu y Realengo, dos barrios con mayoría de población negra ocupan el tercer y cuarto lugar con más muertes en la ciudad.

En Rocinha, el barrio marginal más grande de la ciudad, ya hay nueve muertes según los datos oficiales. Los médicos que prestan servicio en esa comunidad cuestionan el número y señalan que ya habría 22 muertes en la favela.

La relación entre el número de casos confirmados y las muertes también son bastantes diferentes entre los barrios ricos y pobres de Río de Janeiro, lo que puede indicar dificultades para que los residentes de las favelas y los suburbios se sometan a exámenes. En Rocinha, por ejemplo, hay más del doble de muertes en relación con casos confirmados que en Leblon. Los barrios con más casos confirmados son Copacabana y Barra da Tijuca.

En Amazonas, los blancos sobreviven más que los negros

En Amazonas, donde el sistema de salud pública ya se ha derrumbado, las muertes de negros son más frecuentes que las de blancos entre las personas que desarrollan condiciones severas de COVID-19. Según Pública, muere un negro por cada 2.4 casos en estado grave y, entre los blancos, se registra una muerte por cada 3.2 pacientes gravemente enfermos.

Te puede interesar: Cómo se conectan los casos de coronavirus COVID-19 de México y Brasil con Italia

El estado, que fue el primero en tener la capacidad máxima de unidades de cuidados intensivos para pacientes con COVID-19, ha registrado un aumento más significativo entre los negros en estado grave que entre los blancos. A finales de abril, en menos de una semana, el número de pacientes negros gravemente enfermos se duplicó.

La mayoría absoluta de muertes en Amazonas son de personas negras: más de 13 negros murieron por cada muerte blanca. El departamento de salud ya ha registrado a unos 850 pacientes negros en estado grave y más de 340 muertes. Entre los blancos, hubo 81 casos graves y 25 muertes. Los datos de raza y color se actualizaron el 29 de abril.

 En Manaos, la primera ciudad brasileña en registrar un colapso del sistema de salud pública, más de 13 pacientes negros murieron por cada muerte en la población blanca. 

Foto: Alex Pazuello/Semcom

A pesar de que los datos muestran que hubo un mayor aumento de muertes en la población negra y se registraron más muertes entre los pacientes hospitalizados, el Gobierno Federal no revela detalles sobre esta información. Por ejemplo, no hay información sobre cuántos casos fueron confirmados por raza/color ni sobre el número de pruebas en negros, blancos y otros grupos.

La falta de datos oficiales sobre la raza es histórica en el país, dice el abogado Daniel Teixeira, director del Centro para Estudios de Relaciones y Desigualdades Laborales (Ceert), una organización no gubernamental centrada en promover la igualdad racial y de género.

“Hay varios factores que pueden explicar esta alta letalidad (de COVID-19 entre la población negra). Precisamente, tener más información significa que incluso podemos confirmar o excluir la importancia o relevancia de cada uno de estos factores, según sea el caso. Allí es donde radica la importancia de los datos”, defiende Teixeira. El investigador considera que la brecha no se produce solo en el área de salud y que eso es común en el país. “La falta de este tipo de artículos pudiera impedir que las personas cuenten con políticas públicas que tomen en cuenta esta situación que, históricamente, ignora las dimensiones de las desigualdades estructurales en Brasil”, señala Teixeira.

Reportaje originalmente publicado en Agencia Pública

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.