Escocia, el primer país donde los productos para la menstruación son gratis
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Escocia se convierte en el primer país donde los productos para la menstruación son gratis

Esta semana, en Escocia se firmó una ley que garantiza el suministro sin costo de los tampones y las toallas sanitarias.
16 de agosto, 2022
Comparte

Escocia se convirtió este lunes en el primer país en el mundo en declarar el acceso gratuito a los productos para la menstruación como tampones y toallas sanitarias.

Con la firma de la nueva ley, que se hizo efectiva este lunes, la nación británica busca proteger el acceso sin costo a estos productos sanitarios.

La nueva legislación, conocida como “Ley de productos para la menstruación” señala que concejos públicos e instituciones educativas deben crear métodos para hacer disponible de forma gratuita estos productos.

Desde 2017, en el país se han invertido cerca de US$30 millones para proveer tampones y toallas sanitarias en sitios públicos.

Georgie Nicholson, quien dirige la organización británica Hey Girls, que busca que se den de forma gratuita estos productos en todo Reino Unido, le dijo a la BBC que la organización había realizado un estudio antes de la pandemia que indicaba que una de cada cuatro mujeres en Escocia se había enfrentado a la pobreza menstrual en algún momento.

“Hay una manera muy simple de describir la pobreza de la menstruación: vas al supermercado y tienes que elegir si puedes comprar una bolsa de pasta o una caja de tampones. Es así de básico”, dijo.

“Escuchamos de muchas madres que se quedan sin su protección para el período para poder alimentar a sus hijos y usan cosas como periódicos metidos en calcetines o pan… porque son más baratos que los tampones y las toallas sanitarias”.

Nicholson agregó que Escocia se convierta en el primer país del mundo en ofrecer productos gratuitos para la menstruación es un hito “realmente enorme”.

Por su parte, en América Latina el paso más lejano que se ha dado en este sentido tuvo lugar en Colombia, donde se les quitó el impuesto al consumo a los tampones y toallas sanitarias.

Tampones.

Getty Images
En América Latina en muchos países gravan con un impuesto a estos productos.

“Que alguien me los comprara”

Shauna Gauntlett ha sufrido de la llamada “pobreza de la menstruación” después del nacimiento de su primer hijo.

Ella, quien vive en Escocia, le dijo a la BBC que comprar productos sanitarios se había convertido en una carga financiera tras sufrir distintas dolencias después de dar a luz.

“Nadie te dice exactamente lo que pasa después del parto, qué es normal, qué esperar”, señala.

“Necesité que alguien me comprara esos productos por mí, porque yo no podía pagarlo, ni podía ir a comprarlos. Tenía algunos puntos por la cesárea, pero después me tuvieron que operar y entre ambas intervenciones tuve que conseguirlo de alguna manera”, explica.

La parlamentaria Monica Lennon fue la persona encargada de hacer la proposición de ley.

“Este es otro gran hito para los activistas por la dignidad de la menstruación y los movimientos de base que muestra la diferencia que pueden marcar las decisiones políticas y audaces”, anotó Lennon.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=s1V3xOL23Zg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Cuartoscuro

Ayotzinapa, ocho años sin justicia; 'nosotros dijimos desde el principio que fue el Ejército'

Padres de los normalistas exigen que se investigue y castigue a los 20 mandos militares que fueron señalados como presuntos responsables y de los que 16 se encuentran dentro de los presuntos responsables que la FGR desistió de perseguir penalmente.
Foto: Cuartoscuro
Por Alfredo Maza
27 de septiembre, 2022
Comparte

Los padres y madres de los 43 estudiantes de Ayotzinapa se mantenían con el semblante serio y casi inmóviles cuando un sonoro “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!” explotó a sus espaldas. El grito, que sonó al unísono y sirvió como señal de partida, provenía de las decenas de normalistas que los sucedían en la marcha por los ocho años de la desaparición de los jóvenes.

Ahí, frente al Ángel de la Independencia, comenzaron a marchar todos quienes desde hace ocho años han salido a las calles para buscar a sus hijos y exigir justicia. Todos menos Minerva Bello Guerrero, Tomás Ramírez Jiménez, Saúl Bruno García, Bernardo Campos Santos y Esequiel Mora Chora, quienes fallecieron “sin que hayan tenido respuesta alguna del paradero de sus hijos”.

Pese a ello, ningún rostro o mención de los 43 estudiantes faltó durante la manifestación. Ya fuera en el pecho de algún otro familiar o amigo, en los incontables pases de lista que se repitieron a lo largo de todo Paseo de la Reforma o en las voces de las más de siete mil personas que -según cifras oficiales- se unieron a la marcha, todos los nombres de los estudiantes fueron mencionados y recordados sin excepción.

Y es que desde el 2014 Ayotzinapa dejó de ser el nombre de una remota localidad en el estado de Guerrero para convertirse en una idea, un símbolo de lucha. Así como el 2 de octubre significa para muchos sinónimos de represión, el 26 de septiembre ahora significa sinónimo de desaparición forzada. Ambos cometidos por agentes del Estado mexicano. Ambos con la participación del Ejército.

ayotzinapa ocho años marcha

FOTO: Sharenii Guzmán

Esta es la razón principal por la cual durante toda su protesta los padres y madres de los 43 estuvieron acompañados por una gran manta que en letras rojas y negras decía “43. ¡El Ejército lo sabe! Ayotzinapa resiste”, misma manta con la que durante el desfile cívico-militar del pasado 16 de septiembre algunas personas protestaron frente al campamento de los estudiantes mientras la Sedena exhibía su nuevo músculo militar: la Guardia Nacional.

En esta ocasión, para ilustrar la responsabilidad del Estado, los normalistas exhibieron durante todo su recorrido una gran manta pintada a mano que en el centro tenía los rostros de Jesús Murillo Karam, exprocurador general de la República; del expresidente Enrique Peña Nieto; de Tomás Zerón, exdirector de la Agencia de Investigación Criminal y de Iñaki Blanco, exprocurador de Guerrero, a quienes los calificaron como los “culpables” del crimen.

En la manta también se podía leer la leyenda “8 años de impunidad”, “fue el Estado” y “26 de septiembre no se olvida”, consignas que fueron repetidas una y otra vez por los colectivos y universidades que poco a poco se fueron integrando a la marcha y tomando las calles de la Ciudad de México.

Lee: Ayotzinapa: a ocho años, cinco nuevos arrestos, 21 órdenes de arresto canceladas, 121 absoluciones y ninguna sentencia

Los otros desaparecidos

Justo cuando la manifestación pasaba frente a la llamada Glorieta de las y los desaparecidos, las madres y padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa recibieron un mensaje por parte de los familiares de otros de los desaparecidos del país, que desde mayo pasado decidieron intervenir dicho lugar y colocar los rostros de sus familiares a manera de protesta.

“Sepan que este es un espacio para ustedes, las familias, en donde pueden venir a hacer lo suyo y compartir con el resto de las familias esta protesta. Este saludo no solo es de bienvenida sino también es un saludo con el que nos sumamos como lo hemos hecho otros años a su lucha, una lucha que es la nuestra como familiares de personas desaparecidas”.

Y es que según el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No localizadas a inicios de año México alcanzó la cifra de los 100 mil desaparecidos, número que no solo refleja la grave crisis de inseguridad por la que atraviesa el país, sino también el abandono de las familias por parte de las autoridades desde el año 1964 hasta fechas recientes buscan también a sus hijos sin obtener respuestas.

Tan solo dentro de las acciones de búsqueda para localizar a los 43 normalistas de Ayotzinapa, del 2014 al 2020, el Gobierno Federal reconoció que colectivos de madres buscadoras en Iguala localizaron 245 cuerpos, que se suman a la brutal cifra antes mencionada.

ayotzinapa ocho años marcha

FOTO: Sharenii Guzmán

“De los 245 cuerpos de Guerrero se han obtenido, de acuerdo a la información que nos proporcionó la Fiscalía General de la República, 191 perfiles genéticos que ha permitido identificar a 30 personas, 16 de las cuales han sido entregadas a sus familiares. Y señalar que no existió coincidencia en estos análisis con los estudiantes desaparecidos”, reconoció el subsecretario Alejandro Encinas al dar a conocer los últimos avances del caso.

Por ello, frente a la Glorieta de las y los Desaparecidos les recordaron a los padres y madres de los 43 que “nosotras y nosotros les decimos que no están solas y entendemos este mensaje porque vivimos lo mismo que ustedes viven. Las abrazamos y queremos reiterarles que estaremos con ustedes hasta encontrarles”.

Más adelante, enfrente del antimonumento de los 43, fue el único lugar en el que las madres y padres rompieron filas y abandonaron el cerco de seguridad instalado por el grupo Marabunta solo para tomarse un par de minutos para realizar un pase de lista por la “presentación con vida” de los sus hijos y exigir justicia por las seis personas que fueron asesinadas la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014.

En marcha por los ocho años de Ayotzinapa, piden actuar contra militares y renuncia de Gertz Manero

Con el caminar pausado, pero decidido, los padres de los 43 siguieron avanzando hasta llegar al Zócalo capitalino donde un templete instalado frente a Palacio Nacional ya los esperaba para que pudieran tomar la palabra.

“Han pasado más de dos mil 900 días de estos ocho años que los padres y madres de los 43 han caminado para pedir la presentación con vida de sus hijos. Ellos lo han manifestado: mientras no se tengan pruebas que digan lo contrario, que digan que los 43 estudiantes ya no estén con vida, esta consigna será la que seguirán levantando mes con mes”, dijo uno de los organizadores de la marcha.

Blanca Nava, una de las madres de los 43, fue la primera en tomar la palabra solo para recordar que desde el sexenio anterior el expresidente Enrique Peña Nieto “nunca dijo que los militares eran responsables y nosotros sí lo sabíamos porque a pesar de que nos ocultaron la verdad a nosotras como madres nunca nos engañaron”.

“Desde el principio sabíamos que unos pocos alumnos de la normal fueron llevados a ese batallón 27, donde de ahí los desaparecieron porque ellos ocultaron que estuvieron ahí, pero gracias a los expertos se descubrió la verdad y pudimos derribar esta ‘verdad histórica’ de Murillo Karam”.

Y es que, a 8 años de la desaparición de sus hijos, las autoridades solo han reportado cinco nuevos arrestos, 21 órdenes de aprehensión canceladas, 121 absoluciones y ninguna sentencia, lo que hace que el caso se encuentre lejos de acceso a la verdad y la justicia.

Ante esta situación Nava exigió que se investigue y castigue a los 20 mandos militares que fueron señalados como presuntos responsables y de los que 16 se encuentran dentro de los presuntos responsables que la Fiscalía General de la República desistió de perseguir penalmente hace apenas un par de días.

“Yo le pido a este presidente y al fiscal (Alejandro) Gertz Manero que si no puede hacer su trabajo le deje su puesto a otra persona para que lo desarrolle, porque él es el que está desistiendo de las órdenes de aprehensión contra culpables y militares”, dijo.

A su voz se sumó la de Emiliano Navarrete Victoriano, otro de los padres de familia de Ayotzinapa, que dijo que “si habíamos logrado un pequeño avance con este gobierno, un mínimo avance, cuando se llegó al punto de tocar al Ejército todo se vino para abajo”.

Pese a ello, recobró fuerzas para lanzar una última promesa frente a los miles de personas que poco a poco iban llegando a la plancha del Zócalo para acompañarlos en su protesta.

“Yo les prometo que el día que encontremos la verdad no vamos a engañar al pueblo, por muy duro que sea, de nuestra propia voz sabrán la verdad. Con las pruebas en la mano y daremos gracias por haber caminado ustedes con nosotros, pero al día de hoy no podemos decir que tenemos verdad. No tenemos verdad ni justicia”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.