Estados Unidos tendrá gobierno dividido. ¿Qué significa?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Estados Unidos tendrá un gobierno dividido tras la victoria republicana en la Cámara de Representantes

Estados Unidos tendrá un gobierno dividido en el que un partido tendrá la Presidencia y el otro, el control de una cámara del Congreso. ¿Cuáles son las repercusiones?
16 de noviembre, 2022
Comparte

Los demócratas, que controlan la presidencia y el Congreso desde enero de 2021, acaban de perder su mayoría en la Cámara de Representantes.

Estados Unidos tendrá “un gobierno dividido” a partir de enero.

El término se refiere a una situación en la que una o las dos cámaras del Congreso están bajo control de un partido distinto al del presidente en ejercicio, actualmente el demócrata Joe Biden.

El control que el Partido Republicano logró de la Cámara de Representantes en las elecciones de medio término, según proyecciones divulgadas este miércoles de noche, significa que Estados Unidos tendrá un gobierno de este tipo cuando los nuevos representantes asuman su cargo.

Gobiernos divididos han sido bastante comunes desde los años 70, el más reciente se dio durante los dos últimos años de la presidencia de Donald Trump, cuando los demócratas controlaban la cámara baja del Congreso.

Que los republicanos recuperen la mayoría de la Cámara de Representantes que habían perdido en 2018 puede significar dos años de confrontación política con pocos logros legislativos, anticipan expertos.

“Creo que un acuerdo bipartidista sería muy difícil, dada la enorme división entre los dos partidos en casi todas las cuestiones importantes a las que se enfrenta el país”, dijo Alan Abramowitz, un politólogo de la Universidad Emory que ha escrito varios libros sobre elecciones estadounidenses a BBC Mundo.

El camino que sigue una ley

En Estados Unidos cada cámara puede iniciar un proceso legislativo. El proyecto de ley tiene que ser aprobado por las dos, antes de ser enviado al presidente para que lo firme y lo convierta en ley.

Nancy Pelosi, Mitch McConnell y Kevin McCarthy

 

Una ley puede morir en cualquier fase si una de las cámaras vota en contra, o si el presidente la veta.

Algunas personas apoyan un gobierno dividido porque significa que cada partido político puede vigilar al otro, por ejemplo, controlando medidas de gasto no deseadas o bloqueando ciertos proyectos para que no se conviertan en ley.

Recientemente, el empresario y actual dueño de Twitter Elon Musk aconsejó a sus millones de seguidores en la red social que votaran a los republicanos en las elecciones de mitad de período, dado que el presidente Biden es demócrata.

Su razonamiento, dijo, es que “el poder compartido contiene los peores excesos de ambos partidos”.

Ventajas e inconvenientes

Los gobiernos divididos pueden forzar a los legisladores a presentar leyes que tengan una base de apoyo más amplia, lo que hace que sean más difíciles de revocar cuando el poder cambie de manos.

En ese caso, la cooperación aporta estabilidad política.

El Capitolio en un atardecer

Getty Images

Pero cuando los partidos están polarizados en sus posiciones, un gobierno dividido puede hacer que a un partido le resulte imposible aprobar leyes, lo que conduce a un punto muerto en el que es difícil avanzar en políticas para todo el país.

Grandes cambios legislativos a menudo han ocurrido bajo gobiernos de un solo partido, como el New Deal del presidente Franklin Roosevelt y la ley de Cuidado de Salud Asequible de Barack Obama, coloquialmente conocida como Obamacare.

Gobiernos divididos también pueden llevar a más cierres de gobierno, que se produce cuando los partidos no se ponen de acuerdo en un presupuesto para continuar con la financiación pública.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
FOTOS: Sharenii Guzmán

“¡A eso vine, a defender al INE!”: la reforma electoral de AMLO genera la mayor marcha opositora del sexenio

Miles de personas salieron a las calles de la CDMX y otras entidades a manifestarse en contra de la reforma electoral del presidente. En las consignas resaltaron las muestras de apoyo al INE, pero también las expresiones de rechazo al presidente López Obrador.
FOTOS: Sharenii Guzmán
Por Sharenii Guzmán y Mauricio Torres
13 de noviembre, 2022
Comparte

Aun después de que terminaron la marcha y el mitin de este domingo en defensa del Instituto Nacional Electoral (INE), Ana Lilia Romero decidió quedarse unos minutos en la explanada del Monumento a la Revolución para expresar tanto su apoyo al organismo como su rechazo al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

“Quiero que el INE se mantenga después de tantas instituciones que han destruido”, dijo la mujer de unos 40 años, mientras con ambas manos sostenía una cartulina amarillo fosforescente que tenía mensajes de respaldo al INE.

Como ella, miles de personas salieron a marchar este domingo en la Ciudad de México y otras entidades para manifestarse en contra de la reforma electoral que propone López Obrador, que incluye puntos como desaparecer a los institutos electorales locales y transformar al INE en Instituto Nacional de Elecciones y Consultas (INEC), para que sea el único organismo responsable de los comicios en el país.

La cantidad de asistentes está a debate. Mientras los organizadores afirmaron que acudieron entre 100 mil y 200 mil, el secretario de Gobierno de la CDMX, Martí Batres, aseguró que solamente fueron entre 10 mil y 12 mil.

Pero incluso si se considera la cifra menor, la de este domingo es la mayor marcha de oposición contra López Obrador en lo que va del sexenio, por encima de las que ha realizado el llamado Frente Nacional AntiAMLO (Frena).

Movidas por el objetivo de defender al INE ante una reforma que consideran “regresiva” o hasta “autoritaria”, las personas asistentes en la CDMX comenzaron a marchar del Ángel de la Independencia al Monumento a la Revolución desde antes de las 10:30, hora marcada para el arranque de la manifestación.

“¡El INE no se toca, el INE no se toca!” y “¡A eso vine, a defender al INE” fueron dos de las consignas que más se escucharon desde el principio, aunque a ellas se fueron sumando otras expresamente dirigidas contra López Obrador y su partido, como “¡INE sí, López no!” o “¡Fuera Morena, fuera Morena!”.

Cerca del cruce de Paseo de la Reforma con Avenida de la República, la vialidad que marca la entrada hacia el Monumento a la Revolución, una mujer incluso bromeó “¡AMLO, aquí está tu regalo!”, en alusión a que la protesta coincidió con el cumpleaños 69 de López Obrador.

“Estoy aquí por iniciativa propia”

Genaro Nieto, otro de los asistentes a la marcha, señaló que decidió acudir para expresar su rechazo a la reforma electoral del presidente. 

“La principal causa de estar aquí apoyando este movimiento es para que no aprueben las leyes que pretenden derogar al INE y así el gobierno controle las elecciones, cuando finalmente hace 15 o 20 años ya lo logramos, no veo por qué este gobierno se empeña en quitarnos esa ventaja que nos ha llevado a la democracia”, argumentó.

Otros asistentes coincidieron en ello. Abril consideró que el INE debe defenderse porque “nos pertenece a todos” y “es de los ciudadanos”, en tanto que Agustín Villaseñor, quien marchó con sus papás y familia, estimó que “es muy importante defender al INE para no regresar al pasado, que tengamos libertad de expresión y que sea una democracia que nos lleve a un país más pacífico”.

Entre los presentes destacaban las pancartas con mensajes en defensa del INE, así como prendas de vestir blancas y rosas, los colores del emblema del instituto. Había jóvenes y adultos mayores —algunos con bastón o incluso en silla de ruedas—, personas con ropa de diseñador y teléfonos de alta gama, así como otras que insistían una y otra vez en que nadie había sido “acarreado” a la protesta.

“Estoy aquí por iniciativa propia, no somos acarreados, (estoy) preocupado y ocupado por la democracia de este país. La razón es que, si no nos manifestamos, no vamos a llegar a nada. Somos una democracia y nos ha costado muchísimo construirla para que venga un tipo a destruir todo lo que hemos hecho con mucho esfuerzo los mexicanos”, dijo Javier, otro manifestante.

La batalla por la marcha

La movilización de este domingo fue convocada por empresarios, activistas como Claudio X. González y políticos de oposición, a quienes el presidente López Obrador descalificó en días pasados al señalar que, si bien tienen derecho a manifestarse, son “hipócritas”, “racistas” y “clasistas”.

Lee: AMLO tacha a organizadores de marcha en defensa del INE y a opositores de “hipócritas, clasistas y racistas”

Militantes de Morena se pronunciaron en el mismo sentido este domingo. 

Mario Delgado, dirigente nacional del partido, acusó en un comunicado que quienes están en contra de la reforma electoral no quieren “vivir en una auténtica democracia”. En esa línea, Sebastián Ramírez, líder partidista en la CDMX —y exvocero del gobierno de Claudia Sheinbaum—, aseguró: “Por más que marchen va a haber reforma electoral y vamos a disminuir el costo de las elecciones y el pueblo va a volver a triunfar en 2024”.

Desde la oposición, algunos políticos que marcharon fueron Vicente Fox, expresidente de la República; Marko Cortés, dirigente del PAN; Santiago Creel, presidente de la Cámara de Diputados; José Narro Robles, exrector de la UNAM y exsecretario de Salud; Claudia Ruiz Massieu y Miguel Ángel Osorio Chong, senadores del PRI, así como el exdiputado perredista Fernando Belaunzarán, quien fungió como maestro de ceremonias en el mitin en el Monumento a la Revolución. 

En entrevistas y redes sociales, todos ellos han dicho que están a favor del INE y de la democracia en el país, aunque ciudadanos cuestionan su compromiso democrático e incluso afirman que solamente defienden sus intereses personales y de partido.

Los rounds que vienen

Pasado el mediodía, bajo pleno rayo del sol, el académico José Woldenberg, expresidente del Instituto Federal Electoral (IFE), antecesor del INE, subió al templete y emitió su discurso como único orador del mitin.

En su mensaje, defendió las reglas electorales actuales, dijo que una nueva reforma electoral no debe basarse en “una sola voluntad” y urgió a frenar la propuesta de López Obrador.

“No a la destrucción de los institutos locales, no a la destrucción de los tribunales locales, no a la pretensión de alinear a los órganos electorales a la voluntad del gobierno, no al autoritarismo, sí a la democracia, sí a un México democrático”, finalizó su intervención.

Momentos después, mientras se repartían volantes de la iniciativa Sí por México que solicitan a las personas ubicar a sus legisladores federales y exigirles votar en contra de la reforma electoral, Belaunzarán pidió a los asistentes estar atentos para cuando sea necesario marchar nuevamente y jóvenes activistas subieron al templete para llamar a derrotar a Morena en las elecciones de 2024.

Así, al final de una marcha convocada este domingo para defender al INE y en la que resaltó la oposición a López Obrador, quedaron marcados dos de los rounds estelares que México vivirá en los próximos años: la pelea por la reforma electoral y después la sucesión presidencial.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.