Fin de la cuarentena: "burbujas sociales", la estrategia que aplica Nueva Zelanda y analizan otros países - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Fin de la cuarentena: "burbujas sociales", la estrategia que aplica Nueva Zelanda y analizan otros países

Nueva Zelanda, uno de los países más exitosos en la lucha contra la covid-19, ha permitido a sus ciudadanos ampliar el círculo de contactos. Te contamos cómo funciona esta propuesta y por qué está siendo evaluada por varios gobiernos.
2 de mayo, 2020
Comparte

Con la extensión de la cuarentena en muchos países que llevan semanas en aislamiento, y la falta de claridad sobre cómo salir de ella sin que aumenten drásticamente los casos de covid-19, los ánimos de la gente se han ido desgastando.

Más allá del golpe económico que representa para quienes dependen del trabajo diario para su subsistencia o del caos logístico para los padres que tienen hacer malabares para trabajar desde la casa y ocuparse de sus hijos, muchos sufren el impacto de la soledad y la ausencia de contacto físico.

Por esta razón, una de las estrategias que algunos gobiernos están barajando para salir de este atolladero es la de crear o ampliar las llamadas “burbujas sociales”.

El término empezó a ganar prominencia después de que Nueva Zelanda —uno de los países más exitosos en la lucha contra la pandemia— anunciara el descenso de su nivel de alarma de 4 a 3.

Mientras que la recomendación de permanecer en la casa y evitar en lo posible las interacciones sociales en dicho país sigue en pie, las nuevas reglas que entraron en vigencia el lunes autorizan a la población a ampliar su círculo de contactos.

“La gente debe continuar dentro de la burbuja de su hogar pero puede expandirla para reconectarse con su familia extendida, o para traer cuidadores, o para ayudar a personas aisladas“, dice el gobierno en su página web, “siempre y cuando todos vivan en el mismo pueblo o ciudad”.

El contacto entre este grupo de personas debe exclusivo: es decir, las personas que forman parte de esta burbuja no pueden formar parte de otra.

Jacinda Ardem

Getty Images
El gobierno de Jacinda Ardem anunció el pasó de nivel 4 al 3 que entró en vigencia el lunes a la medianoche hora local.

“Esta aproximación es una manera de aumentar el contacto social a la vez que se minimiza el riesgo de transmisión de la enfermedad, ya que si se produce una infección se queda dentro de la burbuja y no puede transmitirse a otras”, le explica Stefan Flasche profesor asociado de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

“Es una forma eficiente de relajar las restricciones que, en principio, es viable en casi cualquier situación donde ya no esté aumentando el número de contagios”, dice.

En su opinión, es una herramienta importante para lidiar con la situación, mientras continúa la búsqueda de una vacuna, “aunque cada país deberá priorizar qué medidas necesitan flexibilizar más urgentemente”.

No más de 10

Mientras que la propuesta implementada en Nueva Zelanda no fija un número de individuos por unidad (aunque evidentemente la idea de una burbuja es que sea pequeña), otros gobiernos que evalúan la posibilidad de incorporar esta estrategia establecen un límite de 10 personas.

En el contexto británico, manteniendo este límite, la idea sería permitir la combinación de un grupo familiar con dos o tres otros grupos, también de forma exclusiva.

La idea también está siendo considerada entre otros por Escocia, Canadá y Bélgica.

Niños

Getty Images
Para los niños pequeños, que no pueden comunicarse tan bien con sus pares digitalmente, el contacto físico con otros niños es importante.

Para Per Block, coautor de un estudio liderado por la Universidad de Oxford sobre estrategias basadas en la reestructuración de nuestras relaciones sociales para aplanar la curva de la covid-19 después de la cuarentena, las ventajas de este modelo son evidentes.

“Cuanto más estricta es la cuarentena, más alto es el costo para la vida social y el bienestar psicológico de la gente”, le dice el investigador a BBC Mundo.

“Hay una diferencia enorme entre encontrase con alguna gente o estar solo en la casa, sobre todo para personas vulnerables desde un punto de vista psicológico, o que están en una situación poco segura, o que necesitan del contacto físico para su bienestar mental”.

Brian Dow, vicedirector ejecutivo de Rethink Mental Illnes, una ONG británica avocada a promover los derechos de las personas afectadas por problemas de salud mental, cree que esta política sería beneficiosa siempre y cuando esté bien manejada.

“Esto le permitiría a la gente aliviar la ansiedad que puede estar sintiendo al estar atrapada en su casa”, le dijo a la BBC.

“La gente ha sido muy creativa (en términos de socialización), pero, francamente lo que ahora necesita es, simplemente, un abrazo”.

Cómo armar tu burbuja

¿Pero cómo un grupo familiar o que comparte una vivienda puede armar su burbuja sin que sea un quebradero de cabeza, aceptando a algunos, rechazando a otros, y dejando a todos los integrantes de la casa satisfechos?

“Es una tarea delicada porque tienes que hacer un contrato social con otra gente que está en tu burbuja y asegurarte de que todos permanezcan dentro de ella y esto se basa en la confianza”, admite Block.

También hay muchos otros factores a tomar en cuenta como las diferentes generaciones que conviven bajo un mismo techo.

Madre con su hjio

Getty Images
Para armar una burbuja social, es importante reconocer quién tiene más necesidad de ampliar su burbuja personal.

“Si fuese por mí y mi pareja, seguramente estaríamos bien comunicándonos digitalmente con nuestros amigos, pero tengo una niña de cuatro años y su situación es peor, porque extraña la interacción física con sus amigos porque no se puede comunicar bien digitalmente”, comenta Flasche.

“Por eso debes considerar cuidadosamente quién dentro de la casa necesita más expandir su burbuja personal, y crear una unidad de acuerdo a quién realmente esto le hace falta”.

Otra cosa importante, señala Block, es crear una burbuja con un grupo que esté geográficamente cerca (como por ejemplo vecinos que sean amigos y con una estructura familiar similar), así “en caso de contagio, se puede limitar la distancia a la que se propaga la enfermedad”.

¿De qué dependerá el éxito de esta estrategia?

La respuesta es simple coinciden los entrevistados: de que la gente cumpla con las reglas.

Que, por otro lado, no son para siempre, sino “una solución intermedia entre ahora y quizás dentro de un año cuando volvamos a interactuar normalmente”, aclara Block.

“Yo lo veo como una oportunidad para la sociedad”, señala Lasche.

Si la gente sigue las reglas y limita sus contactos lo más posible, esta puede ser una estrategia viable y sostenible que nos haga la cuarentena más tolerable a largo plazo”, dice.

“Si no cumplimos con las normas y establecemos más contactos, la enfermedad se propagará, y tendremos que regresar a un aislamiento más severo. Por eso nos interesa a todos que no sea así”, agrega.

Nueva Zelanda, donde la estrategia de las burbujas sociales ya está en marcha, reevaluará el 11 de mayo cómo seguir adelante.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3FlrsNfKguk

https://www.youtube.com/watch?v=QBv7nudMSpc

https://www.youtube.com/watch?v=WhjChg-SfiE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Alberto Pradilla

A once años del asesinato de Armando Chavarría, su familia se manifiesta en Palacio Nacional

Los familiares de quien fuera presidente del Congreso de Guerrero, exigen que la FGR atraiga la investigación pues aseguran que hay elementos para la federalización del caso.
Alberto Pradilla
Comparte

“Exigimos que la Fiscalía General de la República (FGR) atraiga la investigación del caso del asesinato de mi esposo. El 20 se cumplieron 11 años y no hay un solo detenido”. Martha Idalia Obezo Cázares es viuda de Armando Chavarría, quien fungía como presidente del Congreso de Guerrero cuando fue asesinado el 20 agosto de 2009. Aquel día, hombres armados lo tirotearon en el interior de su vehículo, nada más salir de su domicilio. Desde entonces no hay avances en la investigación: ni un imputado, ni un detenido. Sus familiares piden que el expediente pase a la FGR porque creen que en Guerrero no hay voluntad para aclarar el crimen. 

“El presidente dijo que la paz es fruto de la justicia. Pero en este gobierno de la 4T no vemos llegar la justicia. Hay elementos para la federalización del caso y no pueden desentenderse”, dijo Obezo Cázares. Ante la falta de avances, la mujer se manifestó en la mañana del lunes ante el Palacio Nacional acompañada de integrantes del Centro de Atención a las Víctimas Minerva Bello. Su objetivo era hacer llegar su reclamo hasta el presidente, Andrés Manuel López Obrador, en el momento en el que este participaba en la conferencia mañanera. Las medidas de seguridad alrededor de la sede de gobierno lo impidieron. Oficiales que se identificaron como parte del equipo de Atención Ciudadana de la Presidencia tomaron sus datos para tratar de gestionar un encuentro con el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas.

Armando Chavarría era un destacado miembro del PRD asesinado el 20 de agosto de 2009. Ejerció como diputado, senador y llevaba un año al frente del congreso estatal cuando lo tirotearon en Chilpancingo. Fue alcanzado por diez impactos de bala: siete de un arma calibre 38 y otros tres de una pistola calibre 9 milímetros, con la que le dieron un tiro de gracia. Según un documento facilitado por su familia, “días antes” del asesinato “se le había retirado los escoltas por parte del gobierno del estado, en aquel momento en manos de Zeferino Torreblanca Galindo, también miembro del PRD.

Según explicó su viuda, la FGE abrió en su día cuatro líneas de investigación: delincuencia organizada, grupos armados, entorno familiar o entorno político. Sin embargo, en 2011 solo se ejerció acción penal contra cuatro presuntos integrantes de un grupo guerrillero denominado Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente. El juez, sin embargo, negó la orden de aprensión y el expediente quedó estancado. 

“Solo por la línea de investigación de la delincuencia organizada ya debería atraerlo la FGR. Además, el asesinato atenta contra la libertad de expresión por las actividades políticas y sociales que desarrollaba mi esposo. Además, están las circunstancias que imposibilitan que en Guerrero haya una investigación que esclarezca los hechos y castigue a los culpables”, dijo Obezo Cázares. 

“Si once años no son suficiente para demostrarlo, no podemos esperar nada”, lamentó.

La familia ya formalizó su petición para que la FGR atraiga el caso. Lo hizo el 26 de noviembre de 2019 a través de una carta de Obezo Cázares dirigida al fiscal general, Alejandro Gertz Manero. Un mes después, el 27 de diciembre, la institución rechazó hacerse con el caso argumentando que no es de su competencia y que existen mecanismos e instancias para impulsar la investigación.

Animal Político consultó a la FGR sobre este expediente pero al cierre de la edición no había recibido respuesta. 

“Hay un olvido institucional del caso, pretendiendo borrar la relevancia política y social de Armando Chavarría Barrera”, dice un documento entregado a los enviados de Atención Ciudadana. “Hay un estancamiento de las investigaciones, haciendo nugatorio el derecho de la víctima, de la familia y de la sociedad (por el cargo de representación que ostentaba) de acceder a la justicia, al no esclarecerse los hechos ni la identidad de los autores materiales e intelectuales”, añade el escrito.

En este sentido, Obezo Cázares lamentó que en todo este tiempo no han tenido acceso a una copia de los expedientes. 

“Hay una complicidad institucional, al ocultar la verdad y encubrir a los autores materiales e intelectuales, debido a que se han dado a conocer indicios de que en la planeación y comisión de la ejecución extrajudicial existió la participación de servidores públicos estatales de Guerrero, sin que hasta la fecha se hay seguido esta línea de investigación”, dice la carta firmada por la viuda de Chavarría. “Las autoridades estatales se han dedicado a entorpecer, impedir y alterar las investigaciones del caso, como manifestó el procurador general de Justicia de Guerrero, que en aquel entonces era Alberto López Rosas, quien en 2011 señaló al gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo de haber ordenado la sustracción del expediente con el propósito de borrar evidencias”, denuncia. 

Once años después del asesinato y sin ningún avance, Obezo Cázares dice sentirse “ignorada” y recuerda que en el velorio de su esposo estuvieron presentes algunas de las principales figuras del gobierno de López Obrador, que en aquel momento era miembro del PRD. De hecho, en la manta con la que protesta puede verse, junto al féretro, al actual canciller, Marcelo Ebrard. 

“Estuvieron en las exequias, hicieron declaraciones contundentes, reconociendo que es un crimen político y exigiendo justicia en la administración pasada. Ahora decimos que tienen que retomarse, que no pueden ignorar el compromiso conmigo y con la sociedad de Guerrero”, dijo la viuda. “Me siento ignorada, tengo que decirlo. Es evidente que la realidad del país es muy compleja, es innegable que el presidente y el gabinete recibieron un país en ruinas, destruido, pero la justicia es una altísima prioridad, si no se restablece, si no impera, no veo cómo puedan encauzar a este país”, asegura.

La familia ha mantenido diversos encuentros con Alejandro Encinas, pero hasta el momento no han logrado su objetivo. 

Su gran propósito: que el crimen no caiga en el olvido después de once años. “Queremos que la FGR atraiga y deje de estar en el ostracismo, en el olvido. Guerrero es Ayotzinapa, pero también el magnicidio de Armando Chavarría.  Si sigue permeando la impunidad no podemos aspirar a que en Guerrero haya justicia”. 

Actualmente el caso está en trámite de un juicio de amparo indirecto promovido ante al juzgado Décimo de Distrito del 21er Circuito contra la negativa de la FGR de atraer las investigaciones. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.